¿ES SU PRI­ME­RA VEZ EN EL TRÓ­PI­CO?

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud / Tourism & Health - TEXTO / TEXT: MRC. DR. JOSE ANGEL GAR­CÍA DEL­GA­DO, PRO­FE­SOR AU­XI­LIAR FA­CUL­TAD ICBP VIC­TO­RIA DE GI­RÓN, UNI­VER­SI­DAD ME­DI­CA DE LA HA­BA­NA. FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

EXIS­TEN CAU­SA­LES AM­BIEN­TA­LES QUE PO­DRÍAN IN­CI­DIR EN LA SA­LUD DE LOS VIA­JE­ROS RE­LA­CIO­NA­DOS CON FAC­TO­RES FÍ­SI­COS, QUÍ­MI­COS Y BIO­LÓ­GI­COS, Y QUE SON EX­TER­NOS A LAS PER­SO­NAS. EX­CE­LEN­CIAS LE OFRE­CE AL­GU­NAS RE­CO­MEN­DA­CIO­NES QUE PUE­DEN PRE­SER­VAR SU SA­LUD Y BIE­NES­TAR

Exis­ten cau­sa­les am­bien­ta­les que po­drían in­ci­dir en la sa­lud de los via­je­ros re­la­cio­na­dos con fac­to­res fí­si­cos, quí­mi­cos y bio­ló­gi­cos, y que son ex­ter­nos a las per­so­nas. Ex­pe­ri­men­tar en los paí­ses vi­si­ta­dos cam­bios brus­cos con res­pec­to a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en que ha­bi­tual­men­te vi­ven, co­mo la al­ti­tud, va­ria­cio­nes re­pen­ti­nas de ca­lor y hu­me­dad, ex­po­si­cio­nes no ha­bi­tua­les a ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas del sol, pi­ca­du­ras de ani­ma­les o in­sec­tos, etc., pu­die­ran re­per­cu­tir en la sa­lud y el bie­nes­tar.

Son mu­chos los fac­to­res del am­bien­te que si no co­no­ce­mos o con­tro­la­mos, pue­den per­ju­di­car la sa­lud y lo pla­ni­fi­ca­do pa­ra un via­je, con pro­ba­bles con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas

aña­di­das; exis­te un am­plio con­te­ni­do de re­co­men­da­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar o evi­tar ca­da uno de es­tos ries­gos:

» Los via­je­ros no acos­tum­bra­dos a gran­des al­tu­ras de­be­rán evi­tar los via­jes di­rec­tos a al­ti­tu­des muy ele­va­das, y si es po­si­ble ha­cer una es­ca­la du­ran­te 2 o 3 no­ches pa­ra acli­ma­tar­se. Quie­nes tie­nen an­te­ce­den­tes de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, pul­mo­nar o anemia de­be­rán so­li­ci­tar an­tes con­se­jo mé­di­co.

» Pa­ra los cam­bios re­pen­ti­nos al ca­lor y hu­me­dad, re­sul­ta im­por­tan­te man­te­ner un ade­cua­do con­su­mo de lí­qui­dos con­ve­nien­te­men­te mi­ne­ra­li­za­dos. Aña­dir una pe­que­ña can­ti­dad de sa­les en co­mi­das o be­bi­das (si no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes) pue­de ayu­dar a pre­ve­nir des­equi­li­brios, en par­ti­cu­lar, en pe­río­dos de adap­ta­ción. Es con­ve­nien­te una du­cha dia­ria pre­vio al sue­ño, el uso de ro­pas de al­go­dón hol­ga­das pa­ra evi­tar ro­za­du­ras, que pue­dan ser puer­ta de en­tra­da de in­fec­cio­nes, y la apli­ca­ción de pol­vos de tal­co en las zo­nas sen­si­bles, pa­ra im­pe­dir que se pro­duz­can in­fec­cio­nes de la piel pro­cli­ves en es­tos am­bien­tes.

» En el ca­so de los da­ños por las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas del sol, se de­be evi­tar la ex­po­si­ción al sol en ho­ras del día de ma­yor in­ten­si­dad de ra­dia­ción, así co­mo lle­var ro­pas que cu­bran pier­nas y bra­zos, así co­mo ade­cua­das ga­fas de sol y som­bre­ros de vi­se­ra an­cha, ade­más de usar pro­tec­to­res so­la­res cuan­do la ex­po­si­ción sea in­elu­di­ble co­mo en los ba­ños en pla­yas u otros a la in­tem­pe­rie.

» Los ries­gos de­ri­va­dos del con­su­mo de ali­men­tos y be­bi­das se dis­mi­nu­yen al in­ge­rir be­bi­das frías en­va­sa­das o em­bo­te­lla­das, siem­pre que es­tén bien se­lla­das. Se de­ben evi­tar las co­mi­das cru­das, ex­cep­to fru­tas y ve­ge­ta­les, de lo con­tra­rio de­ber es­tar bien co­ci­na­das en si­tios fia­bles.

» Lle­var sa­les de rehi­dra­ta­ción oral y de­sin­fec­tan­tes pa­ra el agua es la me­jor ma­ne­ra de tra­tar una dia­rrea. Si es­ta du­ra más de 3 días y/o se pro­du­cen de­po­si­cio­nes muy fre­cuen­tes, vó­mi­tos re­pe­ti­dos, fie­bre o hay san­gre en las he­ces, se de­be bus­car ayu­da mé­di­ca.

» Los pe­li­gros en ba­ños en aguas de re­creo se mi­ni­mi­zan cuan­do no se su­mer­ge en con­ta­mi­na­das por aguas re­si­dua­les. Evi­te tra­gar agua en cual­quier ti­po de bal­nea­rio.

» Los ani­ma­les pue­den con­ver­tir­se en un pro­ble­ma si se po­ne en con­tac­to con los do­més­ti­cos en zo­nas don­de exis­te ra­bia, o con los sal­va­jes y/o en cau­ti­vi­dad. Es con­ve­nien­te ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre la po­si­ble pre­sen­cia de ser­pien­tes, es­cor­pio­nes y ara­ñas en la zo­na vi­si­ta­da, y no pa­sear des­cal­zo o con san­da­lias abier­tas en te­rre­nos don­de exis­ten. Asi­mis­mo de­be lle­var bo­tas o za­pa­tos ce­rra­dos y pan­ta­lo­nes lar­gos, y ser par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­sos cuan­do se sa­le por las no­ches. Exa­mi­nar las ro­pas y za­pa­tos an­tes de usar­los.

» So­bre los vec­to­res trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des es im­por­tan­te apli­car re­pe­len­tes de in­sec­tos en la piel ex­pues­ta o en la ro­pa. Pa­ra pro­te­ger los pies de­ben uti­li­zar­se bo­tas con cal­ce­ti­nes al­tos a las ho­ras del día en que los vec­to­res son ac­ti­vos, usar ade­más Es­pi­ra­les (va­po­ri­za­do­res de in­sec­ti­ci­da) o sprays in­sec­ti­ci­das en las ha­bi­ta­cio­nes an­tes de dor­mir, así co­mo mos­qui­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.