Dul­ce ciu­dad que ja­más em­pa­la­ga

PUE­BLA, LA CUAR­TA CIU­DAD MÁS GRAN­DE DE MÉ­XI­CO, ES RE­CO­NO­CI­DA POR APA­SIO­NAN­TE Y SUS JO­YAS AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CAS, PE­RO TAM­BIÉN POR SU EX­CE­LEN­TE CUL­TU­RA DE LA CO­MI­DA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / JO­SÉ LUIS ES­TRA­DA BETANCOURT FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Su zo­na me­tro­po­li­ta­na po­see un área cal­cu­la­da co­mo la cuar­ta más gran­de del país. Pe­ro no so­lo por ello Pue­bla so­bre­sa­le en­tre las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Amé­ri­ca La­ti­na. Nom­bra­da ofi­cial­men­te He­roi­ca Pue­bla de Za­ra­go­za y fun­da­da el 16 de abril de 1531, fue bau­ti­za­da co­mo Ciu­dad de los Án­ge­les, aun­que todos la si­guen lla­man­do co­mo mis­mo se le de­no­mi­na al Es­ta­do que la aco­ge.

A 130 km de la ciu­dad de Mé­xi­co –en el si­glo XVI se desa­rro­lló gra­cias a su lo­ca­li­za­ción es­tra­té­gi­ca, equi­dis­tan­te tam­bién de Ve­ra­cruz–, la con­for­man nu­me­ro­sos es­pa­cios pú­bli­cos que con­mue­ven y mo­nu­men­tos (2 619) que por su no­ta­ble ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca han cla­si­fi­ca­do en la se­lec­ta lis­ta del Patrimonio Mun­dial de la UNES­CO, in­clui­do su ex­cep­cio­nal tra­za­do ur­bano re­gu­lar, que re­ci­bió tan sig­ni­fi­ca­ti­va ca­te­go­ría en 1987.

Cuan­do se les pre­gun­ta a los in­con­di­cio­na­les de Pue­bla cuá­les son sus prin­ci­pa­les mé­ri­tos, de in­me­dia­to se di­vi­den las opi­nio­nes en­tre aque­llos que se apa­sio­nan con las ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas o atrac­cio­nes que di­fí­cil­men­te se ha­llen en otros si­tios; y quie­nes aplau­den su gas­tro­no­mía, em­pe­zan­do por sus irre­sis­ti­bles dul­ces po­bla­nos.

Los que in­te­gran el pri­mer gru­po acu­den a va­ria­dos ejem­plos, por­que la ver­dad es que tie­nen de dón­de es­co­ger. Ha­blan con en­tu­sias­mo de la Ca­te­dral Nues­tra Se­ño­ra de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, se­de epis­co­pal de la ar­qui­dió­ce­sis de Pue­bla y to­ma­da co­mo un gran mu­seo no­vohis­pano. De es­ti­lo he­rre­riano, se cons­tru­yó en­tre los si­glos XVI y XVII do­tán­do­la de cin­co na­ves: una cen­tral, dos la­te­ra­les y otras dos ca­pi­llas hor­na­ci­nas que son des­ta­ca­das por sus fa­cha­das a mo­do re­na­cen­tis­ta.

La Pa­la­fo­xia­na, Mo­nu­men­to His­tó­ri­co de Mé­xi­co des­de 1981 e in­clui­da por la UNES­CO co­mo par­te del pro­gra­ma Me­mo­ria del Mun­do por su acer­vo bi­blio­grá­fi­co de fon­do an­ti­guo, es­tá con­si­de­ra la pri­me­ra bi­blio­te­ca pública del con­ti­nen­te ame­ri­cano, a par­tir de que el obis­po Pa­la­fox y Men­do­za do­na­ra a los se­mi­na­ris­tas de los co­le­gios tri­den­ti­nos, en 1646, su co­lec­ción de 5 000 vo­lú­me­nes. Des­de en­ton­ces se es­ta­ble­ció en el otro­ra Co­le­gio de San Juan.

Igual se re­fie­ren a la an­ti­gua Es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril In­ter­oceá­ni­co, co­mo se em­pe­zó a lla­mar a par­tir de que el go­bierno se lo tras­pa­sa­ra en 1886 a la em­pre­sa In­te­ro­ceá­ni­ca, pues en 1878 –año en que se ini­ció su edi­fi­ca­ción– se co­no­ció co­mo Fe­rro­ca­rril Na­cio­nal de San Mar­tín Tex­me­lu­can. Ac­tual­men­te el edi­fi­cio al­ber­ga una pla­za co­mer­cial.

Quie­nes pre­fie­ren los es­pa­cios más mo­der­nos ase­gu­ran que un sa­fa­ri al es­ti­lo del Afri­cam co­mo el que exis­te en Pue­bla no se en­cuen­tra en nin­gu­na otra par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca, al lo­grar al­ber­gar a una ci­fra su­pe­rior a 300 es­pe­cies de ani­ma­les que vi­ven

Cuan­do se ha­bla de Pue­bla, de in­me­dia­to se di­vi­den las opi­nio­nes en­tre aque­llos que se apa­sio­nan con sus ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas o atrac­cio­nes que di­fí­cil­men­te se ha­llen en otros si­tios; y quie­nes aplau­den su gas­tro­no­mía

en se­mi­li­ber­tad, en­tre ti­gres de ben­ga­la blan­cos, leo­nes, ele­fan­tes afri­ca­nos, ji­ra­fas, ri­no­ce­ron­tes, ve­na­dos, mo­nos..., y pro­po­ner las más di­sí­mi­les ru­tas, a ve­ces in­clu­so en ho­ra­rios noc­tur­nos.

ES­PA­CIOS SUI GÉ­NE­RIS

Muy par­ti­cu­lar re­sul­ta asi­mis­mo el Ba­rrio del Ar­tis­ta, po­bla­do de ta­lle­res de crea­do­res que tra­ba­jan a la vis­ta del pú­bli­co. Lo mis­mo ha­bría que de­cir de la po­pu­lar Ca­lle de los Dul­ces, co­mo le di­cen todos a pe­sar de que en reali­dad es la 6 Orien­te. To­da­vía se en­cuen­tra quie­nes la de­no­mi­nan la ca­lle de San­ta Cla­ra, por el an­ti­guo con­ven­to de mon­jas cla­ri­sas, quie­nes des­de el si­glo XVIII ela­bo­ran de­li­cio­sos pos­tres.

Su­ce­de que den­tro de la gas­tro­no­mía dul­ce­ra de Pue­bla so­bre­sa­len no po­cas de­li­cias (más de 300) que han na­ci­do de la fu­sión de las cul­tu­ras ára­bes, es­pa­ño­la e in­dí­ge­na. Y es esa com­bi­na­ción la que si­túa al ca­mo­te en­tre los favoritos de pe­que­ños y adul­tos. Se le lla­ma tam­bién bo­nia­to en Es­pa­ña por­que se pre­pa­ra a par­tir de la raíz del tu­bércu­lo la cual se co­ci­na con azú­car, esen­cia de li­món o de na­ran­ja y un po­co de agua has­ta que se ob­tie­ne una pas­ta o pu­ré.

Tam­bién ha­cen la bo­ca aguas las tor­ti­tas de San­ta Cla­ra (ga­lle­ta cu­bier­ta de un re­lleno), los mué­ga­nos po­bla­nos (dul­ces de ha­ri­na de tri­go fri­tos en acei­te ve­ge­tal y cu­bier­tos de ca­ra­me­lo de azú­car y pi­lon­ci­llo con un li­ge­ro sa­bor a ca­ne­la); las co­ca­das po­bla­nas; y los bo­rra­chi­tos (ro­lli­tos de ha­ri­na y azú­car con al­go de li­cor), en­tre otros.

La lis­ta se­ría in­ter­mi­na­ble, por­que no que­dan du­das de que es­ta ciu­dad que pa­re­ce es­tar en­can­ta­da, due­ña de una his­to­ria fas­ci­nan­te, una gas­tro­no­mía pe­cu­liar, co­mo tam­bién lo son la ta­la­ve­ra, los tex­ti­les y sus fies­tas po­pu­la­res, pue­bla de amor y ad­mi­ra­ción los co­ra­zo­nes de quie­nes la vi­si­tan.

Den­tro de la gas­tro­no­mía dul­ce­ra de Pue­bla so­bre­sa­len no po­cas de­li­cias (más de 300) que han na­ci­do de la fu­sión de las cul­tu­ras ára­bes, es­pa­ño­la e in­dí­ge­na

Mué­ga­nos po­bla­nos.

Ca­te­dral Nues­tra Se­ño­ra de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción.

Bi­blio­te­ca Pa­la­fo­xia­na.

Co­ca­das po­bla­nas. Bo­rra­chi­tos.

Tor­ti­tas de San­ta Cla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.