EN­TRE­VIS­TA

El tu­ris­mo es un ca­je­ro au­to­má­ti­co cuan­do se tra­ba­ja bien. Te­ne­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos de que la re­gión es­té atra­yen­do aho­ra mis­mo una ci­fra récord de vi­si­tan­tes. Sin em­bar­go, nues­tra re­gión aún no ha po­di­do im­ple­men­tar al­gu­nas po­lí­ti­cas, evi­tar fu

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

El Ca­ri­be una mar­ca pre­mium

HUGH RILEY, SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE TU­RIS­MO DEL CA­RI­BE (CTO), QUIEN ABAN­DO­NA EL CAR­GO LUE­GO DE CA­SI 10 AÑOS EN FUN­CIO­NES, DIA­LO­GÓ EN EX­CLU­SI­VA CON EX­CE­LEN­CIAS PO­CO AN­TES DE SU SA­LI­DA CO­MO ROS­TRO PÚ­BLI­CO Y POR­TA­VOZ PRIN­CI­PAL DE ESE OR­GA­NIS­MO, ACER­CA DE LA IM­POR­TAN­CIA DE LA RE­GIÓN CA­RI­BE­ÑA Y TAM­BIÉN SO­BRE SU IN­TEN­SA LA­BOR POR PO­SI­CIO­NAR SUS VA­LO­RES EN UN MUN­DO CA­DA VEZ MÁS COM­PE­TI­TI­VO

«Ha si­do un gran ho­nor ser­vir a es­ta re­gión. Na­da se com­pa­ra con re­pre­sen­tar una mar­ca pre­mium co­mo el Ca­ri­be; es un pri­vi­le­gio tra­ba­jar pa­ra el Ca­ri­be y me en­can­ta ser par­te de él. Ade­más, ¡vi­vir y tra­ba­jar en el Ca­ri­be es in­creí­ble! La co­mi­da, el cli­ma, el en­tre­te­ni­mien­to, la di­ver­si­dad de ex­pe­rien­cias cul­tu­ra­les y el es­ti­lo de vi­da en ge­ne­ral ha­cen de es­ta re­gión un lu­gar ex­ce­len­te pa­ra las personas que bus­can una cier­ta ca­li­dad de vi­da. Ha­ber po­di­do di­ri­gir la Or­ga­ni­za­ción de Tu­ris­mo del Ca­ri­be

(CTO), en­car­ga­da de pre­pa­rar al Ca­ri­be pa­ra com­par­tir to­do eso con el mun­do, ha si­do una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria. Ca­da día hay más que apren­der so­bre es­ta re­gión y es­ta in­dus­tria. El Ca­ri­be es un maes­tro ma­ra­vi­llo­so y me ha im­par­ti­do lec­cio­nes muy va­lio­sas».

Con esas pa­la­bras el Se­ñor Hugh Riley, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Tu­ris­mo del Ca­ri­be, ini­ció su diá­lo­go en ex­clu­si­va con Ex­ce­len­cias. Una plá­ti­ca en la cual se re­fi­rió a la im­por­tan­cia de la re­gión ca­ri­be­ña y tam­bién a su in­ten­sa la­bor que lle­ga a su fin, pues el ros­tro pú­bli­co y por­ta­voz prin­ci­pal de ese or­ga­nis­mo aban­do­na el car­go lue­go de ca­si 10 años en fun­cio­nes.

¿Cuál fue el pri­mer pen­sa­mien­to que le cru­zó por la men­te cuan­do su­po que ha­bía si­do ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTO?

«¡Sa­bía que ten­dría que pre­pa­rar­me ade­cua­da­men­te pa­ra el ma­yor desafío pro­fe­sio­nal de mi vi­da! Ha­bía co­men­za­do mi ca­rre­ra en el tu­ris­mo co­mo re­pre­sen­tan­te de Bar­ba­dos, por lo que la tran­si­ción de la re­pre­sen­ta­ción de un so­lo des­tino a ser res­pon­sa­ble de una co­lec­ción va­ria­da de paí­ses y te­rri­to­rios en to­do el Ca­ri­be fue un nue­vo des­per­tar.

«Pa­ra em­pe­zar, el tra­ba­jo del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral re­quie­re la su­per­vi­sión de una va­rie­dad de ser­vi­cios: mer­ca­deo, co­mu­ni­ca­ción, de­fen­sa, in­ves­ti­ga­ción, pla­ni­fi­ca­ción de even­tos, di­rec­ción es­tra­té­gi­ca, ca­pa­ci­ta­ción, educación, cer­ti­fi­ca­ción, de­sa­rro­llo de ne­go­cios y ase­so­ría téc­ni­ca en una va­rie­dad de asun­tos de sos­te­ni­bi­li­dad y res­pon­sa­bi­li­dad; así co­mo de­sa­rro­llo del trans­por­te ma­rí­ti­mo y aé­reo. Lo que lo ha­ce aún más in­tere­san­te es que esos ser­vi­cios de­ben ofre­cer­se en cual­quier me­di­da y en cual­quier mer­ca­do que los miem­bros los ne­ce­si­ten. Los miem­bros mis­mos es­tán con­for­ma­dos de to­das las ma­ne­ras y ta­ma­ños po­si­bles; va­rían se­gún el idio­ma, la com­ple­ji­dad, el pre­su­pues­to, la de­pen­den­cia del tu­ris­mo, el in­te­rés po­lí­ti­co, el com­pro­mi­so re­gio­nal y más. ¡To­do es­to ha­ce que es­tar al fren­te de la CTO sea una ta­rea in­tere­san­te»!

Al igual que sus an­te­ce­so­res, su le­ga­do co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTO de­pen­de tan­to de los lo­gros co­mo de los fra­ca­sos. ¿Pu­die­ra enu­me­rar­los?

«Siem­pre soy un po­co cau­te­lo­so cuan­do de le­ga­dos se tra­ta. Creo que los CEOs pier­den de­ma­sia­do tiem­po ha­blan­do del pa­sa­do. Un le­ga­do es so­bre el ayer. Creo que el pú­bli­co no se preo­cu­pa tan­to por el pa­sa­do co­mo cree­mos. Ellos real­men­te quie­ren sa­ber so­bre la ac­tua­li­dad, y más aun so­bre el ma­ña­na. Con suer­te, al­gu­nos de los éxi­tos que ob­tu­vi­mos jun­tos en la CTO se­gui­rán sien­do re­le­van­tes en el fu­tu­ro, pe­ro hay al­go que re­cor­dar: los lo­gros du­ran­te mi man­da­to de­ben ser atri­bui­dos a un es­fuer­zo de equi­po por par­te de un gru­po de pro­fe­sio­na­les de la CTO, en mu­chos ca­sos tra­ba­jan­do en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con los paí­ses miem­bros y con los so­cios de la in­dus­tria del ocio. Las vic­to­rias, por tan­to, de­ben ser acre­di­ta­das a la CTO y no a un in­di­vi­duo en par­ti­cu­lar.

«En los úl­ti­mos años, he­mos au­men­ta­do nues­tro en­fo­que en la pro­mo­ción y he­mos te­ni­do al­gu­nos triun­fos no­ta­bles. Se crea­ron mé­to­dos pa­ra me­dir y mo­ni­to­rear la sa­tis­fac­ción de los vi­si­tan­tes; me­jo­ró enor­me­men­te nues­tro ni­vel de com­pro­mi­so con los miem­bros a to­dos los ni­ve­les, con en­ti­da­des re­gio­na­les en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal y con to­dos los seg­men­tos del co­mer­cio y el con­su­mi­dor, in­clui­da la diás­po­ra ca­ri­be­ña, que es un sec­tor de vi­tal im­por­tan­cia.

«He­mos di­ri­gi­do de­li­be­ra­da­men­te par­te del en­fo­que ha­cia al­go más allá del sim­ple des­tino de sol, mar y are­na, y he­mos ini­cia­do las pro­mo­cio­nes de «El Año de» que se cen­tran en la aven­tu­ra, el ro­man­ce, el bie­nes­tar y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to, así co­mo en fes­ti­va­les y ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les. For­ta­le­ci­mos las alian­zas con el sec­tor pri­va­do y crea­mos un ne­xo con or­ga­ni­za­cio­nes in­vo­lu­cra­das con la ca­pa­ci­ta­ción y la educación, en el de­sa­rro­llo de ca­pi­tal hu­mano, de nor­mas de cer­ti­fi­ca­ción en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca, en en­ti­da­des cu­ya ex­pe­rien­cia es fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to del tu­ris­mo ca­ri­be­ño.

«Hi­ci­mos un cam­bio fun­da­men­tal en la for­ma en que se pre­sen­ta la ex­pe­rien­cia ca­ri­be­ña en el sec­tor tu­rís­ti­co y me­jo­ra­mos sus­tan­cial­men­te nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el de­sa­rro­llo em­pre­sa­rial. Al­gu­nos de es­tos lo­gros son el re­sul­ta­do de es­fuer­zos que co­men­za­ron mu­cho an­tes de mi man­da­to. Sim­ple­men­te construí so­bre la ba­se de los dos se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les an­te­rio­res, Jean Hol­der y Vin­cent Van­der­pool-Wa­lla­ce, y con­fié en gran me­di­da en un gru­po de pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes den­tro de la CTO pa­ra im­ple­men­tar las ta­reas.

«Ten­go al­gu­na de­cep­ción, con­cre­ta­men­te son dos: una, que to­da­vía no he­mos lo­gra­do que la po­bla­ción de nues­tra re­gión com­pren­da to­tal­men­te el pa­pel que desem­pe­ña el tu­ris­mo en la pro­vi­sión de sa­la­rios y be­ne­fi­cios, en la educación, la aten­ción mé­di­ca y, en ge­ne­ral, en el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da que dis­fru­ta es­ta re­gión. Se de­be tra­ba­jar más en ha­cer en­ten­der que se de­be fo­men­tar la di­ver­si­fi­ca­ción y se de­be apo­yar a to­dos los seg­men­tos pro­duc­ti­vos de una eco­no­mía. No hay du­da so­bre eso. Pe­ro el Ca­ri­be tie­ne enor­mes ven­ta­jas tu­rís­ti­cas. La re­gión de­be pres­tar mu­cha aten­ción al he­cho de que las eco­no­mías más exi­to­sas del mun­do par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en atraer tu­ris­mo a sus cos­tas. ¿Por qué? Por­que es­ta in­dus­tria es un gran ge­ne­ra­dor de em­pleos y de di­vi­sas. El tu­ris­mo es un ca­je­ro au­to­má­ti­co cuan­do se tra­ba­ja bien.

La otra de­cep­ción es que el tu­ris­mo ca­ri­be­ño aún no es tan ren­ta­ble co­mo de­be ser. Te­ne­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos de que la re­gión es­té atra­yen­do aho­ra mis­mo una ci­fra récord de vi­si­tan­tes; eso es im­por­tan­te. Sin em­bar­go, nues­tra re­gión aún no ha po­di­do im­ple­men­tar al­gu­nas po­lí­ti­cas, evi­tar fu­gas

y re­sol­ver cier­tos pro­ble­mas que di­fi­cul­tan los es­fuer­zos pa­ra ha­cer que la in­dus­tria del ocio ca­ri­be­ña sea el mo­tor eco­nó­mi­co que real­men­te es. Creo que es­ta­mos lle­gan­do, pe­ro to­da­vía que­da tra­ba­jo por ha­cer».

¿Cuán­to hi­zo us­ted pa­ra que la CTO fue­ra una or­ga­ni­za­ción de gran al­can­ce que pu­die­ra abar­car a to­das las na­cio­nes del Ca­ri­be?

«Siem­pre he creí­do fir­me­men­te en el va­lor de la Cons­ti­tu­ción de la CTO y co­mo tal la he res­pe­ta­do. Ese do­cu­men­to, el có­di­go guía de la or­ga­ni­za­ción, per­mi­te que cual­quier país cu­yas ori­llas es­tén ba­ña­das por el Mar Ca­ri­be se con­vier­ta en miem­bro de la CTO. He tra­ta­do de res­pe­tar esos prin­ci­pios. El or­ga­nis­mo está com­pues­to por pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos, al­gu­nos de los cua­les son bi­lin­gües y mul­ti­lin­gües, y to­dos se han com­pro­me­ti­do con el pro­pó­si­to fun­da­cio­nal de la in­clu­sión del Ca­ri­be en la Cons­ti­tu­ción. La CTO de­be­rá ser siem­pre una or­ga­ni­za­ción de paí­ses y te­rri­to­rios del Ca­ri­be de ha­bla neer­lan­de­sa, in­gle­sa, fran­ce­sa y es­pa­ño­la, de to­das las for­mas y ta­ma­ños. Es pre­ci­sa­men­te esa di­ver­si­dad de la que la re­gión se sien­te or­gu­llo­sa. Es pre­ci­sa­men­te esa exis­ten­cia ar­mo­nio­sa lo que el mun­do ad­mi­ra».

¿Cree fir­me­men­te que la CTO de­be­ría mi­rar más allá del Ca­ri­be de ha­bla in­gle­sa y lle­gar a otras na­cio­nes, co­mo Cu­ba o la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, pa­ra lle­gar a con­ver­tir­se en una or­ga­ni­za­ción mu­cho más só­li­da?

«El tu­ris­mo es el prin­ci­pal ne­go­cio del Ca­ri­be. Una Or­ga­ni­za­ción de Tu­ris­mo del Ca­ri­be más fuer­te ha­ce que el área es­té me­jor pre­pa­ra­da pa­ra com­pe­tir de ma­ne­ra más efec­ti­va con­tra un nú­me­ro cre­cien­te de com­pe­ti­do­res mun­dia­les con po­lí­ti­ca pu­bli­ci­ta­rias muy agre­si­vas. Al unir los re­cur­sos de la re­gión, la CTO ofre­ce una me­jor oportunida­d de au­men­tar su pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal y de dar voz a to­dos los paí­ses miem­bros y te­rri­to­rios, gran­des y pe­que­ños. De ma­ne­ra in­di­vi­dual, los paí­ses sim­ple­men­te no tie­nen los re­cur­sos pa­ra al­can­zar su pro­pio po­ten­cial.

«Co­mo miem­bro de la CTO, un des­tino tie­ne ac­ce­so a una va­rie­dad de re­cur­sos re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y al con­tac­to di­rec­to con ca­da ser­vi­cio que un des­tino tu­rís­ti­co ne­ce­si­ta, ge­ne­ral­men­te a un me­jor pre­cio que el que un país pue­de ad­qui­rir. Asi­mis­mo, ofre­ce op­cio­nes pa­ra ven­cer desas­tres na­tu­ra­les; le di­ce al mun­do que un país en par­ti­cu­lar está aso­cia­do con la fuer­te y le­gen­da­ria mar­ca ca­ri­be­ña. La CTO es un re­po­si­to­rio de da­tos vi­ta­les pa­ra la toma de de­ci­sio­nes y un re­cur­so pa­ra los in­tere­ses co­mu­nes y la im­ple­men­ta­ción de me­jo­res prác­ti­cas. Esos ser­vi­cios y be­ne­fi­cios es­tán dis­po­ni­bles por una ta­ri­fa. Los des­ti­nos pue­den sim­ple­men­te

El tu­ris­mo es el prin­ci­pal ne­go­cio del Ca­ri­be. Una or­ga­ni­za­ción re­gio­nal pa­ra la in­dus­tria del ocio ha­ce que el área es­té me­jor pre­pa­ra­da pa­ra com­pe­tir de ma­ne­ra más efec­ti­va con­tra un nú­me­ro cre­cien­te de com­pe­ti­do­res mun­dia­les con po­lí­ti­ca pu­bli­ci­ta­rias muy agre­si­vas. Al unir los re­cur­sos, la CTO ofre­ce una me­jor oportunida­d de au­men­tar su pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal y de dar voz a to­dos los paí­ses miem­bros y te­rri­to­rios

pa­gar sus cuo­tas y apro­ve­char al má­xi­mo los be­ne­fi­cios en cual­quier can­ti­dad que se ajus­te a lo que el des­tino ne­ce­si­te. Aque­llos que pa­gan sus ta­ri­fas pue­den pres­tar su voz al es­fuer­zo de ha­cer que la CTO y el Ca­ri­be sean me­jo­res y más fuer­tes. En el sen­ti­do opues­to, una or­ga­ni­za­ción más dé­bil ha­ce que tan­to la re­gión co­mo los es­ta­dos in­di­vi­dua­les sean más vul­ne­ra­bles».

¿Cuán­to apo­yo re­ci­bió de sus fa­mi­lia­res y se­res que­ri­dos du­ran­te su ges­tión co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTO?

«¡Qué pre­gun­ta tan in­tere­san­te! A lo lar­go de los años he con­fia­do mu­cho en mis con­vic­cio­nes y en mi pro­pio equi­po de ase­so­ra­mien­to pri­va­do. Me sien­to afor­tu­na­do de con­tar con una fa­mi­lia muy uni­da y com­pro­me­ti­da, que es mi «gru­po fo­cal» per­so­nal. Sus con­sul­tas son fre­cuen­tes y ex­tre­ma­da­men­te efec­ti­vas. Sin esos re­cur­sos, no hu­bie­ra po­di­do so­bre­vi­vir».

Se­gún su ex­pe­rien­cia, ¿qué de­be­ría ha­cer el Ca­ri­be pa­ra au­men­tar su vi­si­bi­li­dad y po­si­cio­na­mien­to fren­te a los mer­ca­dos emi­so­res?

«Creo fir­me­men­te en el va­lor de las aso­cia­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das. Cuan­do echa­mos un vis­ta­zo al­re­de­dor del mun­do a las cam­pa­ñas de mar­ke­ting de tu­ris­mo más exi­to­sas, to­das tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: la aso­cia­ción. Nues­tra pro­pia his­to­ria del tu­ris­mo nos da al­gu­nos ejem­plos a se­guir. Des­de los pri­me­ros días de la cam­pa­ña “Ko­ko­mo” de los Beach Boys en la dé­ca­da de 1990, pa­san­do por las «Ne­ce­si­da­des de vi­da. La pro­mo­ción del Ca­ri­be» en 2002, a la más re­cien­te en las re­des so­cia­les, de­no­mi­na­da «El Rit­mo Nun­ca se De­tie­ne», siem­pre he­mos su­ge­ri­do alian­zas só­li­das y efec­ti­vas ca­pa­ces de pro­du­cir re­sul­ta­dos só­li­dos».

Si el pró­xi­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTO le pi­die­ra con­se­jos so­bre có­mo ha­cer su tra­ba­jo co­rrec­ta­men­te y de una ma­ne­ra flui­da, ¿qué le di­ría?

«¡No es­toy se­gu­ro de que ha­ya mu­cho que pue­da de­cir­le! El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del fu­tu­ro ten­drá que ser di­fe­ren­te de los del pa­sa­do, pe­ro su­pon­go que ha­brá al­gu­nos hi­los co­mu­nes.

«Le di­ría que es­cu­che mu­cho, que con­sul­te y que apren­da. Y lue­go, que es­té se­gu­ro de la ta­rea que está rea­li­zan­do. Le di­ría tam­bién que se man­ten­ga siem­pre aten­to. La com­pe­ten­cia mun­dial por la aten­ción de los tu­ris­tas es fe­roz, por lo que el Ca­ri­be nun­ca pue­de vol­ver­se com­pla­cien­te, pe­ro la bue­na noticia es que la re­gión está ben­de­ci­da con bie­nes va­lio­sos. Que uti­li­ce esos bie­nes co­rrec­ta­men­te y que de gra­cias to­dos los días por con­tar con ellos.

«Y por úl­ti­mo, le di­ría que siem­pre ac­túe co­rrec­ta­men­te. Siem­pre. Que dis­fru­te el tra­ba­jo, pues pa­ra re­pre­sen­tar al Ca­ri­be no de­be an­dar­se con ti­bie­zas. Que sien­ta la pa­sión y que la com­par­ta to­dos los días».

En los úl­ti­mos años tu­vi­mos al­gu­nos triun­fos no­ta­bles: au­men­ta­mos nues­tro en­fo­que en la pro­mo­ción y se crea­ron mé­to­dos pa­ra mo­ni­to­rear la sa­tis­fac­ción de los vi­si­tan­tes; me­jo­ró enor­me­men­te nues­tro ni­vel de com­pro­mi­so con los miem­bros a to­dos los ni­ve­les, con en­ti­da­des re­gio­na­les en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal y con to­dos los seg­men­tos del co­mer­cio y el con­su­mi­dor, in­clui­da la diás­po­ra ca­ri­be­ña, que es un sec­tor de vi­tal im­por­tan­cia.

TEX­TO: JORGE CO­RO­MI­NA FO­TOS: KEN JO­NES / ROLANDO PU­JOL / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

To­da­vía no he­mos lo­gra­do que la po­bla­ción de nues­tra re­gión com­pren­da to­tal­men­te el pa­pel que desem­pe­ña el tu­ris­mo en la pro­vi­sión de sa­la­rios, be­ne­fi­cios y el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da.

Pa­ra el Se­ñor Hugh Riley, quien se desem­pe­ñó por ca­si 10 años co­mo Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la CTO, el Ca­ri­be ha si­do un maes­tro ma­ra­vi­llo­so que le ha im­par­ti­do lec­cio­nes muy va­lio­sas.

Ca­da vez son más los vi­si­tan­tes que eli­gen el Ca­ri­be co­mo des­tino.

Se ha tra­ta­do de po­ten­ciar la aven­tu­ra, el ro­man­ce, el bie­nes­tar y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to, así co­mo fes­ti­va­les y ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.

No hay du­das de que el Ca­ri­be tie­ne enor­mes ven­ta­jas tu­rís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.