Sol y pla­ya por siem­pre

EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO AME­NA­ZA CON BO­RRAR PAR­TE DE LAS COS­TAS DEL CA­RI­BE; EN CU­BA SE TRA­BA­JA IN­TEN­SA­MEN­TE POR MI­TI­GAR SUS EFEC­TOS Y ADAP­TAR­NOS A ÉL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Reportaje / Interview - TEX­TO /BY RE­NÉ TA­MA­YO FO­TOS / PHO­TOS JO­SÉ CARLOS DE SAN­TIA­GO / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Pa­ra Sig­mund Freud, so­ñar con el mar es la ma­ne­ra más co­mún con que las per­so­nas se re­la­cio­nan con el ele­men­to agua du­ran­te es­tas evo­ca­cio­nes, en­ton­ces ¿por qué cuan­do se es­tá cer­ca de él no dis­fru­tar­lo y ha­cer reali­dad nues­tros sueños?

Cu­ba es un des­tino esen­cial­men­te de sol y pla­ya. Al­re­de­dor del 80 % de sus ha­bi­ta­cio­nes es­tán en po­los tu­rís­ti­cos cos­te­ros, en lo fun­da­men­tal en ho­te­les 4 y 5 es­tre­llas.

Va­ra­de­ro, en Ma­tan­zas, es la prin­ci­pal pla­za de es­te ti­po. Le si­guen los ca­yos de los Jar­di­nes del Rey, si­tua­dos a lo lar­go del ar­chi­pié­la­go Sabana-Ca­ma­güey; Guar­da­la­va­ca, en Hol­guín; la Pe­nín­su­la de An­cón, en Tri­ni­dad —San­cti Spí­ri­tus—; Ca­yo Lar­go de Sur, en la Is­la de la Ju­ven­tud; y otras zo­nas que hoy es­tán en pro­gre­so, so­me­ti­das a enér­gi­cas in­ver­sio­nes.

El desa­rro­llo del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal en el Ar­chi­pié­la­go re­emer­gió a fi­na­les de los años 80 del pa­sa­do si­glo, en­fo­ca­do pre­ci­sa­men­te en el des­tino de sol y pla­ya en ins­ta­la­cio­nes all in­clu­si­ve, y co­men­zó a to­mar au­ge en los ini­cios de los 90, a par­tir de re­cur­sos eco­nó­mi­cos pro­pios y tam­bién con par­ti­ci­pa­ción de la in­ver­sión ex­tran­je­ra. La es­tra­te­gia res­pon­dió a la ur­gen­cia de cap­tar nue­vos in­gre­sos tras la im­plo­sión de la des­apa­re­ci­da Unión So­vié­ti­ca y del cam­po so­cia­lis­ta eu­ro­peo, que con­du­jo al país a una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca.

De en­ton­ces a acá, el desa­rro­llo del des­tino de sol y pla­ya es elo­cuen­te. De unos 600 000 arri­bos in­ter­na­cio­na­les a ini­cios de los 90, en 2017 su­ma­ron ca­si 4 700 000, y pa­ra el año que trans­cu­rre se pre­vé la lle­ga­da de 5 000 000 de vi­si­tan­tes, en­tre ex­tran­je­ros y cu­ba­nos con re­si­den­cia per­ma­nen­te en el ex­te­rior. La ma­yo­ría es­tu­vo to­do el tiem­po o vi­si­tó en al­gún mo­men­to los bal­nea­rios ma­rí­ti­mos.

LA FOR­MA DEL AGUA

El 10 de ma­yo de 1990 se inau­gu­ró en Va­ra­de­ro el ho­tel Me­liá Sol Pal­me­ras, pri­mer em­pren­di­mien­to con in­ver­sión ex­tran­je­ra en el sec­tor tu­rís­ti­co que se con­cre­ta­ba tras el triun­fo de la Re­vo­lu­ción. El Co­man­dan­te Fi­del Cas­tro asis­tió a la aper­tu­ra.

Más allá de los icó­ni­cos bal­nea­rios tra­di­cio­na­les, es­ta­ba a pun­to de ini­ciar el au­ge tu­rís­ti­co en aque­llos pa­ra­jes prís­ti­nos, ca­ros e ín­ti­mos pa­ra ape­nas un pu­ña­do de pes­ca­do­res y guar­da­fron­te­ras, y pa­ra Er­nest He­ming­way, que los in­mor­ta­li­zo en la no­ve­la Is­las del Gol­fo.

Los Jar­di­nes del Rey (465 km des­de Pun­ta Ma­ter­ni­llo, en Nue­vi­tas, Ca­ma­güey, has­ta Pe­nín­su­la de Hi­ca­cos, Va­ra­de­ro, en Ma­tan­zas) fue­ron en­la­za­dos a la is­la de Cu­ba en 1991, a tra­vés de una ca­rre­te­ra de ro­cas cons­trui­da so­bre el le­cho ma­rino des­de Tu­ri­gua­nó a Ca­yo Co­co, en la pro­vin­cia de Cie­go de Ávila.

El «pe­dra­plén» em­pe­zó a le­van­tar­se en 1987. «Ti­ren pie­dras sin mi­rar pa'lan­te», le di­jo Fi­del el 13 de mar­zo de ese año a Eve­lio Ca­po­te, el le­gen­da­rio cons­truc­tor que di­ri­gió las bri­ga­das de obre­ros, téc­ni­cos e in­ge­nie­ros que hi­cie­ron el via­duc­to de unos 24 km so­bre el agua, el que lue­go con­ti­nua­ría aden­trán­do­se de­ce­nas de ki­ló­me­tros por Ca­yo Co­co pa­ra em­pe­zar a unir is­lo­tes ale­da­ños, to­dos pre­ña­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.