So­ñar y «edi­fi­car» el XXI

SOS­TE­NI­BLES, SE­GU­ROS, ENÉR­GI­CA­MEN­TE EFI­CIEN­TES, CO­NEC­TA­DOS Y AC­CE­SI­BLES DE­BE­RÁN SER IN­VA­RIA­BLE­MEN­TE LOS LLA­MA­DOS EDI­FI­CIOS IN­TE­LI­GEN­TES (SMART BUILDINGS), CU­YAS CONS­TRUC­CIO­NES APUES­TAN POR SO­LU­CIO­NES BA­SA­DAS EN LAS NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Fecons 2018 / Tendecias - TEX­TO / MAX AGUI­LE­RA ES­PI­NO­SA FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIA­S

Amu­chos les pa­re­ce pu­ra cien­cia fic­ción es­cu­char que exis­ta un ro­bot que, en lu­gar de po­ner 500 la­dri­llos al día –co­mo se es­ti­ma pue­de ha­cer co­mo pro­me­dio una per­so­na–, con­si­ga su­pe­rar­la co­lo­can­do 2 500 más. Pe­ro cier­ta­men­te, SAM100, di­se­ña­do por Cons­truc­tion Ro­bo­tics, no es so­lo una reali­dad, sino que co­mo si la «fan­ta­sía» no fue­ra su­fi­cien­te, tie­ne que es­tar cons­tan­te­men­te pro­ban­do su efi­ca­cia, cuan­do en­tran a ju­gar las com­pa­ra­cio­nes con su «co­le­ga» Ha­drian X, de Fast­brick Ro­bo­tics, ca­paz eri­gir to­dos los mu­ros de una vi­vien­da en me­nos de 72 ho­ras.

Con ese pa­no­ra­ma, no re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar có­mo se­rá el cer­ca­ní­si­mo fu­tu­ro de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, in­clu­so aun­que to­da­vía hoy es­ta se re­sis­ta a aco­ger con fuer­za, a es­ca­la mun­dial, la di­gi­ta­li­za­ción, se­gún ase­gu­ran al­gu­nos es­tu­dios. No le que­dan de­ma­sia­das al­ter­na­ti­vas, si con fre­cuen­cia es­tán apa­re­cien­do au­tó­ma­tas co­mo Co­gi­ro, crea­ción de Tec­na­lia y el Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Avan­za­da de Ca­la­lu­ña, que pue­de en­fren­tar a pie de obra, ta­reas co­mo la im­pre­sión en 3D de ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos lo mis­mo de pe­que­ños edi­fi­cios co­mo de in­mue­bles de gran­des di­men­sio­nes.

Es evi­den­te que en el XXI las nue­vas tec­no­lo­gías se­gui­rán ju­gan­do un pa­pel pre­pon­de­ran­te, por su com­pro­ba­da ca­pa­ci­dad pa­ra ofre­cer ma­yor efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad. Ellas, jun­to a otras téc­ni­cas, es­tán lla­ma­das a pro­pi­ciar que se pue­dan eje­cu­tar con ra­pi­dez su­pe­rior a la ac­tual pro­yec­tos al­ta­men­te in­dus­tria­li­za­dos, y que esas ac­cio­nes se pue­dan efec­tuar de ma­ne­ra se­gu­ra y sos­te­ni­ble.

So­lo con es­te ti­po de in­no­va­cio­nes se po­drán con­ti­nuar eri­gien­do los lla­ma­dos edi­fi­cios in­te­li­gen­tes (smart buildings), com­po­nen­te esen­cial de las so­ña­das Smart City, cu­yas cons­truc­cio­nes apues­tan por so­lu­cio­nes ba­sa­das en las nue­vas tec­no­lo­gías. Por su­pues­to, pa­ra que es­tos pue­dan man­te­ner­se, de­be­rán ser ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes, lo cual equi­va­le a que con­si­gan au­to­abas­te­cer­se de su pro­pia ener­gía, aho­rrar re­cur­sos y tam­bién pro­du­cir­los.

En to­dos los ca­sos, los edi­fi­cios in­te­li­gen­tes re­quie­ren que se pro­duz­ca una co­nec­ti­vi­dad to­tal con sus re­si­den­tes y con la ciu­dad en la que se in­te­gran, es de­cir, que lo­gren de­tec­tar si exis­te al­gu­na ca­ren­cia por me­dio de apli­ca­cio­nes o dis­po­si­ti­vos y, al mis­mo tiem­po, re­sol­ver­las.

La ac­ce­si­bi­li­dad y la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca cons­ti­tu­yen ras­gos que tam­bién dis­tin­guen a los smart buildings. Mien­tras que la pri­me­ra per­mi­ti­rá que los in­mue­bles sean com­ple­ta­men­te ac­ce­si­bles y ha­bi­ta­bles pa­ra cual­quier per­so­na, y que a su vez con­vi­van de ma­ne­ra ar­mo­nio­sa en el con­jun­to de la ciu­dad; la se­gun­da re­sul­ta pri­mor­dial pa­ra po­der man­te­ner la in­te­gri­dad de sus co­mu­ni­ca­cio­nes y ac­cio­nes.

Aun­que aho­ra es que se ha­bla con más in­sis­ten­cia so­bre los edi­fi­cios in­te­li­gen­tes, en reali­dad no se tra­ta de un fe­nó­meno nue­vo. De he­cho, exis­ten al­gu­nos ejem­plos que ofre­cen una idea bas­tan­te cla­ra de có­mo se­rá el ma­ña­na. Uno de ellos es­tá lo­ca­li­za­do en Áms­ter­dam, y se ter­mi­nó de le­van­tar en 2015. Des­de en­ton­ces se to­ma co­mo la cons­truc­ción más per­fec­ta de su cla­se en el mun­do. Se nom­bra The Ed­ge y cre­ció con 15 pi­sos que él mis­mo abas­te­ce de ener­gía.

Lon­dres, por su par­te, abri­ga a The Crys­tal y a Lea­den­hall. Co­mo da­to cu­rio­so, en The Crys­tal es re­ci­cla­da la to­ta­li­dad del agua que em­plean sus inodo­ros, en tan­to Lea­den­hall lu­ce una tri­ple ca­pa de vi­drio con per­sia­nas in­ter­nas cu­yos mo­vi­mien­tos res­pon­den a la tem­pe­ra­tu­ra y la di­rec­ción del sol.

THE ED­GE, LO­CA­LI­ZA­DO EN ÁMS­TER­DAM Y TER­MI­NA­DO EN 2015, CRE­CIÓ CON 15 PI­SOS QUE ÉL MIS­MO ABAS­TE­CE DE ENER­GÍA.

LEA­DEN­HALL, EN LON­DRES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.