ENER­GÍA XXI

EL CON­CEP­TO DEL RE­CI­CLA­JE ES HOY MÁS DE­CI­SI­VO POR SU IM­POR­TAN­CIA PA­RA CREAR PRÁC­TI­CAS ME­DIOAM­BIEN­TA­LES, QUE GE­NE­REN BE­NE­FI­CIOS ECO­NÓ­MI­COS Y UNA CON­CIEN­CIA GLO­BAL MÁS RES­PON­SA­BLE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: PROF. ING. MANUEL ME­NÉN­DEZ CAS­TE­LLA­NOS; EX­PER­TO EN TE­MAS DE ENER­GÍAS Y ME­DIO AM­BIEN­TE. FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

El va­lor de la ba­su­ra

La ba­su­ra, sus di­fe­ren­tes pe­li­gros y apro­ve­cha­mien­to si­guen a la hu­ma­ni­dad des­de ha­ce mu­chos si­glos. Ha­ce cer­ca de 10 000 años el ser hu­mano co­men­zó a asen­tar­se, crean­do las pri­me­ras co­mu­ni­da­des y tam­bién los pri­me­ros ver­te­de­ros. Al pa­sar del tiem­po, unos 3 000 años an­tes de Cris­to, la na­cien­te po­bla­ción mun­dial se cua­dri­pli­có y en esa mis­ma me­di­da cre­ció el ni­vel de ba­su­ra.

En la Edad Me­dia las es­tre­chas ca­lles exis­ten­tes eran el des­tino de la ba­su­ra, tra­yen­do con­si­go roe­do­res de to­do ti­po, en­fer­me­da­des y epi­de­mias. Es en el si­glo XIX que co­mien­za la toma de con­cien­cia en torno a es­tos pe­li­gros y se de­ci­de ha­cer gue­rra a la ba­su­ra.

En la dé­ca­da de los 70 del pa­sa­do si­glo se desa­rro­lla un nue­vo mo­men­to y se en­tra en la era del re­ci­cla­je, que es hoy aun más im­por­tan­te y de­ci­si­va. Fue en es­te pe­rio­do, en Di­na­mar­ca, don­de se avan­za con ma­yor ra­pi­dez en el con­cep­to de que los re­si­duos de una per­so­na pue­den ser los re­cur­sos de otra, a par­tir del re­ci­cla­je. Ello dio pa­so a lo que hoy lla­ma­mos «eco­no­mía cir­cu­lar», con el pro­pó­si­to de bus­car el pleno apro­ve­cha­mien­to de la ba­su­ra.

En ma­yor o me­nor me­di­da, en to­das par­tes del pla­ne­ta se ac­túa me­dian­te la re­co­gi­da, cla­si­fi­ca­ción y uso ener­gé­ti­co de la ba­su­ra. Son uti­li­za­das di­ver­sas y avan­za­das tec­no­lo­gías pa­ra ello. Se tra­ta de me­di­das me­dioam­bien­ta­les, que al mis­mo tiem­po crean be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de im­por­tan­cia. La lla­ma­da re­co­gi­da se­lec­ti­va cons­ti­tu­ye una so­lu­ción prác­ti­ca bien va­lo­ra­da.

El pe­tró­leo y la pe­tro­quí­mi­ca, con su sur­gi­mien­to y de­sa­rro­llo, han crea­do pro­duc­tos no de­gra­da­bles, que re­pre­sen­tan va­ria­bles más com­ple­jas pa­ra el ma­ne­jo de la ba­su­ra. El plás­ti­co es muy di­fí­cil de rem­pla­zar por ser un ma­te­rial li­ge­ro, im­permea­ble y re­sis­ten­te. Su pre­sen­cia en los océa­nos se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro pe­li­gro, pues se mez­cla con el planc­ton pro­vo­can­do cam­bios en nues­tro eco­sis­te­ma, con con­se­cuen­cias de al­can­ce in­sos­pe­cha­do.

Los cien­tí­fi­cos cal­cu­lan que, en los océa­nos, in­clu­yen­do la An­tár­ti­da, pue­den exis­tir mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­cos. Se han des­cu­bier­to cin­co zo­nas de ma­yor acu­mu­la­ción de ese ma­te­rial, co­no­ci­dos co­mo re­mo­li­nos oceá­ni­cos o con­ti­nen­tes plás­ti­cos: dos en el Océano Atlán­ti­co, dos en el Océano Pa­ci­fi­co y uno en el Océano Ín­di­co. In­creí­ble­men­te, es­tos re­mo­li­nos oceá­ni­cos tie­nen co­ne­xión en­tre sí, lo que per­mi­te que un desecho plás­ti­co apa­rez­ca en cual­quier lu­gar del mun­do.

Más pe­li­gro­so son los lla­ma­dos mi­cro plás­ti­cos, pro­duc­to de la des­com­po­si­ción de es­tos, que afec­tan prác­ti­ca­men­te to­das las es­pe­cies ma­ri­nas, las cua­les el hom­bre con­su­me. Es­te fe­nó­meno su­ce­de an­te to­do por una ma­la ges­tión que re­quie­re es­tu­dio, cien­cia y rec­ti­fi­ca­ción de pro­ce­de­res hu­ma­nos. Se re­quie­re usar los plás­ti­cos de for­ma más in­te­li­gen­te, re­plan­teán­do­nos la for­ma

Se con­si­de­ra que en es­te mo­men­to los hu­ma­nos ge­ne­ra­mos apro­xi­ma­da­men­te 15 000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desechos agrí­co­las, do­més­ti­cos, in­dus­tria­les, de cons­truc­ción y otros, lo cual equi­va­le a 2 t por ha­bi­tan­te en 12 me­ses

de pro­du­cir­lo, usar­lo y re­ci­clar­lo pa­ra dar­le nue­vos va­lo­res de uso.

Otro ele­men­to que es obli­ga­do men­cio­nar son los des­per­di­cios ali­men­ta­rios, tan­to en el cam­po, co­mo en los mer­ca­dos y la me­sa. Es­tu­dios se­ña­lan que so­lo en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca el 25 % de la co­mi­da se des­he­cha. Y es que los paí­ses ri­cos ge­ne­ran más re­si­duos y, por en­de, más con­ta­mi­na­ción. Las na­cio­nes que más ba­su­ra ori­gi­nan a ni­vel mun­dial son: Es­ta­dos Uni­dos, Co­rea del Sur, Ja­pón y Ca­na­dá.

Se con­si­de­ra que en es­te mo­men­to los hu­ma­nos ge­ne­ra­mos apro­xi­ma­da­men­te 15 000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desechos agrí­co­las, do­més­ti­cos, in­dus­tria­les, de cons­truc­ción y otros, lo cual equi­va­le a 2 t por ha­bi­tan­te en 12 me­ses. La mi­tad de eso co­rres­pon­de a los paí­ses ri­cos. El im­pac­to de es­to en el fu­tu­ro es un te­ma de ne­ce­sa­rio es­tu­dio. So­lo un cam­bio en los mo­de­los eco­nó­mi­cos y ener­gé­ti­cos a es­ca­la mun­dial, y una con­cien­cia glo­bal más res­pon­sa­ble pue­den evi­tar si­tua­cio­nes muy com­ple­jas.

Gi­gan­tes­cos ver­te­de­ros es­tán con­ta­mi­nan­do el pla­ne­ta, sin que exis­ta la más de­ci­di­da vo­lun­tad por el re­ci­cla­je. Pue­de de­cir­se que es­tos son las mi­nas del pre­sen­te y el fu­tu­ro.

La idea de di­ver­sos cien­tí­fi­cos es al­can­zar el ce­ro re­si­duo, con nue­vas for­mas de pro­du­cir, re­ci­clar y con­su­mir con más res­pon­sa­bi­li­dad. De es­to se tra­ta la eco­no­mía cir­cu­lar. Lo ade­cua­do es que no sea ne­ce­sa­rio acu­dir a los re­cur­sos no re­no­va­bles, sino uti­li­zar los re­si­duos co­mo sus­ti­tu­tos de ma­te­rias pri­mas, sien­do los ver­te­de­ros las nue­vas fuen­tes de ma­te­ria­les. Pa­ra la se­lec­ción del re­ci­cla­je hoy se in­tro­du­cen pro­ce­di­mien­tos de la ro­bó­ti­ca, co­mo for­ma de hu­ma­ni­zar el tra­ba­jo y dar más fia­bi­li­dad. Na­tu­ral­men­te se im­po­ne la uti­li­za­ción de más ma­te­rias pri­mas bio­de­gra­da­bles y res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te, ta­les co­mo los hon­gos, las al­gas, las fi­bras y otras.

En cer­ca de tres dé­ca­das se­rán más de 1000 mi­llo­nes el nú­me­ro de personas nue­vas que es­ta­rán vi­vien­do en el pla­ne­ta, y ello de­man­da­rá ni­ve­les de vi­da ló­gi­ca­men­te su­pe­rio­res. Por otra par­te, en paí­ses emer­gen­tes, gran­des seg­men­tos de in­di­vi­duos pa­san a for­mar par­te de la lla­ma­da cla­se me­dia, lo que tam­bién trae con­si­go ma­yo­res ni­ve­les de con­su­mo.

El cui­da­do de los re­cur­sos no re­no­va­bles del pla­ne­ta se­rá la ba­se de la su­per­vi­ven­cia hu­ma­na. Sin em­bar­go, has­ta hoy las so­cie­da­des exis­ten­tes han ba­sa­do su de­sa­rro­llo en el uso in­dis­cri­mi­na­do de es­tos. Se­rá ne­ce­sa­rio fre­nar el uso de la po­lí­ti­ca em­pre­sa­rial de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, el con­su­mis­mo y el egoís­mo. Se­rá ne­ce­sa­rio pen­sar más en las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. En el por­ve­nir se­gui­rá exis­tien­do ba­su­ra. De­pen­de de no­so­tros vin­cu­lar­la a una eco­no­mía ver­de y con­ver­tir­la en te­so­ro.

ME­NOS PLÁS­TI­CO EN TU VI­DA

Po­de­mos uti­li­zar pro­duc­tos sos­te­ni­bles y ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, y con­tri­buir a un pla­ne­ta sin con­ta­mi­na­ción por es­te ma­te­rial. Adop­tar de­ter­mi­na­dos cam­bios en nues­tra ru­ti­na tam­bién nos ayu­da­ría a ele­var nues­tra ca­li­dad de vi­da.

Se im­po­ne la uti­li­za­ción de más ma­te­rias pri­mas bio­de­gra­da­bles y res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te.

La lla­ma­da re­co­gi­da se­lec­ti­va cons­ti­tu­ye una so­lu­ción prác­ti­ca bien va­lo­ra­da.

Por su pre­sen­cia en los océa­nos, el plás­ti­co se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro pe­li­gro.

No ti­rar ba­su­ra. Ca­si un ter­cio de los en­va­ses de plás­ti­co uti­li­za­dos en to­do el mun­do se con­vier­ten en desechos que atas­can las ca­lles y al fi­nal, lle­gan a ríos y océa­nos.

Usar pro­duc­tos pa­ra el ca­be­llo que no con­ten­gan in­gre­dien­tes plás­ti­cos co­mo si­li­co­na y pe­tró­leo.

Usar un ce­pi­llo de dien­tes bio­de­gra­da­ble de bam­bú con cer­das na­tu­ra­les.

Usar hi­lo den­tal de fi­bra na­tu­ral re­cu­bier­to con ce­ra de abe­ja.

Uti­li­zar toa­llas de al­go­dón, al­go­dón or­gá­ni­co o fi­bra de cá­ña­mo en lu­gar de bas­ton­ci­llos o toa­lli­tas de al­go­dón desecha­bles.

Evi­tar los glo­bos en fies­tas y ce­le­bra­cio­nes.

Evi­tar el uso de sar­te­nes an­ti­ad­he­ren­tes re­cu­bier­tos de te­flón, por­que es­te ma­te­rial se des­com­po­ne en mi­cro­plás­ti­cos que se mez­clan en tus ali­men­tos.

Ele­gir te­ji­dos y tex­ti­les na­tu­ra­les, y re­du­cir la can­ti­dad de ro­pa fa­bri­ca­da con te­las plás­ti­cas sin­té­ti­cas en tu ar­ma­rio.

Lle­var con­ti­go una bo­te­lla de agua re­uti­li­za­ble no plás­ti­ca.

Con­ser­var al­gu­nas bol­sas re­uti­li­za­bles en­ro­lla­das en ca­sa, en el tra­ba­jo y en tu bol­so.

Em­pa­car tu al­muer­zo en un re­ci­pien­te re­uti­li­za­ble.

Evi­tar que tu equi­po de pes­ca que­de en el oceáno.

Usar de­ter­gen­tes eco­ló­gi­cos, es­pon­jas la­va­pla­tos he­chas de fi­bra na­tu­ral y pro­duc­tos de lim­pie­za que no da­ñen nues­tros ríos, arre­ci­fes de co­ral y océa­nos.

Evi­tar las ra­su­ra­do­ras de plás­ti­co desecha­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.