El me­jor pe­cio del mun­do

PA­RA EMO­CIO­NES FUER­TES ES IM­PRES­CIN­DI­BLE AD­MI­RAR LOS RES­TOS DEL CRU­CE­RO ACO­RA­ZA­DO CRIS­TÓ­BAL CO­LÓN, CON SU PROA DE ARIE­TE A 30 M DE PRO­FUN­DI­DAD. NO CREO QUE HA­YA NA­DA IGUAL EN EL MUN­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historias En Profundida­d -

Pa­ra emo­cio­nes fuer­tes es im­pres­cin­di­ble ad­mi­rar los res­tos del cru­ce­ro aco­ra­za­do Cris­tó­bal Co­lón, con su proa de arie­te a 30 m de pro­fun­di­dad. No creo que ha­ya na­da igual en el uni­ver­so. Es tan­ta su ma­jes­tuo­si­dad, que pa­re­ce que aún es­pe­ra a la es­cua­dra enemi­ga pa­ra en­fren­tar­se a ella.

Cuan­do ha­blo del me­jor pe­cio que pue­da exis­tir, me re­fie­ro a una ca­te­go­ría que le otor­go ba­sa­do en mi ex­pe­rien­cia per­so­nal, por ra­zo­nes que tra­ta­ré de ar­gu­men­tar a con­ti­nua­ción.

Los no ini­cia­dos en el mun­do sub­ma­rino de­ben co­no­cer que pe­cios son los re­tos hun­di­dos de un na­vío a con­se­cuen­cia de un nau­fra­gio. Aun­que en el ca­so que nos ocu­pa, el Co­lón, hay que pre­ci­sar que fue su pro­pia

tri­pu­la­ción la que lo hun­dió, el 3 de ju­lio de 1898, des­pués que su ca­pi­tán Emi­lio Díaz Mo­reau com­pren­dió que to­do es­ta­ba per­di­do pa­ra la cau­sa es­pa­ño­la en el com­ba­te na­val de San­tia­go de Cu­ba.

Con es­ta ac­ción de au­to­sa­bo­ta­je im­pe­día que es­te mag­ní­fi­co ex­po­nen­te de la in­ge­nie­ría na­val (el más ve­loz y mo­derno de aquel tiem­po) ca­ye­ra en ma­nos de sus per­se­gui­do­res: los im­pre­sio­nan­tes aco­ra­za­dos de la es­cua­dra es­ta­dou­ni­den­se del al­mi­ran­te Sam­pson, du­ran­te la Gue­rra his­pano-cu­bano-nor­te­ame­ri­ca­na de 1898. La po­si­bi­li­dad de la cap­tu­ra ha­bría si­do otra hu­mi­lla­ción su­ma­da a la con­tun­den­te de­rro­ta de las seis uni­da­des que for­ma­ban par­te de la Es­cua­dra de Ope­ra­cio­nes de las An­ti­llas del al­mi­ran­te Cervera… Un epi­so­dio que se­ría de­ma­sia­do lar­go de con­tar aho­ra.

Vol­vien­do a nues­tro pro­ta­go­nis­ta, de cons­truc­ción y di­se­ño ita­lia­nos de los As­ti­lle­ros Can­tie­ri An­sal­do Ses­tri Po­nen­ti, de Gé­no­va, fue bo­ta­do el 16 de sep­tiem­bre de 1896. Se cons­tru­yó por en­car­go de la Re­gia Ma­ri­na Ita­lia­na y pa­só a ma­nos es­pa­ño­las por el de­ses­pe­ra­do afán del Go­bierno de pre­pa­rar­se pa­ra una gue­rra con­tra Es­ta­dos Uni­dos, en pos de pro­te­ger y con­ser­var sus te­rri­to­rios de ul­tra­mar.

A bor­do del Co­lón, en aguas de San Vi­cen­te de Cabo Ver­de, el 20 de abril de 1898 se di­ri­mió la suer­te de Es­pa­ña cuan­do en jun­ta ex­tra­or­di­na­ria, Cervera y sus ofi­cia­les to­ma­ron la de­ci­sión de ir a las An­ti­llas a com­ba­tir, a pe­sar de ser sa­be­do­res de su in­fe­rio­ri­dad. Es­te bar­co po­see el du­do­so ho­nor de ha­ber ido a la gue­rra sin sus ca­ño­nes prin­ci­pa­les de proa y po­pa, sín­to­ma inequí­vo­co de ac­ti­tud qui­jo­tes­ca es­pa­ño­la.

SEC­CIÓN A CAR­GO DE: VI­CEN­TE GONZÁLEZ TEX­TO: TEO­DO­RO RU­BIO CAS­TA­ÑO FO­TOS: VI­CEN­TE GONZÁLEZ / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.