VO­CA­CIÓN Y DE­SEO

LA AVE­NI­DA DEL PUER­TO, SUR­GI­DA CO­MO UNA ES­PE­CIE DE BAL­CÓN QUE SUS­TI­TU­YÓ LAS AN­TI­GUAS MU­RA­LLAS DE MAR QUE BLOQUEABAN EL AC­CE­SO A LA HA­BA­NA, HA SI­DO OB­JE­TO DE UN PRO­CE­SO ALEA­TO­RIO DE RES­TAU­RA­CIÓN Y RES­CA­TE A PAR­TIR DE 2009

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia -

Du­ran­te dé­ca­das, su­mi­da en el ol­vi­do, co­mo una ar­te­ria más que bor­dea­ba ese «va­lle de in­tere­san­tes rui­nas» en que ca­si que­dó con­ver­ti­da La Ha­ba­na Vie­ja, la Ave­ni­da del Puer­to fue vien­do de­caer el es­plen­dor, y de­rrum­bar­se so­bre sí, el le­ga­do pa­tri­mo­nial que guar­da­ban las in­dus­trias cons­trui­das en su en­torno. Asen­ta­da so­bre el te­rreno ro­ba­do al mar pa­ra ex­ten­der los lin­des de la ciu­dad, co­men­zó su mag­ni­fi­cen­cia con la cons­truc­ción de la Ala­me­da de Pau­la, pri­mer pa­seo ma­rí­ti­mo edi­fi­ca­do en 1777 por el ar­qui­tec­to An­to­nio Fer­nán­dez de Tre­be­jos, por or­den del Capitán Ge­ne­ral Fe­li­pe de Fon­des­vie­la, Mar­qués de la To­rre, pro­ce­den­te de la cor­te de Car­los III, e in­fluen­cia­do por la Ilus­tra­ción fran­ce­sa.

Con la crea­ción de la Ala­me­da en los an­ti­guos te­rre­nos del ba­su­re­ro de la vi­lla, co­no­ci­dos co­mo El Rincón, la vi­da so­cial se tras­la­dó a sus in­me­dia­cio­nes y fue en­ton­ces que la ciu­dad ver­da­de­ra­men­te se ex­ten­dió al mar. Te­nien­do co­mo ori­gen un pa­seo, no es de ex­tra­ñar que la Ave­ni­da del Puer­to sur­gie­se co­mo una es­pe­cie de bal­cón que sus­ti­tu­yó las an­ti­guas mu­ra­llas de mar, que bloqueaban el ac­ce­so a La Ha­ba­na. Su pau­la­ti­na ex­pan­sión par­tió de es­te si­tio has­ta al­can­zar

las in­me­dia­cio­nes de La Pun­ta, que­dan­do es­ta­ble­ci­da co­mo an­te­sa­la del Ma­le­cón.

Di­vi­di­da en cua­tro tra­mos fun­da­men­ta­les, el pri­me­ro, des­de La Pun­ta has­ta el Mue­lle de Ca­ba­lle­ría; el se­gun­do, des­de el co­no­ci­do «Cu­bo», Cámara de Re­jas del Al­can­ta­ri­lla­do de La Ha­ba­na, has­ta los Al­ma­ce­nes San Jo­sé, uno de los pri­me­ros es­pa­cios in­ter­ve­ni­dos; el ter­ce­ro, des­de ese lu­gar has­ta La Cou­bre; y un cuar­to, has­ta Can­ce­do, a par­tir de 2009 ha si­do ob­je­to de un pro­ce­so alea­to­rio de res­tau­ra­ción y res­ca­te, co­mo un es­pa­cio de co­mu­nión en­tre la ur­be y el mar, re­no­va­do co­mo prin­ci­pal ac­ce­so al Cen­tro His­tó­ri­co. En­tre sus va­lo­res ac­tua­les, po­see im­por­tan­tes obras ya con­clui­das y otras en rea­li­za­ción, in­clui­das den­tro del am­plio pro­gra­ma de ac­cio­nes pre­vis­to pa­ra ce­le­brar el ad­ve­ni­mien­to del aniver­sa­rio 500 de la ciu­dad.

En la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­fi­rién­do­se a lo que se ha lo­gra­do has­ta el mo­men­to en es­ta ar­te­ria: des­de el res­ca­te de la Ala­me­da de Pau­la, co­ro­na­da por su Igle­sia; los Al­ma­ce­nes San Jo­sé y el An­ti­guo Al­ma­cén del Ta­ba­co y la Ma­de­ra, hoy con­ver­ti­do en un es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial, el His­to­ria­dor de la Ciu­dad, Eu­se­bio Leal, apun­tó que el plan de res­tau­ra­ción de la Ave­ni­da del Puer­to es de­ci­si­vo pa­ra la ima­gen del Cen­tro His­tó­ri­co co­mo Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad, co­mo tam­bién lo es la pu­ri­fi­ca­ción de las aguas de la bahía: to­do un de­sa­fío. Y en aquel mo­men­to ex­pre­só:

«He­mos ro­to y agrie­ta­do los mu­ros que se co­lo­ca­ron en torno a Cu­ba. Cu­ba es­tá aquí y gra­cias a su pre­sen­cia y per­ma­nen­cia, el mun­do vie­ne a ella. Si eso es ver­dad, todos de­be­mos cui­dar lo que con un enor­me es­fuer­zo la na­ción ha he­cho. Yo di­ría que la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor no es más que el ros­tro de la na­ción en es­tas ta­reas, en es­te em­pe­ño.

«Cuan­do co­lo­ca­mos una flor, un ár­bol, un ban­co, una lu­mi­na­ria; cuan­do res­tau­ra­mos un mo­nu­men­to, un edi­fi­cio; cuan­do crea­mos vi­vien­das, es­cue­las, hos­pi­ta­les; cuan­do abri­mos a la pea­to­na­li­dad las pla­zas y los jar­di­nes, as­pi­ra­mos a que to­do el mun­do ame eso.

«To­do el que vie­ne a Cu­ba y a La Ha­ba­na se en­can­ta con la arquitectu­ra de una ciu­dad ma­ra­vi­lla, que por vo­ta­ción mun­dial ocu­pa ese lu­gar. To­do el mun­do se ma­ra­vi­lla de la ciu­dad ecléc­ti­ca que en dis­tin­tos es­pa­cios mues­tra nues­tro ca­rác­ter, nues­tra for­ma de ser. Lo que más sor­pren­de, lo que más se es­ti­ma, lo que más se apre­cia es el pue­blo, la ca­pa­ci­dad de la gen­te de ser hos­pi­ta­la­ria, de re­ci­bir. No al­can­za­rían to­das las au­to­ri­da­des del mun­do pa­ra al la­do de ca­da ciu­da­dano, tra­tar de man­te­ner el diá­lo­go equi­li­bra­do, jus­to, edu­ca­do con los que vie­nen y han de ve­nir. Eso tie­ne que ser el re­sul­ta­do de una vo­ca­ción y de un de­seo».

Y es pre­ci­sa­men­te por una vo­ca­ción y un de­seo que la Ave­ni­da del Puer­to, cé­le­bre ar­te­ria ha­ba­ne­ra ro­ba­da al mar pa­ra crear un es­pa­cio de es­par­ci­mien­to y cir­cu­la­ción des­de tiem­pos de la co­lo­nia, se pre­sen­ta en la ac­tua­li­dad co­mo un re­no­va­do mi­ra­dor que se abre a la bahía, don­de tie­nen ca­bi­da el patrimonio in­dus­trial y cul­tu­ral, ar­te, eco­no­mía y tu­ris­mo, en el mis­mí­si­mo co­ra­zón de una ciu­dad la­ten­te, viva y an­te to­do cu­ba­na.

«Cuan­do co­lo­ca­mos una flor, un ár­bol, un ban­co, una lu­mi­na­ria; cuan­do res­tau­ra­mos un mo­nu­men­to, un edi­fi­cio; cuan­do crea­mos vi­vien­das, es­cue­las, hos­pi­ta­les; cuan­do abri­mos a la pea­to­na­li­dad las pla­zas y los jar­di­nes, as­pi­ra­mos a que to­do el

mun­do ame eso»

Igle­sia de Pau­la, se­de del Con­jun­to de Mú­si­ca An­ti­gua Ars Lon­ga.

Vis­ta ac­tual de la Ala­me­da de Pau­la, prin­ci­pal ac­ce­so al Cen­tro His­tó­ri­co de La Ha­ba­na Vie­ja.

Vis­ta an­ti­gua de la Ala­me­da de Pau­la, pri­mer pa­seo má­ri­ti­mo de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.