Don­de im­pe­ra la ale­gría

LA ENOR­ME RI­QUE­ZA CUL­TU­RAL DE ECUA­DOR SE REVELA EN SUS MU­CHAS TRA­DI­CIO­NES Y COS­TUM­BRES AN­CES­TRA­LES, QUE AL­CAN­ZAN SU MÁ­XI­MA EX­PRE­SIÓN EN FIES­TAS QUE CE­LE­BRAN LA VI­DA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / LOUR­DES M. BE­NÍ­TEZ CE­REI­JO FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Jus­to don­de la tie­rra se ha­ce más ca­lien­te y el sol pal­pi­ta con fuer­za, se ubi­ca Ecua­dor. Quie­nes han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar esa na­ción cen­troa­me­ri­ca­na coin­ci­den al afir­mar que es allí don­de im­pe­ra la ale­gría. Y es que po­see una enor­me ri­que­za cul­tu­ral, que se revela en co­lo­ri­dos fes­ti­va­les que se rea­li­zan du­ran­te to­do el año. Cos­tum­bres an­ces­tra­les, tra­di­cio­nes, creen­cias y mu­cho fol­clor al­can­zan su má­xi­ma ex­pre­sión en fies­tas que ce­le­bran la vi­da, las cua­les so­bre­sa­len por la ma­ra­vi­lla de la fu­sión de las raíces es­pa­ño­las e indígenas.

En­tre los fe­ria­dos y fes­te­jos fol­cló­ri­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la tie­rra ecua­to­ria­na se en­cuen­tran, por so­lo men­cio­nar al­gu­nos, el car­na­val, la Fies­ta del Sol, los fes­ti­va­les de la co­se­cha del maíz y el de las Fru­tas y las Flo­res; la Ma­ma Ne­gra, así co­mo el Día de la ra­za y el de los Muertos: todos re­pre­sen­tan un via­je don­de la sor­pre­sa, la his­to­ria y la be­lle­za es­tán ga­ran­ti­za­das.

Con­si­de­ra­do co­mo uno de los su­ce­sos más po­pu­la­res de Ecua­dor, jun­to con la Se­ma­na San­ta, el Car­na­val se rea­li­za por to­do lo alto con jue­gos de agua, es­pu­ma, ha­ri­na, mai­ce­na o tal­co. En él los par­ti­ci­pan­tes se dis­fra­zan con ela­bo­ra­dos tra­jes o se ador­nan la ca­ra con pin­tu­ras de ti­po ve­ge­tal. Ca­da lo­ca­li­dad ex­hi­be ras­gos dis­tin­ti­vos. Por ejem­plo, en Am­ba­to las ca­lles se lle­nan con com­par­sas y des­fi­les de ca­rros ale­gó­ri­cos de­co­ra­dos con arre­glos flo­ra­les y de­li­cio­sos fru­tos de la zo­na.

En Gua­ran­da se acos­tum­bra a con­su­mir pá­ja­ro azul. No se alar­me, no se tra­ta de un ave, sino de un aguar­dien­te tí­pi­co, que se pre­pa­ra a ba­se de ca­ña de azú­car y ex­hi­be el co­lor que le da nom­bre. En­tre los más afa­ma­dos tam­bién es­tá el de Chim­bo­ra­zo, el cual se dis­tin­gue por sus ri­tos pu­ri­fi­ca­do­res, can­tos, dan­zas y can­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vos de la mas­ca­ra­da an­di­na.

RE­EN­CUEN­TRO CON LOS AFEC­TOS

Si de fe­chas im­por­tan­tes se tra­ta, el Día de los Muertos en­ca­be­za la nó­mi­na. Ca­da 2 de no­viem­bre las fa­mi­lias se van de pa­seo a un si­tio sin­gu­lar: el ce­men­te­rio. Allí se vi­si­tan las tum­bas de los se­res que­ri­dos. Le­jos de ser una con­me­mo­ra­ción luc­tuo­sa, co­mo pu­die­ra pen­sar­se, es más bien una suer­te de re­en­cuen­tro con aque­llos que no es­tán. La jor­na­da sir­ve pa­ra hon­rar la exis­ten­cia de los que de­ja­ron el mun­do te­rre­nal y ce­le­brar la re­no­va­ción de un nuevo ci­clo.

Los ecua­to­ria­nos lle­van flo­res, co­mi­da, en es­pe­cial las fa­mo­sas gua­guas de pan –re­ci­ben ese nom­bre de­bi­do a su for­ma, que imi­ta a un mu­ñe­co o be­bé son­rien­te– y to­man co­la­da mo­ra­da, una be­bi­da es­pe­sa de zar­za­mo­ra, pre­pa­ra­da con ha­ri­na de maíz ne­gro o mo­ra­do.

Co­mo una ala­ban­za a la ma­dre na­tu­ra­le­za y en es­pe­cial al As­tro Rey se lle­va ade­lan­te asi­mis­mo el In­ti Ray­mi o la Fies­ta del Dios Sol, en la cual se agra­de­ce por una bue­na y abun­dan­te co­se­cha. Den­tro del ca­len­da­rio an­dino se ubi­ca en ju­nio y se vi­ve en ca­da pro­vin­cia de for­ma dis­tin­ta. Ac­tual­men­te se con­ju­ga con otras tra­di­cio­nes mes­ti­zas en una so­la ce­le­bra­ción que se efec­túa du­ran­te va­rias jor­na­das e in­clu­ye ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, ar­tís­ti­cas, com­pe­ten­cias y ex­hi­bi­cio­nes. El día prin­ci­pal de es­ta con­me­mo­ra­ción –la más im­por­tan­te del im­pe­rio In­ca, ya que el sol era su má­xi­ma dei­dad– es el 24 de ju­nio, fe­cha en que, pa­ra la cos­mo­vi­sión an­di­na, el sol se si­túa más cer­ca de la tie­rra.

En es­ta ac­ti­vi­dad par­ti­ci­pan apro­xi­ma­da­men­te 50 co­mu­ni­da­des y se inicia con un ba­ño ri­tual en la cas­ca­da de Pe­gu­che. Lue­go, con la pre­sen­cia de di­ri­gen­tes indígenas, tie­nen lu­gar en la pla­za Ota­va­lo ri­tua­les y el re­ci­bi­mien­to de las

Por la es­pi­ri­tua­li­dad, fe y fer­vor re­li­gio­so del pue­blo ecua­to­riano el Día de los Muertos ha si­do una de las tra­di­cio­nes que se ha man­te­ni­do en el tiem­po, trans­mi­tién­do­se de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción

di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des de los al­re­de­do­res de la ciu­dad.

Con el ob­je­ti­vo de ren­dir tri­bu­to a los cha­gras, al es­fuer­zo del tra­ba­ja­dor cam­pe­sino y a la for­ma de sus­ten­to en el cam­po, se ha­ce el Pa­seo Pro­ce­sio­nal del Cha­gra, don­de son pro­ta­go­nis­tas los hom­bres del cam­po ves­ti­dos con pon­chos lis­ta­dos de la­na, za­ma­rras, bo­tas de cue­ro y som­bre­ros. La pa­la­bra cha­gra pro­vie­ne de «cha­cra», que sig­ni­fi­ca un te­rreno de ex­ten­sión li­mi­ta­da pa­ra el cul­ti­vo de los ali­men­tos que ne­ce­si­ta la po­bla­ción.

Tam­bién pa­ra re­afir­mar la identidad cul­tu­ral de los ecua­to­ria­nos se or­ga­ni­za el Ro­deo Mon­tu­bio, una de las po­cas tra­di­cio­nes cos­te­ñas que aún se con­ser­van.

Cuan­do ocu­rre, hom­bres y mu­je­res con la piel cur­ti­da por el sol visten sus me­jo­res tra­jes y se en­tre­gan al de­sen­freno y la al­ga­ra­bía. Ca­ba­llos, som­bre­ros, pis­to­las y es­pue­las son in­vi­ta­dos im­pres­cin­di­bles a es­ta ci­ta que tie­ne lu­gar an­tes y du­ran­te el 12 de oc­tu­bre, Día del Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca y de la

Cos­tum­bres an­ces­tra­les, tra­di­cio­nes, creen­cias y mu­cho

fol­clor al­can­zan su má­xi­ma ex­pre­sión en fies­tas que ce­le­bran la vi­da, las cua­les so­bre­sa­len por la ma­ra­vi­lla

de la fu­sión de las raíces es­pa­ño­las e indígenas

Ra­za, co­mo un mo­ti­vo pa­ra de­mos­trar el or­gu­llo de lo que son.

El 12 de fe­bre­ro, por ser la fe­cha de su des­cu­bri­mien­to por el capitán es­pa­ñol Fran­cis­co de Ore­lla­na, se ins­ti­tu­yó co­mo el Día de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na, un acon­te­ci­mien­to que se re­cuer­da en to­da la re­gión con bai­les y chi­cha, una be­bi­da al­cohó­li­ca tra­di­cio­nal. A esa con­me­mo­ra­ción se su­man muy ac­ti­va­men­te las pro­vin­cias de Su­cum­bías, Fran­cis­co de Ore­lla­na, Ña­po, Pas­ta­za, Mo­ro­na San­tia­go y Za­mo­ra Chin­chi­pe.

CUL­TU­RA EN TO­DO SU ES­PLEN­DOR

Be­lle­za y tradición se con­gre­gan en la fies­ta de la Ma­ma Ne­gra, en La­ta­cun­ga; un fe­nó­meno cul­tu­ral ab­so­lu­ta­men­te mes­ti­zo que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, vie­ne des­de épo­ca de la co­lo­nia. La Ma­ma Ne­gra es de raíz in­dí­ge­na, afri­ca­na e his­pa­na, y en es­ta tri­lo­gía ra­di­ca la ri­que­za cul­tu­ral de su contenido, ex­pre­sa­do en la va­rie­dad de sus per­so­na­jes, atuen­dos, dan­zas, más­ca­ras, com­par­sas, rit­mos, can­cio­nes, co­mi­das, be­bi­das y es­pec­tácu­los que le dan for­ma a es­ta fies­ta pro­ta­go­ni­za­da por el pue­blo.

An­ti­guos cro­nis­tas cuen­tan que se ori­gi­nó en 1742 cuan­do los ha­bi­tan­tes de la re­gión, asus­ta­dos por las te­rri­bles erup­cio­nes del Co­to­pa­xi, bus­ca­ron pro­tec­ción en la Vir­gen de las Mer­ce­des o de la San­tí­si­ma Tra­ge­dia, a la que pro­cla­ma­ron Pa­tro­na y Abo­ga­da o «Vir­gen del Vol­cán». Jus­ta­men­te la Ma­ma Ne­gra cons­ti­tu­ye la fi­gu­ra cen­tral de es­ta fes­ti­vi­dad. Siem­pre es per­so­ni­fi­ca­da por un hom­bre con el ros­tro tiz­na­do, quien, ata­via­do con ro­pa­jes tí­pi­cos, re­co­rre a ca­ba­llo las ca­lles de la ciu­dad.

Tra­di­cio­nes co­mo es­tas cap­tan el in­te­rés de un tu­ris­mo ma­si­vo y de­vie­nen una ma­ne­ra efec­ti­va pa­ra dar a co­no­cer al mun­do la ri­que­za cul­tu­ral de Ecua­dor

En­tre los aga­sa­jos de ca­rác­ter re­li­gio­so tam­bién des­ta­ca el de Cor­pus Ch­ris­ti, muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro en Cuen­ca, cu­yo cen­tro his­tó­ri­co ha si­do de­cla­ra­do Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO, tie­ne un to­que par­ti­cu­lar. Mez­cla de las tra­di­cio­nes ca­tó­li­cas e indígenas, abun­dan fue­gos ar­ti­fi­cia­les, bai­les y dis­fra­ces du­ran­te una se­ma­na en que se de­gus­tan, ade­más, fru­tas con­fi­ta­das, cho­co­la­tes y al­fa­jo­res. Se tie­ne co­no­ci­mien­to de que es­ta fies­ta se ins­tau­ró des­de el pri­mer año de fun­da­ción de la ur­be en 1557, a par­tir de en­ton­ces igual se le em­pe­zó a lla­mar Fies­ta de la Ciu­dad.

Asi­mis­mo la Se­ma­na San­ta ge­ne­ra gran­des mo­ti­va­cio­nes, con su am­plia ga­ma de ce­re­mo­nias a lo lar­go y an­cho del país. Co­mo su­ce­de con el Día de los Muertos, es­tá muy vin­cu­la­da a la gas­tro­no­mía. El pla­to más im­por­tan­te es una so­pa es­pe­sa que los ecua­to­ria­nos lla­man fa­nes­ca. Se­gún dic­ta la tradición, de­be to­mar­se el Jue­ves San­to co­mo si fue­ra la Úl­ti­ma Ce­na. No obs­tan­te, la po­pu­la­ri­dad de es­ta de­li­cio­sa ela­bo­ra­ción ha he­cho que se dis­fru­te cual­quier otro de los sie­te días. Se pre­pa­ra con ba­ca­lao se­co y una se­lec­ción de di­fe­ren­tes gra­nos y ver­du­ras au­tóc­to­nos de la Sie­rra ecua­to­ria­na.

En Qui­to la Se­ma­na San­ta se vi­ve de mo­do muy es­pe­cial. Por ejem­plo, en Rio­bam­ba lo más vi­si­ta­do por tu­ris­tas y lo­ca­les es la Pro­ce­sión del Se­ñor del Buen Su­ce­so, que sale des­de la Igle­sia de La Con­cep­ción y ter­mi­na en la Pla­za de la Con­cep­ción con una mi­sa.

El Pa­se del Ni­ño Via­je­ro re­fle­ja en tan­to un sin­cre­tis­mo to­tal. Ca­da 24 de di­ciem­bre se con­gre­gan más de 50 000 per­so­nas pa­ra ren­dir cul­to a una ima­gen del ni­ño Je­sús crea­da en ma­de­ra en el año 1823. Esa fi­gu­ra, lle­va­da a va­rios san­tua­rios de Tie­rra San­ta, fue co­lo­ca­da en el lu­gar don­de na­ció Je­sús en Be­lén y más tar­de ben­de­ci­da por el Pa­pa Juan XXIII en Ro­ma. A su re­gre­so, la gen­te emo­cio­na­da por el via­je del «Ni­ñi­to», de­ci­dió de­mos­trar­le sus res­pe­tos.

Tra­di­cio­nes co­mo es­ta cap­tan el in­te­rés de un tu­ris­mo ma­si­vo y de­vie­nen una ma­ne­ra efec­ti­va pa­ra dar a co­no­cer al mun­do la ri­que­za cul­tu­ral de Ecua­dor.

La Ma­ma Ne­gra siem­pre es per­so­ni­fi­ca­da por un hom­bre con el ros­tro tiz­na­do, y cons­ti­tu­ye la fi­gu­ra cen­tral de es­ta fes­ti­vi­dad.

El Ro­deo Mon­tu­bio, una de las po­cas tra­di­cio­nes cos­te­ñas que aún se con­ser­van.

En Ecua­dor el car­na­val se rea­li­za por to­do lo alto. En­tre los aga­sa­jos de ca­rác­ter re­li­gio­so tam­bién des­ta­ca el de Cor­pus Ch­ris­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.