EL AGUA CÓM­PLI­CE Y PRO­TA­GO­NIS­TA

RÍOS, COS­TAS, PLA­YAS Y LA­GU­NAS SON CON­TEX­TOS REPETIDOS EN LA IDEN­TI­DAD DE LOS CAM­PIS­MOS. SON PRÓ­DI­GOS EN EL PRE­CIA­DO LÍ­QUI­DO LOS PAI­SA­JES, YA SEA AL NOR­TE, SUR O CEN­TRO DEL VER­DE CAI­MÁN

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Campismo Popular En Cuba -

Las ins­ta­la­cio­nes de Cam­pis­mo fue­ron pen­sa­das pa­ra los más se­duc­to­res pai­sa­jes de la geo­gra­fía de la Is­la. Des­de su gé­ne­sis a la som­bra de los pi­na­res de Vuel­ta Aba­jo o en el en­can­ta­dor en­torno de Vi­ña­les, no so­lo pro­pi­cia­ba la cer­ca­nía a los pa­ra­jes ru­ra­les y agres­tes o la con­tem­pla­ción pas­mo­sa de la ar­mo­nía pin­to­res­ca, sino tam­bién la pro­pues­ta in­ci­tan­te a una par­ti­ci­pa­ción en el es­pa­cio cir­cun­dan­te, a un go­ce en la ex­pe­rien­cia in­tros­pec­ti­va o gre­ga­ria.

Y allí, fue­ra de la más va­ria­da for­ma de co­bi­ja y te­cho, con su so­no­ra y man­sa pre­sen­cia, ha es­ta­do ca­si siem­pre el agua. Víncu­lo en­tre el pai­sa­je y la ac­ción, en­tre el se­den­te ob­ser­va­dor y el cóm­pli­ce ac­ti­vo. El agua es con­vo­ca­to­ria siem­pre, ex­pe­rien­cia des­de lo vi­sual a lo evi­terno, de­seo in­sa­cia­ble, ra­zón pa­ra el ac­to li­ber­ta­rio de aban­do­nar­se en ella.

Es el agua li­bre de ríos, cos­tas, pla­yas y la­gu­nas un con­tex­to re­pe­ti­do en la iden­ti­dad de los Cam­pis­mos. Son pró­di­gos en el pre­cia­do lí­qui­do los pai­sa­jes, ya sea al nor­te, sur o cen­tro del ver­de cai­mán. Son, co­mo di­ría la Loy­naz, «jue­gos de agua».

La lí­nea cos­te­ra va des­de El Co­pey con sus aguas ba­jas de es­te­ro en el Gol­fo del Nom­bre de Dios. Con­ti­núa fren­te a las cos­tas del Ca­yo Ju­tía, pa­san­do por la Pla­ya de Pa­ja­ri­to, has­ta la ex­ten­sa y sin­gu­lar La Al­tu­ra, de are­nas fi­nas y muy blan­cas. Lue­go, si­gue el complejo nor­te de to­do Ma­ya­be­que con sus pla­yi­tas ac­ci­den­ta­das y ro­co­sas en la costa de Ji­ba­coa, en­tre lo­mas cu­bier­tas de ver­de in­ten­so y un ai­re que no ce­sa.

Des­pués lle­ga Ma­tan­zas, im­po­nen­te con un fes­tín de ríos: el San Juan, el Ca­ní­mar y has­ta el Ba­cu­na­ya­gua, que se aho­ga en su sa­li­da al mar en una pla­ya di­si­mu­la­da en los ac­ci­den­tes de la costa.

Por el nor­te, la ru­ta del li­to­ral nos si­túa en Co­rra­li­llo, Vi­lla Cla­ra, con aguas de su­til ver­de cla­ro y tin­tes de ocre, don­de tam­bién el man­glar de los ca­yos en­tur­bia la costa con su res­pi­ra­ción de es­pe­cie ame­na­za­da.

Si ha­ce­mos un sal­to, te­ne­mos al sur la Per­la de Cien­fue­gos y más aba­jo, en di­rec­ción

al mar azul tur­que­sa, Gua­ji­mi­co. Allí, en­tre el bos­que y can­tos de aves, se al­za la vi­lla, pa­ra los del si­len­cio en aguas pro­fun­das.

Si­gue el tra­yec­to por áreas cam­pes­tres de San­cti Spí­ri­tus, o de Cie­go de Ávi­la, don­de hay tam­bién, fren­te al Atlán­ti­co, un Cam­pis­mo en el afa­ma­do Ca­yo Co­co.

En Ca­ma­güey en­can­tan los cé­le­bres to­rren­tes de los can­gi­lo­nes del río Má­xi­mo, re­creo de pin­to­res de la na­tu­ra­le­za, si­tua­dos un po­co an­tes de Pun­ta de Ga­na­do, en San­ta Lu­cía, don­de los fla­men­cos que ex­plo­ran las ma­ris­mas trans­mi­ten el so­sie­go de un am­bien­te su­ma­men­te con­fia­ble.

Por su par­te, en Hol­guín el mar se vuel­ve his­tó­ri­co. Por Ba­riay, en 1492, se pro­du­jo el en­cuen­tro de los mun­dos y allí, en Pla­ya Blan­ca, se al­za un cam­pis­mo mo­derno. Mien­tras, en Gran­ma fue otro el des­em­bar­co, es­ta vez, el de Las Co­lo­ra­das.

Ca­da río es ver­nácu­lo y fa­mi­liar en San­tia­go. Por más sim­ples y tor­vos que pa­rez­can, des­de el ini­cio de nues­tros tiem­pos his­tó­ri­cos, ha co­rri­do la vi­da por ellos. Muy cer­ca­na sue­na la al­ga­za­ra de los ni­ños jun­ta­dos en el es­pa­cio del Cam­pis­mo. En La Mu­la ca­si siem­pre se des­pi­den los mu­cha­chos pa­ra su­bir al Pi­co Tur­quino, y en Las Go­lon­dri­nas, río arri­ba, se ha­ce una aven­tu­ra don­de el asom­bro pri­ma y la con­quis­ta de los pai­sa­jes es re­com­pen­sa pa­ra el ex­haus­to ca­za­dor de gran­des emo­cio­nes.

Ca­si al fi­nal de la tra­ve­sía, las aguas de Guan­tá­na­mo se vis­ten con la ma­jes­tuo­si­dad de sus mon­ta­ñas y la con­mo­ción de sus pre­ci­pi­cios. Las pie­dras en sus ri­be­ras se ha­llan tan pu­li­das que pa­re­cen fue­ron pues­tas allí pa­ra de­co­rar la es­ce­na y has­ta los pá­ja­ros se des­li­zan en­tre el fo­lla­je con acei­ta­do vue­lo pa­ra no per­tur­bar la quie­tud del pai­sa­je. El Yun­que lo pre­si­de to­do con su im­po­nen­te so­lem­ni­dad y jun­to al río Dua­ba, de es­tir­pe mam­bi­sa, se al­zan los cam­pis­mos. En El Yun­que –así se nom­bra el que se en­cuen­tra al pie– bro­tan los ma­nan­tia­les es­pu­mo­sos, co­mo en Pla­yi­tas de Ca­jo­ba­bo y ha­cen pre­sa de su fres­cu­ra a los aca­lo­ra­dos vi­si­tan­tes.

Lle­ga la pau­sa y si agu­za­mos el oí­do es po­si­ble que es­cu­che­mos un le­jano arro­yo sin nom­bre, un hi­lo de agua que hu­me­de­ce el bos­que. Las aguas sue­len apa­re­cer y has­ta es­ca­par­se de pron­to ha­cia las nu­bes, pa­ra vol­ver en la llo­viz­na de la tar­de: co­sas de Is­las.

Ba­ra­coa, Guan­tá­na­mo.Cue­va de los Por­ta­les, Pi­nar del Río.

Río Ca­ni­mar, Ma­tan­zas.

Los Can­ti­les, Gran­ma.La Sie­rri­ta, Gran­ma.El Sal­tón, San­tia­go de Cu­ba.

Las go­lon­dri­nas, San­tia­go de Cu­ba.

Ya­ca­bo, Guan­tá­na­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.