Co­ta­ca­chi en el ca­mino de los pue­blos ma­gi­cos de Ecua­dor

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Viajes - TEX­TO: AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

UNOS LE LLA­MAN EL CAN­TÓN MU­SI­CAL DE ES­TE PAÍS Y OTROS CAS­TI­LLO DE LUZ. EN­TRE SUS AÑE­JAS EDI­FI­CA­CIO­NES Y UNA NA­TU­RA­LE­ZA PRO­DI­GIO­SA, CO­RO­NA­DA POR EL VOL­CÁN CO­TA­CA­CHI, SE PUE­DE DIS­FRU­TAR DE LA MA­JES­TUO­SI­DAD CUL­TU­RAL Y NA­TU­RAL DE ES­TE MUN­DO. NO ES CA­SUAL QUE AS­PI­RE A LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN, JUN­TO A OTROS SI­TIOS DE ES­TA NA­CIÓN, DE PUE­BLO MÁ­GI­CO, UN PRO­YEC­TO PA­RA EL IM­PUL­SO DEL TU­RIS­MO CON EL APO­YO DE UNA SUSTANCIOS­A EX­PE­RIEN­CIA ME­XI­CA­NA

Ba­jo los 4 339 m de al­tu­ra del vol­cán Co­ta­ca­chi y ro­dea­do por los lla­ma­dos bos­ques de ár­bo­les de pa­pel, en «El can­tón mu­si­cal del Ecua­dor», al­guien vis­te un pon­cho de agua y bo­tas de cau­cho mien­tras re­co­rre las ca­lles, esas mis­mas que ca­da día se lle­nan de gen­te que bai­la con la ma­rim­ba de los can­tan­tes am­bu­lan­tes en ca­da es­qui­na.

Co­ta­ca­chi es un «Pue­blo Má­gi­co», afir­man no po­cos; y no so­lo por su ha­lo mís­ti­co que, con­ju­ga­do con la na­tu­ra­le­za, cultura y ar­te­sa­nía le me­re­ció el nom­bre de Cas­ti­llo de Luz.

Pe­ro la ca­li­fi­ca­ción po­pu­lar pue­de lle­gar a ser ofi­cial si, de­fi­ni­ti­va­men­te, la lo­ca­li­dad lo­gra in­ser­tar­se en un pro­yec­to im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio del Tu­ris­mo Ecua­to­riano, ba­sa­do en una exi­to­sa ex­pe­rien­cia me­xi­ca­na, pa­ra que aque­llas lo­ca­li­da­des que han sa­bi­do con­ser­var el le­ga­do his­tó­ri­co y cul­tu­ral de su re­gión y sus im­pre­sio­nan­tes va­lo­res na­tu­ra­les al­can­cen la ca­te­go­ría de Pue­blos Má­gi­cos.

Es­te pe­cu­liar ti­po de go­ber­nan­za tu­rís­ti­ca pre­ten­de res­ca­tar y de­fen­der la iden­ti­dad, las tra­di­cio­nes, la cultura y la gas­tro­no­mía lo­ca­les, pa­ra vol­ver­las pa­tri­mo­nios vi­vos en ca­da uno de los pue­blos, ba­jo la vi­gi­lan­cia de un Co­mi­té de Ciu­da­da­nos.

Au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de Ecua­dor y de Mé­xi­co sus­cri­bie­ron un con­ve­nio que con­tie­ne el Pro­gra­ma Es­pe­cí­fi­co de Coope­ra­ción en Ma­te­ria Tu­rís­ti­ca y es­ti­mu­lar es­te pro­gra­ma, na­ci­do en ese úl­ti­mo país, don­de ya una ca­de­na de más de 111 lo­ca­li­da­des lo han me­re­ci­do. Con ello se han ori­gi­na­do más de un mi­llón de em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos, gra­cias a la lle­ga­da de cer­ca de 35 mi­llo­nes de tu­ris­tas anua­les, lo cual ge­ne­ra el 1,4% del PIB de la na­ción az­te­ca.

Las pro­pias con­tra­par­tes me­xi­ca­nas re­sal­tan que, pe­se a ser un país pe­que­ño, Ecua­dor es una na­ción de «cua­tro mun­dos» don­de con­vi­ven sel­va ama­zó­ni­ca, se­rra­nía, pa­tri­mo­nios

cul­tu­ra­les de la hu­ma­ni­dad y su atrac­ti­va cos­ta del Pa­cí­fi­co, to­do lo cual le ofre­ce un en­can­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra el de­sa­rro­llo del pro­yec­to de Pue­blos Má­gi­cos.

Así ocu­rre en Co­to­ca­chi, vi­lla ubi­ca­da en la pro­vin­cia Im­ba­bu­ra, en el es­te de esa na­ción, don­de to­da­vía con­ser­va en su igle­sia La Ma­triz el es­ti­lo neo­clá­si­co le­ga­do por la ar­qui­tec­tu­ra gre­co­rro­ma­na. En su in­te­rior se pre­ser­van obras de ma­de­ra po­li­cro­ma­da de los si­glos XVII y XVIII co­mo El se­ñor de la Co­lum­na, la vir­gen de los Do­lo­res y San Ni­co­lás de Ba­ri. Su al­tar ma­yor ve­ne­ra la ima­gen de San­ta Ana, la pa­tro­na de la ciu­dad.

En­tre los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos del po­bla­do se en­cuen­tra el Mu­seo de las Cul­tu­ras en su cen­tro his­tó­ri­co, lu­gar que res­guar­da la tra­di­ción cul­tu­ral de es­te pue­blo, el can­tón más ex­ten­so del país. A tra­vés de sus sa­las se na­rra el re­co­rri­do des­de los pri­me­ros asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, de ha­ce más de 14 000 años, el na­ci­mien­to del im­pe­rio In­ca y la in­va­sión es­pa­ño­la, pa­ra cul­mi­nar con el pos­te­rior de­sa­rro­llo de su po­bla­ción mul­ti­cul­tu­ral. Mú­si­ca y ar­te­sa­nía tam­bién acom­pa­ñan es­te via­je en el tiem­po, co­mo par­te in­trín­se­ca de la vi­da co­ti­dia­na del Cas­ti­llo de Luz.

Ce­le­bra­cio­nes co­mo el Cul­to a los Muer­tos, La dan­za de los Aba­gos, la fies­ta de San Juan y San Pe­dro, El Cul­to al sol y la Se­ma­na San­ta, que pa­ra los in­dí­ge­nas es tiem­po de co­se­cha, reavi­van las ca­lles em­pe­dra­das del «Can­tón Mu­si­cal», acom­pa­ña­das de za­pa­teo, ma­rim­ba y otros rit­mos pro­pios de la re­gión.

El pue­blo ecua­to­riano es ben­de­ci­do por la vis­ta ha­cia los bos­ques tro­pi­ca­les, que tra­zan las ori­llas del río Ca­ya­pas, y a las es­car­pa­das es­tri­ba­cio­nes ocul­tas tras la nie­bla en la cor­di­lle­ra oc­ci­den­tal de Los An­des.

Ho­gar de la or­quí­dea más pe­que­ña del mun­do, la Re­ser­va Na­tu­ral Co­ta­chi-Ca­ya­pas cons­ti­tu­ye el área pro­te­gi­da con ma­yor re­ser­va de aves de Ecua­dor: des­de los cu­rrin­quies, el cón­dor y la ga­vio­ta an­di­na que so­bre­vue­lan los pá­ra­mos y are­na­les, has­ta los bos­ques mon­ta­nos, exu­be­ran­tes de co­li­bríes, tu­ca­nes y pavas del mon­te que di­bu­jan los ca­mi­nos. Otras es­pe­cies co­mo las águi­las, el halcón reidor, los gua­ca­ma­yos, el tu­cán del Cho­có y el pá­ja­ro pa­ra­guas for­man par­te de la fau­na de es­te pa­raí­so ecua­to­rial.

Uno de los más be­llos mi­la­gros na­tu­ra­les que res­guar­da la re­ser­va es la la­gu­na Cui­co­cha, que se de­li­neó por la en­tra­da del agua a un crá­ter for­ma­do a los pies del vol­cán Co­ta­ca­chi. La exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción que cu­bre el sue­lo de la­va vol­cá­ni­ca pe­tri­fi­ca­da al­ber­ga cer­ca de 400 es­pe­cies de plan­tas co­mo bam­bú, ce­dro ro­jo, to­to­ras y bro­me­lias. Pa­ra los ha­bi­tan­tes del lu­gar, la lla­ma­da «La­gu­na de los Dio­ses» es un lu­gar sa­gra­do don­de se rea­li­zan ri­tos de pu­ri­fi­ca­ción sha­má­ni­cos y ba­ños pa­ra lim­piar el al­ma en sus ori­llas.

En el sal­to del Bra­vo, el atrac­ti­vo es otro. Las in­men­sas y gri­sá­ceas pie­dras en el cau­ce del río pro­vo­can un es­truen­do­so sal­to del agua. Si­guien­do la mis­ma ru­ta del río Ca­ya­pas es po­si­ble lle­gar al Char­co de San Vi­cen­te, que pue­de ob­ser­var­se des­de lo al­to en los puen­tes, so­bre es­te­ros o los mi­ra­do­res cons­trui­dos en los ár­bo­les.

A ocho ho­ras de ca­mi­na­ta des­de el char­co se en­cuen­tra una de las caí­das de agua más im­pre­sio­nan­tes del Ecua­dor, la Cas­ca­da de San Mi­guel, en la que las apre­su­ra­das aguas cris­ta­li­nas del río Blan­co des­can­san en un es­tan­que ro­dea­do de ár­bo­les fru­ta­les y flo­res, si­mi­lar a un pa­raí­so te­rre­nal en pleno bos­que. To­do ese es­plen­dor ci­ta­dino y na­tu­ral pue­de dis­fru­tar­se a los pies de los 4 339 m de al­tu­ra del vol­cán Co­ta­ca­chi.

Ecua­dor es una na­ción de «cua­tro mun­dos» don­de con­vi­ven sel­va ama­zó­ni­ca, se­rra­nía, pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les de la hu­ma­ni­dad y su atrac­ti­va cos­ta del Pa­cí­fi­co, to­do lo cual le ofre­ce un en­can­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra el de­sa­rro­llo del pro­yec­to de Pue­blos Má­gi­cos

¿PUE­BLOS MÁ­GI­COS EN ECUA­DOR?

Ecua­dor es un país ma­ra­vi­llo­so, fascinante por su be­lle­za na­tu­ral, en la que co­exis­ten la sel­va ama­zó­ni­ca, la se­rra­nía, Pa­tri­mo­nios Cul­tu­ra­les de la Hu­ma­ni­dad y una ex­tra­or­di­na­ria cos­ta pa­cí­fi­ca. Es real men­te un ver­da­de­ro ícono tu­rís­ti­co que en­cie­rra nu­me­ro­sas po­si­bi­li­da­des pa­ra el tu­ris­ta que a sus pre­dios lle­gue.

Con la ase­so­ría ne­ce­sa­ria des­de Mé­xi­co, el go­bierno ecua­to­riano im­ple­men­ta­rá el Pro­gra­ma de Pue­blos Má­gi­cos en su te­rri­to­rio, el cual ha te­ni­do mu­cho éxi­to en la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na. Se in­cen­ti­va así el dis­fru­te de la ri­que­za de los atrac­ti­vos na­tu­ra­les, re­li­gio­sos, his­tó­ri­cos y gas­tro­nó­mi­cos, en­tre otros.

Es­te pro­yec­to, al fi­nal, fa­vo­re­ce el bie­nes­tar de las co­mu­ni­da­des por­que se pro­mue­ve un mo­de­lo de de­sa­rro­llo de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que per­mi­te po­ten­cia­li­zar una oportunida­d de ne­go­cios, y evi­tar que las fa­mi­lias se de­sin­te­gren por la ne­ce­si­dad de te­ner que mi­grar a otras ciu­da­des o paí­ses.

La idea es lo­grar, con el in­ter­cam­bio de pro­ce­di­mien­tos, ex­pe­rien­cias, me­to­do­lo­gía y bue­nas prác­ti­cas so­bre el de­sa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción del afa­ma­do y exi­to­so Pro­gra­ma Pue­blos Má­gi­cos de Mé­xi­co, que Ecua­dor sea un cir­cui­to tu­rís­ti­co atra­ve­sa­do por es­tos pue­blos.

Ade­más de Co­ta­ca­chi, in­te­gran­tes de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo de los Es­ta­dos Me­xi­ca­nos, SEC­TUR y el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo del Ecua­dor, desa­rro­lla­ron va­rias vi­si­tas téc­ni­cas y reunio­nes de so­cia­li­za­ción de la me­to­do­lo­gía y apli­ca­ción del pro­gra­ma en otras lo­ca­li­da­des ecua­to­ria­nas co­mo Patate (Tungurahua), Alau­sí (Chim­bo­ra­zo) y Za­ru­ma (El Oro). Ecua­dor, al igual que lo ha he­cho Mé­xi­co (que cuen­ta con 121 pue­blos má­gi­cos, los cua­les han ex­pe­ri­men­ta­do un re­na­cer co­mo des­ti­nos de via­jes), bus­ca po­si­cio­nar al tu­ris­mo co­mo im­por­tan­te fuen­te de in­gre­sos.

Un gran es­plen­dor ci­ta­dino y na­tu­ral pue­de dis­fru­tar­se a los pies de los 4 339 m de al­tu­ra del vol­cán Co­ta­ca­chi.

Co­to­ca­chi con­ser­va en su igle­sia La Ma­triz el es­ti­lo neo­clá­si­co le­ga­do por la ar­qui­tec­tu­ra gre­co­rro­ma­na.

En­tre los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos del po­bla­do se en­cuen­tra el Mu­seo de las Cul­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.