COM­PLI­CI­DAD DEL TA­BA­CO, EL CA­FÉ Y EL RON

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - 20 ANIVERSARI­O - TEX­TO / OMAR LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ. CON­SER­VA­DOR DE LA CIU­DAD FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

El ta­ba­co es un ge­ne­ra­dor de pla­cer uni­ver­sal y mo­ti­vo de in­te­rés pa­ra es­pe­cia­lis­tas y con­su­mi­do­res que in­ten­tan en­con­trar los lí­mi­tes pru­den­tes pa­ra un con­su­mo ade­cua­do. Den­tro de las mu­chas vi­sio­nes po­si­bles es­tá la aris­ta pa­tri­mo­nial: el ta­ba­co co­mo pro­ta­go­nis­ta de un pa­no­ra­ma cul­tu­ral de al­to arrai­go uni­ver­sal.

El Ca­ri­be y es­pe­cial­men­te Cu­ba, po­see un li­de­raz­go en ca­li­dad y pre­sen­ta­ción del pro­duc­to en los con­fi­nes del mun­do y son mu­chos los vi­si­tan­tes de la Is­la que acu­den a en­ten­der la ma­gia del pro­duc­to lo­gra­do y la cul­tu­ra aso­cia­da a su pro­duc­ción y con­su­mo.

Pa­ra ir más allá y com­pren­der esen­cias, se vi­si­ta el Mu­seo de Am­bien­te His­tó­ri­co

cu­bano de San­tia­go de Cu­ba, don­de se mues­tra co­mo am­bien­te pa­tri­mo­nial una Sa­la de co­me­dor en la que per­ma­ne­ce un si­llón de fu­ma­dor, ver­da­de­ro ex­po­nen­te de la co­mo­di­dad al­can­za­da pa­ra fu­mar un ta­ba­co lue­go de con­su­mir un su­cu­len­to al­muer­zo, acom­pa­ña­do de un buen ron y una ta­za de ca­fé.

Los tres mos­que­te­ros del pla­cer en cuan­to a sa­bor y aro­ma: el ta­ba­co, el ca­fé y el ron, se ma­ni­fies­tan en ín­ti­ma com­pli­ci­dad en San­tia­go de Cu­ba. Lue­go de cin­co si­glos de exis­ten­cia, es­ta ciu­dad se con­so­li­da co­mo po­ten­cia en su con­di­ción de re­ser­vo­rio des­ta­ca­do del pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble cu­bano. Ella se ex­pre­sa en una per­sis­ten­te in­ten­ción de su­bli­mar los sen­ti­dos, tan­to cuan­do re­ga­la su pe­cu­liar ima­gen pa­ra dis­fru­te vi­sual de sus sin­gu­la­res pai­sa­jes, co­mo cuan­do se en­can­ta el oí­do an­te su pro­ver­bial pa­tri­mo­nio mu­si­cal. Jun­to a to­do ello su­ma la re­crea­ción del pa­la­dar y el ol­fa­to al po­ner en fi­la los pla­ce­res su­ma­dos e in­ter­ac­tuan­tes del ta­ba­co, el ca­fé y el ron.

Y es­ta reali­dad de hoy tu­vo mu­cho que ver con la vi­da co­ti­dia­na de nues­tros an­te­pa­sa­dos, quie­nes so­lían dis­fru­tar de sus en­can­tos lue­go de una ce­na o un en­cuen­tro fa­mi­liar, co­mo cum­bre de una ne­go­cia­ción o sim­ple­men­te co­mo par­te de un ri­tual de en­cuen­tro en­tre ami­gos. Fu­mar un pu­ro era el co­lo­fón de un am­bien­te re­la­ja­do pa­ra hom­bres y mujeres. Re­pre­sen­ta­ba paz, con­cen­tra­ción y dis­fru­te.

La tra­di­ción se sos­tie­ne y es por ello que la ciu­dad po­see los ar­se­na­les re­pre­sen­ta­ti­vos de ca­da uno de ellos. Hay si­tios pa­ra un buen ca­fé, pa­ra el me­jor ron y pa­ra el en­cuen­tro con un Ha­bano de gran por­te y ca­li­dad, siem­pre dis­pues­tos al me­jor ser­vi­cio y a com­pla­cer los más exi­gen­tes gus­tos. En­tre ellos en­con­tra­mos la Ca­sa del Ta­ba­co del Ho­tel Ca­sa Gran­da, La Ba­rri­ta de la Fá­bri­ca de Ron, la Tienda ane­xa a la Fá­bri­ca de Ta­ba­cos Cé­sar Es­ca­lan­te, en­tre otras.

Lue­go de cin­co si­glos

de exis­ten­cia, es­ta ciu­dad se con­so­li­da co­mo po­ten­cia en su con­di­ción de re­ser­vo­rio

des­ta­ca­do del pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble

cu­bano

La historia se en­car­ga de sos­te­ner es­ta tra­di­ción que se en­mar­ca den­tro del con­cep­to de re­co­no­cer la pre­xis­ten­cia del ta­ba­co de Vuel­ta Arri­ba lo­ca­li­za­do en la re­gión orien­tal de la Is­la, la pro­duc­ción ca­fe­ta­le­ra de la re­gión des­de el si­glo XIX y que ga­ran­ti­zó su re­co­no­ci­mien­to mun­dial co­mo pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co ca­fe­ta­le­ro y tam­bién la afir­ma­ción ge­ne­ra­li­za­da de la ca­li­dad ex­tra del ron San­tia­go.

En to­do el mun­do se ve­ne­ra y re­co­no­ce la ex­cep­cio­na­li­dad del ta­ba­co de Vuel­ta Aba­jo, to­ca­do por los dio­ses y or­gu­llo de los cu­ba­nos. Su aro­ma lle­ga y per­ma­ne­ce co­mo per­fu­me que irra­dia con­fian­za y bie­nes­tar. No­so­tros, des­de el otro ex­tre­mo de la Is­la, lar­ga y es­tre­cha, lo uni­mos en abra­zo fiel al ca­fé y el ron, no pa­ra con­ta­mi­nar y di­luir, sino pa­ra con­so­li­dar y de­mos­trar que unidos en amal­ga­ma per­so­na­li­za­da se pue­de al­can­zar un éx­ta­sis inigua­la­ble, tan mes­ti­zo co­mo nues­tros pue­blos del Ca­ri­be. Esos pue­blos que su­pie­ron su­mar a lo lar­go del tiem­po el in­flu­jo cul­tu­ral de tan­tas mi­gra­cio­nes que hoy se pro­yec­tan a es­ca­la uni­ver­sal en el va­lor de su di­ver­si­dad, be­lle­za y atrac­ti­vos sin par.

Los tres mos­que­te­ros del pla­cer en cuan­to a sa­bor y aro­ma: el ta­ba­co, el ca­fé y el ron se ma­ni­fies­tan en ín­ti­ma com­pli­ci­dad en

San­tia­go de Cu­ba, lo cual se ex­pre­sa en una per­sis­ten­te in­ten­ción de su­bli­mar los sen­ti­dos. Se pue­de com­pro­bar

en un es­pa­cio tan in­tere­san­te co­mo el Bar Te­rra­za de Ho­tel Ca­sa

Gran­da

Si­llón fu­ma­dor. Mu­seo Am­bien­teHis­tó­ri­co de San­tia­go de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.