Ca­ja­mar­ca: La be­lle­za del ra­yo

LAS DEI­DA­DES DEL TAHUANTINS­UYO PA­RE­CEN HA­BER DE­VUEL­TO LA ADO­RA­CIÓN AL NÚ­CLEO TU­RÍS­TI­CO DE LA SIE­RRA NOR­TE DEL PE­RÚ, EN­TRE LOS 18 DES­TI­NOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES RE­CO­MEN­DA­DOS PA­RA 2018

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

La ado­ra­ción a los dio­ses in­cas pa­re­ce ha­ber­le pro­di­ga­do sus ben­di­cio­nes al nú­cleo tu­rís­ti­co de la sie­rra nor­te del Pe­rú. Es co­mo si las dei­da­des del Tahuantins­uyo, en­tre es­tos el ra­yo o Dios Ca­te­quil, hu­bie­ran con­sa­gra­do con su orácu­lo, que con el pa­so de los si­glos se les re­tri­bu­ye­ra con en­can­tos la ido­la­tría a los ha­bi­tan­tes de Ca­ja­mar­ca.

Tam­bién con­si­de­ra­da co­mo el cen­tro eco­nó­mi­co, mi­ne­ro, in­dus­trial y co­mer­cial de esa por­ción pe­rua­na y co­mo Patrimonio His­tó­ri­co y Cul­tu­ral de Las Amé­ri­cas, fue es­co­gi­da por la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se CNN co­mo uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra vi­si­tar en 2018.

La de­ci­sión de glo­ri­fi­car­lo co­mo un des­tino des­ta­ca­do pa­ra via­je­ros que bus­can más allá de las po­pu­la­res pla­yas, tu­vo en cuen­ta su ri­ca his­to­ria prehis­pá­ni­ca y co­lo­nial, la arquitectu­ra ba­rro­ca de sus iglesias, el po­der re­la­jan­te de sus ba­ños ter­ma­les, su es­pec­ta­cu­lar car­na­val, sus ce­le­bra­cio­nes con chi­cha de jo­ra y los ma­si­vos jue­gos con pin­tu­ras en las ca­lles, por men­cio­nar so­lo al­gu­nos de sus tre­pi­dan­tes atri­bu­tos.

TO­DO EL BRI­LLO DE UN DIOS

Vi­si­tar Ca­ja­mar­ca es re­vi­vir la apa­sio­nan­te his­to­ria de re­sis­ten­cia de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos fren­te a los co­lo­ni­za­do­res, sus mi­tos

His­to­ria­do­res des­ta­can que, con la cap­tu­ra en 1532, por Fran­cis­co Pi­za­rro, del In­ca Atahual­pa, se ini­ció allí el en­con­tro­na­zo de dos mun­dos, que se­ría ade­más el ori­gen del mes­ti­za­je y una nue­va épo­ca en la his­to­ria mun­dial. Tan sin­gu­lar acon­te­ci­mien­to ocu­rrió pre­ci­sa­men­te en el si­tio don­de aho­ra se ha­lla la pla­za de ar­mas

y le­yen­das, y has­ta lo so­fis­ti­ca­do y sor­pren­den­te de mu­chas de sus crea­cio­nes.

En­tre los más lla­ma­ti­vos es­tá el co­no­ci­do Cuar­to del Res­ca­te, en el cen­tro his­tó­ri­co, es­pe­cie de gal­pón iden­ti­fi­ca­do co­mo el lu­gar que el em­pe­ra­dor Atahual­pa ofre­ció lle­nar de oro y pla­ta a los es­pa­ño­les a cam­bio de la li­ber­tad que nun­ca lo­gró, por­que aca­bó eje­cu­ta­do por pre­pa­rar una re­be­lión.

Otras op­cio­nes vin­cu­la­das con ese pa­sa­do son los Ba­ños del In­ca, que la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tu­ris­mo iden­ti­fi­ca co­mo el bal­nea­rio ter­mal más be­llo y ani­ma­do de Su­ra­mé­ri­ca; las Ven­ta­ni­llas de Otuz­co, con­jun­to de ni­chos de los an­ti­guos ha­bi­tan­tes del lu­gar em­po­tra­das so­bre las mon­ta­ñas; el com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co de Cum­be­ma­yo, ves­ti­gio de al­ta­res ce­re­mo­nia­les y acue­duc­tos prein­cas; el com­ple­jo ce­re­mo­nial de Kun­tur Wa­si, de la mis­ma eta­pa, con­for­ma­do por va­rias pla­zas y plataforma­s sos­te­ni­das por mu­ros de pie­dra de gran ta­ma­ño; y la Pi­rá­mi­de de Lay­zón, que ubi­ca­da en el ce­rro Se­xa­ma­yo a 2 898 m.s.n.m., aco­gió la cul­tu­ra in­ter­me­dia Lay­zón, que so­bre­sa­lió por su do­mi­nio de la ce­rá­mi­ca.

De gran re­le­van­cia es ade­más el Mi­ra­dor de San­ta Apo­lo­nia, cu­ya pri­vi­le­gia­da ci­ma pa­ra ob­ser­var la ciu­dad se le­van­ta a 500 m. Su mo­di­fi­ca­ción da­ta de más de 1 200 años an­tes de Cris­to, y siem­pre cons­ti­tu­yó un si­tio de ado­ra­ción, por lo que hoy aco­ge una ca­pi­lla de la Vir­gen de Fá­ti­ma. Le acom­pa­ñan ras­tros de cons­truc­cio­nes prehis­pá­ni­cas co­mo la co­no­ci­da si­lla del In­ca.

His­to­ria­do­res des­ta­can que, con la cap­tu­ra en 1532, por Fran­cis­co Pi­za­rro, del In­ca Atahual­pa, se ini­ció allí el en­con­tro­na­zo de dos mun­dos, que se­ría ade­más el ori­gen del mes­ti­za­je y una nue­va épo­ca en la his­to­ria mun­dial. Tan sin­gu­lar acon­te­ci­mien­to ocu­rrió pre­ci­sa­men­te en el si­tio don­de aho­ra se ha­lla la pla­za de ar­mas.

LA OTRA ADO­RA­CIÓN

Si el pa­so de los pri­me­ros ha­bi­tan­tes del con­ti­nen­te mar­ca todos sus con­tor­nos, la Ca­ja­mar­ca ci­ta­di­na tie­ne, en con­tra­po­si­ción, una más acen­tua­da hue­lla co­lo­nial y ba­rro­ca co­mo si nun­ca aca­ba­se, sim­bó­li­ca­men­te, el cho­que en­tre dos mun­dos. La as­cen­den­cia es­pa­ño­la dis­tin­gue so­bre to­do en las edi­fi­ca­cio­nes re­li­gio­sas, co­mo la Ca­te­dral, los templos de San Fran­cis­co, Be­lén y la Re­co­le­ta, así co­mo las ca­sas de dos pi­sos y te­cho a dos aguas.

La im­po­nen­te Ca­te­dral, cu­ya cons­truc­ción da­ta del si­glo XVII, mues­tra una fa­cha­da ins­pi­ra­da en el ar­te ba­rro­co y fue de­cla­ra­da Patrimonio Cul­tu­ral de la na­ción. Co­mo en otras edi­fi­ca­cio­nes de cul­to, sus to­rres que­da­ron a me­dias, por­que du­ran­te la eta­pa co­lo­nial se sub­ven­cio­na­ba a las iglesias in­con­clu­sas.

Tan­to la Re­co­le­ta co­mo el Con­jun­to Mo­nu­men­tal Be­lén se eri­gie­ron en el si­glo XVIII. La pri­me­ra con una fa­cha­da sobria ta­lla­da en pie­dra y re­mar­ca­da por es­bel­tas es­pa­da­ñas en tri­ple ar­co; y el se­gun­do, que se ex­tien­de por me­dia man­za­na y se con­si­de­ra la más her­mo­sa obra de arquitectu­ra de la ciu­dad, se cons­tru­yó con pie­dra de can­te­ría tra­ba­ja­da de for­ma ar­te­sa­nal.

Fi­nal­men­te, la Igle­sia de la Con­cep­ción, co­no­ci­da co­mo de las Mon­jas, des­cue­lla por su es­ti­lo sim­ple y so­brio neo­clá­si­co. Su por­ta­da es vis­ta co­mo una pin­to­res­ca ver­sión de arquitectu­ra do­més­ti­ca, con pun­tos de dia­man­tes que cu­bren las pi­las­tras y el fri­so.

CAR­NA­VA­LES HAS­TA POR LEY

Tan pla­cen­te­ro, di­ver­ti­do, co­lo­ri­do y for­mi­da­ble es el car­na­val de Ca­ja­mar­ca, que has­ta una ley del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca lo ofi­cia­li­zó co­mo Fies­ta Na­cio­nal en la que na­die de­be de­jar de bai­lar al rit­mo del si­lu­lo, la ca­ro­li­na, el cum­be-cum­be o la ma­ta­ri­na. Uno de los di­ver­ti­men­tos del es­pec­tácu­lo, que tie­ne co­mo per­so­na­je icó­ni­co al Rey Mo­mo, es dan­zar al­re­de­dor del pa­lo si­lu­lo. Tam­bién es fa­mo­so por­que nin­guno de los pre­sen­tes se sal­va de un bal­da­zo de agua, ni de los tin­tes ni de un buen tra­go de chi­cha de jo­ra, una be­bi­da es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­da pa­ra la oca­sión por la gas­tro­no­mía lo­cal.

El co­mien­zo de los fes­te­jos lo mar­ca la en­tra­da del Ño Car­na­va­lón, cuan­do se sale con pin­tu­ras a can­tar, bai­lar y be­ber. El lu­nes de Car­na­val es to­ma­do co­mo el día cen­tral. En­ton­ces se es­ce­ni­fi­ca el Gran Cor­so de Car­na­val, con cien­tos de ca­rros ale­gó­ri­cos de ca­da ba­rrio e ins­ti­tu­cio­nes des­fi­lan­do por las prin­ci­pa­les ca­lles con sus rei­nas aga­sa­ja­das por la mul­ti­tud.

Es­te episodio es se­gui­do por el Ve­lo­rio de Ño Car­na­va­lón, mo­men­to en que se sale ves­ti­do de lu­to y las «viu­das» llo­ran des­con­so­la­das so­bre su ataúd en el ba­rrio San­ta Apo­lo­nia. El do­lor se com­par­te con ci­ga­rros y li­cor, ade­más de con un ri­quí­si­mo cal­do de ca­be­za que se dis­tri­bu­ye en­tre los pre­sen­tes. To­do el jol­go­rio con­clu­ye el día si­guien­te con el en­tie­rro del per­so­na­je en los Ba­ños del In­ca. Pa­ra la oca­sión se lee el tes­ta­men­to, tras lo cual se le da can­de­la en­tre el llan­to «des­con­so­la­do», pa­ra de ese mo­do pu­ri­fi­car a una ciu­dad que sigue rea­li­zan­do es­ta fies­ta en la que, co­mo el mis­te­rio­so ra­yo del Dios Ca­te­quil, se unen en un es­plén­di­do re­lám­pa­go to­da la mís­ti­ca, la be­lle­za y el es­pí­ri­tu de la re­gión.

Vi­si­tar Ca­ja­mar­ca es re­vi­vir la apa­sio­nan­te his­to­ria de re­sis­ten­cia de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos fren­te a los co­lo­ni­za­do­res, sus mi­tos y le­yen­das, y has­ta lo so­fis­ti­ca­do y sor­pren­den­te de mu­chas de sus crea­cio­nes

Tem­plo de San Fran­cis­co. TEX­TO / AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Mi­ra­dor de San­ta Apo­lo­nia.

Ba­ños del In­ca.

Cuar­to del Res­ca­te.

Ven­ta­ni­llas de Otuz­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.