Cen­te­na­ria y apa­sio­na­da tra­di­ción

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cienfuegos 200 - TEX­TO: MAX AGUI­LE­RA FOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

AUN­QUE MU­CHOS VEN AL RO­DEO CO­MO UN EVEN­TO TÍ­PI­CO DEL OES­TE ES­TA­DOU­NI­DEN­SE, SUS RAÍ­CES SE EN­CUEN­TRAN MÁS BIEN EN ES­PA­ÑA QUE SE EN­CAR­GÓ DE PO­PU­LA­RI­ZAR­LO EN TO­DO EL CON­TI­NEN­TE AME­RI­CANO

La do­ma de to­ros, las com­pe­ten­cias de la­zo o de equi­ta­ción, las ca­rre­ras con ba­rri­les... tie­nen el po­der de atraer a mul­ti­tud de cu­rio­sos, lo mis­mo en Cu­ba y Mé­xi­co, que en Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Ni­ca­ra­gua, Ve­ne­zue­la, Es­ta­dos Uni­dos... Tan­to arrai­go tu­vo en la na­ción nor­te­ña, que la ma­yo­ría de los apa­sio­na­dos del ro­deo han lle­ga­do a creer que se tra­ta de un even­to tí­pi­co del oes­te es­ta­dou­ni­den­se. Sin em­bar­go, sus raí­ces se en­cuen­tran más bien en Es­pa­ña que con­si­guió que esa ac­ti­vi­dad traí­da a sus co­lo­nias se con­vir­tie­ra, con los años, en una ver­da­de­ra tra­di­ción.

Lo que sí es in­ne­ga­ble que los ro­deos, que go­zan de gran po­pu­la­ri­dad en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano, a par­tir de que el Im­pe­rio es­pa­ñol se ex­ten­die­ra con sus ga­na­de­ros, du­ran­te los siglos XVI y XVIII, por te­rri­to­rios que hoy ocu­pan es­ta­dos co­mo Ca­li­for­nia, Ne­va­da, Nue­vo Mé­xi­co, Ari­zo­na, Flo­ri­da o Texas, an­tes de que tu­vie­ra lu­gar la fun­da­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Po­co a po­co las téc­ni­cas de do­ma y equi­ta­ción que usa­ban los co­lo­nos y mi­sio­ne­ros de Es­pa­ña y Mé­xi­co fue­ron asu­mi­das por los des­cen­dien­tes de in­gle­ses, es­co­ce­ses, ir­lan­de­ses…, quie­nes em­pe­za­ron a re­co­no­cer­se co­mo «cow­boys», pe­ro no bo­rra­ron de su dic­cio­na­rio un tér­mino cas­te­llano co­mo «ro­deo» pa­ra de­sig­nar el mo­men­to en que de­bían aco­rra­lar a re­ses y ca­ba­llos pa­ra con­du­cir­los a las fe­rias que se or­ga­ni­za­ban en dis­tin­tas ciu­da­des.

Fue des­pués de la Gue­rra Ci­vil (1865) que a es­ta ac­ti­vi­dad, vis­ta por al­gu­nos co­mo es­pec­tácu­lo y por otros co­mo de­por­te, re­fle­jo del tra­ba­jo de los cam­pe­si­nos en los cam­pos día a día, se le em­pe­za­ron a aña­dir com­pe­ti­cio­nes in­for­ma­les de ti­ro de la­zo, re­sis­ten­cia… Po­co más de dos dé­ca­da des­pués se or­ga­ni­zó en Pres­cott, Ari­zo­na, el pri­mer ro­deo pro­fe­sio­nal.

EX­PRE­SIO­NES IN­TER­NA­CIO­NA­LES

Exis­ten paí­ses co­mo Chi­le, don­de el ro­deo se con­si­de­ra el se­gun­do de­por­te más prac­ti­ca­do des­pués del fút­bol, y otros co­mo la mis­ma Es­pa­ña, don­de des­de ha­ce años se ce­le­bra, en el mes de ju­lio, un fes­ti­val co­mo el Ra­pa das Bes­tas, que con­vo­ca en Sa­bu­ce­do, en la re­gión de Ga­li­cia, a mi­les de per­so­nas, atraí­das por es­ta fies­ta emi­nen­te­men­te tu­rís­ti­ca.

Ra­pa das Bes­tas tu­vo su ori­gen en la épo­ca me­die­val, cuan­do los gallegos, co­mo par­te de un pro­pa­ga­do ri­tual, aco­rra­la­ban a los ca­ba­llos fuer­tes y de ta­lla ba­ja que va­gan li­bre­men­te en los cam­pos y mon­tes del no­roes­te de la pe­nín­su­la, con el fin de cor­tar­les sus cri­nes y co­las, las cua­les eran muy bus­ca­das en el mer­ca­do pa­ra re­lle­nar col­cho­nes y hom­bre­ras.

Tam­bién en Cu­ba tie­nen lu­gar di­ver­sas fe­rias, co­mo la anual In­ter­na­cio­nal Agroin­dus­trial de Ran­cho Bo­ye­ros que se desa­rro­lla en mar­zo du­ran­te ocho días. Se­gún los ar­chi­vos, el pri­mer even­to de es­te ti­po se efec­tuó en 1814, en la lla­ma­da Quin­ta de los Mo­li­nos. En la ha­ba­ne­ra ca­lle Car­los III. Se di­ce que los pri­me­ros ro­deos y co­leos (tum­bar una res me­dian­te la co­la) en la Is­la se rea­li­za­ron en los años 20 del pa­sa­do si­glo, más exac­ta­men­te en 1924.

Por el nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de afi­cio­na­dos en la Ma­yor de las An­ti­llas aman­tes de es­ta ac­ti­vi­dad ex­ten­di­da con fuer­za por los va­que­ros es­ta­dou­ni­den­ses y es­pa­ño­les, así co­mo por los cha­rros me­xi­ca­nos, es que en 1993 se fun­dó la Aso­cia­ción Cu­ba­na de Va­que­ros de Ro­deo, que cuen­ta con 79 es­ta­dios pa­ra ex­hi­bir sus lla­ma­ti­vas com­pe­ti­cio­nes. La are­na prin­ci­pal si­gue sien­do el ya men­cio­na­do re­cin­to fe­rial de Ran­cho Bo­ye­ros, muy pró­xi­mo al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Jo­sé Mar­tí.

Tam­bién tie­ne su se­de en La Ha­ba­na, la Con­fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ro­deo y Co­leo pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, crea­da en 1997.

Los apa­sio­na­dos del ro­deo han lle­ga­do a creer que se tra­ta de un even­to tí­pi­co del oes­te es­ta­dou­ni­den­se. Sin em­bar­go, sus raí­ces se en­cuen­tran más bien en Es­pa­ña, que con­si­guió que esa ac­ti­vi­dad traí­da a sus co­lo­nias se con­vir­tie­ra, con los años, en una ver­da­de­ra tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.