Un Fes­ti­val que el pue­blo ha­ce su­yo

GRA­CIAS A LA FIES­TA DEL FUE­GO, EN UN MIS­MO ES­CE­NA­RIO, CON LA CUL­TU­RA Y LA SO­LI­DA­RI­DAD CO­MO SOS­TÉN, SE IN­TER­CAM­BIAN SA­BE­RES Y PRÁC­TI­CAS QUE HAN CON­TI­NUA­DO FORTALECIÉ­NDONOS CO­MO RE­GIÓN. ASÍ LO CON­SI­DE­RA OR­LAN­DO VERGÉS, DI­REC­TOR DEL EVEN­TO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO -

Ya cuen­tan 38 las edi­cio­nes de la em­ble­má­ti­ca Fies­ta del Fue­go que en es­te 2018 es­ta­rá de­di­ca­da a la ama­da is­la de Puer­to Ri­co. «Ha­ce ca­si 30 años la ciu­dad de San­tia­go de Cu­ba abrió sus par­ques y pla­zas pa­ra aco­ger el 9no. Fes­ti­val del Ca­ri­be y con él re­co­no­cer­nos en otra cul­tu­ra que tra­jo sus hom­bres y mujeres, mez­clán­do­nos to­dos por­que, aún hoy, no se co­no­ce di­fe­ren­cia al­gu­na en­tre ellos y no­so­tros», re­me­mo­ra por es­tos días Or­lan­do Vergés, di­rec­tor del em­ble­má­ti­co even­to.

«Era la quin­ta vez que se le de­di­ca­ba la Fies­ta a una na­ción ca­ri­be­ña –con­ti­núa el re­cuen­to Vergés pa­ra Ex­ce­len­cias– y qué me­jor elec­ción que esa her­ma­na is­la que com­par­te con la nues­tra tan­ta historia y cul­tu­ra. Am­bas so­mos naciones an­ti­lla­nas, mes­ti­zas, crio­llas, con san­gre afri­ca­na, es­pa­ño­la e in­dí­ge­na. Dos is­las que se enor­gu­lle­cen de la so­li­da­ri­dad con otros pue­blos de la re­gión y,

Fue la Ca­sa del Ca­ri­be la que co­men­zó a dar­le voz a aque­llos que nor­mal­men­te no la te­nían. Por ello no es ra­ro en­con­trar en nues­tros es­ce­na­rios aca­dé­mi­cos a un por­ta­dor de cul­tu­ra al la­do de un in­ves­ti­ga­dor, com­ple­tan­do la in­ves­ti­ga­ción

so­bre to­do, de nues­tra te­na­ci­dad y dis­po­si­ción a se­guir lu­chan­do por la de­fen­sa de lo que por de­re­cho na­tu­ral nos per­te­ne­ce».

Aho­ra en es­te 2018, Puer­to Ri­co vol­ve­rá a en­ga­la­nar las ca­lles de San­tia­go de Cu­ba con di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes y ele­men­tos que con­for­man su au­tén­ti­ca cul­tu­ra po­pu­lar. «Son mu­chas las mo­ti­va­cio­nes que lo traen nuevamente a San­tia­go co­mo País In­vi­ta­do de Ho­nor, por­que sa­be­mos lo que so­mos sin ne­ce­si­dad de ex­pli­ca­cio­nes. Por­que “te­ne­mos un ape­go pro­fun­do, por el ca­ri­ño he­roi­co, por­que pe­lea­mos ayer y pe­lea­re­mos ma­ña­na con un mis­mo co­ra­zón, por­que se­gui­re­mos de­fen­dién­do­nos con un mis­mo bra­zo, fun­dién­do­nos con un mis­mo pen­sa­mien­to”, co­mo di­ría Lo­la Ro­drí­guez de Tió.

«Por don Ma­nuel Ro­jas y su Gri­to de La­res, an­te­rior al de Ya­ra. Por Betances, Qui­ño­nes, Ma­nuel Ro­jas, Juan de Ma­ta y tam­bién por Mar­tí. Por Juan Rius Ri­ve­ra, don Fran­cis­co Ramírez, Francisca Brig­no­ni, Eu­ge­nio Ma­ría de Hos­tos, y Ma­nuel Alon­so. Por Pe­dro Al­bi­zu Cam­pos, Rafael Hernández, Os­car Co­lla­zo, Lo­li­ta Le­brón, Rafael Can­cel, Ir­ving Flo­res, Andrés Fi­gue­roa y Os­car Ló­pez Ri­ve­ra».

Más de 30 es­ce­na­rios por to­da la ciu­dad se pon­drán a dis­po­si­ción de las di­sí­mi­les actividade­s que ge­ne­ra la Fies­ta del Fue­go. Se des­ta­ca la Ga­la inau­gu­ral en la Sa­la Prin­ci­pal del Tea­tro He­re­dia, que tam­bién aco­ge el es­pec­tácu­lo de Puer­to Ri­co y el con­cier­to de Andy Mon­ta­ñez, una pre­sen­cia muy es­pe­cial. «Tam­bién lle­ga­re­mos a ca­da co­mu­ni­dad del Pro­yec­to San­tia­go Ar­de y nos ex­ten­de­re­mos, por pri­me­ra vez en 38 años, al Se­gun­do y Ter­cer Fren­te con sen­dos es­pec­tácu­los ar­tís­ti­co-cul­tu­ra­les.

En la Fies­ta del Fue­go es­tá muy presente la mi­to­lo­gía yo­ru­ba, que re­co­ge las dei­da­des, creen­cias y religiones yo­ru­bas, pro­ce­den­tes de Áfri­ca (prin­ci­pal­men­te en Ni­ge­ria y Be­nín), y que han in­flui­do o da­do a luz a va­rias religiones en el res­to del mun­do, co­mo la San­te­ría en Cu­ba. En el caso de Ochún u Os­hún, res­pon­de a la Vir­gen de la Ca­ri­dad del Co­bre

La Ca­sa del Ca­ri­be vol­ve­rá a ser el si­tio de en­cuen­tro, don­de se es­tre­chan las bre­chas en­tre el lla­ma­do co­no­ci­mien­to eru­di­to y los sa­be­res po­pu­la­res

«De igual mo­do, las ar­tes vi­sua­les ten­drán mu­cho des­ta­que a par­tir de un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ex­po­si­cio­nes que con­ti­nua­rán en­gro­san­do el ca­tá­lo­go del Fes­ti­val. En­tre ellas, de no­ta­ble re­le­van­cia se­rá la que re­co­no­ce­rá el tra­ba­jo del Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas Eduar­do Ro­ca “Cho­co”, a quien el crea­dor Al­ber­to Les­cay le da­rá la más ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da en la co­mu­ni­dad que lo vio cre­cer.

«Los ta­lle­res es­pe­cia­li­za­dos con­vo­ca­rán a in­ves­ti­ga­do­res, in­te­lec­tua­les, es­tu­dian­tes, es­pe­cia­lis­tas y otros in­tere­sa­dos en dia­lo­gar so­bre tea­tro, ora­li­dad, mú­si­ca, me­di­ci­na na­tu­ral tra­di­cio­nal, ar­tes plás­ti­cas, poe­sía, re­li­gión, eco­no­mía, ar­te cu­li­na­rio, dan­za; o re­fle­xio­nar en torno a lo fran­cés en el Ca­ri­be, en­tre otros te­mas».

Co­mo de cos­tum­bre, la Ca­sa del Ca­ri­be se trans­for­ma­rá en el más bus­ca­do si­tio de en­cuen­tro, y de ac­cio­nes; ese es­pa­cio «que ha lo­gra­do es­tre­char la bre­cha en­tre el lla­ma­do co­no­ci­mien­to eru­di­to y los sa­be­res po­pu­la­res; acer­car al pue­blo a las cien­cias, y vi­ce­ver­sa; y lo ha lo­gra­do for­man­do una nue­va es­cue­la de ha­cer an­tro­po­lo­gía y so­cio­lo­gía en Cu­ba. Una nue­va es­cue­la que tam­bién in­tro­du­jo Joel Ja­mes, uno de sus prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces.

«Sin du­das, no­so­tros nos apro­xi­ma­mos a los ob­je­tos de in­ves­ti­ga­ción de un mo­do di­fe­ren­te a co­mo lo asu­me una uni­ver­si­dad o un ga­bi­ne­te téc­ni­co de al­gún ins­ti­tu­to, pues en nues­tro caso res­pon­de más a los pro­ce­di­mien­tos de los in­ves­ti­ga­dos que a los de la cien­cia. Es cier­to que han exis­ti­do no po­cos pre­jui­cios al res­pec­to, pe­ro ahí es­tán los re­sul­ta­dos que evi­den­cian que he­mos avan­za­do por buen ca­mino.

«Jun­to con es­to fui­mos descubrien­do que con ese tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción-pro­mo­ción es­tá­ba­mos sal­dan­do una deu­da con es­tas ex­pre­sio­nes de la cul­tu­ra cu­ba­na. Y es que hasta que se creó la Ca­sa, mu­chas de ellas no eran re­co­no­ci­das co­mo tal. Fue la Ca­sa la que, a par­tir de ese mo­men­to, co­men­zó a dar­le voz a aque­llos que nor­mal­men­te no la te­nían. Por ello no es ra­ro en­con­trar en nues­tros es­ce­na­rios aca­dé­mi­cos a

un por­ta­dor de cul­tu­ra al la­do de un in­ves­ti­ga­dor, com­ple­tan­do la in­ves­ti­ga­ción».

Pues bien, esa mis­ma Ca­sa del Ca­ri­be en es­te 2018 se abri­rá a «los en­cuen­tros de rum­ba y las fies­tas hai­tiano-cu­ba­na, la an­ti­lla­na y la cam­pe­si­na El pla­ta­nal de Bar­to­lo. Es­ta vez, co­mo no­ve­dad, ha­brá con­cur­sos y pro­mo­cio­nes de la mar­ca de ron San­tia­go de Cu­ba, de Cu­ba Ron, co­mo pa­tro­ci­na­dor del Fes­ti­val.

«Man­te­ner la tra­di­ción, eso que for­ma par­te del ADN de nues­tro Fes­ti­val, re­sul­ta esen­cial pa­ra se­guir con­so­li­dán­do­nos co­mo el es­pa­cio don­de se reú­ne la ma­yor can­ti­dad de ex­pre­sio­nes de la cul­tu­ra po­pu­lar tra­di­cio­nal. Por tal mo­ti­vo no pue­den fal­tar en nues­tra pro­gra­ma­ción los en­cuen­tros en­tre los lí­de­res re­li­gio­sos, el gran ga­ga, la con­sa­gra­ción de los oris­has de la ciu­dad, el tri­bu­to a la re­bel­día es­cla­va, la oda a Ye­ma­yá, la car­ga de la Mpa­ka, los des­fi­les y la Que­ma del Dia­blo que siem­pre, y pa­ra siem­pre, de­ja­rá lim­pio el ca­mino pa­ra la pró­xi­ma Fies­ta del Fue­go».

Es­ta se­rá otra opor­tu­ni­dad pa­ra que el pue­blo de San­tia­go de Cu­ba ha­ga su­yo el Fes­ti­val. «No hay ma­ne­ra de que la Fies­ta del Fue­go exis­ta sin su gen­te, que es la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta. Es­te es un even­to de gran mag­ni­tud, pe­ro siem­pre es­tá acom­pa­ña­do por los hi­jos de es­ta tie­rra, quie­nes se in­tere­san no so­lo por las pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, sino tam­bién por el co­lo­quio El Ca­ri­be que nos une, por las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas... Ca­da día ocu­rren al­re­de­dor de 400 ac­cio­nes, pe­ro siem­pre ha­lla­mos a una mul­ti­tud apo­yán­do­las».

Man­te­ner la tra­di­ción, eso que for­ma par­te del ADN de nues­tro Fes­ti­val, re­sul­ta esen­cial pa­ra se­guir con­so­li­dán­do­nos co­mo el es­pa­cio don­de se reú­ne una gran can­ti­dad de ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les. No hay ma­ne­ra de que la Fies­ta del Fue­go exis­ta sin su gen­te, que es la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta

Or­lan­do Vergés, jun­to a una es­cul­tu­ra de Al­ber­to Les­cay, en uno de los es­pa­cios de la Ca­sa del Ca­ri­be que di­ri­ge.

TEX­TO / JO­SÉ LUIS ES­TRA­DA BE­TAN­COURT FO­TOS / YURIS NÓRIDO / ELIO SO­CO­RRO / FERVAL / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.