LA LLA­VE DEL NUE­VO MUN­DO

: AL RE­CO­NO­CER EN 1634 POR REAL CÉ­LU­LA LA IM­POR­TAN­CIA DE LA CIU­DAD Y SU PUER­TO, ES­PA­ÑA LE ES­TA­BA DAN­DO A LA HA­BA­NA EL CA­RÁC­TER DE «DES­TINO OBLI­GA­DO» DE VIA­JES, DES­DE Y HA­CIA EL VIE­JO CON­TI­NEN­TE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia - TEX­TO: JO­SÉ LUIS PE­RE­LLÓ CA­BRE­RA, DOC­TOR EN CIEN­CIAS ECO­NÓ­MI­CAS FO­TOS: RAÚL ABREU / ELIO SO­CO­RRO

La vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na, fun­da­da por Don Die­go Ve­lás­quez en 1519,en el bor­de oes­te de la bahía, tu­vo un cre­ci­mien­to len­to y des­or­de­na­do has­ta con­ver­tir­se en el pun­to de con­ver­gen­cia yreu­nión de las flo­tas pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca, car­ga­das de oro y pla­ta en su ru­ta aEs­pa­ña,

lo cual pro­pi­ció la lle­ga­da de personas de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des y há­bi­tos.

Ha­cia el año 1532 reunía ya la po­bla­ción­más im­por­tan­te de la is­la. Con fe­cha 20 de di­ciem­bre de 1592 se le con­ce­dió el tí­tu­lo de Ciu­dad por Real Ce­du­la del mo­nar­ca Fe­li­pe II; y años des­pués, en 160,1 se le re­co­no­ció ofi­cial­men­te co­mo ca­pi­tal de la is­la de Cu­ba.

En 1634 lle­gó a re­co­no­cer­se­la im­por­tan­cia de la ciu­dad y su puer­to, al­de­cla­rar­se por Real Cé­lu­la de 24 de­ma­yo de ese año: «Lla­ve del Nue­voMun­do y an­te­mu­ral de las In­dias Oc­ci­den­ta­les ”. De es­ta for­ma, Es­pa­ña le da­ba a La Ha­ba­na el­ca­rác­ter de «des­tino obli­ga­do»de­via­jes des­de y ha­cia el Vie­jo Con­ti­nen­te.Las po­sa­das y ta­ber­nas se veían en­ton­ces col­ma­das por vi­si­tan­tes de­di­ver­sas na­cio­na­li­da­des, há­bi­tos y cos­tum­bres, lo cual re­pre­sen­ta­ba una bue­nao­por­tu­ni­dad pa­ra ven­der pro­duc­tos ali­men­ti­cios y ofre­cer­les a los fo­ras­te­ros lu­gar dea­lo­ja­mien­to.

Se­gún el his­to­ria­dor Ja­co­bo de la Pe­zue­la,«la ga­nan­cia prin­ci­pal del pue­blo con­sis­tía en el hos­pe­da­je de los pa­sa­je­ros de

la flo­ta y en los gas­tos de sus ofi­cia­les y ma­ri­ne­ría. Al lle­gar se cons­ti­tuían to­das las ca­sas en po­sa­das, don­de a ca­da hués­ped le cos­ta­ba el más me­diano tra­to cin­co ó seis du­ca­dos dia­rios. Has­ta las más hu­mil­des tien­das des­pa­cha­ban sus efec­tos á pre­cios ven­ta­jo­sos. Es­pe­cial­men­te al re­torno de las flo­tas cir­cu­la­ba el oro, y el lu­cro de unos días bas­ta­ba pa­ra que los ve­ci­nos vi­vie­ran to­do el año».

Pu­dié­ra­mos con­si­de­rar que en es­tos años, tal vez por ins­ti­ga­ción es­pa­ño­la, sei­ni­ció la his­to­ria del tu­ris­mo en La Ha­ba­na, aun­que en aque­llos tiem­pos la­pa­la­bra «tu­ris­mo» y «tu­ris­ta», aún no se ha­bían in­ven­ta­do. Co­men­zan­do el si­glo XVIII, la ca­pi­tal era con­si­de­ra­da co­mo «la ter­ce­raur­be y el pri­mer puer­to del Nue­vo Mun­do, con una ac­ti­va ybu­lli­cio­sa vi­da por­tua­ria y co­mer­cial».

Al ini­ciar­se la Re­pú­bli­ca con el si­glo XX, La Ha­ba­na lo­gró una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción afron­tan­do to­das las con­tra­dic­cio­nes de una épo­ca ca­rac­te­ri­za­da por la gue­rra y lain­ter­ven­ción ex­tran­je­ra.En los pri­me­ros años, lle­gó con fi­nes de ne­go­cio­sun flu­jo cre­cien­te de es­ta­dou­ni­den­ses, aun­que ale­ga­ban ve­nir a pa­sear y ad­mi­rar la na­tu­ra­le­za. En­ton­ces co­men­zóun ci­clo de­cons­truc­cio­nes ho­te­le­ras. En 1909 abrió sus puer­tas el ho­tel Pla­za, que jun­to al In­gla­te­rra, el Te­lé­gra­fo, el Se­vi­lla Bilt­mo­re y elPark­view, ubi­ca­dos en so­lo un ra­dio de 200 m en el co­ra­zón de la Ha­ba­na, cons­ti­tu­yó un for­mi­da­ble con­jun­to de alo­ja­mien­to, pro­pio de las gran­des ciu­da­des de la épo­ca.

Fue en la dé­ca­da de los años 30 cuan­do se edi­fi­có en un área de 40 000 m2, el Na­cio­nal de Cu­ba, con­si­de­ra­do el ho­tel in­sig­nia del país y pro­pie­dad de la National Ho­tel of Cu­ba Cor­po­ra­tion, per­te­ne­cien­te a la ca­de­na ho­te­le­ra es­ta­dou­ni­den­se In­ter­con­ti­nen­tal. La ne­go­cia­ción fue pac­ta­da con el Go­bierno Cu­ba­no­so­bre la ba­se de que a los 60 años la ins­ta­la­ción pa­sa­ría al Es­ta­do sin cos­to al­guno. Se inau­gu­ró con una gran fies­ta la no­che del mar­tes 30 de di­ciem­bre de 1930.A sus pis­ci­nas, res­tau­ran­tes, ca­sino, jar­di­nes y el ma­yor lu­jo, se­le adi­cio­nó su si­tua­ción pri­vi­le­gia­da fren­te al mar.

A fi­na­les de los años 50 se le­van­ta­ron nue­vos ho­te­les de lu­jo, imi­tan­do los es­ti­los y es­tán­da­res nor­te­ame­ri­ca­nos.El Ha­ba­na Ri­vie­ra, muy cer­cano al Ma­le­cón,se pu­so en ex­plo­ta­ción en 1957. De 71 m.s.n.m., es­te pro­yec­to de la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se Po­le­vitzky and John­son, de la Flo­ri­da, abrió con 400 ha­bi­ta­cio­nes en­tre el pi­so 2 y el 17.

Ese mis­mo año se ter­mi­na­ron el Ho­tel Ca­pri y su ca­sino, pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to cu­bano Ma­rio Co­yu­la.Con 12 pi­sos de ha­bi­ta­cio­nes, so­bre es­ta to­rre se­cons­tru­yó un bar y en el ni­vel si­guien­te la pis­ci­na. Su ve­cino, tam­bién en el Ve­da­do, el Ha­va­na Hil­ton (hoy Ha­ba­na Li­bre) fue pro­yec­ta­do por Wel­ton Bec­kett and As­so­cia­tion y emoe­zó a brin­dar ser­vi­cios el 19 de mar­zo de 1958. Po­see dos ni­ve­les de ga­ra­je en los só­ta­nos, un pi­so prin­ci­pal, con un gran lobby, mez­za­ni­ne con sa­lo­nes pa­ra reunio­nes y con­gre­sos, res­tau­ran­tes, pis­ci­na, ba­res y le si­guen 21 plan­tas tí­pi­cas con 630 ha­bi­ta­cio­nes y 42 sui­tes.

Con el triun­fo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en 1959, el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal en La Ha­ba­na, co­mo en el res­to del país, to­mó un rum­bo di­fe­ren­te cuan­do fue­ron ce­rra­dos los ca­si­nos y los ne­go­cios ile­ga­les, en tan­to se na­cio­na­li­za­ban los ho­te­les. Los flu­jos de tu­ris­tas su­frie­ron un fuer­te des­cen­so, co­mo con­se­cuen­cia del agra­va­mien­to de las re­la­cio­nes con el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos.Al ini­ciar el pe­río­do re­vo­lu­cio­na­rio se re­por­ta­ban 7728 ha­bi­ta­cio­nes en Cu­ba, de las cua­les 4892 se lo­ca­li­za­ban en La Ha­ba­na. A par­tir de en­ton­ces, el de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co se con­cen­tró prin­ci­pal­men­te en las zo­nas cos­te­ras pa­ra el tu­ris­mo ma­si­vo de sol y pla­ya, di­ri­gi­do, so­bre to­do, a va­ca­cio­nis­tas pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa y Ca­na­dá.

HO­TEL CA­PRI

El Ho­tel Ca­pri, si­tua­do a po­cos me­tros del ma­le­cón de La Ha­ba­na, fue de los pri­me­ros ho­te­les cons­trui­dos en la dé­ca­da de los 50. Des­de su inau­gu­ra­ción en no­viem­bre de 1957 fue ade­más uno de los ma­yo­res ho­te­les ca­si­nos en la ca­pi­tal cu­ba­na du­ran­te su apo­geo. Pro­pie­dad del ma­fio­so San­to Traf­fi­can­te Jr., de Tam­pa, Flo­ri­da, el pro­yec­to del ho­tel fue pre­sen­ta­do por Meyer Lansky y sus aso­cia­dos en la ca­rre­ra pa­ra to­mar ven­ta­ja en una ciu­dad que re­sul­ta­ba muy atrac­ti­va pa­ra la ma­fia nor­te­ame­ri­ca­na en esa épo­ca.

Del 2003 al 2010 per­ma­ne­ció ce­rra­do, pe­ro tras una re­pa­ra­ción ex­haus­ti­va re­abrió sus puer­tas en 2013, man­te­nien­do el es­plen­dor de aque­lla épo­ca en per­fec­ta ar­mo­nía con ele­men­tos de la mo­der­ni­dad.

El Sa­lón Ro­jo de es­ta ins­ta­la­ción, pro­pie­dad de la Ca­de­na Ho­te­le­ra Gran Ca­ri­be S.A., del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de Cu­ba, y cu­ya ad­mi­nis­tra­ción es com­par­ti­da con la Com­pa­ñía Ho­te­le­ra Es­pa­ño­la NH Ho­te­les, es uno de los cen­tros noc­tur­nos de La Ha­ba­na más con­cu­rri­dos, con una ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria mu­si­cal com­bi­na­da con una ofer­ta gas­tronó­mi­ca de ca­li­dad.

En su es­ce­na­rio se han pre­sen­ta­do ilus­tres de la mú­si­ca cu­ba­na co­mo Benny Mo­ré, Fer­nan­do Ál­va­rez, Gi­na León, Lino Bor­ges, Oma­ra Por­tuon­do, Moraima Se­ca­da, Ti­to Gó­mez y César Por­ti­llo de la Luz, así co­mo los le­gen­da­rios Frank Si­na­tra, Nat King Co­le, Pe­dro Var­gas y Li­ber­tad Lamarque. Tam­bién asis­tie­ron al­gu­na que otra no­che re­co­no­ci­dos ac­to­res co­mo Gre­gory Peck, Jack Lem­mon, Ro­bert de Ni­ro, y tam­bién fi­gu­ras his­pa­noa­me­ri­ca­nas co­mo Silvia Pi­nal, Paco Ra­bal y Ma­rio Be­ne­det­ti.

Pe­ro no so­lo cultura pro­po­ne el Sa­lón Ro­jo del Ca­pri. Su es­tan­cia pue­de ir acom­pa­ña­da de ex­ce­len­tes ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas y de una am­plia coc­te­le­ría, ela­bo­ra­das por per­so­nal al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do, ca­paz de sa­tis­fa­cer los gus­tos más exi­gen­tes.

HO­TEL HA­BA­NA LI­BRE

El Ho­tel Ha­ba­na Li­bre, ubi­ca­do a más de 200 me­tros por en­ci­ma del ni­vel del mar, es uno de los edi­fi­cios más mo­der­nos del Ve­da­do ha­ba­ne­ro, po­see­dor de un en­can­to in­có­lu­me a pe­sar del tiem­po. En sus ini­cios se lla­mó Ho­tel Ha­ba­na Hil­ton, co­mo par­te del pa­tri­mo­nio ho­te­le­ro de es­ta mi­llo­na­ria fa­mi­lia y cuan­do se inau­gu­ró, fue el ho­tel más al­to y más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

Con los fon­dos de la ca­ja del re­ti­ro de los tra­ba­ja­do­res gas­tro­nó­mi­cos, se com­pra­ron los pri­me­ros te­rre­nos en las man­za­nas que ocu­pan las ca­lles don­de está en­cla­va­do el ho­tel, inau­gu­ra­do en mar­zo de 1958, en el que se en­cuen­tra un mu­ral ori­gi­nal de gran­des di­men­sio­nes ti­tu­la­do Fru­tas Cu­ba­nas, de la ar­tis­ta cu­ba­na de la plás­ti­ca Amelia Pe­láez; y el mu­ral in­te­rior His­to­ria de las An­ti­llas, de René Portocarre­ro. Ade­más, aco­ge es­ta ins­ta­la­ción la es­cul­tu­ra La Clep­si­dra, di­se­ña­da por Ri­ta Lon­ga, co­mo ejem­plos ci­me­ros del ar­te más ex­qui­si­to que se en­cuen­tra en las di­fe­ren­tes áreas de la edi­fi­ca­ción.

HO­TEL NA­CIO­NAL

Ícono ar­qui­tec­tó­ni­co del país, el Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba abrió sus puer­tas el 30 de di­ciem­bre de 1930. Los ele­men­tos del Art De­có, jun­to a los de la ar­qui­tec­tu­ra mo­ris­ca y ecléc­ti­ca, co­exis­ten en es­ta ma­jes­tuo­sa edi­fi­ca­ción con le­yen­das, re­cuer­dos de his­tó­ri­cos su­ce­sos y vi­si­tas de pres­ti­gio­sas per­so­na­li­da­des de Cu­ba y el mun­do.

Co­mo da­to cu­rio­so, en sus jar­di­nes se ex­hi­ben 2 ca­ño­nes que fue­ron par­te de la an­ti­gua Ba­te­ría de San­ta Cla­ra: El Krupp y el Or­dó­ñez, es­te úl­ti­mo el más gran­de del mun­do en su épo­ca, a fi­na­les del si­glo XVIII.

El ho­tel, cons­trui­do en 14 me­ses, es el úni­co con ca­te­go­ría cin­co es­tre­llas en el país con una ad­mi­nis­tra­ción 100 por cien­to cu­ba­na. Apa­re­ce ins­cri­to en el re­gis­tro Me­mo­ria del Mun­do des­de 2010 y al­can­zó el se­gun­do pre­mio en el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría de 1994. Ate­so­ra re­li­quias inigua­la­bles, por lo que es acree­dor de la con­di­ción de Ho­tel Mu­seo.

Dis­tin­gui­dos de las ar­tes, la po­lí­ti­ca, el co­mer­cio y del mun­do de los ne­go­cios, las cien­cias y la cultura uni­ver­sal, sin de­jar de in­cluir a la ma­fia ita­lo-nor­te­ame­ri­ca­na, han de­ja­do su hue­lla en sus pre­dios; en­tre ellos co­mo Eduar­do VIII, Prín­ci­pe de Ga­les; los es­cri­to­res Ró­mu­lo Ga­lle­gos y Er­nest He­ming­way; Nel­son Roc­ke­fe­ller; el em­ba­ja­dor ru­so Ma­cin Lit­vi­nov; el Ba­rón Thys­sen Step­hen Boo­ne­mi­za; los Du­ques de Wind­sor; Ale­xan­der Fle­ming, des­cu­bri­dor de la Pe­ni­ci­li­na; el bo­xea­dor Rocky Marciano y el ju­ga­dor de beis­bol del equi­po es­ta­dou­ni­den­se Yan­kees de New York, Micky Mantle. Fi­gu­ras re­co­no­ci­da­des del ci­ne y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, qui­zás sean los más co­no­ci­dos co­mo Mar­lon Bran­do, Ava Gard­ner, Errol Flyn, Ty­ro­ne Po­wer, Ri­ta Hay­worth, Li­ber­tad Lamarque, Ma­ría Fé­lix, Can­tin­flas, Tin Tan, Jorge Negrete, Fred As­tai­re, Pe­dro Var­gas, Agus­tín La­ra, Nat King Co­le, Bus­ter Kea­ton y Frank Si­na­tra, el cos­mo­nau­ta Yu­ri Ga­ga­rin, Jean Paul Sar­tre, Si­mo­ne de Beau­voir, Mi­chel Le­grand, Francis Ford Cop­po­la, Pie­rre Car­din y Da­nie­la Mi­te­rrand.

Se­de de nú­me­ro­sos even­tos, el Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba es, por tra­di­ción, el es­ce­na­rio prin­ci­pal de ce­le­bra­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal del Nue­vo Ci­ne La­ti­noa­me­ri­cano, mo­ti­vo por el cual se creó en la ins­ta­la­ción el Rin­cón del Ci­ne.

HO­TEL SE­VI­LLA

Inau­gu­ra­do en mar­zo de 1908, ini­cial­men­te iden­ti­fi­ca­do co­mo Gran Ho­tel Se­vi­lla, fue es­ta una edi­fi­ca­ción de lu­jo en la épo­ca, con su es­ti­lo mo­ris­co, apre­cia­ble en la Al­ham­bra de Gra­na­da, con sus in­nu­me­ra­bles y co­lo­ri­dos mo­sai­cos, las tra­ba­ja­das ar­ca­das, las hi­le­ras de co­lum­nas, los al­tos pun­ta­les y un gran pa­tio cen­tral que ge­ne­ra un agra­da­ble am­bien­te in­te­rior.

Es­te ho­tel, ubi­ca­do en las in­me­dia­cio­nes del Pa­seo del Prado ha­ba­ne­ro, fue uno de los más fre­cuen­ta­dos en las pri­me­ras dé­ca­das de la Re­pú­bli­ca, y su fa­ma tras­cen­dió las fron­te­ras de la Is­la. A par­tir de 1924 se lla­mó Ho­tel Se­vi­lla Bilt­mo­re Ha­va­na city. Tam­bién fue fre­cuen­ta­do por per­so­na­jes no­ta­bles de la ma­fia ita­lo-nor­te­ame­ri­ca­na co­mo Al Cap­po­ne, quien ocu­pó to­tal­men­te la sex­ta plan­ta. A esa lis­ta se su­man otros re­nom­bra­dos co­mo el te­nor En­ri­co Ca­ru­so, las can­tan­tes Jo­sep­hi­ne Ba­ker y Lo­la Flo­res, Hu­go del Ca­rrill, el equi­po de béis­bol nor­te­ame­ri­cano Me­dias Ro­jas de Bos­ton y su es­tre­lla Ted Wi­lliams, el pe­rio­dis­ta y je­fe de re­dac­ción del pe­rió­di­co New-York Ti­mes Herbert Mat­hews, los cam­peo­nes mun­dia­les de bo­xeo Joe Louis y Luis Angel Fir­po, los ex pre­si­den­tes Ar­nul­fo Arias y Juan Bosch, de Pa­na­má y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, res­pec­ti­va­men­te; el pres­ti­gio­so es­cri­to po­li­cía­co fran­co-bel­ga Geor­ges Si­me­non, y el no­ve­lis­ta es­pa­ñol Vi­cen­te Blasco Ibá­ñez, en­tre otros.

Jus­ta­men­te en el Ho­tel Se­vi­lla, Ri­ta Mon­ta­ner, La Úni­ca es­cu­chó por pri­me­ra vez a Ig­na­cio Vi­lla, Bo­la de Nie­ve, y le pro­pu­so en­ton­ces ser su pia­nis­ta acom­pa­ñan­te ex­clu­si­vo. Co­mo da­to ex­clu­si­vo adi­cio­nal, en el ho­tel se que­dó la hue­lla del fa­mo­so pin­tor y mu­ra­lis­ta me­xi­cano Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros, quien co­mo for­ma de pa­go por su es­tan­cia le re­ga­ló dos gran­des mu­ra­les.

HO­TEL RI­VIE­RA

Nom­bra­do en ho­nor a la fa­mo­sa Ri­vie­ra Fran­ce­sa, es­te ho­tel es de los más an­ti­guos de la ca­pi­tal cu­ba­na. Si­tua­do fren­te al ma­le­cón ha­ba­ne­ro, abrió sus puer­tas en no­viem­bre de 1957 y fue de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal en abril de 2012. Su his­to­ria se en­tre­la­za tam­bién con la ma­fia ita­lo-nor­te­ame­ri­ca­na, por ser uno de los pro­yec­tos de Ma­yer Lansky.

En el mo­men­to de su aper­tu­ra era el ma­yor ho­tel-ca­sino cons­trui­do en el mun­do, con ex­cep­ción de los que exis­tían en Las Ve­gas. Co­mo otro da­to re­le­van­te, te­nía la pis­ci­na más gran­de de La Ha­ba­na y fue de los pri­me­ros del mun­do en po­seer ai­re acon­di­cio­na­do en to­das sus ha­bi­ta­cio­nes y áreas so­cia­les.

Con to­das las ha­bi­ta­cio­nes con vis­ta al mar, el Ho­tel Ri­vie­ra fue vi­si­ta­do por es­tre­llas de ci­ne de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal. En el

Ca­ba­ret Co­pa Room ac­tua­ron la ac­triz y bai­la­ri­na Gin­ger Ro­gers, los co­me­dian­tes Ab­bot y Mau­ri­ce Cos­te­llo y el can­tan­te Vic Da­mon­te. Es­tre­llas co­mo Ste­wart Gran­ger, Alain De­lon, Ol­ga Gui­llot, Pa­cho Alon­so, el cuar­te­to Las D'Ai­da, Chu­cho Val­dés, Leo Brou­wer, Ali­cia Alon­so, Frank Fer­nán­dez, Rocky Marciano, Kid Cho­co­la­te, Ga­briel Gar­cía Már­quez y Mi­chel Le­grand con­for­man la plé­ya­de de lu­jo que fre­cuen­tó es­ta ins­ta­la­ción, jun­to a la lu­cha­do­ra es­ta­dou­ni­den­se por los de­re­chos ci­vi­les Án­ge­la Da­vis y la pri­me­ra mu­jer cos­mo­nau­ta, Va­len­ti­na Te­resh­ko­va, en­tre mu­chos más.

La es­cul­tu­ra La si­re­na y el pez, de Flo­ren­cio Ge­la­bert Pé­rez, ubi­ca­da en la en­tra­da del ho­tel, em­be­lle­ce la en­tra­da e iden­ti­fi­ca la ins­ta­la­ción, en la que tam­bién se en­cuen­tran obras de re­le­van­tes ar­tis­tas co­mo Hi­pó­li­to Hidalgo de Ca­vie­des, Rolando Ló­pez Di­ru­be, Flo­ren­cio Ge­la­bert y Cun­do Ber­mú­dez.

En 1909, al­re­de­dor del Par­que Cen­tral, en un ra­dio de 200 m en el co­ra­zón de La Ha­ba­na, abrie­ron sus puer­tas los ho­te­les Pla­za, In­gla­te­rra, Te­lé­gra­fo, Se­vi­lla Bilt­mo­re y Park­view.

El ho­tel In­gla­te­rra, el más an­ti­guo de Cu­ba, com­bi­na es­ti­lo y ele­gan­cia en la añe­ja Ha­ba­na.

A fi­na­les de los años 50 se le­van­ta­ron nue­vos ho­te­les de lu­jo, en­tre ellos el Ca­pri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.