Dos ciu­da­des, un so­lo ca­mino

DE SAN­TA CLA­RA A LA CIU­DAD DE CAMAGÜEY, CON ES­TAN­CIA EN LOS CA­YOS DE CIE­GO DE ÁVILA, SUMAREMOS UNOS 400 KM MÁS A NUES­TRO ICÓ­NI­CO RECORRIDO POR LA COS­TA SEP­TEN­TRIO­NAL DE CU­BA, DES­DE EL CA­BO DE SAN AN­TO­NIO A LA PUN­TA DE MAISÍ

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / RE­NÉ TAMAYO FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Cu­ba es­tre­me­ce. Re­co­rrer­la de pun­ta a ca­bo, por­que es­te es uno de los po­cos paí­ses don­de eso pue­de rea­li­zar­se sin te­mer a na­da –sal­vo los im­pre­vis­tos–, de­ja una sen­sa­ción en­tre lo ma­ra­vi­llo­so y lo po­si­ble; en­tre lo so­ña­do y lo pro­ba­ble. Ex­ce­len­cias con­ti­núa su gi­ra por la Ma­yor de las An­ti­llas, la que us­ted pue­de ha­cer a li­bre al­be­drío si de­ci­de in­cur­sio­nar va­rios días por aquí, sea en una o en va­rias tem­po­ra­das.

Uno de las me­jo­res ma­ne­ras de con­cre­tar es­ta ex­pe­di­ción es a tra­vés del vial Cir­cui­to Nor­te, ca­rre­te­ra úni­ca, aun­que con dis­tin­tos nom­bres, que per­mi­te re­co­rrer la Is­la Gran­de por el li­to­ral sep­ten­trio­nal, des­de orien­te –la Pun­ta de Maisí– has­ta oc­ci­den­te –el Ca­bo de San An­to­nio–, o vi­ce­ver­sa.

Aho­ra cu­bri­re­mos la cuar­ta eta­pa: de San­ta Cla­ra, a la ca­ye­ría nor­te de Cie­go de Ávila, y de ahí a la ciu­dad de Camagüey. La tra­ve­sía abar­ca cua­tro pro­vin­cias. Acom­pá­ñe­nos.

1ER. DÍA

CO­MIEN­ZA LA AVEN­TU­RA

Pa­ra cu­brir la Ru­ta D re­gre­sa­mos al pun­to in­ter­me­dio de la pa­sa­da gi­ra: San­ta Cla­ra, la Ciu­dad del Che. Los de­ta­lles de la es­tan­cia en la capital de Vi­lla Cla­ra los ofre­ci­mos en la an­te­rior edi­ción de Ex­ce­len­cias, que fue de­di­ca­da a la 38 Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo FITCu­ba 2018, la cual se lle­vó a ca­bo a ini­cios de ma­yo con eje en el des­tino de sol y pla­ya, y con se­de en la ca­ye­ría sep­ten­trio­nal de la pro­vin­cia.

A fin de re­to­mar nue­va­men­te el Cir­cui­to Nor­te, de­be­re­mos re­co­rrer otra vez la cal­za­da Ae­ro­puer­to-Ca­ma­jua­ní-Re­me­dios-Cai­ba­rién has­ta el na­ci­mien­to del pe­dra­plén a Ca­yo San­ta Ma­ría. Es una ca­rre­te­ra pa­no­rá­mi­ca de 53 km en bue­nas con­di­cio­nes téc­ni­cas que se des­an­da en me­nos de una ho­ra.

La no­ve­dad de es­ta vez es la cons­truc­ción, res­tau­ra­ción o em­be­lle­ci­mien­to a lo lar­go del tra­yec­to de de­ce­nas de obras pa­ra el tu­ris­mo fo­rá­neo y na­cio­nal, y pa­ra el dis­fru­te de los pa­rro­quia­nos. Tras las fae­nas pa­ra FITCu­ba 2018, el pai­sa­je ar­qui­tec­tó­ni­co y ur­bano es­tá más her­mo­so que se­ma­nas atrás.

El ob­je­ti­vo de nues­tro pri­mer día se­rá lle­gar a la ciu­dad de Mo­rón, en Cie­go de Ávila. En la se­gun­da fe­cha se­gui­re­mos ha­cia Ca­yo Co­co y sus is­lo­tes ale­da­ños. Re­co­rre­re­mos en­te­ra­men­te los pa­ra­jes y na­da­re­mos en las pla­yas de la ca­ye­ría, la cual tam­bién for­ma par­te del po­lo tu­rís­ti­co Jar­di­nes del Rey.

En la ter­ce­ra eta­pa via­ja­re­mos des­de los ca­yos de Cie­go de Ávila ha­cia la capital de Camagüey. Y la úl­ti­ma jor­na­da, cuan­do con­clui­re­mos el cuar­to cir­cui­to por el «lo­mo del Cai­mán», la em­plea­re­mos en co­no­cer esa ciu­dad, de­cla­ra­da por la UNES­CO Patrimonio cul­tu­ral del mun­do.

RUM­BO A MO­RÓN

Al lle­gar a la en­tra­da del pe­dra­plén Cai­ba­rién-Ca­yo San­ta Ma­ría, en es­ta oca­sión le di­re­mos adiós y se­gui­mos rum­bo ha­cia la otra gran ca­rre­te­ra so­bre el mar que hay en el cen­tro del país de oes­te a es­te: el pe­dra­plén Tu­ri­gua­nó-Ca­yo Co­co.

Hoy cu­bri­re­mos un tre­cho de ca­si 150 km por te­rri­to­rios de tres pro­vin­cias, Vi­lla Cla­ra, don­de aho­ra es­ta­mos; San­cti Spí­ri­tus, la cual atra­ve­sa­re­mos, y Cie­go de Ávila, don­de per­noc­ta­re­mos dos no­ches, una en Mo­rón y otra en Ca­yo Co­co.

Al igual que en las tres ex­cur­sio­nes an­te­rio­res, lar­gos tra­mos del Cir­cui­to Nor­te tam­bién ca­re­cen aquí de las me­jo­res con­di­cio­nes téc­ni­cas. De­be­mos con­ti­nuar pres­tan­do mu­cha aten­ción al vial mien­tras tran­si­ta­mos por él. Con­tra­rio a las pa­sa­das eta­pas, cuan­do nos era re­cu­rren­te en­con­trar en la mar­cha pe­que­ños asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, pue­blos chi­qui­tos y ciu­da­des re­la­ti­va­men­te gran­des, el pa­seo de aho­ra es más so­li­ta­rio. El mar al nor­te y las gran­des lla­nu­ras o pe­que­ñas sie­rras al sur, se­rán nues­tra prin­ci­pal com­pa­ñía. El so­sie­go se­rá ma­yor, pe­ro el go­zo de los ojos per­ma­ne­ce.

La pri­me­ra co­mu­ni­dad re­co­gi­da en los ma­pas que nos en­con­tra­re­mos (y que se­rá la úl­ti­ma de Vi­lla Cla­ra) es Sei­ba­bo. Con po­co más de mil ha­bi­tan­tes, la den­si­dad po­bla­cio­nal ape­nas so­bre­pa­sa las 20 per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do.

La ve­ge­ta­ción pre­do­mi­nan­te son los cul­ti­vos, aun­que en la cos­ta –ba­ja y don­de desem­bo­ca el río Sei­ba­bo–, abun­dan los bos­ques siem­pre­ver­des de man­glar. La ti­po­lo­gía cos­te­ra lo­cal ca­rac­te­ri­za al ar­chi­pié­la­go Sa­ba­na-Camagüey (los Jar­di­nes del Rey en jer­ga tu­rís­ti­ca), zo­na de subs­tra­to areno-li­mo-tur­bo­so, par­cial­men­te inun­da­da –so­bre to­do du­ran­te la plea­mar–, don­de no es­ca­sean los hu­me­da­les, los man­gla­res y las la­gu­nas or­la­das de ca­yos.

Lle­ga­mos a Ya­gua­jay, pe­que­ña ciu­dad de San­cti Spí­ri­tus, ca­be­ce­ra del mu­ni­ci­pio ho­mó­ni­mo que es­tá ha­bi­ta­do por cer­ca de 60 000 per­so­nas. La re­gión le de­be su nom­bre a un ca­ci­que, un abo­ri­gen «en­co­men­da­do» por los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les por el año 1530.

Cons­ti­tu­ye tam­bién otro de los lu­ga­res mí­ti­cos de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na. Fue allí don­de el co­man­dan­te Ca­mi­lo Cien­fue­gos li­bró una de las ba­ta­llas de­ci­si­vas que fi­ni­qui­ta­ron en di­ciem­bre de 1958 la dic­ta­du­ra mi­li­tar. La to­ma de Ya­gua­jay y la de San­ta Cla­ra, con­du­ci­das por Ca­mi­lo y el Che, fue el pun­to cul­mi­nan­te de la In­va­sión de orien­te a oc­ci­den­te, la que en­ca­be­za­ron am­bos con sus res­pec­ti­vas co­lum­nas del Ejér­ci­to Re­bel­de.

Fa­mo­so por la ri­que­za de su pai­sa­je natural, en Ya­gua­jay tam­bién des­ta­can hi­tos co­mo Ran­cho Que­re­te, el cha­let Los Ála­mos, las cue­vas Val­dés y la So­la­pa de Ge­na­ro, ubi­ca­dos en Jobo Ro­sa­do, área pro­te­gi­da que po­de­mos en­con­trar al sur del via­duc­to por el que an­da­mos.

Va­mos al en­cuen­tro del cé­le­bre pue­blo de Ma­ya­ji­gua. A lo lar­go del ca­mino to­da­vía se ob­ser­va en la vas­te­dad los da­ños cau­sa­dos por el hu­ra­cán Ir­ma, el más po­ten­te y des­truc­tor que ha azo­ta­do la re­gión del Ca­ri­be des­de que se tie­nen re­gis­tros.

El tra­yec­to nos per­mi­te, em­pe­ro, apre­ciar los es­fuer­zos de los se­res hu­ma­nos por sa­lir ade­lan­te y res­tau­rar el desas­tre, in­clu­so re­to­man­do

via­jes de tra­di­cio­nes cam­pe­si­nas, co­mo la cons­truc­ción ma­si­va de ca­sas con ta­blas he­chas con el tron­co de la pal­ma real, esas que abun­dan tan­to por la zo­na, y mu­chas de las cua­les fue­ron de­rri­ba­das des­pia­da­da­men­te por el ci­clón Ca­te­go­ría 5 en la es­ca­la Saf­fir-Sim­pson, el ran­go más alto.

La nue­va y más be­lla ca­ra que en­se­ña aho­ra el mo­tel y el bos­que de San Jo­sé del La­go, en Ma­ya­ji­gua, tam­bién da fe de lo que es­ta­mos vien­do. Es es­te otro de los sa­na­to­rios de aguas ter­ma­les mi­ne­ro-me­di­ci­na­les que he­mos ha­lla­do a lo lar­go del Cir­cui­to Nor­te des­de que em­pe­za­mos es­ta larga ex­pe­di­ción en Pi­nar del Río.

«Ma­ya­ji­gua», «tie­rra de las aguas o ma­dre del agua», es nom­bre in­dí­ge­na. Sus ma­nan­tia­les se man­tie­nen siem­pre, de for­ma natural, so­bre los 30 ⁰C, muy fa­vo­ra­bles pa­ra tra­tar pa­de­ci­mien­tos re­na­les y de la piel, y con­tra el es­trés. La reha­bi­li­ta­ción en el sa­na­to­rio tam­bién bus­ca mi­ti­gar, e in­clu­so re­sol­ver, otros que­bran­tos de sa­lud, co­mo la neu­ro­sis, la neu­ras­te­nia, el in­som­nio y las neu­ral­gias. Asi­mis­mo son pro­pi­cios los pro­ce­di­mien­tos an­te do­len­cias reu­má­ti­cas, ur­ti­ca­rias y aler­gias, y fre­ne a aflic­cio­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les.

De­ja­da atrás la pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus, nos en­ca­mi­na­mos ha­cia Cham­bas, ya en Cie­go de Ávila. Al igual que en la ma­yo­ría de las ciu­da­des del nor­te de Vi­lla Cla­ra, de San­cti Spí­ri­tus y de Cie­go de Ávila, son fa­mo­sas sus pa­rran­das, co­mo las «cham­be­ras» y las de Pun­ta Ale­gre.

Des­ta­ca tam­bién el Par­que Na­cio­nal Ca­gua­nes, área pro­te­gi­da que na­ce en Ya­gua­jay y mue­re aquí, en la Bahía de los Pe­rros. Nú­cleo de la Bahía de Bue­na Vis­ta (un área ma­yor de­cla­ra­da co­mo Si­tio Ram­sar des­de el año 2000), fue con­sig­na­do por la UNES­CO Re­ser­va de la Bios­fe­ra. En­tre tie­rra fir­me, cié­na­gas, ca­yos y el área marina, ocu­pa más de 20 000 ha.

Ca­gua­nes, el sis­te­ma ca­ver­na­rio lla­ma­do igual, se ca­rac­te­ri­za por for­ma­cio­nes pé­treas úni­cas. Se­gún los ex­per­tos, no tie­ne pa­ran­gón en Cu­ba y el mun­do. Re­pre­sen­ta un sis­te­ma nuevo y úni­co de acuer­do a su to­po­lo­gía es­pe­leo­ge­né­ti­ca, de­no­mi­na­das por el sa­bio cu­bano An­to­nio Nú­ñez Ji­mé­nez co­mo «cue­vas freá­ti­cas ti­po Ca­gua­nes», las que se for­ma­ron en el Óp­ti­mo Cli­má­ti­co del Ho­lo­ceno, ha­ce unos 10 000 años. Tam­bién es­tán los Ca­yos de Pie­dra, co­ro­na­dos por más de una do­ce­na de cú­pu­las cár­si­cas que da­tan del Mio­ceno (de 25 a 30 mi­llo­nes de años atrás).

Ade­más de sus enor­mes ri­que­zas flo­ra­les y fau­nís­ti­cas, y sus va­lo­res geo­ló­gi­cos, exis­ten re­le­van­tes ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos y pro­fu­sos ves­ti­gios de la era pre­co­lom­bi­na, con una es­ta­ción con más de 200 ex­po­nen­tes de ar­te ru­pes­tre, pic­to­gra­fías en las que des­ta­can el rojo y el ne­gro.

El via­je sigue. Lue­go de atra­ve­sar rá­pi­do Ran­chue­lo, en­tra­mos a Mo­rón, co­no­ci­da co­mo La Ciu­dad del Ga­llo. El mo­te le vie­ne del sím­bo­lo lo­cal: el su­so­di­cho plu­mí­fe­ro, en cu­yo ho­nor se le­van­ta en la puer­ta sur una es­cul­tu­ra de bron­ce, y ca­si a su bor­de, des­de una to­rre con re­loj, ca­da seis ho­ras se emi­te tres ve­ces el can­tío de la ma­dru­ga­do­ra ave. Es un sím­bo­lo he­re­da­do de la ciu­dad es­pa­ño­la de Mo­rón de la Fron­te­ra. El de aquí, no obs­tan­te, tie­ne plu­mas, al con­tra­rio de su im­plu­me par allen­de el Atlán­ti­co, de don­de es ori­gi­na­rio el re­frán «co­mo el Ga­llo de Mo­rón, sin plu­ma y ca­carean­do».

Al Mo­rón de Cu­ba tam­bién se le co­no­ce co­mo el Bal­cón de los Jar­di­nes del Rey, por su cer­ca­nía a es­ta ca­ye­ría. La ur­be es prós­pe­ra. Bue­na par­te de sus ha­bi­tan­tes es­tán vin­cu­la­dos de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta al desa­rro­llo tu­rís­ti­co, y los ne­go­cios pri­va­dos abun­dan, por lo que la noche es­tá dis­pues­ta pa­ra sa­bo­rear la co­ci­na lo­cal y di­ver­tir­nos en un cen­tro noc­turno.

2DO. DÍA

DE MO­RÓN A CA­YO CO­CO

La se­gun­da jor­na­da tie­ne aho­ra co­mo pun­to fo­cal los ca­yos Co­co y ale­da­ños. An­tes de lle­gar a Tu­ri­gua­nó, don­de inicia el pe­dra­plén, nos to­pa­mos con la La­gu­na de la Leche, ma­yor re­ser­va natural de agua dul­ce con que cuen­ta la Is­la Gran­de. Lo de la «leche» no es gra­tui­to; has­ta las fo­tos sa­te­li­ta­les de­la­tan la blan­cu­ra «lác­tea» de sus aguas, una con­se­cuen­cia de su fon­do, com­bi­na­ción de ro­cas ca­li­zas, tur­ba, mar­gas, are­nas y otros se­di­men­tos que le dan esa to­na­li­dad. Es un en­torno natural muy vi­si­ta­do por los via­je­ros na­cio­na­les y foráneos. E igual pa­sa con su her­ma­na más pe­que­ña, la La­gu­na Re­don­da.

Lle­ga­mos a Tu­ri­gua­nó, una is­la que de­jó de ser­lo por la cons­tan­te in­ter­ac­ción hu­ma­na en­tre ella y tie­rra fir­me. La co­mar­ca for­ma par­te del ima­gi­na­rio na­cio­nal, aun­que no se ha­ya vi­si­ta­do. En­tre sus sin­gu­la­ri­da­des es­tá un ex­clu­si­vo re­ba­ño de re­ses de la ra­za San­ta Ger­tru­dis, in­tro­du­ci­da en el país en 1953, pe­ro desa­rro­lla­da cien años an­tes en Es­ta­dos Uni­dos a par­tir de pro­ge­ni­to­res ce­bú (3/8) y short­horn (5/8).

El pue­blo ho­lan­dés, lla­ma­do así por su se­me­jan­za con la arquitectu­ra tí­pi­ca de los Paí­ses Ba­jos, es otra sin­gu­la­ri­dad. Úni­co en Cu­ba, fue cons­trui­do a ini­cios de los años 60 del pa­sa­do si­glo pa­ra los ga­na­de­ros de la is­la. Son unas 60 vi­vien­das de te­chos afi­na­dos a dos aguas cu­bier­tos de te­jas ro­jas. Tam­bién so­bre­sa­len los mo­li­nos a vien­to pa­ra la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad. Fue aquí don­de se ins­ta­ló el pri­mer par­que de­mos­tra­ti­vo de es­te ti­po en el Ar­chi­pié­la­go.

¡Al fin, el pe­dra­plén! De Tu­ri­gua­nó a Ca­yo Co­co nos se­pa­ran 22 km de via­je «so­bre el mar». La ca­rre­te­ra echa­da so­bre ro­cas que se dis­pu­sie­ron en­ci­ma del le­cho ma­rino es, sin em­bar­go, un «bo­tón de mues­tra»: el pór­ti­co de un en­tra­ma­do vial que su­pera los 300 km a tra­vés de va­rios ca­yos. Al­re­de­dor de una vein­te­na de ho­te­les, con una ca­pa­ci­dad su­pe­rior a las 8 000 ha­bi­ta­cio­nes, es­tán le­van­ta­dos en la ca­ye­ría nor­te de Cie­go de Ávila. Las in­ver­sio­nes pro­si­guen.

Cuen­ta ade­más con va­rias al­ter­na­ti­vas ex­tra­ho­te­le­ras, co­mo el del­fi­na­rio, el ca­ble ski, el par­que de es­ca­la­da Ro­ca­re­na o To­rre de Cris­tal y otras. So­bre­sa­le el tu­ris­mo de ob­ser­va­ción (y con­tem­pla­ción) de la na­tu­ra­le­za, tan­to la que es­tá so­bre la tie­rra co­mo la que se «ocul­ta» ba­jo el mar. Las pla­yas, sin em­bar­go, son el pla­to fuer­te. Su­man de­ce­nas los ki­ló­me­tros de are­na fi­na y aguas prís­ti­nas. Dis­frú­te­lo to­do; no le con­ta­mos más. Sea es­ta su aven­tu­ra. ¡Cuén­te­nos­la!

3ER. DÍA

CAMAGÜEY NOS ESPERA

Arri­ba­mos a la ter­ce­ra jor­na­da de la ex­pe­di­ción. De Ca­yo Co­co a la ciu­dad de Camagüey ha­bre­mos de re­co­rrer unos 150 km. No per­da­mos de vis­ta la ad­ver­ten­cia ini­cial, el Cir­cui­to Nor­te unas ve­ces es­tá al­go mal­tre­cho, y otras, bas­tan­te más. Con­duz­ca­mos con cui­da­do; no nos en­tre­ten­ga­mos en la vía.

Co­mo hoy «ba­ja­re­mos» ha­cia la an­tes lla­ma­da ciu­dad de Puer­to del Prín­ci­pe, el tra­mo por el via­duc­to prin­ci­pal se­rá has­ta Es­me­ral­da, a po­co más de 50 km de Mo­rón. Ve­re­mos la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Bo­li­via y al­gu­nos ca­se­ríos ru­ra­les, in­clui­do Mi­ra­flo­res Vie­jo, el úl­ti­mo asen­ta­mien­to de Cie­go de Ávila por es­te de­rro­te­ro.

Es­me­ral­da, pue­blo de pescadores, es la pri­me­ra ur­ba­ni­za­ción de la pro­vin­cia de Camagüey por el vial nor­te­ño. Allí to­ma­re­mos el ca­mino al sur pa­ra ir a en­tron­car con la Ca­rre­te­ra Cen­tral, a ca­si 40 km de dis­tan­cia, has­ta los su­bur­bios de Flo­ri­da, ciu­da­de­la cu­yas prin­ci­pa­les edi­fi­ca­cio­nes avan­zan mo­nó­to­na­men­te a uno y otro la­do del ca­mino.

La ru­ta has­ta la capital pro­vin­cial es­tá en bue­nas con­di­cio­nes. Se rue­da bien, pe­ro ojo, no es tan ex­pe­di­ta, y pu­lu­lan por ella bi­ci­cle­tas, ca­rre­to­nes de ti­ro ani­mal, trac­to­res, ca­mio­nes, ras­tras... Lle­gue­mos ale­gres a la ciu­dad y sin apu­ros, por­que la jor­na­da pró­xi­ma se­rá en­te­ra pa­ra ella.

Camagüey es una de las ciu­da­des pa­tri­mo­nia­les de Cu­ba me­jor con­ser­va­das. Sus na­ti­vos sien­ten un es­pe­cial ape­go por la ur­be. Des­de ha­ce mu­chos, mu­chos años, la mi­man con des­ve­lo. La pul­cri­tud de sus ca­lles y la aten­di­da arquitectu­ra, se elo­gian.

Una de las pri­me­ras sie­te vi­llas cu­ba­nas, la ori­gi­nal­men­te co­no­ci­da co­mo San­ta Ma­ría del Puer­to del Prín­ci­pe se fun­dó el 2 de fe­bre­ro de 1514 en la cos­ta, pe­ro los ata­ques de cor­sa­rios y pi­ra­tas la lle­va­ron fi­nal­men­te a su lu­gar ac­tual.

Es una me­tró­po­li me­di­te­rrá­nea. Es­tá prác­ti­ca­men­te en el me­dio de la pro­vin­cia. El cen­tro his­tó­ri­co, en su par­te an­ti­gua –el más ex­ten­so del país–, se de­cla­ró por la UNES­CO Patrimonio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad. Son co­mu­nes las com­pa­ra­cio­nes en­tre ella y la arquitectu­ra mo­ris­ca an­da­lu­za en cuan­to a sus ca­lles –an­gos­tas y en­re­ve­sa­das– y la pro­li­ji­dad de pe­que­ñas y gran­des pla­zas, pre­ña­das aquí, em­pe­ro, de iglesias.

Camagüey, pa­tro­ní­mi­co que os­ten­ta ofi­cial­men­te des­de 1903, re­pre­sen­ta otro de los tan­tos nom­bres abo­rí­ge­nes que afor­tu­na­da­men­te man­tie­nen mi­les de lu­ga­res en Cu­ba. Sig­ni­fi­ca en nues­tras len­guas ori­gi­na­rias «Hi­jo del Ár­bol».

Co­no­ci­da co­mo la «tie­rra de los ti­na­jo­nes», por la abun­dan­cia de es­tos en­se­res de ba­rro, tan­to en for­ma­to gran­de co­mo pe­que­ño –so­lu­ción an­te la es­ca­sez de llu­vias–, tam­bién go­za de un am­bien­te cul­tu­ral am­plio y di­ná­mi­co, cul­to y po­pu­lar. Su gas­tro­no­mía ca­da vez se vuel­ve más ex­cel­sa. Y sus cen­tros noc­tur­nos cu­bren el más am­plio dia­pa­són de gus­tos y ten­den­cias.

Camagüey «bien va­le una mi­sa», y una fies­ta tam­bién... Ha­gá­mos­la. Ya ha­brá tiem­po de dor­mir en el avión.

RU­TA D. CIR­CUI­TO NOR­TE

Ga­llo de Mo­rón.

Cen­tro de la ciu­dad de San­ta Cla­ra.

Par­que Na­cio­nal Ca­gua­nes.

Cen­tro His­tó­ri­co de la ciu­dad de Camagüey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.