Con­se­jos pa­ra cui­dar la sa­lud al via­jar

CON LA EX­PAN­SIÓN DEL TU­RIS­MO A ES­CA­LA GLO­BAL Y LA IN­TER­AC­CIÓN DE PER­SO­NAS CON OTRAS PO­BLA­CIO­NES Y AM­BIEN­TES, SE HAN IN­CRE­MEN­TA­DO LOS PRO­BLE­MAS DE SA­LUD PA­RA LOS PA­SEAN­TES, POR ELLO ES CON­VE­NIEN­TE ILUSTRARNO­S SO­BRE AL­GU­NOS AS­PEC­TOS DE ES­TA PRO­BLE­MÁ­TI­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: MSC. DR. JO­SÉ ÁN­GEL GAR­CÍA DEL­GA­DO. PRO­FE­SOR AU­XI­LIAR FA­CUL­TAD ICBP VIC­TO­RIA DE GI­RÓN FO­TO: FERNANDO ME­DI­NA

En las úl­ti­mas seis décadas, el tu­ris­mo ha ex­pe­ri­men­ta­do una con­ti­nua ex­pan­sión y di­ver­si­fi­ca­ción, y se ha con­ver­ti­do en uno de los sec­to­res con un ma­yor cre­ci­mien­to de to­do el mun­do. Se ha re­por­ta­do en­tre el 2013 y el 2015 que el nú­me­ro de lle­ga­das in­ter­na­cio­na­les au­men­tó de 170 a 201 mi­llo­nes de per­so­nas, 90 de los cua­les lle­ga­ron a Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. De he­cho, Mé­xi­co es el más vi­si­ta­do de la re­gión con 32 35 mi­llo­nes de tu­ris­tas ex­tran­je­ros anua­les y es de los 10 paí­ses más vi­si­ta­dos del mun­do.

To­do es­te flu­jo e in­ter­ac­ción de per­so­nas con otras po­bla­cio­nes y am­bien­tes, ló­gi­ca­men­te pue­den y ge­ne­ran pro­ble­mas de sa­lud pa­ra los pa­sean­tes, por ello es con­ve­nien­te ilustrarno­s en al­gu­nas reali­da­des so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca. Aun­que es im­po­si­ble te­ner un pa­no­ra­ma glo­bal úni­co de los pro­ble­mas de sa­lud que su­fren los via­je­ros, un atis­bo de es­ta reali­dad es evi­den­cia­do en un es­tu­dio del ma­dri­le­ño Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal, so­bre la epi­de­mio­lo­gía y el per­fil clí­ni­co de las en­fer­me­da­des aso­cia­das a los viajes en los años 90, en un to­tal de 1359 via­je­ros en­cues­ta­dos vo­lun­ta­ria­men­te. En­con­tra­ron que en un por­cen­ta­je im­por­tan­te, no se cum­plie­ron las me­di­das de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por ali­men­tos y vec­to­res, fue­ron las des­com­po­si­cio­nes de es­tó­ma­go, las en­fer­me­da­des de la piel y el pa­lu­dis­mo al­gu­nos de los pro­ble­mas fre­cuen­tes.

En otros es­tu­dios se ha de­mos­tra­do a tra­vés de apro­xi­ma­cio­nes que de ca­da 100,000 via­je­ros de paí­ses desa­rro­lla­dos que se des­pla­zan a un país en de­sa­rro­llo, 50,000 (50 %) pa­de­ce­rán al­gún pro­ble­ma de sa­lud. Otra in­ves­ti­ga­ción a 460 su­je­tos, iden­ti­fi­có que 79 % re­por­ta­ron en­fer­me­da­des du­ran­te el viaje o la lle­ga­da.

Con res­pec­to al via­je­ro son im­por­tan­tes sus an­te­ce­den­tes de viajes an­te­rio­res, las per­so­nas de al­to ries­go (neo­na­to, an­cia­nos, em­ba­ra­za­das o in­mu­no­de­pri­mi­dos), la edad, el se­xo, ocu­pa­ción, in­mu­ni­za­cio­nes pre­vias, es­ta­do de sa­lud, em­ba­ra­zo ac­tual o pre­vis­to, aler­gias, me­di­ca­ción ha­bi­tual y de emer­gen­cia bá­si­ca de acuer­do a la es­tan­cia. En cuan­to a la in­mu­ni­za­ción de ru­ti­na, si es­tá com­ple­ta no hay pro­ble­mas, si no hay que ocu­par­se de ino­cu­lar­se con la tri­ple (DPT), la po­lio, la tri­ple vi­ral, así co­mo co­no­cer si en el lu­gar de des­tino la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla es obli­ga­to­ria, así co­mo la an­ti­me­nin­go. Si exis­te ries­go de aguas con­ta­mi­na­das se de­be in­mu­ni­zar con la an­ti­ti­foi­dea y con­tra la he­pa­ti­tis A, y en viajes lar­gos con­tra la he­pa­ti­tis B y la an­ti­rrá­bi­ca. En es­te as­pec­to es va­lio­so con­si­de­rar la fe­cha de par­ti­da, pues en­tre 4 y 6 se­ma­nas son ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar la in­mu­ni­za­ción bá­si­ca.

Es muy im­por­tan­te pa­ra evi­tar ries­gos, gas­tos y pér­di­da de tiem­po rea­li­zar che­queo mé­di­co, den­tal y of­tal­mo­ló­gi­co an­tes de ini­ciar viaje, y sus­cri­bir se­gu­ro mé­di­co con co­ber­tu­ra pa­ra en­fer­me­da­des y ac­ci­den­tes du­ran­te la es­tan­cia.

So­bre el am­bien­te o lu­gar es per­ti­nen­te con­si­de­rar el país de des­tino, la al­ti­tud, los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, ti­po de viaje (ru­ral o ur­bano), la dis­po­ni­bi­li­dad de cen­tros mé­di­cos y ob­te­ner to­da la in­for­ma­ción po­si­ble.

Du­ran­te la es­tan­cia se de­be te­ner en cuen­ta una co­rrec­ta hi­gie­ne de los ali­men­tos, con­su­mir co­mi­das fres­cas y com­ple­ta­men­te co­ci­na­das, be­ber so­lo lí­qui­dos em­bo­te­lla­dos o her­vir el agua de du­do­sa ca­li­dad.

Con el fin de con­tra­rres­tar los ries­gos es útil con­si­de­rar es­tos con­se­jos cuan­do se pla­ni­fi­ca un viaje, pa­ra que la es­tan­cia y re­in­cor­po­ra­ción a nues­tras ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les sea se­gu­ra y fe­liz. Es­tas con­si­de­ra­cio­nes se­rán re­la­ti­vas al via­je­ro mis­mo, el lu­gar o am­bien­te de des­tino y el com­por­ta­mien­to y res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual du­ran­te la es­tan­cia.

En cuan­to a in­mu­ni­za­ción de ru­ti­na, si es­tá com­ple­ta no hay pro­ble­mas, si no hay que ocu­par­se de ino­cu­lar­se con la tri­ple (DPT), la po­lio, la tri­ple vi­ral, así co­mo co­no­cer si en el lu­gar de des­tino la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla es obli­ga­to­ria, así co­mo la an­ti­me­nin­go. Si exis­te ries­go de aguas con­ta­mi­na­das se de­be in­mu­ni­zar con la an­ti­ti­foi­dea y con­tra la He­pa­ti­tis A, y en viajes lar­gos con­tra la He­pa­ti­tis B y la an­ti­rrá­bi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.