Se­lec­ta ga­le­ría in­con­clu­sa

DOS­CIEN­TOS AÑOS DES­PUÉS DE FUNDADA, CIEN­FUE­GOS SI­GUE PRE­SU­MIEN­DO DE SER UNA DE LAS CIU­DA­DES DE CU­BA QUE MÁS HA APOR­TA­DO DES­DE SU IDEN­TI­DAD A LA CUL­TU­RA NA­CIO­NAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cienfuegos 200 - TEX­TO: OMAR GEOR­GE CAR­PI FOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Dos­cien­tos años des­pués de fundada, Cien­fue­gos si­gue pre­su­mien­do de ser una de las ciu­da­des de Cu­ba que más ha apor­ta­do des­de su iden­ti­dad a la cul­tu­ra na­cio­nal.

La his­to­ria de la colonia de Fer­nan­di­na de Ja­gua, cons­ti­tui­da en las pos­tri­me­rías de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XIX, con­fir­ma có­mo las dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas y li­te­ra­rias cul­ti­va­das a par­tir de en­ton­ces y a lo lar­go de dos cen­tu­rias, es­tu­vie­ron siem­pre al ni­vel del rá­pi­do de­sa­rro­llo y la pros­pe­ri­dad de la jo­ven ur­be.

Fue­ron mu­chos los cien­fue­gue­ros que, des­de las di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas de la crea­ción, apor­ta­ron –y con­ti­núan apor­tan­do– una obra que en­ri­que­ce el pa­tri­mo­nio de la na­ción.

LE­TRA MI­LI­TAN­TE

Es par­te de nues­tra más en­tra­ña­ble tra­di­ción pa­trió­ti­ca que el nom­bre de mu­chos de los que han com­ba­ti­do y han muer­to por

la in­de­pen­den­cia de Cu­ba, es­té aso­cia­do a la crea­ción li­te­ra­ria y ar­tís­ti­ca.

En Cien­fue­gos, es­ta sa­ga la ini­ció el Ma­yor Ge­ne­ral del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor Fe­de­ri­co Fer­nán­dez Ca­va­da Ho­ward (1831-1871), más co­no­ci­do por sus ha­za­ñas mi­li­ta­res que por su poe­sía pa­trió­ti­ca y sus ex­ce­len­tes lien­zos, al­gu­nos de los cua­les se con­ser­van en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes.

Fer­nán­dez Ca­va­da creó ade­más el pri­mer pe­rió­di­co mam­bí, al que nom­bró La Es­tre­lla

de Ja­gua, que se re­dac­ta­ba y dis­tri­buía en ple­na ma­ni­gua.

Es tam­bién el ca­so de An­to­nio Jo­sé Hur­ta­do del Va­lle (1841-1875), quien des­de muy jo­ven in­cur­sio­na­ra en el pe­rio­dis­mo. Poe­sía y mi­li­tan­cia dis­tin­guie­ron la cor­ta vi­da de Hur­ta­do del Va­lle, uno de los bar­dos que ma­yor es­plen­dor dio a la lí­ri­ca re­vo­lu­cio­na­ria en la Gue­rra de los Diez Años, a la que se in­cor­po­ró ape­nas ini­cia­da y en la que por mé­ri­tos de gue­rra al­can­zó el gra­do de Co­man­dan­te.

En el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio del si­glo XIX tam­bién re­sal­ta la obra de Mer­ce­des Ma­ta­mo­ros y del Va­lle (1851-1906), pre­cur­so­ra de la poe­sía in­ti­mis­ta fe­me­ni­na y una de las fi­gu­ras cla­ves del mo­der­nis­mo en Cu­ba.

La afi­ción por las le­tras ale­jó a Mi­guel Án­gel de la To­rre (1884-1930) de la abo­ga­cía, pro­fe­sión que es­tu­dió pe­ro nun­ca ejer­ció, pa­ra dar­le a Cu­ba uno de sus más bri­llan­tes cro­nis­tas en el ám­bi­to del pe­rio­dis­mo. Al­gu­nos de sus cuen­tos tam­bién cla­si­fi­can en­tre las produccion­es más no­ta­bles del gé­ne­ro en nues­tro país.

SO­BRE LAS TA­BLAS

Cien­fue­gos ha si­do una pla­za pró­di­ga pa­ra las ar­tes es­cé­ni­cas. A me­dia­dos del si­glo XIX, cua­tro tea­tros ope­ra­ban si­mul­tá­nea­men­te en la ciu­dad pa­ra una po­bla­ción que no re­ba­sa­ba en­ton­ces los 15 000 ha­bi­tan­tes. En uno de esos es­pa­cios, el Ave­lla­ne­da, dio los pri­me­ros pa­sos de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca Lui­sa Mar­tí­nez Ca­sa­do (1860-1925), ba­jo la tu­te­la de su pa­dre, el ac­tor ma­dri­le­ño es­ta­ble­ci­do en Cu­ba, Luis Mar­tí­nez Ca­sa­do, quien ha­bía cons­trui­do la sa­la y la ha­bía de­no­mi­na­do así en ho­nor de la cé­le­bre dra­ma­tur­ga ca­ma­güe­ya­na Ger­tru­dis Gó­mez de Ave­lla­ne­da.

Su ta­len­to­so desem­pe­ño co­mo ac­triz tras­cen­dió los lí­mi­tes ci­ta­di­nos pa­ra ser acla­ma­da en las prin­ci­pa­les pla­zas tea­tra­les del país y en es­ce­na­rios de Es­pa­ña, Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Puer­to Ri­co. Tan­to ca­ló su le­ga­do en el agra­de­ci­mien­to y la es­ti­ma de sus co­te­rrá­neos, que al desa­rro­llar­se un ple­bis­ci­to pa­ra po­ner nom­bre al tea­tro que en 1911 se cons­tru­yó en una cén­tri­ca es­qui­na de la ciu­dad, fue el su­yo el que se im­pu­so y aún hoy lo iden­ti­fi­ca.

Ar­quí­me­des Pous (1891-1926) pa­só a la his­to­ria de nues­tro tea­tro co­mo el po­pu­lar per­so­na­je del ne­gri­to en el ver­nácu­lo cu­bano. Se desem­pe­ñó de for­ma in­te­gral co­mo au­tor, di­rec­tor, maes­tro de es­ce­no­gra­fía, co­reó­gra­fo, bai­la­rín, di­rec­tor o in­tér­pre­te de sus pro­pias obras.

El nom­bre de Ar­man­do Suá­rez del Vi­llar (1936-2012) se aso­cia a la fun­da­ción de em­ble­má­ti­cas ins­ti­tu­cio­nes de la cul­tu­ra cien­fue­gue­ra co­mo el Gru­po Ate­neo y el Cen­tro Dra­má­ti­co de Cien­fue­gos. Su des­ta­ca­da tra­yec­to­ria co­mo pro­fe­sor de ar­tes es­cé­ni­cas y su con­tri­bu­ción al res­ca­te del tea­tro clá­si­co

cu­bano, a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción y la pues­ta en escena de las obras más re­pre­sen­ta­ti­vas del gé­ne­ro, le va­lie­ron el Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro en el año 2010.

Los apor­tes de es­ta tie­rra al mun­do de la ac­tua­ción tras­cien­den el tea­tro y se pro­yec­tan tam­bién al ci­ne. Cuan­do era de­pen­dien­te de la tien­da Fin de Si­glo y for­ma­ba par­te de un gru­po de tea­tro de afi­cio­na­dos en la ciu­dad que la vio na­cer, la hoy con­sa­gra­da ac­triz Daisy Gra­na­dos (1942), Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne 2007, se­gu­ra­men­te no se ima­gi­na­ba que su ros­tro y ni­vel in­ter­pre­ta­ti­vo que­da­rían in­de­le­ble­men­te aso­cia­dos a la ci­ne­ma­to­gra­fía cu­ba­na.

DES­DE EL PEN­TA­GRA­MA

Si Cu­ba so­bre­sa­le en el mun­do por ser tie­rra pró­di­ga en com­po­si­to­res e in­tér­pre­tes, Cien­fue­gos des­cue­lla en el pa­no­ra­ma de la cul­tu­ra na­cio­nal co­mo pla­za de mú­si­cos ex­cep­cio­na­les.

De aquí tras­cen­die­ron fi­gu­ras co­mo los gui­ta­rris­tas y com­po­si­to­res Mar­ce­lino Gue­rra Abreu «Ra­pin­dey» (1912-1996), ca­paz de cu­brir en su eje­cu­to­ria ca­si to­dos los rit­mos au­tóc­to­nos, y Ra­fael Or­tiz Ro­drí­guez (19081994), con­si­de­ra­do una de las glo­rias del son.

No po­día fal­tar en es­ta re­la­ción Efraín Lo­yo­la (1916-2001), el pri­mer flau­tis­ta de la Or­ques­ta Ara­gón, la cual integró has­ta 1954 cuan­do de­ci­dió crear su pro­pia agru­pa­ción: la or­ques­ta Lo­yo­la. Has­ta su muer­te pre­su­mió, con ra­zón, de ser el flau­tis­ta vi­vo más lon­ge­vo del país.

Tam­po­co Fé­lix Mo­li­na Marín (1920-2007). Fe­li­to Mo­li­na se­rá re­cor­da­do no so­lo por la ex­ce­len­te fac­tu­ra de su le­ga­do co­mo com­po­si­tor, que lo con­sa­gra en­tre los ex­po­nen­tes más so­bre­sa­lien­tes de la mú­si­ca cien­fue­gue­ra, sino por el apo­yo y la ase­so­ría que siem­pre brin­dó a jó­ve­nes que, con el tiem­po, se con­vir­tie­ron en des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes de esa ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca.

Lu­gar es­pe­cial en es­te re­cuen­to me­re­ce Ra­fael Lay Apes­te­guía (1927-1982), que ade­más de ser un des­ta­ca­do vio­li­nis­ta, com­po­si­tor y arre­glis­ta, tras­cien­de por su desem­pe­ño al fren­te de la mí­ti­ca Or­ques­ta Ara­gón, que en es­te 2019 arri­ba a su aniver­sa­rio 80. Ba­jo su guía, es­ta agru­pa­ción al­can­zó la ci­ma de la po­pu­la­ri­dad en nues­tro país y de­vino una em­ba­ja­do­ra de nues­tra cul­tu­ra en di­sí­mi­les es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les.

La mú­si­ca cam­pe­si­na de Cu­ba tu­vo en Ino­cen­cio Iz­na­ga «El Jil­gue­ro» de Cien­fue­gos (1930-2012) a un des­ta­ca­do in­tér­pre­te que tam­bién so­bre­sa­lió co­mo com­po­si­tor y poe­ta en esa mo­da­li­dad.

Fue­ra del ám­bi­to de la mú­si­ca po­pu­lar, en la que se iden­ti­fi­ca con el dis­cu­ti­ble tér­mino de «cul­ta» (to­da la de ca­li­dad apor­ta cul­tu­ra) des­ta­ca el crí­ti­co y com­po­si­tor Ed­gar­do Mar­tín Can­te­ro (1915-2004), quien in­te­gra­ra jun­to a Ha­rold Gra­mat­ges, Hi­la­rio Gon­zá­lez, Ar­ge­liers León, Ju­lián Or­bón y otros, el Gru­po de Re­no­va­ción Mu­si­cal, li­de­ra­do por Jo­sé Ar­dé­vol.

LÍ­NEAS, CON­TOR­NOS Y CO­LO­RES

Las ar­tes plás­ti­cas go­zan igual­men­te de una lar­ga tra­di­ción y una re­no­va­da vi­ta­li­dad. A Ben­ja­mín Duar­te Ji­mé­nez (1900-1974), de for­ma­ción au­to­di­dac­ta, co­rres­pon­de el mé­ri­to de ha­ber sen­ta­do pau­tas en una mo­da­li­dad que hoy si­gue dis­tin­guien­do a Cien­fue­gos en la obra de va­rios ar­tis­tas naif. Su par­ti­cu­lar vi­sión del mun­do pu­do ser apre­cia­da en exposicion­es in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas or­ga­ni­za­das en Cu­ba, Fran­cia, Di­na­mar­ca, Mé­xi­co, Po­lo­nia, Unión So­vié­ti­ca y Yu­gos­la­via.

Tam­bién de for­ma­ción au­to­di­dac­ta, la des­ta­ca­da pin­to­ra, di­bu­jan­te, gra­ba­do­ra y ce­ra­mis­ta Dia­na Bal­boa Her­nán­dez (1945), ha hon­ra­do a su ciu­dad y a su país de ori­gen en más de 60 exposicion­es per­so­na­les y 200 co­lec­ti­vas, tan­to en Cu­ba co­mo en el ex­tran­je­ro. Al­gu­nas de sus obras se en­cuen­tran ex­pues­tas en pres­ti­gio­sas ga­le­rías de di­fe­ren­tes paí­ses y for­man par­te tam­bién de la Ca­pi­lla del Hom­bre, en Ecua­dor.

CON HU­MOR

La Per­la del Sur es tam­bién cu­na de des­ta­ca­dos ca­ri­ca­tu­ris­tas. Juan Da­vid-Po­sa­da (19111981) fue un crea­dor fun­da­men­tal den­tro de la plás­ti­ca cu­ba­na que en­con­tró en la ca­ri­ca­tu­ra

per­so­nal su prin­ci­pal mo­do de ex­pre­sión. Sus co­la­bo­ra­cio­nes en­con­tra­ron es­pa­cio en las más re­co­no­ci­das pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas de la épo­ca, pe­ro fue en la re­vis­ta Bohe­mia don­de, a par­tir de 1946, su ar­te al­can­zó la má­xi­ma ex­pre­sión pe­rio­dís­ti­ca.

Tam­bién ha­bría que men­cio­nar a An­to­nio Prohías (1921-1998), quien ini­cia­ra su ca­rre­ra co­mo ca­ri­ca­tu­ris­ta a fi­na­les de la dé­ca­da del 40 en el pe­rió­di­co El Mun­do. Au­tor de me­mo­ra­bles ti­ras có­mi­cas, lle­gó a ser pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ca­ri­ca­tu­ris­tas de Cu­ba y me­re­ció va­rias ve­ces el pre­mio na­cio­nal de esa es­pe­cia­li­dad.

CIEN­FUE­GUE­ROS HO­NO­RIS CAU­SA

Na­cie­ron en dis­tin­tas épo­cas en lo­ca­li­da­des que per­te­ne­cían a la pre­fec­tu­ra de Cien­fue­gos, pe­ro sus nom­bres y sus apor­tes in­dis­cu­ti­bles hoy se aso­cian a es­ta ciu­dad.

Sin lu­gar a du­das, es­ta re­la­ción la en­ca­be­za Bar­to­lo­mé Ma­xi­mi­li­ano Mo­ré (1919-1963). Re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo que es­te re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de la mú­si­ca cu­ba­na ha­ya vis­to la luz en el po­bla­do de San­ta Isa­bel de las La­jas, de la ju­ris­dic­ción de Cien­fue­gos, en el mis­mo año en que la Per­la del Sur ce­le­bra­ba el cen­te­na­rio de su fun­da­ción.

Ade­más de una de sus más po­pu­la­res can­cio­nes de­di­ca­das a es­ta ur­be, otra cir­cuns­tan­cia con­tri­bu­yó, es­ta vez fa­tal­men­te, a re­for­zar pa­ra la pos­te­ri­dad los víncu­los del Benny con Cien­fue­gos: a po­cos ki­ló­me­tros, en el pueblo de Pal­mi­ra, ya gra­ve­men­te en­fer­mo, hi­zo su úl­ti­ma pre­sen­ta­ción, el 16 de fe­bre­ro de 1963. Mu­rió tres días des­pués.

El ta­len­to y la in­tui­ción na­tu­ral pa­ra in­cur­sio­nar co­mo com­po­si­tor e in­tér­pre­te en los gé­ne­ros más di­ver­sos de la mú­si­ca po­pu­lar cu­ba­na, a los que im­pri­mió un se­llo per­so­nal e irre­pe­ti­ble, otor­gan al Bár­ba­ro del Rit­mo un si­tial de ho­nor en los anales de la cul­tu­ra na­cio­nal.

En la mis­ma lo­ca­li­dad don­de El Benny dio su úl­ti­mo con­cier­to lle­gó al mun­do, 70 años atrás, Eu­se­bio Del­fín Fi­gue­roa (1893-1965). Aun­que a es­te com­po­si­tor, gui­ta­rris­ta y tro­va­dor se le iden­ti­fi­ca so­bre to­do por ser el au­tor de la cé­le­bre can­ción ¿Y tú que has he­cho?– co­no­ci­da tam­bién co­mo En el tron­co de un ár­bol– tras­cien­de tam­bién por sus in­no­va­cio­nes en el ras­guea­do de la gui­ta­rra, a cu­yo apo­geo y po­pu­la­ri­dad con­tri­bu­yó en su épo­ca.

Es­te mu­ni­ci­pio tam­bién pue­de va­na­glo­riar­se de con­tar en­tre sus hi­jos a Ma­teo To­rrien­te Béc­quer (1910-1966), to­ma­do por al­gu­nos co­mo el más ge­nui­na­men­te cu­bano de to­dos los es­cul­to­res del país, quien su­po com­bi­nar en sus pie­zas los len­gua­jes ar­tís­ti­cos más mo­der­nos con los ele­men­tos esen­cia­les de nues­tra na­cio­na­li­dad e idio­sin­cra­sia. La ciu­dad to­da­vía le ag­radece que en 1965 acep­ta­ra la res­pon­sa­bi­li­dad de res­tau­rar los ele­men­tos pic­tó­ri­cos del Tea­tro To­más Terry.

De otro tér­mino mu­ni­ci­pal, San Fernando de Ca­ma­ro­nes, es Jor­ge Vi­lla­zón (1947-1994), pa­ra­dig­ma del ci­ne, la te­le­vi­sión, el tea­tro y la ra­dio. Hoy su lo­ca­li­dad na­tal es se­de anual de un fes­ti­val ci­ne­ma­to­grá­fi­co que lle­va su nom­bre.

Asi­mis­mo, Cu­ma­na­ya­gua dio a Cien­fue­gos un nom­bre y una obra per­du­ra­bles: el poe­ta Luis Gó­mez (1918-2001), quien apor­tó a la ri­ca tra­di­ción cam­pe­si­na de nues­tro país la pro­ver­bial maes­tría con que in­ter­pre­tó la to­na­da Car­va­jal, en­tre otros gé­ne­ros poé­ti­cos de nues­tros cam­pos.

Es­te in­ven­ta­rio de per­so­na­li­da­des que, sin te­ner co­mo cu­na a la ciu­dad de Cien­fue­gos, es­tán hoy in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­dos a su iden­ti­dad, es­ta­ría in­com­ple­to sin la re­ve­ren­cia­da men­ción de Flo­ren­tino Mo­ra­les Her­nán­dez (1909-1998), hi­jo de Dá­ga­me, Ya­gua­ra­mas, en el mu­ni­ci­pio de Abreus. A es­te poe­ta, his­to­ria­dor, en­sa­yis­ta, crí­ti­co e in­te­lec­tual, se le con­si­de­ra co­mo el His­to­ria­dor de la Ciu­dad, aun­que nun­ca se le otor­gó di­cho re­co­no­ci­mien­to de for­ma ofi­cial. Ha si­do el úni­co cien­fue­gue­ro miem­bro de la Aca­de­mia Cu­ba­na de la Lengua.

La ti­ra­nía del es­pa­cio ha­ce ne­ce­sa­ria, pe­ro tam­bién in­jus­ta, la ex­ten­sión de es­ta re­la­to­ría, de la que se ex­clu­ye a mu­chos, mu­chí­si­mos cien­fue­gue­ros que en el pa­sa­do y en el pre­sen­te, han en­ri­que­ci­do con su obra el cri­sol de la cul­tu­ra cu­ba­na.

Benny Mo­ré.Ra­fael Lay (izquierda) jun­to a Ri­chard Egües.

Mar­ce­lino Gue­rra «Ra­pin­dey».Ino­cen­cio Iz­na­ga «El Jil­gue­ro».

Daisy Gra­na­dos.Jor­ge Vi­lla­zón.Ar­quí­me­des Pous.Lui­sa Mar­tí­nez Ca­sa­do.

Ben­ja­mín Duar­te.Mer­ce­des Ma­ta­mo­ros.Fe­de­ri­co Fer­nán­dez Ca­va­da.Mi­guel Án­gel de la To­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.