En­tre le­yen­das y reali­dad

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cienfuegos 200 - TEX­TO: JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-AREN­CI­BIA, PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GASTRONOMÍ­A Y TU­RIS­MO FOTOS: RAÚL ABREU

LA LIN­DA CIU­DAD DEL MAR ES UNA DE LAS MUY CON­TA­DAS LO­CA­LI­DA­DES LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NAS, Y LA EX­CEP­CIÓN DEN­TRO DEL CON­TEX­TO GEO­GRÁ­FI­CO CA­RI­BE­ÑO, ERI­GI­DA POR CO­LO­NOS GA­LOS EN PLENO PE­RÍO­DO DE LA DO­MI­NA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA, CU­YA IN­FLUEN­CIA TO­DA­VÍA ES AL­TA­MEN­TE APRE­CIA­BLE, POR EJEM­PLO, EN SU GASTRONOMÍ­A DIS­TIN­TI­VA Cuan­do a Cien­fue­gos lle­gué que esa ciu­dad qui­se ver­la ya que la lla­man La Per­la aho­ra les di­ré por qué.(1)

Cier­ta­men­te, des­de los orí­ge­nes fun­da­cio­na­les de la ac­tual ciu­dad de Cien­fue­gos, a ins­tan­cias de don Luis Juan Lo­ren­zo de Clouet, un co­ro­nel de al­to gra­do en su fi­lia­ción ma­só­ni­ca na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia fran­ce­sa ra­di­ca­da en Nue­va Or­leans, re­sal­tan las in­fluen­cias ga­las. Es por ello que la Per­la del Sur –o tam­bién lla­ma­da la Lin­da Ciu­dad del Mar– es re­co­no­ci­da en­tre una de las muy con­ta­das lo­ca­li­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, y la ex­cep­ción den­tro del con­tex­to geo­grá­fi­co ca­ri­be­ño, eri­gi­da por co­lo­nos fran­ce­ses y en pleno pe­río­do de la do­mi­na­ción es­pa­ño­la. De sin­gu­lar ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, pre­mo­ni­to­ria­men­te com­ple­men­ta­da por pri­vi­le­gia­dos es­ce­na­rios na­tu­ra­les en res­pec­ti­vas lo­ca­cio­nes, no que­da atrás en la pre­ser­va­ción de sus raí­ces abo­rí­ge­nes, al

igual que la de­mos­tra­da en­tre­ga se­cu­lar de sus pobladores a las ges­tas in­de­pen­den­tis­tas del si­glo XIX, a las lu­chas re­vo­lu­cio­na­rias con­tra los re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les que mar­ca­ron la Re­pú­bli­ca Me­dia­ti­za­da y a su inago­ta­ble vo­ca­ción por pro­gre­sar. Y to­do ello, apa­re­ja­do a una de­pu­ra­da iden­ti­dad es­té­ti­ca, con no­to­rie­dad en su pai­sa­je ur­bano y la apre­cia­da fac­tu­ra de las be­llas ar­tes.

Jun­to a tan­ta pu­jan­za so­cio­cul­tu­ral, se asu­me con­di­ción in­fal­ta­ble la te­nen­cia de una gastronomí­a dis­tin­ti­va, con una «se­mán­ti­ca» en con­cep­tos y sa­bo­res que re­pre­sen­ta con fi­de­li­dad la na­tu­ra­le­za, gen­tes y bien lo­gra­da pa­tri­mo­nia­li­dad a quie­nes se de­di­can es­te mo­des­to en­co­mio.

SI DE LE­YEN­DAS SE HA­BLA

En oca­sio­nes es di­fí­cil des­lin­dar el va­lor afec­ti­vo de una le­yen­da y las reali­da­des exis­ten­cia­les que co­mu­ni­can, con su ge­ne­ral­men­te im­plí­ci­to sen­ti­do alec­cio­na­dor. Y así le ocu­rre a los cien­fue­gue­ros con su tra­di­ción oral y par­ti­cu­lar na­rra­ti­va. En­tre po­co me­nos que una vein­te­na de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes del ima­gi­na­rio po­pu­lar, des­ta­can a con­ti­nua­ción tres de las más difundidas.

MI­TO QUE ALI­VIA

Fue un es­pa­ñol ape­lli­da­do Ló­pez (o Lo­pe), que en las pri­me­ras décadas del si­glo XVI irrum­pi­ría en el ca­ci­caz­go de Ja­gua. Con­se­cuen­cia na­tu­ral de su unión con una abo­ri­gen del lu­gar, fue pro­crea­da una ni­ña que al na­cer die­ron en lla­mar Ma­ri Lo­pe. In­quie­ta y atrac­ti­va en su ado­les­cen­cia, de­vino don­ce­lla muy pre­ten­di­da, tan­to en­tre los si­bo­ne­yes co­mo por un em­pe­der­ni­do pi­ra­ta nom­bra­do Juan El Te­me­ra­rio. Tal fue el aco­so de es­te mal­va­do, que cuan­do in­ten­tó po­seer­la, se le­van­tó en­tre am­bos una ba­rre­ra de ma­le­za es­pi­no­sa en el mo­men­to en que su per­se­gui­dor es­tu­vo a pun­to a al­can­zar­la. En­ton­ces dis­pa­ró su ar­ma con­tra la inusi­ta­da ve­ge­ta­ción, sa­lió vo­lan­do una pa­lo­ma blan­ca y un re­pen­tino ra­yo ma­tó y que­mó al in­tru­so agre­sor. Don­de que­dó sin vi­da la in­fe­liz in­dia­ni­ta, bro­ta­ron unas cu­rio­sas plan­tas de flo­res con in­ten­so co­lor ama­ri­llo. Es la Ma­ri­lo­pe (Tur­ne­ra ul­mi­fo­lia, fa­mi­lia Tur­ne­ra Ceas) una yer­ba o pe­que­ño ar­bus­to sil­ves­tre que cre­ce en to­da la Is­la, cer­ca de las cos­tas, en te­rre­nos are­no­sos y prin­ci­pal­men­te en las fal­das de las co­li­nas y mon­ta­ñas de ser­pen­ti­na. Se em­plea co­mo re­me­dio ca­se­ro pa­ra es­ta­dos gri­pa­les. En Cien­fue­gos se ela­bo­ra un co­ci­mien­to con las ho­jas y flo­res con­tra el in­som­nio, al igual que pa­ra ali­viar los trastornos mens­trua­les en las mu­je­res. Tam­bién sir­ve pa­ra las des­com­po­si­cio­nes de vien­tre. En el Orien­te cu­bano, se apli­ca pa­ra mi­ti­gar las fie­bres (2). La dis­tin­ción Flor de la Ma­ri­lo­pe se otor­ga co­mo re­co­no­ci­mien­to lo­cal que pres­ti­gia a los tra­ba­ja­do­res de la Sa­lud en es­ta pro­vin­cia.

¿ADÁN Y EVA CU­BA­NOS?

De la cos­mo­go­nía in­do­cu­ba­na pro­ce­de una au­tóc­to­na ver­sión so­bre el ori­gen de la hu­ma­ni­dad. Por ma­gia de Huión, el Sol, sur­gió Ha­mao, pri­mer hom­bre so­bre la Tie­rra. Al­go des­pués, com­pa­de­ci­da Ma­ro­ya, la Lu­na, de la so­le­dad de Ha­mao creó a Gua­na­ro­ca, de la que pron­to se enamo­ra­ra Ha­mao y con quien tu­vo su pri­mer hi­jo, Imao. Tan­ta fue la de­vo­ción de la re­cién es­tre­na­da ma­dre por su pe­que­ña cria­tu­ra, que des­cui­dó sus de­be­res con­yu­ga­les, pro­vo­can­do gran­des ce­los en Ha­mao, quien re­cu­rrió a la cruel ac­ción de arre­ba­tar­le a su pro­le. Hu­yó al mon­te, don­de el ca­lu­ro­so cli­ma y la ca­ren­cia de ali­men­ta­ción pro­vo­ca­ron la muer­te del inocen­te.

Ate­mo­ri­za­do por su cri­mi­nal pro­ce­der, es­con­dió al ni­ño den­tro de un gran güi­ro ahue­ca­do y lo col­gó de la ra­ma de un ár­bol. Al per­ca­tar­se de tan ex­tra­ña des­apa­ri­ción, Gua­na­ro­ca co­rrió ha­cia el mon­te y des­pués de de­ses­pe­ra­da bús­que­da en­con­tró el ár­bol con el inusi­ta­do fru­to. Mo­vi­da por la na­tu­ral cu­rio­si­dad e ins­tin­to ma­ter­nal, tre­pó por el tron­co has­ta al­can­zar don­de se ocul­ta­ba el cuer­pe­ci­to sin vi­da de su que­ri­do vás­ta­go. El gran do­lor que sen­tía pro­vo­có que se le ca­ye­ra el güi­ro de sus ma­nos, del cual, al cho­car con el sue­lo, co­men­za­ron a bro­tar pe­ces, tor­tu­gas y un in­men­so torrente de agua. An­te los ojos de la su­fri­da ma­dre, los pe­ces die­ron lu­gar a los ríos que atra­vie­san el te­rri­to­rio de Ja­gua; una enor­me tor­tu­ga se trans­for­mó en la pe­nín­su­la de Majagua y los res­tan­tes que­lo­nios se con­vir­tie­ron en la ca­ye­ría del lu­gar. Las in­con­te­ni­bles lá­gri­mas de Gua­na­ro­ca, for­ma­ron la la­gu­na y el la­be­rin­to que has­ta nues­tros días lle­va su nom­bre.

DE FOR­TA­LE­ZAS, AMO­RES Y AZU­LES

A me­dia­dos del si­glo XVIII fue en­te­rra­da en la ca­pi­lla del Cas­ti­llo de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les de Ja­gua, hoy co­no­ci­do co­mo Cas­ti­llo de Ja­gua, do­ña Leo­nor de Cár­de­nas, es­po­sa del pri­mer co­man­dan­te de di­cha for­ta­le­za, don Juan Cas­ti­llo Ca­be­za de Va­ca. Se cuen­ta que una no­che un ex­tra­ño pá­ja­ro vo­ló en es­pi­ral so­bre el cas­ti­llo, a la vez que emi­tía ra­ros graz­ni­dos. Co­mo si res­pon­die­ra a un lla­ma­do, sa­lió a tra­vés de las pa­re­des la fan­tas­ma­gó­ri­ca ima­gen de una es­bel­ta mu­jer, ves­ti­da to­tal­men­te de azul y cu­bier­ta de un trans­lú­ci­do ve­lo de igual co­lor. Es­ta apa­ri­ción con­ti­nuó ocu­rrien­do, has­ta que un jo­ven ofi­cial asu­mió la te­me­ri­dad de es­pe­rar a la misteriosa da­ma, pe­ro cuan­do la tu­vo fren­te tem­bló de mie­do. La ora­li­dad po­pu­lar ase­ve­ra que el osado cen­ti­ne­la ama­ne­ció ten­di­do en el sue­lo, cu­bier­to con un man­to azul. Fue re­clui­do en un ma­ni­co­mio por­que per­dió la ra­zón. Per­sis­te la creen­cia de que la lla­ma­da Da­ma Azul no ha de­ja­do de ha­cer sus apa­ri­cio­nes y pa­sear­se por la vie­ja for­ta­le­za.

Ma­ri­lo­pe (Tur­ne­ra ul­mi­fo­lia).

La Pae­lla Co­va­don­ga, el pla­to más po­pu­lar de la Per­la del Sur.

Lien­zo que re­crea la le­yen­da abo­ri­gen de la La­gu­na de Gua­na­ro­ca y se ha­lla en el Sa­lón de Pro­to­co­lo del Pa­la­cio de Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.