De la bo­ti­ca a la re­bo­ti­ca

LA AN­TI­GUA BO­TI­CA FRAN­CE­SA DEL DOC­TOR ER­NES­TO TRIOLET, HOY MU­SEO FAR­MA­CÉU­TI­CO DE MA­TAN­ZAS, CUEN­TA CON UN VALIOSO FON­DO DO­CU­MEN­TAL DE LI­BROS DE ASEN­TA­MIEN­TOS DE RECETAS, QUE AS­PI­RA A SER DE­CLA­RA­DO ME­MO­RIA DEL MUN­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO / HU­GO GAR­CÍA FO­TOS / RAÚL ABREU / FER­NAN­DO ME­DI­NA

Una ma­ra­vi­lla que­dó de­te­ni­da en el tiem­po; la Bo­ti­ca Fran­ce­sa del doc­tor Er­nes­to Triolet, con­ver­ti­da pos­te­rior­men­te en el Mu­seo Far­ma­céu­ti­co de Ma­tan­zas. Ubi­ca­da en el cén­tri­co Parque de La Li­ber­tad, es una jo­ya pa­tri­mo­nial ad­mi­ra­da por cien­tos de vi­si­tan­tes fo­rá­neos de to­das las la­ti­tu­des.

Mar­cia Bri­to Hernández, di­rec­to­ra des­de ha­ce 36 años de esa ins­ti­tu­ción, tes­ti­fi­ca que en ese es­pa­cio «se con­ser­va la úni­ca bo­ti­ca fran­ce­sa de fi­na­les del si­glo XIX que exis­te en el mun­do, tra­ba­ja­mos pa­ra mos­trar esa ex­clu­si­vi­dad, pa­ra lo­grar que mu­chas per­so­nas re­co­noz­can su au­ten­ti­ci­dad. El am­bien­te es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a otros mu­seos, por­que hay un sen­ti­do de ho­mo­ge­nei­dad en el mo­do en que se ex­po­nen los bie­nes pa­tri­mo­nia­les y en el queha­cer de la bo­ti­ca», afir­ma es­ta so­ña­do­ra.

«El im­pac­to ma­yor en los vi­si­tan­tes se pro­du­ce al com­pro­bar el al­to gra­do de con­ser­va­ción, aun sien­do una bo­ti­ca con 136 años de fun­da­da. Sin em­bar­go, man­tie­ne su es­truc­tu­ra ori­gi­nal, lo cual no es fre­cuen­te en otras en­ti­da­des de su ti­po». Por tal ra­zón es que los vi­si­tan­tes que­dan en­can­ta­dos.

«Me ha im­pre­sio­na­do mu­cho la bo­ti­ca, es pre­cio­sa y ex­clu­si­va, me ha des­lum­bra­do ver có­mo tra­ba­ja­ban en esa épo­ca, lo bien que lo ha­cían, los ins­tru­men­tos que usa­ban son una pre­cio­si­dad, va­le la pe­na ve­nir aquí. Con­si­de­ro es­ta bo­ti­ca co­mo una obra de ar­te y me re­cuer­da mu­cho a mi país, pues par­te de la ma­de­ra fue ta­lla­da

Triolet tra­jo de Fran­cia la im­pron­ta del desa­rro­llo cien­tí­fi­co en las cien­cias far­ma­céu­ti­cas del si­glo XIX, que era muy fuerte, pe­ro que aquí en La­ti­noa­mé­ri­ca cons­ti­tuía una ex­cep­ción

por es­pa­ño­les», re­co­no­ce Isa­bel Fran­cos, re­si­den­te en Ma­drid, quien via­ja por pri­me­ra vez a Cu­ba.

Vir­gi­nia Sán­chez, tam­bién ma­dri­le­ña, ad­mi­te que «es un si­tio ma­ra­vi­llo­so, in­de­pen­dien­te­men­te del va­lor que po­sea. Me gus­ta que lo ha­yan man­te­ni­do to­do co­mo cuan­do fun­cio­na­ba co­mo bo­ti­ca».

A Ve­ró­ni­ca Co­co, de Si­ci­lia, lo que más le lla­mó la aten­ción «es la ma­ne­ra de có­mo pre­pa­ra­ban las píl­do­ra ma­nual­men­te, así co­mo esos pro­duc­tos que con­ser­van su ori­gi­na­li­dad. Es tan in­tere­san­te to­do que de­be­rían in­cluir es­te si­tio en las ru­tas tu­rís­ti­cas», su­gie­re.

UNA OBRA DE AR­TE

Cuen­ta la historia que en 1876 el doc­tor Er­nes­to Triolet Te­lie­bre, que ha­bía si­do in­vi­ta­do a Cu­ba por su co­le­ga Juan Fer­mín de Fi­gue­roa, fun­dó jun­to a es­te una bo­ti­ca fran­ce­sa en Sa­gua la Gran­de, la que brin­da­ba sus ser­vi­cios a los in­ge­nios azu­ca­re­ros de la zona.

«Am­bos vi­nie­ron a la Ex­po de 1881, en el Pal­mar de Jun­co, ciu­dad de Ma­tan­zas, y se alo­ja­ron en el ho­tel Las De­li­cias, en la es­qui­na don­de en la ac­tua­li­dad se ha­lla es­te mu­seo. Des­de el bal­cón ob­ser­va­ron que ha­bía una far­ma­cia pe­que­ña que es­ta­ba en ven­ta, en­ton­ces ha­bla­ron con la due­ña y la com­pra­ron, co­mo mis­mo hi­cie­ron con la flo­re­ría de al la­do. En­ton­ces se de­mo­lió to­do y en diez me­ses se cons­tru­yó la bo­ti­ca

Mar­cia Bri­to, di­rec­to­ra des­de ha­ce 36 años de esa ins­ti­tu­ción, tes­ti­fi­ca que es­ta es la úni­ca bo­ti­ca fran­ce­sa de fi­na­les del si­glo XIX que exis­te en el mun­do

en la plan­ta ba­ja, mien­tras que en la al­ta se edi­fi­có la vi­vien­da y el se­ca­de­ro de hier­bas. El pri­me­ro de enero de 1882 abrió la bo­ti­ca fran­ce­sa del doc­tor Er­nes­to Triolet», na­rra Mar­cia.

Far­ma­céu­ti­co de hos­pi­ta­les de Pa­rís, Triolet se ha­bía enamo­ra­do de do­ña Jus­ta de Fi­gue­roa, her­ma­na de Juan Fer­mín, quien mu­rió po­co tiem­po des­pués de inau­gu­ra­da la bo­ti­ca. Fue con la for­tu­na que le de­jó que se pu­do cons­truir y avi­tua­llar es­ta bo­ti­ca ma­tan­ce­ra. Más tar­de Triolet con­tra­jo nup­cias con la hi­ja de su ex­cu­ña­do, Ma­ría Dolores de Fi­gue­roa, quien se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer far­ma­céu­ti­ca de Cu­ba (es­tu­dió en Nue­va York).

«Triolet tra­jo de Fran­cia la im­pron­ta del desa­rro­llo cien­tí­fi­co en las cien­cias far­ma­céu­ti­cas del si­glo XIX, que era muy fuerte, pe­ro que aquí en La­ti­noa­mé­ri­ca cons­ti­tuía una ex­cep­ción. Es en ese ins­tan­te cuan­do na­ció la bo­ti­ca cu­ba­na, al con­ver­ger aquí las tres es­cue­las de far­ma­cia más im­por­tan­tes del mun­do: la fran­ce­sa, por me­dio de Triolet, que se gra­duó en Pa­rís; la es­pa­ño­la, por Juan Fer­mín que es­tu­dió en Ma­drid, y la nor­te­ame­ri­ca­na gra­cias a la for­ma­ción de Ma­ría Dolores en Nue­va York.

«En Ma­tan­zas se en­fren­ta­ron al mo­do y uso de las plan­tas me­di­ci­na­les que era di­fe­ren­te a co­mo se em­plea­ban en los lu­ga­res don­de es­tu­dia­ron, y al mis­mo tiem­po in­clu­ye­ron el acer­vo cul­tu­ral me­di­ci­nal de los ne­gros afri­ca­nos. Cuan­do se analizan las for­mu­la­cio­nes se apre­cia esa evo­lu­ción hacia una far­ma­cia cu­ba­na», re­fle­xio­na Mar­cia.

Las sus­tan­cias que se ob­ser­van den­tro de los fras­cos son las ori­gi­na­les, mien­tras en es­te es­pa­cio se con­ser­va to­do el queha­cer de la bo­ti­ca, al­go ex­cep­cio­nal, por­que se pue­de sa­ber lo que se pre­pa­ró ca­da día, por­que es­tá re­co­gi­do en los li­bros de asen­ta­mien­tos de recetas, los cua­les han si­do di­gi­ta­li­za­dos en 55 to­mos con más de me­dio mi­llón de fór­mu­las pre­pa­ra­das. Se asen­ta­ba el mé­di­co que pres­cri­bía la re­ce­ta, la com­po­si­ción de la fórmula, el uso ge­ne­ral, el pre­cio, el nú­me­ro con­se­cu­ti­vo de la re­ce­ta y, en al­gu­nos ca­sos, pa­ra quién era el me­di­ca­men­to. Des­de el pun­to de vis­ta pa­tri­mo­nial y de la historia de es­te lu­gar es muy im­por­tan­te. Se pue­de es­tu­diar la vi­da

de un mé­di­co, los pe­río­dos de epi­de­mias, las ca­rac­te­rís­ti­cas de las plan­tas, et­cé­te­ra.

«Era un es­ta­ble­ci­mien­to per­so­na­li­za­do, pues se te­nían en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pa­cien­tes pa­ra ela­bo­rar las fór­mu­las. Por tal mo­ti­vo es­ta bo­ti­ca nun­ca evo­lu­cio­nó hacia una far­ma­cia que es don­de se ven­de lo que se ha­ce en un la­bo­ra­to­rio, pues es­ta se de­di­có a crear los me­di­ca­men­tos a par­tir de plan­tas me­di­ci­na­les fun­da­men­tal­men­te. Eso le otor­gó un se­llo dis­tin­ti­vo en la ciu­dad por las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mis­mos, por la ri­gu­ro­si­dad en los mo­dos de ob­ten­ción de los ma­te­ria­les, y por la be­lle­za de la pre­sen­ta­ción del pro­duc­to far­ma­céu­ti­co», re­fie­re Mar­cia.

HISTORIA DE UNA FA­MI­LIA ILUS­TRE

En 1900 el fun­da­dor Er­nes­to Triolet par­ti­ci­pó con on­ce me­di­ca­men­tos en la Ex­po de Pa­rís, don­de ob­tu­vo la Me­da­lla de Oro. Pe­ro allí con­tra­jo neu­mo­ni­tis que lo lle­vó a la tum­ba el 19 de di­ciem­bre. Su úl­ti­ma vo­lun­tad fue que lo en­te­rra­ran en Ma­tan­zas. Su cuer­po fue em­bal­sa­ma­do y des­pués se hi­zo el ve­lo­rio en la ca­sa. En­tre 1901 y 1944 la due­ña de la bo­ti­ca fue Dolores, quien que­dó viu­da y con tres hi­jos: Ce­lia, ar­tis­ta; Er­nes­to, doc­tor en far­ma­cia; y Al­fre­do, mé­di­co fo­ren­se.

Lue­go, hasta 1964, Er­nes­to asu­mió la di­rec­ción. El 16 de enero de 1964, fecha en que ce­rró la bo­ti­ca, se rea­li­za­ron dos fór­mu­las ela­bo­ra­das por Er­nes­to Triolet Fi­gue­roa: una en­car­ga­da por el doc­tor Monterrey, y la otra por el doc­tor Al­fre­do Triolet Fi­gue­roa, hi­jo del fun­da­dor de la bo­ti­ca. Cuan­do en no­viem­bre de 1963 na­cio­na­li­za­ron la bo­ti­ca, en­ton­ces él pro­pu­so que la con­vir­tie­ran en mu­seo. Si pa­sa­ba a pa­tri­mo­nio, él la de­ja­ba tal cual es­ta­ba. Así, el 1ro. de ma­yo abrió co­mo el pri­mer mu­seo far­ma­céu­ti­co fun­da­do en La­ti­noa­mé­ri­ca.

La fa­mi­lia vi­vió en la ca­sa hasta 1987. Triolet falleció el 30 de enero de 1979, y su viu­da he­re­dó los bie­nes. A su muer­te la tes­tó a sus her­ma­nas, quie­nes de­fi­ni­ti­va­men­te ven­die­ron la vi­vien­da al mu­seo.

«Siem­pre di­go que la hu­ma­ni­dad tie­ne una deu­da eter­na con es­ta fa­mi­lia, por­que de­ja­ron mi­llo­nes de pie­zas con un ines­ti­ma­ble va­lor mo­ne­ta­rio y pa­tri­mo­nial ex­cep­cio­nal. Op­ta­mos por­que sea de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, por­que reú­ne to­das las con­di­cio­nes pre­vis­tas. Lo me­re­ce, y a par­tir de ahí el gra­do de pro­tec­ción se­rá ma­yor. Pre­sen­ta­mos el ex­pe­dien­te pa­ra que tam­bién sea de­cla­ra­do Me­mo­ria del Mun­do el fon­do do­cu­men­tal de li­bros de asen­ta­mien­tos de recetas».

La Triolet era un es­ta­ble­ci­mien­to per­so­na­li­za­do, pues se te­nían en cuen­ta a los pa­cien­tes pa­ra ela­bo­rar las fór­mu­las

MA­RA­VI­LLAS DE CU­BA

La pri­me­ra sa­la se des­ti­nó a la ven­ta de la po­bla­ción. Tie­ne tres puer­tas con vi­tra­les así co­mo una es­tan­te­ría de ce­dro he­cha a mano, ade­más de los fron­to­nes de cris­tal de bohe­mia, los már­mo­les de Ca­rra­ra y la ima­gen de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción es­cul­pi­da en már­mol blan­co.

En la re­bo­ti­ca, lu­gar don­de se pre­pa­ra­ban los me­di­ca­men­tos (allí apa­re­ce una co­lec­ción de fras­cos de por­ce­la­na an­ti­guos), exis­ten unos ar­cos con in­nu­me­ra­bles pro- duc­tos, co­mo las esen­cias, los ex­trac­tos flui­dos y blan­dos, y aque­llos di­ri­gi­dos a las for­mu­la­cio­nes (al­coho­les, tin­tu­ras, ma­te­ria­les quí­mi­cos y na­tu­ra­les...). La me­sa dis­pen­sa­rial es­tá ro­dea­da de ga­ve­tas, un eti­que­te­ro y un por­ta­fras­cos gi­ra­to­rio, mor­te­ros, co­pas gra­dua­das, moldes, el te­lé­fono ori­gi­nal, ade­más de un li­bro de asen­ta­mien­to de recetas. Lla­man la aten­ción tam­bién el her­ba­rio don­de se pro­te­gen los pa­que­tes de hier­bas que ve­nían de otros paí­ses, la ca­ja re­gis­tra­do­ra, y la bi­blio­te­ca, un ar­se­nal

La fa­mi­lia vi­vió en la ca­sa hasta 1987. Triolet falleció en 1979 y su viu­da he­re­dó los bie­nes. A su muer­te la tes­tó a sus her­ma­nas, quie­nes la ven­die­ron al mu­seo

de co­no­ci­mien­tos de me­di­ci­na na­tu­ral de los si­glos XIX y XX.

El al­ma­cén dos se uti­li­zó pa­ra los pro­duc­tos im­por­ta­dos: los pri­me­ros equi­pos pa­ra sueros y fras­cos des­ti­na­dos a in­yec­cio­nes, la evo­lu­ción de la je­rin­ga a la je­rin­gui­lla; me­di­ca­men­tos in­gle­ses, fran­ce­ses, ale­ma­nes, ita­lia­nos, es­ta­dou­ni­den­ses, es­pa­ño­les, ru­sos, chi­nos… que lle­ga­ban a Cu­ba pa­ra su ven­ta di­rec­ta. Tam­bién se en­cuen­tran una bás­cu­la gran­de, li­bros de asen­ta­mien­tos de recetas, má­qui­nas de es­cri­bir y una im­pre­so­ra.

En el pa­tio se reunió una co­lec­ción de fras­cos de far­ma­cia, la cual es­tá con­si­de­ra co­mo la más nu­me­ro­sa del mun­do per­te­ne­cien­te a una mis­ma far­ma­cia. Se apre­cian miles de fras­cos de cris­tal fa­bri­ca­dos en Nue­va York y de di­fe­ren­tes co­lo­res pa­ra em­ba­zar, se­gún la fo­to­sen­si­bi­li­dad del pro­duc­to que se pre­pa­ra­ba.

En el ter­cer pi­so se ha­llan el la­bo­ra­to­rio pri­va­do de Triolet, el co­ra­zón de la bo­ti­ca, y el se­ca­de­ro de hier­bas, pe­ro en el la­bo­ra­to­rio de la bo­ti­ca ve­mos la ca­ja fuerte pa­ra pro­te­ger las sus­tan­cias tó­xi­cas ve­ne­no­sas y dro­gas fuertes, la ne­ve­ra y la ga­rra­fa pa­ra guar­dar el agua des­ti­la­da, fa­bri­ca­da en Car­ta­ge­na de In­dias con la ce­rá­mi­ca del río Ni­lo, en Egip­to. «To­do se ela­bo­ra­ba en un fo­gón de le­ña, pues te­nían la teo­ría de que de ese mo­do no se ace­le­ra­ba ni re­tar­da­ba el prin­ci­pio ac­ti­vo», pro­si­gue Mar­cia.

En es­te si­tio se des­cu­bren asi­mis­mo in­fi­ni­dad de ra­re­zas co­mo los ca­ra­me­los de miel pa­ra los ni­ños; el pol­vo de cuerno de cier­vo, co­no­ci­do co­mo el afro­di­sia­co na­tu­ral más po­ten­te del mun­do; ins­tru­men­tal mé­di­co, una au­to­cla­ve, un ge­ne­ra­dor de oxí­geno, el pri­mer ti­po de elec­tro­car­dió­gra­fo que Estados Unidos co­mer­cia­li­zó en 1920, je­rin­gas; ma­te­ria­les gi­ne­cobs­té­tri­cos co­mo fór­ceps, es­pécu­los y se­pa­ra­do­res; en el za­guán hay una es­ca­le­ra de már­mol blan­co de Ca­rra­ra pa­ra ac­ce­der a la ca­sa, es­tá la bi­ci­cle­ta de rue­das de ma­de­ra que usa­ban los man­da­de­ros, la pri­me­ra ca­bi­na te­le­fó­ni­ca pú­bli­ca que tu­vo la ciu­dad de Ma­tan­zas, un eti­que­te­ro del si­glo XX for­ma­do por 150 ga­ve­tas; y des­de ha­ce seis años se co­lo­có el fa­rol he­cho en Lon­dres que es­tu­vo 13 dé­ca­das en la ca­lle y tra­ba­ja­ba con gas, so­lo en­cen­día los lu­nes, cuan­do es­ta­ba de guar­dia noc­tur­na la bo­ti­ca.

El fa­rol de la guar­dia fue fa­bri­ca­do en Lon­dres y tra­ba­jó con gas, pe­ro so­lo en­cen­día los lu­nes, que era cuan­do es­ta­ba de guar­dia noc­tur­na la bo­ti­ca

El al­ma­cén dos se uti­li­zó pa­ra los pro­duc­tos im­por­ta­dos: los pri­me­ros equi­pos pa­ra sueros y fras­cos des­ti­na­dos a in­yec­cio­nes, la evo­lu­ción de la je­rin­ga a la je­rin­gui­lla.

Ga­rra­fas ma­nu­fac­tu­ra­das en Es­pa­ña, las cua­les con­tie­nen ja­ra­bes, vinos y ex­trac­tos.

En pa­tio es un re­man­so don­de se guar­dan miles de fras­cos de far­ma­cia de cris­tal de di­ver­sos co­lo­res, una co­lec­ción con­si­de­ra­da co­mo la más nu­me­ro­sa del mun­do per­te­ne­cien­te a una mis­ma far­ma­cia.

Los li­bros de asen­ta­mien­tos de recetas son va­lio­sas re­li­quias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.