LA OTRA CA­SA DE LOS ANI­MA­DOS CU­BA­NOS

QUIE­NES VI­SI­TEN LAS TIEN­DAS CA­RA­COL PA­RA NI­ÑOS QUE­DA­RÁN DESLUMBRAD­OS DES­DE LA PRI­ME­RA VEZ. LO QUE MÁS LLA­MA­RÁ LA ATEN­CIÓN SE­RÁN LOS PRO­DUC­TOS CON IMÁ­GE­NES DE PO­PU­LA­RES PER­SO­NA­JES IN­FAN­TI­LES SUR­GI­DOS EN LA IS­LA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Caracol Cadena De Tiendas -

Su si­tio eran las gran­des pan­ta­llas del ci­ne y la te­le­vi­sión. Que­dar­se allí pa­re­cía ser el úni­co des­tino de los di­bu­jos ani­ma­dos cu­ba­nos pe­ro la Ca­de­na de Tien­das Ca­ra­col cam­bió esa reali­dad. Quie­nes vi­si­ten aque­llas des­ti­na­das pa­ra ni­ños que­da­rán deslumbrad­os des­de la pri­me­ra vez. Lo que más lla­ma­rá la aten­ción se­rán los pro­duc­tos con imá­ge­nes de per­so­na­jes in­fan­ti­les au­tén­ti­ca­men­te cu­ba­nos.

Es un pro­yec­to con­jun­to de la Ca­de­na de Tien­das Ca­ra­col y los Es­tu­dios de Ani­ma­cion del ICAIC, lí­der en la rea­li­za­ción de ani­ma­dos en el país. La ini­cia­ti­va per­si­gue po­ten­ciar la ima­gen Cu­ba y po­ner al al­can­ce de to­dos his­to­rias y per­so­na­jes que han mar­ca­do la vi­da de mi­les de in­fan­tes.

No se­rá fá­cil es­co­ger un úni­co re­ga­lo. Las op­cio­nes van des­de cal­za­do, con­fec­cio­nes, mo­chi­las y me­ren­de­ros, has­ta me­mo­rias flash, po­mos de agua, ja­rras de ce­rá­mi­ca y set de ra­que­tas y pe­lo­ta. Y ha­brá mu­cho más, so­bre to­do, ar­tícu­los pa­ra fies­tas te­má­ti­cas.

Sie­te son los di­bu­jos ani­ma­dos re­pre­sen­ta­dos: el valiente mam­bí El­pi­dio Val­dés; Me­ñi­que, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de ani­ma­ción cu­ba­na en 3D; el Equi­po 009 que com­ba­te la mal­dad; El Ca­pi­tán Plin abo­gan­do siem­pre por lo útil; Fá­bu­las, ani­ma­les que re­fle­xio­nan so­bre la amis­tad, la va­len­tía y la as­tu­cia; Pu­ber­tad, se­rie pa­ra ado­les­cen­tes y Fer­nan­da, una gra­cio­sa ni­ña de­tec­ti­ve.

No son los úni­cos di­bu­jos ani­ma­dos pe­ro sí al­gu­nos de los más po­pu­la­res. Sus va­lo­res es­té­ti­cos y edu­ca­ti­vos, su co­lo­ri­do y gra­cia los han he­cho so­bre­sa­lir en el mun­do. Tras va­rios años ma­ra­vi­llan­do a ni­ñas y ni­ños, aho­ra pue­den ir­se con ellos a ca­sa co­mo los bue­nos ami­gos que, aun­que pa­se el tiem­po, siem­pre es­ta­rán pre­sen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.