La per­la de Cu­ba cum­ple 200 años

CON VIS­TA A LA CE­LE­BRA­CIÓN DEL BI­CEN­TE­NA­RIO, DES­DE HA­CE AL­GÚN TIEM­PO SE HA TRA­BA­JA­DO EN LA PRE­PA­RA­CIÓN DEL PRO­GRA­MA CIEN­FUE­GOS 200, UN PRO­YEC­TO QUE IN­VO­LU­CRA A TO­DOS LOS AC­TO­RES DE LA CIU­DAD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cienfuegos 200 - TEX­TO: MSC. ARQ. IRÁN MI­LLÁN CUÉ­TA­RA, DI­REC­TOR DE LA OFI­CI­NA DEL CON­SER­VA­DOR DE LA CIU­DAD DE CIEN­FUE­GOS FOTOS: JU­LIO LA­RRA­MEN­DI/ JU­LIO AL­VI­TE

Vi­vir en una ciu­dad co­mo Cien­fue­gos, de­po­si­ta­ria del má­xi­mo ga­lar­dón cul­tu­ral al cual pue­de as­pi­rar una ur­be, co­mo la ca­te­go­ría de Pa­tri­mo­nio Mun­dial, nos obli­ga a va­lo­rar ese gran te­so­ro del cual so­mos de­po­si­ta­rios, es im­pres­cin­di­ble que sus ha­bi­tan­tes ten­ga­mos con­cien­cia ple­na de ello. Su de­cla­ra­to­ria cons­ti­tu­yó un pre­mio a la vi­da y obra del pueblo cien­fue­gue­ro y un re­co­no­ci­mien­to a los ri­cos atri­bu­tos ur­ba­nos, ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les que os­ten­ta

es­ta tie­rra a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. La jus­ta va­lo­ra­ción y sal­va­guar­da de lo he­re­da­do ha ali­men­ta­do lo me­jor de es­ta ge­ne­ra­ción, un em­pe­ño de al­tu­ra al que de­be­mos to­dos con­sa­grar­nos, pa­ra man­te­ner el le­ga­do de nues­tros fun­da­do­res, vi­sio­na­rios del fu­tu­ro con­quis­ta­do.

Po­de­mos de­cir que en Cien­fue­gos se ma­ni­fies­tan, de for­ma tan­gi­ble, los tres ele­men­tos cla­ves pa­ra la con­ser­va­ción de es­ta ciu­dad de ape­nas dos cen­tu­rias de exis­ten­cia: un ri­co pa­tri­mo­nio que se ges­tio­na y desa­rro­lla cons­tan­te­men­te, un pueblo con iden­ti­dad y or­gu­llo crea­dor; y una vo­lun­tad po­lí­ti­ca que pro­pi­cia las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas y sub­je­ti­vas pa­ra mos­trar los re­sul­ta­dos que he­mos al­can­za­do.

Con vis­ta a la ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio, des­de ha­ce al­gún tiem­po se ha tra­ba­ja­do en la pre­pa­ra­ción de Cien­fue­gos 200, un pro­yec­to que in­vo­lu­cra a to­dos los ac­to­res de la ciu­dad y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la rea­li­za­ción de obras en di­fe­ren­tes sec­to­res (in­cor­po­ra­das al pro­gra­ma anual de in­ver­sio­nes, man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción de las di­fe­ren­tes en­ti­da­des), así co­mo de ac­cio­nes in­tan­gi­bles que den res­pues­tas a las ca­ren­cias y de­man­das de los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad, las que con­tri­bui­rán ple­na­men­te a su sa­ti­sfacción es­pi­ri­tual.

El pre­ce­den­te de la ce­le­bra­ción en 1919 del Cen­te­na­rio de la ciu­dad, que aún re­cuer­dan los cien­fue­gue­ros, es ejem­plo de la cohe­sión de per­so­na­li­da­des, ins­ti­tu­cio­nes del te­rri­to­rio y de­más im­pli­ca­dos pa­ra lo­grar co­mo re­sul­ta­do un even­to in­te­gra­dor que mar­có pau­tas y de­jó una hue­lla que per­du­ra has­ta nues­tros días. De ella nos ha­blan los mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos de he­chos y per­so­na­li­da­des ilus­tres pre­sen­tes en nues­tros par­ques y pa­seos; las pu­bli­ca­cio­nes de li­bros his­tó­ri­cos de al­ta va­lía, así co­mo la con­vo­ca­to­ria de con­cur­sos de di­ver­sos te­mas, des­ta­cán­do­se uno de sus pre­mios: nues­tro Himno lo­cal que can­ta­mos en ca­da es­cue­la, ac­to y en­cuen­tro de la po­bla­ción, con or­gu­llo y com­pro­mi­so pa­ra se­guir in­cor­po­rán­do­le más bri­llo a nues­tra que­ri­da Per­la

Nos han ser­vi­do de ins­pi­ra­ción los fes­te­jos lle­va­dos ade­lan­te en nues­tro país por los 500 años de las pri­me­ras Vi­llas fun­da­das en el si­glo XVI, lo cual ha per­mi­ti­do desa­rro­llar di­ver­sos pro­gra­mas que han re­ga­la­do a sus res­pec­ti­vas ciu­da­des una nue­va ima­gen y un es­plen­dor que a la pos­tre han pro­mo­cio­na­do, tam­bién, el de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co de es­tas ciu­da­des pa­tri­mo­nia­les.

El tra­ba­jo efec­tua­do des­de ha­ce va­rios años en Cien­fue­gos, con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va des­de el 2007 de la Ofi­ci­na del Con­ser­va­dor de la Ciu­dad co­mo en­ti­dad lí­der, se ma­te­ria­li­zó a tra­vés del Plan Cien­fue­gos 200, di­se­ña­do, pla­nea­do y apro­ba­do de con­jun­to por la Asam­blea Mu­ni­ci­pal y Pro­vin­cial del Po­der Po­pu­lar con la va­li­da­ción ple­na de la po­bla­ción pa­ra de ese mo­do ce­le­brar dig­na­men­te el bi­cen­te­na­rio de es­ta ciu­dad amo­ro­sa.

El 22 de abril del pre­sen­te año com­par­ti­re­mos es­ta fies­ta cul­tu­ral de gran tras­cen­den­cia so­cial con un con­ti­nua­do ac­cio­nar en el res­ca­te de su Pa­tri­mo­nio Mun­dial, que ha abar­ca­do ca­si to­dos los es­pa­cios pú­bli­cos, su con­jun­to y en­torno ma­ri­ne­ro, ade­más de las be­llas edi­fi­ca­cio­nes que lo con­for­man, al te­ner en cuen­ta en su di­ver­si­dad sig­ni­fi­ca­ti­vas obras eco­nó­mi­cas y so­cio­cul­tu­ra­les co­mo la pla­za fun­da­cio­nal, el par­que Jo­sé Mar­tí y su ele­gan­te y mo­nu­men­tal am­bien­te, con el re­mo­za­mien­to de la jo­ya tea­tral del si­glo XIX, el Tea­tro To­más Terry, el cual ha si­do in­ter­ve­ni­do de for­ma muy pro­fe­sio­nal en su de­co­ra­do in­te­rior y en el res­ca­te de los sin­gu­la­res mo­sai­cos ita­lia­nos de su fa­cha­da, de mo­do que que pue­da es­tar lis­to pa­ra re­ci­bir la es­pe­ra­da Ga­la por el Bi­cen­te­na­rio.

El Cen­tro Cul­tu­ral Benny Mo­ré, si­tio de ve­ne­ra­ción a nues­tro Bár­ba­ro del Rit­mo; el Ca­fé Pau­li­na, que evo­ca a la Em­pe­ra­triz del Dan­zo­ne­te en Cu­ba; el Pa­la­cio de Go­bierno Pro­vin­cial, con la cú­pu­la ma­yor de la ciu­dad y su ele­gan­te Sa­lón de Pro­to­co­lo; la Ca­te­dral Pu­rí­si­ma Con­cep­ción en sus cua­li­fi­ca­dos in­te­rio­res, vis­tos a tra­vés de do­ce vi­tra­les fran­ce­ses to­tal­men­te res­tau­ra­dos; el Mu­seo de las Ar­tes y los Ofi­cios, que aco­ge el ma­jes­tuo­so Pa­la­cio Fe­rrer, ubi­ca­do fren­te al Ar­co de Triun­fo de los Tra­ba­ja­do­res (úni­co de su ti­po en Cu­ba), si­guen de­fi­nien­do el co­ra­zón de la ciu­dad, don­de se pal­pi­ta y vi­ve in­ten­sa­men­te.

Se di­na­mi­za aún más, en sus 400 m, el Co­rre­dor San­ta Isa­bel, an­ti­gua vía de ac­ce­so de co­mer­cian­tes y ma­ri­ne­ros ha­cia la vi­lla, don­de hoy rei­nan la ar­te­sa­nía cien­fue­gue­ra; y la se­lec­ta Ga­le­ría San­ta Isa­bel, con la po­li­cro­mía de sus obras, pre­sen­ta­das por sus pro­pios au­to­res, a lo cual se su­man es­pa­cios co­mo los me­so­nes Chef San­ta­na y La Lon­ja, po­see­do­res de ofer­tas cu­li­na­rias lo­ca­les. Es­tos si­tios, de re­cién inau­gu­ra­ción, con­du­cen ha­cia el abra­zo que otor­ga el mar cuan­do se lle­ga al cen­te­na­rio Mue­lle Real.

La Pi­ña Co­la­da, ubi­ca­da fren­te al Par­que de la Adua­na, y la Pla­zue­la de la Ju­ven­tud se­rán es­ce­na­rios por ex­ce­len­cia pa­ra el dis­fru­te de las azu­les aguas de la bahía y los en­cuen­tros de to­dos los gru­pos eta­rios con pre­do­mi­nio ju­ve­nil. En el mis­mo Cen­tro His­tó­ri­co se com­ple­ta es­te con­cier­to de nue­vas obras, que sor­pren­den en el tran­si­tar dia­rio, co­mo ocu­rre con el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del

Con vis­ta a la ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio, des­de ha­ce al­gún tiem­po se ha tra­ba­ja­do en la pre­pa­ra­ción de Cien­fue­gos 200, un pro­yec­to que in­vo­lu­cra a to­dos los ac­to­res de la ciu­dad y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la rea­li­za­ción de obras en di­fe­ren­tes sec­to­res, así co­mo de ac­cio­nes in­tan­gi­bles que den res­pues­tas a las ca­ren­cias y de­man­das de los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad

Pa­tri­mo­nio, se­de de la Ma­que­ta de la ciu­dad; los nue­vos ta­lle­res de la Es­cue­la de Ofi­cios; el Com­ple­jo Cul­tu­ral Pa­la­cio Le­blanc, que aco­ge la Ca­sa de la Cul­tu­ra Fran­ce­sa en Cien­fue­gos, la cual que­da­rá inau­gu­ra­da con el even­to La Ci­té del Sur, jus­to re­co­no­ci­mien­to a Bur­deos, Nue­va Or­leans y De Clouet, obli­ga­da re­fe­ren­cia fun­da­cio­nal, y que ha­cen po­si­ble la con­ti­nui­dad de los víncu­los ac­tua­les con Fran­cia.

En­gro­san, ade­más, el lis­ta­do de los re­ga­los que se re­ci­ben en es­te cum­plea­ños: la Fe­ria Ar­te­sa­nal, a to­do lo lar­go del Bou­le­vard cien­fue­gue­ro, con el dis­tin­gui­do Pa­la­cio de la Ar­te­sa­nía, otro­ra man­sión del si­glo XIX be­lla­men­te res­tau­ra­da; el Mu­ral ale­gó­ri­co a la Fun­da­ción de la Ciu­dad que lu­ce en la fa­cha­da de la li­bre­ría Dio­ni­sio San Ro­mán; el Cen­tro Cul­tu­ral Pra­do, la dis­tin­gui­da Bi­blio­te­ca Pro­vin­cial, fren­te al Pa­seo del Pra­do; la Sa­la Tea­tro Ai­da Con­de, los mu­seos Cas­ti­llo de Ja­gua y de la Clan­des­ti­ni­dad Her­ma­nas Gi­ralt, en­tre otros.

So­bre­sa­len asi­mis­mo la reha­bi­li­ta­ción in­te­gral de es­cue­las de to­dos los ni­ve­les y en­se­ñan­zas, mer­ca­dos in­dus­tria­les, par­ques y va­ria­das in­ver­sio­nes que, de for­ma pro­gre­si­va, se van con­clu­yen­do pa­ra la tras­cen­den­tal fe­cha. Idén­ti­co su­ce­de con los cen­tros del Sis­te­ma de Sa­lud en el te­rri­to­rio, hos­pi­ta­les, po­li­clí­ni­cos, far­ma­cias, Ca­sas de Abue­los o Con­sul­to­rios del Mé­di­co de la Fa­mi­lia, la Ter­mi­nal de Óm­ni­bus, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes…

Lla­man la aten­ción, de igual ma­ne­ra, el Pro­yec­to Luz, con la ilu­mi­na­ción de las prin­ci­pa­les ar­te­rias, pla­zas, pa­seos, por­ta­les, mo­nu­men­tos y edi­fi­cios de va­lor pa­tri­mo­nial; la am­plia­ción del Pa­seo del Pra­do con su Mo­nu­men­to al Bi­cen­te­na­rio; las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas que re­na­cen o abre sus puer­tas por es­tos días, al es­ti­lo de los Es­ta­dio de Béis­bol, las Aca­de­mias de Bo­xeo y Aje­drez, el Ho­tel De­por­ti­vo, el Cen­tro de Me­di­ci­na De­por­ti­va y gim­na­sios que han bus­ca­do es­tar a la al­tu­ra de es­tas ce­le­bra­cio­nes de 2019.

A es­ta con­ta­gio­sa ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va se in­cor­po­ran di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos con obras de gran im­pac­to so­cial y eco­nó­mi­co, que han per­mi­ti­do el in­cre­men­to de una red de ins­ta­la­cio­nes tu­rís­ti­cas de al­tí­si­ma ca­li­dad y con­fort que, uni­do a la ex­traho­te­le­ra de ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos, ofre­ce un to­do ar­mó­ni­co de con­vi­ven­cia y bie­nes­tar. Se pue­de com­pro­bar no so­lo en ho­te­les ci­ta­di­nos co­mo el Me­liá Ja­gua, La Unión, San Car­los, Pa­la­cio Azul, Ca­sa Ver­de y Per­la del Mar, sino tam­bién en los de pla­ya al es­ti­lo del Ran­cho Lu­na y Pa­sa­ca­ba­llos.

En el ex­tre­mo Sur de la ciu­dad, en el en­torno del ya men­cio­na­do y em­ble­má­ti­co ho­tel Me­liá Ja­gua y del exó­ti­co Pa­la­cio de Va­lle (res­tau­ran­te de gran pres­tan­cia ex­ce­len­te­men­te res­tau­ra­do) se en­gar­zan, a mo­do de co­llar de bri­llan­tes, va­lio­sos in­mue­bles de ar­qui­tec­tu­ra en made­ra y tam­bién tu­rís­ti­cos co­mo el lla­ma­ti­vo y ele­gan­te Club Cien­fue­gos con sus be­llas to­rres, y sus iden­ti­ta­rios co­lo­res en blan­co y ver­de.

El tu­ris­mo de cru­ce­ros ha to­ma­do a la Per­la del Sur por asal­to. Si­mi­lar a puer­tos co­mo La Ha­ba­na y San­tia­go de Cu­ba, aquí ha en­con­tra­do una de la bahías más be­llas y lim­pias de la Is­la; los cru­ce­ris­tas des­cu­bren los atrac­ti­vos de es­ta ciu­dad Pa­tri­mo­nio Mun­dial, al po­der mo­ver­se li­bre­men­te, com­par­tir y re­ci­bir el abra­zo fra­ter­nal de la po­bla­ción.

El Bi­cen­te­na­rio pro­pi­cia­rá el fo­men­to y en­cuen­tro con el pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial ca­rac­te­rís­ti­co de los cien­fue­gue­ros. Vi­si­tan­tes y lo­ca­les, de con­jun­to, acla­ma­re­mos es­ta fies­ta cul­tu­ral y for­ma­re­mos un to­do, des­de el ini­cio, con la Evo­ca­ción de la Fun­da­ción de la Ciu­dad por los fran­ce­ses, te­nien­do co­mo te­lón de fon­do la Al­fom­bra Flo­ral.

Es­ta­re­mos to­dos con­ten­tos por cum­plir la pri­me­ra eta­pa de un in­ten­so plan que ha si­do enar­bo­la­do por ca­da cien­fue­gue­ro «Por los 200 de la Per­la». Pos­te­rior­men­te

con­ti­nua­re­mos el queha­cer cons­truc­ti­vo du­ran­te to­do el año ba­jo el le­ma: «Cien­fue­gos va por más», que po­si­bi­li­ta­rá en­tre­gar un le­ga­do ma­te­rial e

in­ma­te­rial pal­pa­ble

Jun­tos sem­bra­re­mos el Ár­bol Ja­gua 200, en­tre­ga­re­mos una ofren­da al Tú­mu­lo del Fun­da­dor con la Asam­blea So­lem­ne y re­co­no­ce­re­mos a ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des. Dis­fru­ta­re­mos, asi­mis­mo, de una ga­la ar­tís­ti­ca de ex­ce­len­cia y un es­pe­ra­do es­pec­tácu­lo de fue­gos ar­ti­fi­cia­les; de asom­bro­sas can­to­rías in­fan­ti­les y cam­pe­si­nas, de un gran bai­le con 200 pa­re­jas; de la Fies­ta de Co­lo­res que pro­ta­go­ni­za­rán 200 ar­tis­tas de la plás­ti­ca, a te­nor con el Con­cur­so de Li­te­ra­tu­ra y el Pre­mio Fer­nan­di­na de Ja­gua. No fal­ta­rán los con­cier­tos en la Pla­za de la ciu­dad ni en la Pla­zue­la de la Ju­ven­tud, mien­tras se prevé que al­can­cen am­plia con­vo­ca­to­ria la gran Fe­ria de Ar­te Po­pu­lar que se or­ga­ni­za y el mues­tra­rio que se ha­rá de lo me­jor de la cul­tu­ra su­re­ña.

La pre­sen­ta­ción del per­fu­me Per­la del Sur, pro­duc­ción ex­clu­si­va de Sú­chel-Camacho, cons­ti­tui­rá un mo­men­to muy es­pe­cial pa­ra la ciu­dad. Tam­bién lo se­rá la re­ve­la­ción del ron San Car­los, an­ti­gua mar­ca que se ha re­cu­pe­ra­do por la fe­cha y con el cual se ha­rá un brin­dis por la Ciu­dad, por to­dos sus hi­jos, jun­to a la com­pe­ten­cia y pre­mia­ción del Tra­go Bi­cen­te­na­rio.

Tam­bién nos lle­na­rán de de­lei­te las exposicion­es de fo­to­gra­fías, flo­res y plan­tas or­na­men­ta­les; y las pu­bli­ca­cio­nes de nue­vos y va­lio­sos li­bros, el des­fi­le de co­ches an­ti­guos y mo­tos; la in­cor­po­ra­ción, por pri­me­ra vez, de Cien­fue­gos co­mo sub­se­de de la pres­ti­gio­sa Bie­nal de La Ha­ba­na. Co­rreos de Cu­ba, del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes, ha pre­pa­ra­do una can­ce­la­ción es­pe­cial de se­llos y so­bres, al tiem­po que, con el acom­pa­ña­mien­to de la Fe­de­ra­ción Fi­la­té­li­ca de Cu­ba, emi­ti­rá pos­ta­les y tar­je­tas te­le­fó­ni­cas ale­gó­ri­cos a una ciu­dad que se­gui­rá re­ci­bien­do con agra­do el ca­lor de ins­ti­tu­cio­nes religiosas y fra­ter­na­les, re­pre­sen­tan­tes del cre­do y la her­man­dad cien­fue­gue­ra.

Un ma­ra­tón de­por­ti­vo en el que pre­do­mi­na­rán las re­ga­tas y el en­ga­la­na­mien­to de em­bar­ca­cio­nes, nos uni­rán más a nues­tra ra­da, re­cu­pe­ran­do pa­ra bien el fa­mo­so Fes­ti­val del Mar. Las pre­sen­ta­cio­nes de la Pae­lla Co­va­don­ga y del Fi­le­te Can­ci­ller Gi­gan­te, jun­to a la Com­pe­ten­cia de Pla­tos Tí­pi­cos, sal­va­rán pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes gus­ta­das cos­tum­bres.

Cuan­do arri­be­mos a la año­ra­da fe­cha, sin du­das es­ta­re­mos to­dos con­ten­tos por cum­plir la pri­me­ra eta­pa de un in­ten­so plan que ha si­do enar­bo­la­do por ca­da cien­fue­gue­ro «Por los 200 de la Per­la». Pos­te­rior­men­te con­ti­nua­re­mos el queha­cer cons­truc­ti­vo du­ran­te to­do el año ba­jo el le­ma: «Cien­fue­gos va por más», que po­si­bi­li­ta­rá en­tre­gar a la po­bla­ción y vi­si­tan­tes un le­ga­do ma­te­rial e in­ma­te­rial pal­pa­ble que que­de co­mo cons­tan­cia de­fi­ni­to­ria de la me­mo­ria his­tó­ri­ca de sus ac­tua­les hi­jos, los que vi­vi­mos or­gu­llo­sos y com­pro­me­ti­dos con el pre­sen­te y fu­tu­ro de es­ta en­can­ta­do­ra, cul­ta y he­roi­ca ur­be.

An­dar por la ciu­dad que enamo­ra, re­ci­bir el in­flu­jo de la bri­sa y sus be­lle­zas na­tu­ra­les y pa­tri­mo­nia­les, nos ha­bla a ca­da pa­so de dis­tin­ción, cla­se y cul­tu­ra, mien­tras el abra­zo de sus mo­ra­do­res des­cu­bre el or­gu­llo que los ca­rac­te­ri­za por es­te be­llo Cien­fue­gos que ha­bi­tan y cus­to­dian, y que es­tán dis­pues­tos a com­par­tir en to­do mo­men­to con ca­da vi­si­tan­te y ami­go que lle­gue a dis­fru­tar de sus te­so­ros más pre­cia­dos, pe­ro avi­sán­do­les de an­te­mano que de­ben es­tar dis­pues­tos a que­dar atra­pa­dos por siem­pre en sus má­gi­cas y en­can­ta­do­ras re­des.

Con vis­tas a la ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio, des­de ha­ce al­gún tiem­po se ha tra­ba­ja­do en la pre­pa­ra­ción de Cien­fue­gos 200, un pro­yec­to que in­vo­lu­cra a to­dos los ac­to­res de la ciu­dad y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la rea­li­za­ción de obras en di­fe­ren­tes sec­to­res, así co­mo de ac­cio­nes in­tan­gi­bles que den res­pues­tas a las ca­ren­cias y de­man­das de los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad

Ma­ra­vi­lla ver una obra tan mo­nu­men­tal co­mo el Pa­la­cio de Va­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.