Uni­ver­so de ri­que­zas an­ces­tra­les

MÉ­XI­CO, BE­LI­CE, GUA­TE­MA­LA, EL SAL­VA­DOR Y HON­DU­RAS TIE­NEN EL PRI­VI­LE­GIO DE ES­TAR PO­BLA­DOS POR CIU­DA­DES LLE­NAS DE MA­GIA, HIS­TO­RIA Y CUL­TU­RA, RE­FLE­JO DEL PO­DER QUE LLE­GÓ A AL­CAN­ZAR LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN MA­YA, UNA DE LAS MÁS ASOM­BRO­SAS EN EL DE­VE­NIR DE LA HU­MA­NI­DAD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Patrimonio - TEX­TO: RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS FO­TOS: JO­SÉ CAR­LOS DE SAN­TIA­GO/ AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Vi­ven or­gu­llo­sos de las ri­que­zas an­ces­tra­les que les le­gó una de las cul­tu­ras más asom­bro­sas de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Mé­xi­co (Cam­pe­che, Chia­pas, Quin­ta­na Roo, Ta­bas­co y Yu­ca­tán), Be­li­ce, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras tie­nen el pri­vi­le­gio de es­tar po­bla­dos por ciu­da­des lle­nas de ma­gia e his­to­ria. Sus cien si­tios ar­queo­ló­gi­cos (la lla­ma­da Ru­ta Ma­ya), en los que se con­ser­van im­por­tan­tes ves­ti­gios de ma­te­ria­les pre­co­lom­bi­nos de la an­ti­gua Me­soa­mé­ri­ca, son una cons­tan­te in­vi­ta­ción a los aman­tes del tu­ris­mo ar­queo­ló­gi­co a re­co­rrer es­tos paí­ses que han si­do ca­pa­ces, ade­más, de po­ten­ciar mu­chos otros sec­to­res: ne­go­cios y con­ven­cio­nes, sol, pla­ya, aven­tu­ra, cru­ce­ros...

Sin du­das re­sul­ta fas­ci­nan­te re­co­rrer los 515 000 km2 del te­rri­to­rio don­de los an­ti­guos mo­ra­do­res del Mun­do Ma­ya de­ja­ron sus hue­llas an­tes de des­apa­re­cer. Pe­ro si esas ciu­da­des muer­tas, in­clui­das en su ma­yo­ría en la Lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNES­CO, atraen a mi­les de cu­rio­sos in­tere­sa­dos en des­cu­brir asom­bro­sos tem­plos en for­ma de pi­rá­mi­de que en­tre tu­pi­das sel­vas re­tan al paso del tiem­po, tan­to o más con­vo­can los de­fen­so­res de esas cul­tu­ras que aún per­ma­ne­cen vi­vas en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de hoy, co­mo su­ce­de en las tie­rras al­tas de Gua­te­ma­la y Chia­pas.

Par­te de la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na, Chia­pas al­ber­ga a po­bla­do­res due­ños de una sa­bi­du­ría an­ces­tral quie­nes per­vi­ven en un en­torno ideal pa­ra los de­fen­so­res del eco­tu­ris­mo. Con el sue­ño de con­ser­var y apro­ve­char sus re­cur­sos na­tu­ra­les, y de in­ten­tar mi­ni­mi­zar el im­pac­to que di­cha de­ci­sión pue­da traer so­bre el me­dioam­bien­te, des­de ha­ce unos años abrió sus puer­tas a tu­ris­tas de­seos de dis­fru­tar, ca­mi­nar, sen­tir la na­tu­ra­le­za y de paso en­trar en con­tac­to con la po­bla­ción lo­cal con el fin de re­ve­lar nue­vas ex­pe­rien­cias, co­no­cer otras cul­tu­ras y for­mas de vi­da.

Fa­mo­sa por sus zo­nas ar­queo­ló­gi­cas (em­pe­zan­do por Palenque con su Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes; Bo­nam­pak y sus im­pre­sio­nan­tes pin­tu­ras mu­ra­les; Yax­chi­lán, To­ni­ná, Chin­kul­tic, Iza­pa, Te­nam Puen­te…), es­te Es­ta­do reúne en re­la­ti­va­men­te po­co es­pa­cio una va­rie­dad enor­me de cul­tu­ras, len­guas, re­li­gio­nes, fies­tas, cos­tum­bres… Ca­sa gran­de de gru­pos co­mo los tzel­ta­les, tzot­zi­les, la­can­do­nes, cho­les, to­jo­la­ba­les, zo­ques, ma­mes, mo­chos, cak­chi­que­les, chu­jes, kan­jo­ba­les y ja­cal­te­cos, es de Mé­xi­co el que ma­yor di­ver­si­dad ét­ni­ca mues­tra. De allí lla­man po­de­ro­sa­men­te la aten­ción su gas­tro­no­mía y sus tex­ti­les, que cons­ti­tu­yen la pro­duc­ción ar­te­sa­nal más so­bre­sa­lien­te de es­te te­rri­to­rio.

El tu­ris­mo de cru­ce­ros tam­bién ha si­do una vía que ha fa­ci­li­ta­do el en­cuen­tro con un uni­ver­so apa­sio­nan­te. El de­sa­rro­llo cos­te­ro que en la ac­tua­li­dad evi­den­cia Quin­ta­na Roo ha pro­pi­cia­do, por ejem­plo, que en no­viem­bre pa­sa­do atra­ca­ra en Co­zu­mel el Symp­hony of the Seas, cla­si­fi­ca­do, des­de el 9 de ju­nio de 2017, co­mo el bar­co de pa­sa­je­ros más gran­de del mun­do, pe­ro tam­bién el más nue­vo y de tec­no­lo­gía de pun­ta.

TES­TI­GOS DEL TIEM­PO

Ya sea por vía aé­rea, ma­rí­ti­ma y te­rres­tre, la ru­ta del Mun­do Ma­ya ha lo­gra­do en­la­zar a al­gu­nos de los más re­co­no­ci­dos cen­tros ar­queo­ló­gi­cos de Mé­xi­co (no úni­ca­men­te Palenque, sino tam­bién Ux­mal, Chi­chen It­zá…), con los de Cen­troa­mé­ri­ca. De es­ta ma­ne­ra se co­nec­tan 70 en­cla­ves ma­yas de re­le­van­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral, que dis­po­nen de las infraestru­cturas de trans­por­te y hos­te­le­ría ne­ce­sa­rias pa­ra re­ci­bir y aco­ger a un im­por­tan­te nú­me­ro de vi­si­tan­tes.

Úl­ti­mo país de las Amé­ri­cas en al­can­zar su in­de­pen­den­cia, en 1981, don­de se ha­blan al me­nos tres idio­mas (in­glés, el ofi­cial; es­pa­ñol y creo­le), si bien mu­chas ve­ces mi­les de per­so­nas se lle­gan a Be­li­ce con el an­he­lo de bu­cear en la se­gun­da barrera de co­ral más im­por­tan­te del mun­do, no re­sul­ta des­pre­cia­ble el nú­me­ro de tu­ris­tas que la eli­gen por­que co­no­cen que exis­ten más de 900 im­por­tan­tes res­tos ar­queo­ló­gi­cos que son tes­ti­gos de la pre­sen­cia de los ma­yas en esa tie­rra des­de el 2000 aC.

Cuan­do se es­tá en Be­li­ce hay que vi­vir la aven­tu­ra de en­con­trar­se con

Ca­ra­col, a pe­sar de las ma­las con­di­cio­nes de ca­rre­te­ras y aun­que ha­ya que atra­ve­sar va­rios pues­tos de con­trol mi­li­tar, pe­ro

es que lo me­re­cen las rui­nas de la pi­rá­mi­de de 140 m de al­tu­ra, la más em­pi­na­da del pe­que­ño país. Lo mis­mo ha­bría que de­cir de La­ma­nai, Ce­rros, Al­tun Ha, Xu­nan­tu­nich, Ni­mLi y Lu­baan­tún.

Su ve­ci­na Gua­te­ma­la anun­cia a los cua­tro vien­tos que es el mis­mí­si­mo cen­tro del mun­do ma­ya, y tie­ne to­da la ra­zón. Es­ta na­ción in­vi­ta a via­jar en el tiem­po a quie­nes se en­ca­mi­nen ha­cia el al­ti­plano, don­de los ha­bi­tan­tes, que man­tie­nen sus len­guas in­dí­ge­nas, vis­ten con la co­lo­ri­da ro­pa tra­di­cio­nal de sus an­te­pa­sa­dos, ig­no­ran­do por com­ple­to la mo­da oc­ci­den­tal.

Con sus im­pre­sio­nan­tes aguas ter­ma­les na­tu­ra­les, re­sul­ta­do de la in­ten­sa ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca que rei­na, Gua­te­ma­la, don­de los es­pa­ño­les le­van­ta­ron la pri­me­ra igle­sia de Cen­troa­mé­ri­ca, cuen­ta, pa­ra im­pre­sio­nar al mun­do, con la sel­va del Pe­tén, don­de los ma­yas se asen­ta­ron ha­cia el 600 a.C., y que des­ta­ca por sus si­tios ar­queo­ló­gi­cos bien con­ser­va­dos (es­pe­cial men­ción exi­gen los parques de Ti­kal y Yax­há) y por la abun­dan­cia de la fau­na que pro­te­ge.

PAR­TE DEL GRAN MO­SAI­CO

Bá­si­ca­men­te de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, a quie­nes se les han ido su­man­do de ma­ne­ra cre­cien­te los via­je­ros de Su­da­mé­ri­ca, pro­vie­nen los vi­si­tan­tes al mun­do ma­ya, del cual no se tu­vo no­ti­cias has­ta que John Lloyd Step­hens y Fre­de­rick Cat­her­wood pu­die­ron tran­si­tar la zo­na de Yu­ca­tán y Cen­troa­mé­ri­ca du­ran­te las dé­ca­das de los años 30 y 40 del si­glo XIX.

Gra­cias a la cons­tan­cia que de­ja­ron de sus ex­pe­rien­cias en va­rios li­bros de via­je y a un con­jun­to ex­tra­or­di­na­rio de ilustracio­nes, la gran­de­za de es­ta ci­vi­li­za­ción irrum­pió con fuer­za en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de oc­ci­den­te, y se vi­si­bi­li­za­ron aún más paí­ses co­mo Hon­du­ras y El Sal­va­dor. El pri­me­ro de ellos aco­gió a Copán, la aho­ra de­no­mi­na­da Ciu­dad Luz del Mun­do Ma­ya, y de la que no se tu­vo no­ti­cias has­ta que en 1576 don Die­go Gar­cía de Palacio le in­for­ma­ra al rey Fe­li­pe II de Es­pa­ña de «so­ber­bios edi­fi­cios, de tal ha­bi­li­dad y es­plen­dor, que pa­re­ce que nun­ca pu­die­ron ha­ber si­do cons­trui­dos por los nativos». De ese ilus­tre lu­gar die­ron fe más tar­de Step­hens y Cat­her­wood en su li­bro In­ci­dents of Travel in Cen­tral Ame­ri­ca, Chia­pas and Yu­ca­tan.

Copán se ha­lla den­tro del valle ho­mó­ni­mo de 24 km2, don­de se agru­pan nu­me­ro­sos si­tios ar­queo­ló­gi­cos, en su ma­yo­ría aún sin ser es­tu­dia­dos a pro­fun­di­dad, al­re­de­dor de El Gru­po Prin­ci­pal, el más im­por­tan­te asen­ta­mien­to ur­bano y cen­tro del po­der po­lí­ti­co, re­li­gio­so y mi­li­tar. Ad­mi­ra por su escultura (ad­mi­ra­bles sus es­te­las), su es­cri­tu­ra (allí se apre­cia el tex­to jeroglífic­o más ex­ten­so del Nue­vo Mun­do), su ar­qui­tec­tu­ra (co­mo el tem­plo Ro­sa­li­la) y su as­tro­no­mía (la Gran Pla­za).

Y si se tra­ta de El Sal­va­dor, en­ton­ces ha­brá que pa­sar re­vis­ta, obli­ga­to­ria­men­te, a sus ciu­da­des ma­yas. Son ocho, pe­ro ca­da una mues­tra una ca­ra di­fe­ren­te de es­ta po­ten­te cul­tu­ra. En Que­le­pa se ubi­can las rui­nas que to­ma­ron es­te nom­bre: 40 es­truc­tu­ras en un área de ½ km2, en­tre ellas so­bre­sa­le la pie­za de­no­mi­na­da Al­tar del ja­guar. Cihua­tán, sin to­da­vía ser ex­plo­ra­do en su to­ta­li­dad, ofre­ce dos gran­des com­ple­jos de ti­po re­li­gio­so: el cen­tro ce­re­mo­nial po­nien­te y cen­tro ce­re­mo­nial orien­te. Lo­ca­li­za­do en el de­par­ta­men­to de La Li­ber­tad, bas­ta de­cir que Jo­ya de Ce­rén, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1993, es co­no­ci­da mun­dial­men­te co­mo «la Pom­pe­ya de Cen­troa­mé­ri­ca».

San An­drés es otra de las ciu­da­des. Sus ha­llaz­gos de­mues­tran que es­te asen­ta­mien­to tu­vo con­tac­tos con la ci­vi­li­za­ción de Copán y Teo­tihua­cán. San­ta Leticia, a más de 1 400 m.s.n.m., se re­co­no­ce por sus tres mo­nu­men­tos logrados en ro­ca ta­lla­da de gran vo­lu­men, de 7 000, 10 000 y 16 000 kg ca­da uno. Ca­sa Blan­ca, por su par­te, agru­pa seis cen­tros: Ta­zu­mal, El Tra­pi­che, Vic­to­ria, La­gu­na Se­ca, La­gu­na Cuz­ca­cha­pa y Ca­sa Blan­ca.

El mis­mo Ta­zu­mal se in­te­gra por de­re­cho pro­pio a la Ru­ta Ma­ya de El Sal­va­dor, co­mo tam­bién lo ha­ce Ca­ra Su­cia, cer­ca de la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, don­de son vi­si­bles más de 30 mon­tícu­los, tam­bién le­gí­ti­ma ex­pre­sión de ese gran mo­sai­co cul­tu­ral, eco­nó­mi­co, so­cial y re­li­gio­so que de­ja­ron por he­ren­cia los des­cen­dien­tes de una ci­vi­li­za­ción ex­tra­or­di­na­ria.

Du­ran­te si­glos, el jue­go de pe­lo­ta fue par­te fun­da­men­tal de la vi­da los que per­te­ne­cie­ron a la cul­tu­ra ma­ya.

El Quet­zal­cóatl o «ser­pien­te em­plu­ma­da» apa­re­ce co­mo or­na­men­to en va­si­jas, pe­ro tam­bién en tem­plos y edi­fi­cios.

En las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas per­ma­ne­cen vi­vas las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de sus ilus­tres an­te­pa­sa­dos.

Fi­gu­ra de un atle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.