HIS­TO­RIAS de en­can­ta­mien­tos mu­tuos

LOS ES­PA­ÑO­LES QUE ARRI­BA­RON AL NUE­VO MUN­DO EN EL SI­GLO XVI ECHA­RON LOS CI­MIEN­TOS DE LA NUE­VA CULTURA PO­PU­LAR HISPANOAME­RICANA. DE­TER­MI­NAN­TE RE­SUL­TÓ LA OBRA DE LOS CA­NA­RIOS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia - TEX­TO: MAX AGUILERA FO­TOS: ARCHIVO DE FO­TO­GRA­FÍA HISTÓRICA DE CA­NA­RIAS/ ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Hay que agu­zar bien el oí­do cuan­do es­cu­che ha­blar a los oriun­dos de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe pa­ra no «con­fun­dir­se» y pen­sar que al­gu­na má­qui­na del tiem­po le tras­la­dó al mis­mí­si­mo Ca­ri­be. Cla­ro, no es que los ca­na­rios au­tén­ti­cos ha­yan aña­di­do a su ex­pre­sión ver­bal el in­con­fun­di­ble acen­to mu­si­cal que acom­pa­ña a quie­nes vi­ven en Las An­ti­llas ba­ña­das de un pro­fun­do azul; to­do lo con­tra­rio: es que fue­ron mu­chos los que des­de la vie­ja Eu­ro­pa se lle­va­ron con­si­go sus tra­di­cio­nes y cos­tum­bres cuan­do des­em­bar­ca­ron en Cu­ba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ve­ne­zue­la, Puer­to Ri­co, Es­ta­dos Uni­dos, Uruguay..., des­de que Cris­tó­bal Co­lón abrie­ra las puer­tas del Nue­vo Mun­do.

A par­tir de en­ton­ces el ar­chi­pié­la­go pa­só a ser so­li­ci­ta­da y efi­caz es­ta­ción de apro­vi­sio­na­mien­to en el ca­mino de am­bas In­dias.

Y es que las Ca­na­rias no so­lo se hi­la­ban en el tra­yec­to de Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra los bu­ques que sa­lían del Sur de la Pe­nín­su­la, sino tam­bién en la ru­ta obli­ga­da pa­ra to­dos los que se di­ri­gían a la Gui­nea, a las cos­tas me­ri­dio­na­les y orien­ta­les de Áfri­ca, a Asia, a Amé­ri­ca del Sur y a las cos­tas ame­ri­ca­nas del Pa­cí­fi­co. Y así fue du­ran­te si­glos, has­ta que se dis­pu­sie­ron los ca­na­les de Suez y Pa­na­má.

Se sa­be que pa­ra­le­lo al des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca tu­vo lu­gar la con­quis­ta y co­lo­ni­za­ción de las Ca­na­rias cen­tra­les, las cua­les se fue­ron trans­for­man­do pau­la­ti­na­men­te en un la­bo­ra­to­rio ex­pe­ri­men­tal, al ser­vir de puen­te pa­ra la di­fu­sión de plan­tas y ani­ma­les en am­bos la­dos del océano: la ca­ña de azú­car, el ña­me, el cer­do, la ca­bra, el pe­rro, la ove­ja... Fru­ta­les co­mo el mem­bri­lle­ro o el du­raz­ne­ro y cul­ti­vos co­mo el maíz o la yu­ca los es­par­cen por do­quier. Pe­ro sin du­das la ca­ña de azú­car sir­vió de fun­da­men­to eco­nó­mi­co del nue­vo con­ti­nen­te.

Es im­por­tan­te sig­ni­fi­car que ini­cial­men­te San­to Do­min­go y des­pués La Ha­ba­na cons­ti­tu­ye­ron los prin­ci­pa­les des­ti­nos ca­na­rios en el si­glo XVI. Lue­go, con la eman­ci­pa­ción de Por­tu­gal en 1640 y la pér­di­da del que era su mer­ca­do pre­fe­ren­te, se pro­du­ci­ría una emi­gra­ción de ca­rác­ter ma­si­vo y fa­mi­liar no so­lo a es­tas tie­rras, sino tam­bién a Ve­ne­zue­la, so­bre to­do a par­tir de 1670, tras la apa­ri­ción del ca­cao co­mo pro­duc­to de ex­por­ta­ción. To­da­vía se ha­bla de aque­llos bar­cos fan­tas­mas, col­ma­dos de in­mi­gran­tes clan­des­ti­nos que em­pe­za­ron a arri­bar a la tie­rra de Ró­mu­lo Ga­lle­gos a par­tir de 1948, tra­tan­do de eva­dir los cos­to­sos trá­mi­tes que im­pu­sie­ra la Es­pa­ña fran­quis­ta. Se di­ce que su­ma­ron más de 8 000 los que des­em­bar­ca­ron. La otra olea­da im­por­tan­te, y úl­ti­ma, se efec­tua­ría tras la lla­ma­da Cri­sis del 73 en Ca­na­rias.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de Cu­ba, des­de el úl­ti­mo ter­cio del si­glo XVII es­ta pre­sen­cia se em­pe­zó a ex­ten­der tam­bién a la re­gión cen­tral. Gra­cias al ta­ba­co, con­si­guió trans­for­mar la eco­no­mía in­su­lar y mar­car el ini­cio de una eta­pa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sig­ni­fi­ca­ti­va se­ría asi­mis­mo la emi­gra­ción a fi­na­les del si­glo XVIII y has­ta los úl­ti­mos años del pri­mer se­mes­tre del XX, en­ton­ces re­sul­ta muy en­ten­di­ble

que su hue­lla sea pal­pa­ble en to­das las ra­mas y as­pec­tos de la vi­da del país, co­mo tam­bién lo fue pa­ra mu­chos otros en el con­ti­nen­te la­ti­noa­me­ri­cano, al ju­gar un pa­pel esen­cial en la evo­lu­ción de la agri­cul­tu­ra, la in­dus­tria, el co­mer­cio y el sec­tor fi­nan­cie­ro.

VIA­JES DE IDA Y VUEL­TA

Es in­ne­ga­ble: los es­pa­ño­les que arri­ba­ron al Nue­vo Mun­do en el si­glo XVI echa­ron los ci­mien­tos de la nue­va cultura po­pu­lar hispanoame­ricana. De­ter­mi­nan­te re­sul­tó la obra de los is­le­ños: la lí­ri­ca cu­ba­na le de­be su na­ci­mien­to al es­cri­bano don Sil­ves­tre de Bal­boa Tro­ya y Que­sa­da. Pe­ro el au­tor del poe­ma Es­pe­jo de pa­cien­cia no fue en­tre sus pai­sa­nos la úni­ca fi­gu­ra des­co­llan­te en es­tos la­res. Do­min­go León y Mo­ra, Jo­sé Alon­so Del­ga­do, Fran­cis­co Gue­rra Bét­hen­court, Er­nes­to Le­cuo­na Ra­mos (pa­dre del afa­ma­do pia­nis­ta y com­po­si­tor cu­bano) en­gro­sa­ron la nó­mi­na de los ilus­tres en la Ma­yor de las An­ti­llas.

Al­guien co­mo Va­le­riano Fer­nán­dez Fe­rraz no so­lo se desem­pe­ñó co­mo de­cano de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de La Ha­ba­na, sino que se res­pon­sa­bi­li­zó con la or­ga­ni­za­ción de la en­se­ñan­za en Cos­ta Ri­ca, país don­de su her­mano, Juan Fer­nán­dez Fe­rraz, di­rec­tor del Mu­seo y de la Im­pren­ta Na­cio­nal, creó el pri­mer dia­rio.

Las le­tras puer­to­rri­que­ñas le ha­cen ho­no­res a Gra­ci­liano Afon­so-Na­ran­jo, pe­ro tam­bién a Ro­mual­do Real, fundador de Puer­to Ri­co ilus­tra­do. Idén­ti­co su­ce­de en di­ver­sos paí­ses ame­ri­ca­nos don­de, en su tiem­po, un nú­me­ro ele­va­do de pe­rió­di­cos lle­va­ron la im­pron­ta de la co­lo­nia ca­na­ria (Cu­ba, Ve­ne­zue­la, Ar­gen­ti­na, et­cé­te­ra).

En el al­to Pe­rú, don­de la co­lo­ni­za­ción ca­na­ria fue muy in­ten­sa, se pue­de ob­ser­var con fa­ci­li­dad su in­ci­den­cia en la ar­qui­tec­tu­ra ci­vil, so­bre to­do en esas ca­sas de un so­lo pi­so, con te­cho de te­ja ára­be y bal­co­nes muy vo­la­dos, con an­te­pe­chos de ba­laus­tres de ma­de­ra la­bra­da, y a ve­ces, em­pleo de mi­ra­do­res con te­ja­di­llos y ce­lo­sías (tam­bién se per­ci­be en Chi­le y en Río de la Pla­ta).

La de­vo­ción a la Vir­gen de la Can­de­la­ria, pa­tro­na de las Ca­na­rias, se pue­de per­ci­bir lo mis­mo en Bo­li­via, Co­lom­bia y Mé­xi­co, que en Pe­rú, Cu­ba, Puer­to Ri­co y Ve­ne­zue­la, en­tre otros paí­ses; ex­pre­sión de có­mo tam­bién se fue­ron tras­pa­san­do las tra­di­cio­nes re­li­gio­sas.

La for­ma de ha­blar el sud­ame­ri­cano tie­ne no po­ca cer­ca­nía con el ca­na­rio, y vi­ce­ver­sa. Se cuen­tan to­da­vía por mu­chos los is­le­ños, y sus des­cen­dien­tes, que pue­blan na­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, lo cual ha con­lle­va­do al na­tu­ral tra­sie­go de pa­la­bras, ac­ti­tu­des, cos­tum­bres..., tan­to de un la­do co­mo del otro. Por ello no es ex­tra­ño que en esos múl­ti­ples via­jes de ida y vuel­ta se fue­ran mo­de­lan­do las se­me­jan­zas. Así, lo mis­mo en Te­ne­ri­fe que en Gran Ca­na­ria, pro­vin­cias ba­ña­das por el Atlán­ti­co que com­po­nen la Co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Ca­na­rias, los que arri­ban per­si­guien­do los fuer­tes vien­tos que desafíen sus ta­blas de surf, wind­surf y ki­te­surf, en­se­gui­da no­tan que jun­to a la mú­si­ca fol­cló­ri­ca que se can­ta y se bai­la, co­exis­ten rit­mos co­mo la sal­sa, el me­ren­gue, la ba­cha­ta, el re­gue­tón...

Quie­nes via­jen a cual­quie­ra de las sie­te is­las del ar­chi­pié­la­go (Te­ne­ri­fe, La Pal­ma, La Gomera, Hie­rro, Gran Ca­na­ria, Fuer­te­ven­tu­ra y Lan­za­ro­te), ya sea de­trás de la in­ter­ac­ti­vi­dad que pro­po­ne un par­que vol­cá­ni­co co­mo el Na­cio­nal de Ti­man­fa­ya; de pla­yas pa­ra­di­sia­cas (cuen­ta con más de 500), que­rien­do es­ca­lar el Tei­de (el pi­co más al­to de Es­pa­ña con sus 3 718 m.s.n.m.) o bus­can­do bue­nas zo­nas de com­pras y fes­te­jos cu­rio­sos, sa­brán que ter­mi­na­rán de­gus­tan­do el mo­jo pi­cón, la sal­sa ca­na­ria o el go­fio es­cal­da­do, pe­ro tam­bién esa ro­pa vie­ja o mu­chos otros pla­tos que de­no­tan un pa­sa­do en co­mún.

Se sa­be que pa­ra­le­lo al des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca tu­vo lu­gar la con­quis­ta y co­lo­ni­za­ción de las Ca­na­rias cen­tra­les, las cua­les se fue­ron trans­for­man­do pau­la­ti­na­men­te en un la­bo­ra­to­rio ex­pe­ri­men­tal, al ser­vir de puen­te pa­ra la di­fu­sión de plan­tas y ani­ma­les en am­bos la­dos del océano

ma­si­vo y fa­mi­liar. te­nía un ca­rác­ter la emi­gra­ción En mu­chas oca­sio­nes

Los bal­co­nes vo­la­dos tam­bién lla­man la aten­ción en la ca­lle de Oro­ta­va en Te­ne­ri­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.