TU­RIS­MO Y SA­LUD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: MRC. DR. JO­SÉ ÁNGEL GAR­CÍA DEL­GA­DO. PRO­FE­SOR AU­XI­LIAR FA­CUL­TAD ICBP VIC­TO­RIA DE GI­RÓN UNI­VER­SI­DAD MÉ­DI­CA DE LA HA­BA­NA FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Cuan­do el es­tó­ma­go se des­com­po­ne

LOS PRO­BLE­MAS GAS­TRO­IN­TES­TI­NA­LES SON MA­LES CO­MU­NES QUE SUE­LEN AFEC­TAR A LAS PERSONAS QUE EM­PREN­DEN VIA­JES. SU OCU­RREN­CIA PUE­DE VA­RIAR EN CA­DA ZO­NA SE­GÚN LA ES­TA­CIÓN DEL AÑO, POR LO CUAL ES PRE­CI­SO PRES­TAR ATEN­CIÓN A LOS FAC­TO­RES DE RIES­GO, TO­MAR PRE­CAU­CIO­NES Y CUI­DAR LA HI­GIE­NE

Apar­tir de la dé­ca­da de los años 50, al pro­du­cir­se un au­men­to de los via­jes a zo­nas exó­ti­cas del pla­ne­ta, co­men­zó a dár­se­le im­por­tan­cia a la fre­cuen­te apa­ri­ción de pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les que afec­ta­ban a las personas que vi­si­ta­ban es­tas re­gio­nes. Se tra­ta de una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, de ori­gen bac­te­riano, ví­ri­co o pa­ra­si­ta­rio, que pue­de apa­re­cer en los pri­me­ros días del via­je, pe­ro tam­bién des­pués de ha­ber re­gre­sa­do. Es­tos ma­les­ta­res pue­den acom­pa­ñar­se de otros sín­to­mas co­mo náu­seas, vó­mi­tos, ca­lam­bres o do­lo­res ab­do­mi­na­les, fie­bre, et­cé­te­ra.

Los sín­to­mas de es­te pa­de­ci­mien­to ha­bi­tual­men­te co­mien­zan abrup­ta­men­te, du­ran­te el via­je, o po­co des­pués de vol­ver a ca­sa. Apa­ren­te­men­te pue­den me­jo­rar du­ran­te el des­pla­za­mien­to, pre­sen­tan­do lue­go múl­ti­ples epi­so­dios. Las se­ña­les pue­den co­men­zar en el se­gun­do o ter­cer día de es­tan­cia y en más del 90% de los ca­sos du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas.

Las des­com­po­si­cio­nes es­to­ma­ca­les en los via­je­ros afec­tan por igual a va­ro­nes y mu­je­res, es más co­mún en ni­ños pe­que­ños y jó­ve­nes has­ta los 30 años, con me­nor in­ci­den­cia a par­tir de los 55 años. Su ocu­rren­cia pue­de va­riar en ca­da zo­na se­gún la es­ta­ción del año, lo cual con­vie­ne te­ner en cuen­ta an­tes de ha­cer el des­pla­za­mien­to, pues cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal pro­ble­ma de sa­lud que en­fren­ta­rán los via­je­ros.

Al res­pec­to, la re­vis­ta The Lan­cet pu­bli­có un es­tu­dio eu­ro­peo rea­li­za­do en 32 136 personas so­bre los pro­ble­mas más fre­cuen­tes aso­cia­dos al via­je. Las di­fi­cul­ta­des más nom­bra­das fue­ron las pi­ca­du­ras de mos­qui­to en pri­mer lu­gar, si­guién­do­le los ma­les de es­tó­ma­go.

El me­jor mo­do de en­fren­tar un pro­ble­ma es pre­ve­nir­lo, y pa­ra ello es pre­ci­so co­no­cer los ele­men­tos que de­ter­mi­nan su ori­gen, los cua­les se co­no­cen en ám­bi­tos epi­de­mio­ló­gi­cos co­mo «fac­to­res de ries­go».

De acuer­do con las ex­pe­rien­cias y es­ta­dís­ti­cas co­no­ci­das, la geo­gra­fía mun­dial se ha di­vi­di­do clá­si­ca­men­te en 3 zo­nas, se­gún el ries­go de pa­de­cer pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les y cal­cu­la­do por ca­da 15 días de es­tan­cia pa­ra los via­je­ros que ac­ce­den a ellas. Es­tas se ca­ta­lo­gan co­mo Zo­na de ba­jo ries­go (me­nos de 8% de via­je­ros las pa­de­ce­rán): Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Ja­pón y paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y nor­te de Eu­ro­pa; Zo­na de ries­go in­ter­me­dio (en­tre 8 y 20% de via­je­ros): paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te, Su­dá­fri­ca y re­gio­nes del Ca­ri­be; y Zo­na de al­to ries­go (más de 20% de via­je­ros). En al­gu­nos des­ti­nos la ta­sa es de has­ta el 90%: ma­yor par­te de Asia, Orien­te Me­dio, Áfri­ca y Cen­tro y Sur del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Por esas ra­zo­nes se ha de­fi­ni­do el lu­gar de des­tino co­mo el prin­ci­pal fac­tor de ries­go y ello ocu­rre por­que el pa­sean­te no está acos­tum­bra­do a es­tar en con­tac­to con cier­tos mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos en su país de ori­gen.

En­tre los fac­to­res que más in­flu­yen se pue­den ci­tar el es­ti­lo de via­je —por ejem­plo, el tu­ris­mo de pla­ya en un com­ple­jo ho­te­le­ro tie­ne una me­nor in­ci­den­cia que el via­je en gru­po, y a su vez, las más al­tas ta­sas se aso­cian al tu­ris­mo de aven­tu­ra—; el país de des­tino y la du­ra­ción de la es­tan­cia —ma­yor ries­go a ma­yor du­ra­ción.

Tam­bién se han se­ña­la­do otros fac­to­res co­mo los re­la­cio­na­dos con el ti­po de ali­men­tos in­ge­ri­dos y el lu­gar don­de se con­su­men, pues se di­ce que la prin­ci­pal fuen­te de in­fec­ción es la co­mi­da o agua con­ta­mi­na­da con mi­cro­bios per­ni­cio­sos. No obs­tan­te, las afec­cio­nes es­to­ma­ca­les tam­bién pue­den pro­du­cir­se en paí­ses desa­rro­lla­dos si se be­be agua de arro­yos o la­gos, si las personas que pre­pa­ran los ali­men­tos no man­tie­nen las ade­cua­das me­di­das de hi­gie­ne o si el tra­ta­mien­to del agua de con­su­mo no es el ade­cua­do.

Los ali­men­tos con ma­yor ries­go son aque­llos ad­qui­ri­dos en la ca­lle a ven­de­do­res am­bu­lan­tes y los más se­gu­ros son los co­ci­na­dos por no­so­tros mis­mos. En­tre los de al­to ries­go des­ta­can: mo­lus­cos, ma­ris­cos, fru­tas no la­va­das o pe­la­das con an­te­rio­ri­dad al con­su­mo por otros, en­sa­la­das, ma­yo­ne­sa y ali­men­tos que la con­tie­nen, le­che y sus de­ri­va­dos, pos­tres dul­ces, que­sos y em­bu­ti­dos. Por otra par­te, en­tre los más se­gu­ros es­tán: pan y de­ri­va­dos, aque­llos ser­vi­dos muy ca­lien­tes, car­nes y pes­ca­dos bien co­ci­dos re­cien­te­men­te, fru­tas con la piel in­tac­ta pe­la­das o la­va­das por uno mis­mo, ver­du­ras her­vi­das, pas­tas sin hue­vo re­cién co­ci­da.

Ha lla­ma­do la aten­ción que los na­ti­vos de paí­ses de al­to ries­go, no tie­nen los mis­mos sín­to­mas que los via­je­ros an­te el con­su­mo de igua­les ali­men­tos o be­bi­das, lo cual tie­ne su ló­gi­ca en que es­tos or­ga­nis­mos ya es­tán acos­tum­bra­dos a las bac­te­rias y han desa­rro­lla­do in­mu­ni­dad fren­te a ellas. La etio­pa­to­ge­nia des­cri­ta nos ha­ce com­pren­der que los há­bi­tos ali­men­ta­rios du­ran­te el via­je per­mi­ten desa­rro­llar una pre­ven­ción ac­ti­va y que la me­jor for­ma de pro­te­ger­se con­sis­te en se­lec­cio­nar cui­da­do­sa­men­te los ali­men­tos y be­bi­das que con­su­mi­mos.

La me­jor pro­tec­ción es la de se­guir es­tric­ta­men­te las me­di­das hi­gié­ni­cas ele­men­ta­les co­mo la­var­se las ma­nos an­tes de las co­mi­das y ha­cer­lo con fre­cuen­cia usan­do ja­bón. Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te no so­lo an­tes de co­mer o de lle­var­se al­go a la bo­ca, sino tam­bién al ma­ni­pu­lar ali­men­tos, lue­go de ir al ba­ño, etc. Pa­ra se­car­las, use una toa­lla lim­pia o sim­ple­men­te ai­re. Las ma­nos hú­me­das pue­den su­po­ner un ries­go de in­fec­ción. Si sa­les al cam­po de­bes lle­var ja­bón; si no pue­des la­var­te las ma­nos, usa al­gún gel o sus­tan­cia de­sin­fec­tan­te a ba­se de por lo me­nos un 60% de al­cohol. To­mar agua po­ta­ble pa­ra be­ber y la­var­se los dien­tes son há­bi­tos muy adecuados.

La re­gla ge­ne­ral cuan­do se via­ja a otro país es: hiér­ve­lo, co­cí­na­lo, pé­la­lo u ol­ví­da­lo. Sin em­bar­go, al­gu­nos es­tu­dios de­mues­tran que se pue­de en­fer­mar, aun­que se si­ga es­ta nor­ma­ti­va. Re­cor­dar es­tos con­se­jos sig­ni­fi­ca que la me­jor me­di­da pa­ra evi­tar in­co­mo­di­da­des fí­si­cas es pres­tar mu­cho cui­da­do a nues­tros há­bi­tos. Las me­jo­res op­cio­nes pa­ra los tu­ris­tas ra­di­can en la sa­bia ac­ción de to­mar pre­cau­cio­nes pa­ra que el via­je y re­torno trans­cu­rran fe­liz­men­te.

Los ali­men­tos con ma­yor ries­go son aque­llos ad­qui­ri­dos en la ca­lle a ven­de­do­res am­bu­lan­tes y los más se­gu­ros son los co­ci­na­dos por no­so­tros mis­mos. En­tre los de al­to ries­go des­ta­can: mo­lus­cos, ma­ris­cos, fru­tas no la­va­das o pe­la­das con an­te­rio­ri­dad al con­su­mo por otros, en­sa­la­das, ma­yo­ne­sa y ali­men­tos que la con­tie­nen, le­che y sus de­ri­va­dos, pos­tres dul­ces, que­sos y em­bu­ti­dos.

SÍN­TO­MAS A TE­NER EN CUEN­TA AL VIA­JAR:

Los sín­to­mas de los ma­les­ta­res es­to­ma­ca­les ha­bi­tual­men­te co­mien­zan abrup­ta­men­te, du­ran­te el via­je o po­co des­pués de vol­ver a ca­sa, apa­ren­te­men­te pue­den me­jo­rar du­ran­te el des­pla­za­mien­to, pre­sen­tan­do lue­go múl­ti­ples epi­so­dios. Las se­ña­les pue­den co­men­zar en el se­gun­do o ter­cer día de es­tan­cia y en más del 90% de los ca­sos du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas, sien­do los in­di­cios más co­mu­nes: au­men­to de la fre­cuen­cia y vo­lu­men mo­les­tias in­tes­ti­na­les, náu­seas y/o vó­mi­tos, pér­di­da del ape­ti­to y pe­so, ca­lam­bres y/o do­lo­res ab­do­mi­na­les, de­cai­mien­to e hi­po­ter­mia. En los ca­sos más se­ve­ros, a es­tos sín­to­mas pue­de su­mar­se un fuer­te do­lor ab­do­mi­nal e in­clu­so fie­bre al­ta.

Es­tos padecimien­tos afec­tan por igual a va­ro­nes y mu­je­res, es más co­mún en ni­ños pe­que­ños y jó­ve­nes has­ta los 30 años, con me­nor in­ci­den­cia a par­tir de los 55 años. Es­tán con­si­de­ra­dos co­mo una de las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes, cal­cu­lán­do­se unos 50 000 ca­sos dia­rios a ni­vel mun­dial, sien­do, en tér­mi­nos de vo­lu­men, el prin­ci­pal pro­ble­ma de con­sul­ta de los via­je­ros que re­gre­san de zo­nas no desa­rro­lla­das.

La in­fec­ción se ad­quie­re por la vía oral a tra­vés del con­su­mo de ali­men­tos o be­bi­das con­ta­mi­na­das por los mi­cro­or­ga­nis­mos, co­mi­das pa­sa­das o es­tro­pea­das don­de es­tán los prin­ci­pa­les re­ser­vo­rios de los pa­tó­ge­nos y/o sus­tan­cias tó­xi­cas, y pue­de ser por una bac­te­ria, vi­rus o pa­rá­si­to, sien­do mu­chos los mi­cro­or­ga­nis­mos cau­sa­les y pro­ba­ble­men­te di­fe­ren­tes de un país a otro. En­tre ellos y por fre­cuen­cia: la Eche­ri­chia co­li, Shi­ge­la, Sal­mo­ne­lla, Campy­lo­bac­ter, Ro­ta­vi­rus y Giar­dia Lam­blia. Los ca­sos de des­com­po­si­cio­nes es­to­ma­ca­les se pue­den pro­du­cir en cual­quier lu­gar del mun­do, exis­tien­do una dis­tri­bu­ción en la geo­gra­fía de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos, va­ria­ble en fun­ción del lu­gar del or­be en el que nos en­con­tre­mos. La cau­sa más fre­cuen­te son de ori­gen bac­te­riano, que re­pre­sen­ta del 60 al 85% de los ca­sos, las pro­du­ci­das por pa­rá­si­tos el 10% y los vi­rus un 5%. El pa­tó­geno que con más fre­cuen­cia pro­du­ce es­tos padecimien­tos en el via­je­ro es la Eche­ri­chia co­li.

Los ali­men­tos con ma­yor ries­go son aque­llos ad­qui­ri­dos en la ca­lle a ven­de­do­res am­bu­lan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.