Al­ma del Me­di­te­rrá­neo

LA AU­TÓ­NO­MA CO­MU­NI­DAD VA­LEN­CIA­NA PRO­MUE­VE LA TURISMOFIL­IA, UNA MO­DA­LI­DAD BA­SA­DA EN SI­TUAR A LOS VI­SI­TAN­TES EN EL CEN­TRO DE LA OFER­TA, DI­FUN­DIR EL ES­PÍ­RI­TU DE CON­FIAN­ZA, DEL DE­TA­LLE Y DE LA SOS­TE­NI­BI­LI­DAD DE LA RE­GIÓN

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Alternativ­o / Alternate Travel - TEXTO / TEXT: JOSE CAR­LOS DE SAN­TIA­GO FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Abier­ta, aco­ge­do­ra y hos­pi­ta­la­ria. Así es la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, con­for­ma­da por las pro­vin­cias de Ali­can­te, Cas­te­llón y Va­len­cia. Una zo­na de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca en la que, du­ran­te to­do el año, pre­do­mi­na un cli­ma agra­da­ble y en la que sus ha­bi­tan­tes fo­men­tan la turismofil­ia, una mo­da­li­dad ba­sa­da en mul­ti­pli­car los va­lo­res que pue­den enamo­rar al vi­si­tan­te.

Se «en­ca­de­na» el tu­ris­mo a la con­di­ción hu­ma­na, se co­lo­ca a los vi­si­tan­tes en el cen­tro de la ofer­ta y se di­fun­de el es­pí­ri­tu de con­fian­za, del de­ta­lle. Los éxi­tos son pal­pa­bles, te­nien­do en cuen­ta que es­ta re­gión au­tó­no­ma de Es­pa­ña re­ci­bió un ré­cord de 9,2 mi­llo­nes de tu­ris­tas ex­tran­je­ros en 2018, lo cual evi­den­cia un in­cre­men­to del 3,2% res­pec­to a 2017. La ma­yo­ría, pro­ce­den­tes de otras zo­nas del país y de na­cio­nes eu­ro­peas.

En con­ver­sa­ción con du­ran­te la re­cién ce­le­bra­da Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Via­jes y Tu­ris­mo de Mos­cú (MITT), José Ma­nuel Gis­bert, di­rec­tor ge­ne­ral de Tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, co­men­tó que

la hos­pi­ta­li­dad es­tá aso­cia­da al ca­rác­ter me­di­te­rrá­neo que de­fi­ne a los ciu­da­da­nos de es­ta par­te, quie­nes com­pren­den que el tu­ris­mo es ri­que­za, no so­lo por ser una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca im­por­tan­te sino por­que tam­bién de­ja sal­dos po­si­ti­vos en el ni­vel emo­cio­nal.

Si de re­fe­ren­cias se tra­ta, Gis­bert men­cio­na tres des­ti­nos tu­rís­ti­cos que no pue­den ig­no­rar­se. «De­nia es Ciu­dad Crea­ti­va de la Gas­tro­no­mía UNES­CO y nos in­tere­sa di­fun­dir su tra­ba­jo en el ám­bi­to del tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co sostenible y co­mo un ca­nal pa­ra pro­mo­ver la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea va­len­cia­na. Asi­mis­mo al­re­de­dor de Va­len­cia es­tá El Pal­mar, don­de el pa­la­dar más ex­qui­si­to que­da ren­di­do an­te la pae­lla, pla­to que nos dis­tin­gue, pe­ro al que que­re­mos su­pe­rar con la mar­ca Ex­qui­si­to Me­di­te­rrá­neo, en la que con­flu­yen los va­lo­res de la me­di­te­rra­nei­dad co­mo la hos­pi­ta­li­dad, pe­ro tam­bién la die­ta. Ade­más es­tá Cas­te­llón, en el in­te­rior, con pla­tos y re­ce­tas tra­di­cio­na­les al más pu­ro es­ti­lo de nues­tros pue­blos, y con mu­cho po­ten­cial tu­rís­ti­co que ofre­cer, no del to­do co­no­ci­do».

Ali­can­te se ha con­ver­ti­do en ca­pi­tal de la co­ci­na me­di­te­rrá­nea, y es­to es un pun­to fuer­te en el tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na por­que, al de­cir de Gis­bert, pue­de arri­bar un via­je­ro de­seo­so de for­mar­se en la cul­tu­ra de la gas­tro­no­mía me­di­te­rrá­nea.

Sin em­bar­go, más allá de la gas­tro­no­mía, la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na des­plie­ga un in­ten­so tra­ba­jo pa­ra aso­ciar sus tres pro­vin­cias a atrac­ti­vos des­ti­nos del de­por­te tu­rís­ti­co. En ese sen­ti­do so­bre­sa­le el golf, pues el cli­ma y la ca­li­dad de los 22 cam­pos pa­ra prac­ti­car­lo que exis­ten en es­te te­rri­to­rio, ha­cen de la Co­mu­ni­dad un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal del tu­ris­mo de es­te de­por­te.

Otro va­lor adi­cio­nal, des­de la vi­sión del tu­ris­mo cul­tu­ral, lo cons­ti­tu­yen Las Fa­llas o Fies­tas del Fue­go en ho­nor a San José, ce­le­bra­das en el mes de mar­zo de ma­ne­ra tra­di­cio­nal en Va­len­cia y otras ciu­da­des. Su re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal es tal que ca­da año cre­ce el nú­me­ro de via­je­ros que lle­gan pa­ra par­ti­ci­par de ellas.

Vis­ta por mu­chos úni­ca­men­te co­mo una ma­ra­vi­llo­sa tie­rra de sol y pla­ya, en esa su­per­fi­cie de 23 255 km2, don­de se com­bi­nan ex­ten­sas lla­nu­ras cos­te­ras y zo­nas mon­ta­ño­sas, y se­ño­rea un ad­mi­ra­ble patrimonio na­tu­ral, cul­tu­ral, ar­qui­tec­tó­ni­co, que­da to­da­vía mu­cho por des­cu­brir.

Otro va­lor aña­di­do, des­de el pun­to de vis­ta del tu­ris­mo cul­tu­ral, son las Fies­tas del Fue­go. Just anot­her va­lue ad­ded -from the view of cul­tu­ral tou­rism- is the Fies­ta del Fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.