Vi­gor eco­nó­mi­co en as­cen­so

AN­TI­GUA­MEN­TE BLAN­CO DE NU­ME­RO­SOS EX­PE­RI­MEN­TOS A PAR­TIR DE LAS AM­BI­CIO­NES DE LOS PAÍ­SES ME­TRÓ­PO­LI, HOY CA­DA UNA DE LAS IS­LAS DEL CA­RI­BE SE EM­PE­ÑA EN LO­GRAR RE­SUL­TA­DOS ECO­NÓ­MI­COS FA­VO­RA­BLES POR SÍ MIS­MAS, GRA­CIAS AL AU­GE DEL TU­RIS­MO Y OTRAS AC­TI­VI­DA­DES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Reportaje - TEX­TO: ANA MA­RÍA DO­MÍN­GUEZ CRUZ FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Las is­las del Ca­ri­be, co­no­ci­das co­mo Las An­ti­llas, ate­so­ran in­fi­ni­dad de ri­que­zas na­tu­ra­les que las con­vier­ten en des­ti­nos tu­rís­ti­cos inigua­la­bles. Su gen­te, las bon­da­des del cli­ma que en ellas pre­do­mi­na, su po­ten­te ener­gía cul­tu­ral y so­bre to­do sus pa­ra­jes no del to­do ex­plo­ra­dos, son va­lo­res que las dis­tin­guen en el mun­do oc­ci­den­tal y que no per­mi­ten que sean ig­no­ra­das u ol­vi­da­das en el tra­za­do de una agen­da de dis­fru­te.

Sin em­bar­go, aun cuan­do el tu­ris­mo sea una de las ac­ti­vi­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra la ga­ran­tía de los in­gre­sos, sus po­ten­cia­li­da­des

BAR­BA­DOS

La eco­no­mía tra­di­cio­nal de Bar­ba­dos se ba­sa­ba en la pro­duc­ción de azú­car, pro­duc­to lí­der en sus ex­por­ta­cio­nes. El tu­ris­mo mo­di­fi­có sus prio­ri­da­des, sien­do hoy el país más ri­co y desa­rro­lla­do del Ca­ri­be Orien­tal, así co­mo el cen­tro más im­por­tan­te de trans­por­te aé­reo de la re­gión. Su úni­ca ter­mi­nal aé­rea, el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Grantley Adams (GAIA), re­ci­be dia­ria­men­te vue­los de va­rias im­por­tan­tes com­pa­ñías de to­dos los pun­tos del pla­ne­ta, así co­mo vue­los re­gio­na­les y chár­te­res. Se­de de em­pre­sas pres­ti­gio­sas a ni­vel in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do del ám­bi­to fi­nan­cie­ro, es con­si­de­ra­do un pa­raí­so fis­cal por el ele­va­do ni­vel de pro­tec­ción del se­cre­to ban­ca­rio que ga­ran­ti­za y los ba­jos im­pues­tos que so­por­tan. eco­nó­mi­cas no pa­san des­aper­ci­bi­das. En la re­gión del Ca­ri­be se des­ple­ga­ron nu­me­ro­sos ex­pe­ri­men­tos a par­tir de las am­bi­cio­nes de los paí­ses me­tró­po­li, por­que en es­tas is­las ha­lla­ron las con­di­cio­nes idea­les pa­ra po­ner a prue­ba nue­vos mo­dos de pro­duc­ción y re­dis­tri­bu­ción de bie­nes, an­tes de im­pul­sar­los en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Si­glos atrás so­lo se es­ti­mu­la­ba el de­sa­rro­llo del ca­fé, el ta­ba­co y el azú­car, y en cier­ta me­di­da, la ex­por­ta­ción de me­ta­les. Hoy ca­da una de las Is­las del Ca­ri­be se em­pe­ña en lo­grar re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos fa­vo­ra­bles por sí mis­mas, te­nien­do en la agri­cul­tu­ra otra de las for­ta­le­zas pa­ra su de­sa­rro­llo.

SAN VI­CEN­TE Y LAS GRA­NA­DI­NAS

La agri­cul­tu­ra y en par­ti­cu­lar el cul­ti­vo de la ba­na­na es la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de es­ta is­la, ase­gu­ran­do un 60% del em­pleo y un 50% de las ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro des­de ha­ce unos años, la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca se ha man­te­ni­do a la par y en va­rias oca­sio­nes ha su­pe­ra­do el ni­vel de in­gre­so. Cu­rio­so es que San Vi­cen­te y las Gra­na­di­nas se ha con­ver­ti­do en un mer­ca­do fa­vo­ri­to pa­ra los prac­ti­can­tes del yach­ting (uso de los ya­tes con fi­nes de­por­ti­vos), por lo que se han inau­gu­ra­do nue­vos atra­ca­de­ros y ama­rra­de­ros, tam­bién pa­ra cru­ce­ros y bu­ques. Ade­más, la emi­sión de se­llos postales, en es­pe­cial des­ti­na­do al co­lec­cio­nis­mo filatélico, es una im­por­tan­te fuen­te de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

DO­MI­NI­CA

Si­tua­da en­tre Mar­ti­ni­ca y Gua­da­lu­pe, en­con­tra­mos en Do­mi­ni­ca un re­fe­ren­te de una de las mo­da­li­da­des más so­co­rri­das del tu­ris­mo en las úl­ti­mas dé­ca­das: el eco­tu­ris­mo. Ma­ra­vi­llo­sos son los pai­sa­jes que es­ta is­la ofre­ce en sus sel­vas tro­pi­ca­les, su cor­di­lle­ra y sus exó­ti­cos va­lles, por lo que va­le la pe­na, sin du­das, que se dis­fru­ten los di­ver­sos sen­de­ros mís­ti­cos tra­za­dos pa­ra ello. La ob­ser­va­ción de ba­lle­nas jo­ro­ba­das es tam­bién una atrac­ti­va op­ción por­que se apro­ve­cha una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra pre­sen­ciar su pa­so en los pri­me­ros días del año. Al mis­mo tiem­po, el cre­ci­mien­to de su in­dus­tria de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros offs­ho­re bus­ca desa­rro­llar un cen­tro ban­ca­rio in­ter­na­cio­nal, mien­tras que se man­tie­ne el in­te­rés por ex­plo­rar sus po­ten­cia­les de ener­gía geo­tér­mi­ca, con lo que se pue­de apro­ve­char el ca­lor pro­ve­nien­te del in­te­rior de la tie­rra pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de géi­se­res o fuen­tes ter­ma­les pa­ra ba­ños.

JAMAICA

Aun­que el tu­ris­mo tam­bién ha en­con­tra­do es­pe­cial­men­te en su ca­pi­tal, Kingston, un ren­glón fun­da­men­tal pa­ra la eco­no­mía de es­te país, sus ac­ti­vi­da­des agrí­co­las y mi­ne­ras no han per­di­do pro­ta­go­nis­mo. El azú­car es el prin­ci­pal pro­duc­to, aun cuan­do se po­ten­cia el cul­ti­vo de ba­na­na, ca­fé, ta­ba­co, pa­ta­ta y maíz. La alú­mi­na y la bau­xi­ta cons­ti­tu­yen el eje cen­tral de la mi­ne­ría.

RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

En la ac­tua­li­dad la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na des­can­sa más en el tu­ris­mo (be­llas pla­yas, cue­vas inex­plo­ra­das, im­pre­sio­nan­tes sal­tos de agua, flo­ra y fau­na im­pre­sio­nan­tes, ru­tas sen­de­ris­tas, múl­ti­ples par­ques y re­ser­vas na­tu­ra­les…), aun­que la agri­cul­tu­ra si­gue si­tuán­do­se co­mo un sec­tor muy im­por­tan­te en tér­mi­nos de con­su­mo do­més­ti­co, se­gui­do por la mi­ne­ría y el apro­ve­cha­mien­to de gran­des ya­ci­mien­tos mi­ne­ros de oro, pla­ta, ní­quel, már­mol y ám­bar. Con­si­de­ra­da co­mo el Sin­ga­pur del Ca­ri­be, cuen­ta con la me­jor in­fraes­truc­tu­ra de la re­gión y cons­ti­tu­ye el ma­yor re­cep­tor de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras.

TRI­NI­DAD Y TO­BA­GO

El de­sa­rro­llo de los hi­dro­car­bu­ros, la pe­tro­quí­mi­ca, y el sec­tor si­de­rúr­gi­co su­pon­drá pau­la­ti­na­men­te au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las ex­por­ta­cio­nes de Tri­ni­dad y To­ba­go. El pe­tró­leo es el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción, aun­que tam­bién se ob­tie­ne gas na­tu­ral y as­fal­to. Ade­más, el país si­gue sus es­fuer­zos en la di­ver­si­fi­ca­ción de ser­vi­cios, el tu­ris­mo, la in­dus­tria y la agri­cul­tu­ra. La ac­ti­vi­dad agrí­co­la más im­por­tan­te es el cul­ti­vo de la ca­ña de azú­car, al que se aso­cia la pro­duc­ción de azú­car en los seis in­ge­nios del oes­te de la is­la, así co­mo de mie­les y ron. Le si­guen en im­por­tan­cia el ca­cao, el grano y su be­ne­fi­cio, las fru­tas cí­tri­cas y el ca­fé. Da­da su ex­ce­len­te si­tua­ción geo­grá­fi­ca, cuen­ta con el ser­vi­cio de nu­me­ro­sas em­pre­sas de na­ve­ga­ción ma­rí­ti­ma y de com­pa­ñías de trans­por­te aé­reo.

PUER­TO RI­CO

A pe­sar de su re­du­ci­da su­per­fi­cie y li­mi­ta­da dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les que pue­den ser ex­plo­ta­dos eco­nó­mi­ca­men­te, la pro­duc­ti­vi­dad de Puer­to Ri­co es ex­cep­cio­nal­men­te ele­va­da, so­bre to­do a par­tir del de­sa­rro­llo de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, tex­til y de elec­tró­ni­ca de con­su­mo. El sec­tor fi­nan­cie­ro es un blo­que eco­nó­mi­co de gran fuer­za pa­ra su eco­no­mía, y su nom­bra­mien­to co­mo Is­la del En­can­to en la re­gión la con­vier­ten en un des­tino tu­rís­ti­co en­co­mia­ble.

GRA­NA­DA

El in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha es­ta­do li­de­ra­do por la cons­truc­ción y el co­mer­cio. Ac­tual­men­te el país de­pen­de del tu­ris­mo co­mo su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, es­pe­cial­men­te des­pués de la inau­gu­ra­ción de su ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal en 1985. Man­tie­ne es­pe­cial in­te­rés por el cul­ti­vo del ca­cao y el ca­fé.

BAHA­MAS

Las Baha­mas es un país de­pen­dien­te de una eco­no­mía ba­sa­da en el tu­ris­mo y ac­ti­vi­da­des ban­ca­rias. El pri­me­ro so­la­men­te su­po­ne más del 60% del Pro­duc­to In­terno Bru­to y em­plea di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te la mi­tad de la mano de obra del ar­chi­pié­la­go. Pa­ra el go­bierno un «ter­cer pi­lar» es el co­mer­cio. La in­dus­tria y la agri­cul­tu­ra tam­bién con­tri­bu­yen a su cre­ci­mien­to.

SAN­TA LU­CÍA

La eco­no­mía del país se sus­ten­ta en el cul­ti­vo de plá­ta­nos. Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te la in­dus­tria del tu­ris­mo y las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les han ad­qui­ri­do un pa­pel pre­pon­de­ran­te. Su sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra, aun­que me­nos re­le­van­te, se ha­lla en­tre los más di­ver­si­fi­ca­dos del Ca­ri­be Orien­tal. Los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de ex­por­ta­ción de la is­la son el plá­tano y al­gu­nos pro­duc­tos tex­ti­les que ven­de al Reino Uni­do y a Es­ta­dos Uni­dos.

LA CON­FLUEN­CIA DE DI­VER­SOS CLI­MAS Y CIER­TOS PUN­TOS DE CON­TAC­TO EN MA­TE­RIA DE TRA­DI­CIO­NES Y CULTURA HA­CEN DE LOS PAÍ­SES DEL CA­RI­BE CON­TI­NEN­TAL UNA GA­MA DE TIE­RRAS, RI­CAS EN PAI­SA­JES NA­TU­RA­LES FAS­CI­NAN­TES, DE­LI­CIO­SA GAS­TRO­NO­MÍA Y HOS­PI­TA­LI­DAD SIN­GU­LAR. LA AGRI­CUL­TU­RA Y EL TU­RIS­MO SON LAS AC­TI­VI­DA­DES ECO­NÓ­MI­CAS BÁ­SI­CAS, AUN­QUE EN AL­GU­NOS CA­SOS EL DE­SA­RRO­LLO DE LA MI­NE­RÍA, LA IN­DUS­TRIA TEX­TIL Y DE PRO­DUC­TOS ELEC­TRÓ­NI­COS ADEREZAN EL PA­NO­RA­MA DE ES­TAS NA­CIO­NES, AÚN CON DE­SIGUAL­DA­DES SO­CIA­LES PE­RO CON UN FUER­TE PO­TEN­CIAL PA­RA SU PRO­GRE­SO.

PA­NA­MÁ

La eco­no­mía de Pa­na­má es una de las más es­ta­bles de Amé­ri­ca. En­tre las prin­ci­pa­les in­dus­trias de la eco­no­mía, des­ta­can los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, el tu­ris­mo y el co­mer­cio, eri­gi­do es­te úl­ti­mo al­re­de­dor del Ca­nal de Pa­na­má, que co­nec­ta el océano Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co. La agri­cul­tu­ra jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo de es­ta na­ción, sien­do sus prin­ci­pa­les ren­glo­nes de ex­por­ta­ción el ba­nano, el azú­car, el ca­fé, el maíz, el ta­ba­co, el ca­ma­rón, el acei­te de pes­ca­do y las ma­nu­fac­tu­ras tex­ti­les. Es el país más vi­si­ta­do de La­ti­noa­mé­ri­ca, lo cual lo con­vier­te en una po­ten­cia del tu­ris­mo re­gio­nal, por­que tie­ne des­de fa­bu­lo­sos ras­ca­cie­los has­ta pla­yas pa­ra­dí­sia­cas.

NICARAGUA

La eco­no­mía de Nicaragua es la sex­ta de Cen­troa­mé­ri­ca. Los tex­ti­les y el ves­tua­rio res­pon­den por ca­si el 60% de las ex­por­ta­cio­nes ni­ca­ra­güen­ses, mien­tras que los cul­ti­vos de al­go­dón, ca­fé, ca­ña de azú­car, ba­nano, maíz, ju­día y ajon­jo­lí ga­nan pro­ta­go­nis­mo en el sec­tor agrí­co­la. Ade­más, Nicaragua tie­ne po­ten­cia­li­da­des tu­rís­ti­cas que la co­lo­can en un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la agen­da de dis­fru­te de los via­je­ros, por lo que sus in­gre­sos en es­ta área se ele­van con el au­ge del bu­ceo en la Cos­ta Atlán­ti­ca, las ca­mi­na­tas en las re­ser­vas na­tu­ra­les, las aven­tu­ras con ca­nopy, la pes­ca de­por­ti­va, las tra­ve­sías en ka­yak y la prác­ti­ca del golf.

CO­LOM­BIA

El ca­fé fue has­ta los años 1950 e in­clu­so has­ta la dé­ca­da an­te­rior, el prin­ci­pal me­dio de Co­lom­bia pa­ra ob­te­ner di­vi­sas. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas dé­ca­das las esmeraldas y la flo­ri­cul­tu­ra, jun­to a la in­dus­tria au­to­mo­triz, tex­ti­les y las ex­por­ta­cio­nes de oro, za­fi­ros y dia­man­tes, en­tre otros pro­duc­tos, han ga­na­do te­rreno en es­ta na­ción. Es una de las prin­ci­pa­les eco­no­mías de Amé­ri­ca La­ti­na. En la cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, se en­cuen­tra den­tro de las 30 ma­yo­res del mun­do.

El tu­ris­mo, co­mo ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, es re­le­van­te en es­ta na­ción, y en­tre las op­cio­nes más dis­fru­ta­das está el avis­ta­mien­to de ba­lle­nas jo­ro­ba­das en la cos­ta del Pa­cí­fi­co, so­bre to­do en­tre ju­lio y no­viem­bre. Bahía So­lano, La Is­la Gorgona, la Is­la Mal­pe­lo, Juan­cha­co y La­dri­lle­ros, las cas­ca­das Las Sier­pes, las pla­yas de Cu­che­ros y La Ba­rra, las pis­ci­nas de agua dulce de Arras­tra­de­ro y el Jar­dín Bo­tá­ni­co La Ma­ni­gua cons­ti­tu­yen cen­tros de re­fe­ren­cia tu­rís­ti­ca y, por tan­to, de in­gre­sos.

ME­XI­CO

Las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas me­xi­ca­nas son va­ria­das de­bi­do a la di­ver­si­dad de zo­nas geo­grá­fi­cas y cli­mas del país. Fun­da­men­tal­men­te orien­ta­da a las ex­por­ta­cio­nes, la eco­no­mía de es­ta na­ción tie­ne un co­mer­cio ex­te­rior re­gu­la­do en tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (TLC) con más de 40 paí­ses, in­clu­yen­do a la Unión Eu­ro­pea, Ja­pón, Is­rael y va­rios paí­ses de la Amé­ri­ca Cen­tral y la Amé­ri­ca del Sur. Se cul­ti­va prin­ci­pal­men­te ca­ña de azú­car, maíz, sor­go, na­ran­ja, tri­go, plá­tano, ji­to­ma­te, chi­le ver­de, limón, man­go y pa­pa. El sec­tor del tu­ris­mo es una de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes del país y es una de las ma­yo­res en el mun­do, sien­do Mé­xi­co el pri­mer des­tino de via­je pa­ra ex­tran­je­ros en Amé­ri­ca La­ti­na, de­seo­sos de acer­car­se a las rui­nas de la cultura me­soa­me­ri­ca­na, las ciu­da­des co­lo­nia­les y las atrac­ti­vas pla­yas.

GUA­TE­MA­LA

La eco­no­mía de Gua­te­ma­la es pro­pia de un país en de­sa­rro­llo, cons­ti­tu­yen­do la ma­yor eco­no­mía de Amé­ri­ca Cen­tral, y la dé­ci­ma de Amé­ri­ca La­ti­na. El sec­tor más gran­de en la eco­no­mía gua­te­mal­te­ca era tra­di­cio­nal­men­te la agri­cul­tu­ra, sien­do Gua­te­ma­la el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de car­da­mo­mo, el se­gun­do ma­yor ex­por­ta­dor de ba­nano, el quin­to ex­por­ta­dor de azú­car y el sép­ti­mo pro­duc­tor de ca­fé. El sec­tor del tu­ris­mo es el se­gun­do ge­ne­ra­dor de di­vi­sas pa­ra el país tras las re­me­sas de los emi­gran­tes. Es prio­ri­dad en es­ta na­ción tra­zar es­tra­te­gias pa­ra el de­sa­rro­llo del tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co, las bo­das y lu­nas de miel co­mo mo­ti­va­cio­nes pa­ra via­jar a sus pre­dios.

HON­DU­RAS

En tiem­pos co­lo­nia­les, la eco­no­mía hon­du­re­ña te­nía co­mo eje fun­da­men­tal la pro­duc­ción agrí­co­la, ga­na­de­ra y mi­ne­ra. Tu­vo un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co re­le­van­te tras lo­grar la in­de­pen­den­cia, gra­cias a la ex­plo­ta­ción de los me­ta­les pre­cio­sos. Hoy la eco­no­mía de Hon­du­ras tie­ne co­mo ba­se prin­ci­pal la pro­duc­ción de ba­nano, ca­fé y pal­ma afri­ca­na en la re­gión. Su prin­ci­pal sec­tor eco­nó­mi­co es el de agri­cul­tu­ra, se­gui­do por la mi­ne­ría. En la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XXI, Hon­du­ras se con­vir­tió en el ter­cer ma­yor ex­por­ta­dor de tex­ti­les a los Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de Chi­na y Mé­xi­co. Ade­más, es un lu­gar muy vi­si­ta­do pa­ra ha­cer tu­ris­mo eco­ló­gi­co, gra­cias a sus bos­ques, pla­yas, arre­ci­fes de co­ral y una gran di­ver­si­dad de zo­nas pro­te­gi­das idea­les pa­ra ello.

COS­TA RI­CA

La eco­no­mía cos­ta­rri­cen­se tie­ne su ba­se en el tu­ris­mo, la agri­cul­tu­ra y la ex­por­ta­ción de equi­pos elec­tró­ni­cos y los ser­vi­cios. Jus­ta­men­te el tu­ris­mo es uno de los prin­ci­pa­les sec­to­res eco­nó­mi­cos y de más rá­pi­do cre­ci­mien­to del país y ge­ne­ra más in­gre­so de di­vi­sas que la ex­por­ta­ción de sus cul­ti­vos tra­di­cio­na­les de ba­nano, pi­ña y ca­fé jun­tos. Re­fe­ren­te del eco­tu­ris­mo a ni­vel mun­dial, la prin­ci­pal ven­ta­ja de es­te país pa­ra el de­sa­rro­llo del tu­ris­mo es su sis­te­ma de par­ques na­cio­na­les y áreas pro­te­gi­das, si­tio de una ri­ca va­rie­dad de flo­ra y fau­na. Ade­más, Cos­ta Ri­ca tie­ne nu­me­ro­sas pla­yas tan­to en el Océano Pa­cí­fi­co co­mo en el Mar Ca­ri­be, y la po­si­bi­li­dad de re­co­rrer va­rios vol­ca­nes ubi­ca­dos en Par­ques na­cio­na­les.

SURINAM

La eco­no­mía de Surinam está do­mi­na­da por la mi­ne­ría, en par­ti­cu­lar la ex­trac­ción de alú­mi­na, oro y pe­tró­leo, res­pon­sa­bles por 85% de las ex­por­ta­cio­nes y el 25% de los in­gre­sos gu­ber­na­men­ta­les. Es­to de­ja la eco­no­mía del país ex­tre­ma­men­te vul­ne­ra­ble a la va­ria­ción de pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los mi­ne­ra­les.

BE­LI­CE

Be­li­ce tie­ne una eco­no­mía ba­sa­da fun­da­men­tal­men­te en la agri­cul­tu­ra y los ser­vi­cios, y aun­que es la más pe­que­ña de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, es la ter­ce­ra en Pro­duc­to In­terno Bru­to per cá­pi­ta en Cen­troa­mé­ri­ca, des­pués de Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca. Des­de 1998 has­ta el año 2002, el tu­ris­mo ge­ne­ra una fuen­te es­ta­ble de in­gre­sos y, afor­tu­na­da­men­te, ha im­pac­ta­do de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria en los sec­to­res agrí­co­la, co­mer­cial, fi­nan­cie­ro y de la cons­truc­ción. Mi­les de tu­ris­tas arri­ban a Be­li­ce, de­seo­sos de ad­mi­rar la se­gun­da ba­rre­ra de co­ral más gran­de del mun­do, re­co­rrer sus ca­yos, na­ve­gar sus aguas, his­tó­ri­cas rui­nas de la ci­vi­li­za­ción pre-co­lom­bi­na ma­ya y des­cu­brir el sis­te­ma de cue­vas más gran­de de Amé­ri­ca Cen­tral.

GU­YA­NA

La eco­no­mía de Gu­ya­na ex­hi­bió un cre­ci­mien­to mo­de­ra­do en los úl­ti­mos años, y se ba­sa en gran me­di­da en la agri­cul­tu­ra y en las in­dus­trias ex­trac­ti­vas. La eco­no­mía de­pen­de en gran me­di­da de la ex­por­ta­ción de seis pro­duc­tos bá­si­cos: azú­car, oro, bau­xi­ta, ca­ma­rón, ma­de­ra y arroz, que re­pre­sen­tan ca­si el 60% del pro­duc­to in­terno bru­to y son muy sen­si­bles a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas y las fluc­tua­cio­nes en los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de es­tos pro­duc­tos.

VE­NE­ZUE­LA

La eco­no­mía de Ve­ne­zue­la está orien­ta­da a las ex­por­ta­cio­nes de ma­te­rias pri­mas. Sin em­bar­go, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal de es­te país es la ex­plo­ta­ción y re­fi­na­ción del pe­tró­leo pa­ra la ex­por­ta­ción. Nu­me­ro­sas ma­ra­vi­llas cul­tu­ra­les, tu­rís­ti­cas, tra­di­cio­na­les, mu­si­ca­les y cu­li­na­rias con­vier­ten al tu­ris­mo en una de las áreas de ma­yor re­le­van­cia en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la, co­mo el Par­que Na­cio­nal Di­ni­ra, los pai­sa­jes na­tu­ra­les de Mé­ri­da, Is­la de Mar­ga­ri­ta, Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma, la ciu­dad de Co­ro y la ciu­dad de Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.