ES­CA­PA­DA

LA ÚNI­CA CA­PI­TAL DE SU­DA­MÉ­RI­CA UBI­CA­DA FREN­TE AL PA­CÍ­FI­CO TIE­NE EL DON DE DES­PER­TAR O HA­CER CRE­CER EL MÁS PU­RO DE LOS SEN­TI­MIEN­TOS EN QUIE­NES LA ELI­GEN CO­MO DES­TINO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: FA­BIO MARTÍN FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Li­ma: una ciu­dad pa­ra el amor

Ya está fi­ja­do que el 14 de fe­bre­ro los enamo­ra­dos del pla­ne­ta se reúnan en el Par­que del Amor de Li­ma, en Pe­rú, dis­pues­tos a en­con­trar la ma­ne­ra de ha­cer­se de un es­pa­cio en el Li­bro Guin­ness de ré­cords mun­dia­les, alar­gan­do el pla­cer del be­so a sus má­xi­mas po­si­bi­li­da­des, mien­tras los acom­pa­ña la ban­da so­no­ra que ese día tan es­pe­cial les ob­se­quian, sin car­go al­guno, las ban­das lo­ca­les.

Es asi­mis­mo es­te, uno de los si­tios más sin­gu­la­res del Ma­le­cón Cis­ne­ros de Mi­ra­flo­res, don­de no po­cas pa­re­jas de re­cién ca­sa­dos se pro­me­ten fi­de­li­dad eter­na con las aguas del Pa­cí­fi­co co­mo idí­li­co fon­do, cu­yo azul se com­bi­na a la per­fec­ción con los

tier­nos co­lo­res del atar­de­cer, mien­tras el sol se dis­po­ne a es­con­der­se.

De to­do lo an­te­rior son tes­ti­gos si­len­cio­sos los pro­ta­go­nis­tas de la lla­ma­ti­va es­cul­tu­ra que con­ci­bie­ra el re­co­no­ci­do ar­tis­ta pe­ruano Víc­tor Del­fín y que ti­tu­la­ra El be­so, por­que jus­to ese el mo­men­to apa­sio­na­do que des­cri­ben, en me­dio de un ca­lu­ro­so abra­zo, es­tas dos fi­gu­ras de 12 m de lar­go y 3 m de al­tu­ra.

Hoy por hoy el Par­que del Amor cons­ti­tu­ye uno de los pun­tos in­elu­di­bles pa­ra los sa­bios que eli­gen co­mo des­tino de su via­je a la que fue­ra con­si­de­ra la «Ciu­dad de los Re­yes», aten­dien­do a esos tiem­pos de la co­lo­nia en que no exis­tía en Su­da­mé­ri­ca otro vi­rrei­na­to más ri­co. No obs­tan­te, en la ac­tua­li­dad se le si­gue to­man­do co­mo lo que es: un im­por­tan­te cen­tro po­lí­ti­co, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co.

Sin du­das re­sul­ta un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos pa­sear­se por el co­no­ci­do Ma­le­cón de Mi­ra­flo­res (dis­tan­te unos 30 min del cen­tro de Li­ma), que cuen­ta no so­lo con es­te es­pa­cio pa­ra el amor es­col­ta­do por pin­to­res­cas ban­cas don­de se pue­den leer fra­ses de afa­ma­dos poe­tas, sino ade­más con mu­chos otros par­ques, pla­zo­le­tas y te­rra­zas lle­nas de jar­di­nes y obras de ar­te, los cua­les pue­den con­du­cir has­ta el acan­ti­la­do que ofre­ce unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes de las pla­yas li­me­ñas, don­de se dan ci­ta dies­tros sur­fis­tas bus­ca­do­res de olas «des­per­ta­das» por la cons­tan­te bri­sa. Tam­bién es per­fec­to pa­ra ob­ser­var des­de allí el es­pec­tácu­lo que brin­dan arries­ga­dos pa­ra­pen­tis­tas, quie­nes dis­fru­tan de la adre­na­li­na que les pro­du­ce sal­tar ha­cia el va­cío.

El día en que el tu­ris­ta de­ci­da re­co­rrer el po­pu­lo­so Ma­le­cón, no de­be per­der de vis­ta que no muy dis­tan­te se en­cuen­tra el cen­tro co­mer­cial Lar­co­mar: un «to­do in­clui­do» que pro­po­ne di­sí­mi­les tien­das, jo­ye­rías, sa­las de ci­ne, tea­tro, res­tau­ran­tes, ca­fés, ba­res, dis­co­te­cas, bow­ling, jue­gos elec­tró­ni­cos...

UN PUEN­TE PA­RA SUS­PI­RAR

Igual re­la­cio­na­do con el amor, la quin­ta ur­be más po­bla­da de La­ti­noa­mé­ri­ca (y en­tre las 30 del pla­ne­ta) dis­po­ne de otro lu­gar muy ro­mán­ti­co: el Puen­te de los Sus­pi­ros.

Con un cen­tro his­tó­ri­co de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO en 1988, gra­cias a su es­plén­di­da ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial; im­pre­sio­nan­tes tem­plos de la épo­ca prein­ca (cer­ca­nos a la ciu­dad), mu­seos, ga­le­rías de ar­te y una gas­tro­no­mía re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial, Li­ma mues­tra con or­gu­llo es­ta cons­truc­ción de fi­na­les del si­glo XIX, lo­ca­li­za­da en el dis­tri­to de Ba­rran­co, a la cual le can­tó la mis­mí­si­ma Cha­bu­ca Gran­da, y que une las ca­lles Aya­cu­cho y Er­mi­ta.

Ha­brá que via­jar has­ta la úni­ca de las ciu­da­des ca­be­ce­ras de Su­da­mé­ri­ca ubi­ca­da fren­te al Pa­cí­fi­co pa­ra com­pro­bar aque­llo que cuen­tan mu­chos acer­ca de que la me­jor ma­ne­ra de ha­cer reali­dad el más se­cre­to de los de­seos, es atra­ve­san­do el Puen­te de los Sus­pi­ros, al me­nos la pri­me­ra vez, aguan­tan­do la res­pi­ra­ción.

Real o no di­cha le­yen­da, lo in­ne­ga­ble es que la se­gun­da ca­pi­tal del mun­do, lue­go de El Cai­ro, que cre­ció en una zo­na de­sér­ti­ca, tie­ne el don de atra­par pa­ra siem­pre a esos via­je­ros que la pre­fie­ren a la hora de ele­gir a cuál ur­be le otor­ga­rán el más pu­ro de sus sen­ti­mien­tos.

Pa­ra en­trar en el Li­bro Guin­ness de ré­cords mun­dia­les, ca­da 14 de fe­bre­ro los enamo­ra­dos se dan ci­ta en el Par­que del Amor con el fin de pro­ta­go­ni­zar el be­so más lar­go del mun­do

CU­RIO­SI­DA­DES DE LA CA­PI­TAL PE­RUA­NA

Li­ma, la co­no­ci­da Ciu­dad de Los Re­yes es la quin­ta ciu­dad más po­bla­da en Amé­ri­ca La­ti­na. Los ex­per­tos ase­gu­ran que está en pro­ce­so de con­ver­tir­se en una ur­be glo­bal co­mo lo son Nue­va York, Lon­dres, To­kio y Pa­rís. Re­gis­tra la ma­yor can­ti­dad de personas que ha­blan len­guas que­chua. Tie­ne nu­me­ro­sos atrac­ti­vos que la con­vier­ten en un des­tino tu­rís­ti­co re­le­van­te en es­ta re­gión del mun­do.

Uno de ellos, con­si­de­ra­do el ma­yor com­ple­jo de fuen­tes del mun­do, es el Cir­cui­to Má­gi­co del Agua en el Par­que de la Ex­po­si­ción. Está con­for­ma­do por un ma­ra­vi­llo­so con­jun­to de 13 fuen­tes or­na­men­ta­les, ci­ber­né­ti­cas e in­ter­ac­ti­vas en don­de el agua, la mú­si­ca, la luz, las imá­ge­nes y los efec­tos lá­ser, en per­fec­ta con­jun­ción y ar­mo­nía, se mez­clan pa­ra pre­sen­tar­nos es­pec­tácu­los, úni­cos e in­creí­bles, lle­nos de ma­gia, ilu­sión y fantasía. En el año 2009 se hi­zo me­re­ce­dor del Pre­mio Récord Gui­ness al re­co­no­ci­mien­to y dis­tin­ción mun­dial, por el Com­ple­jo de fuen­tes más al­to del mun­do en un par­que pú­bli­co.

La Fuen­te Má­gi­ca, la Fuen­te de la Fantasía, la Fuen­te de la Ilu­sión, la Fuen­te Cú­pu­la Vi­si­ta­ble, la Fuen­te Tan­güis, la Fuen­te de la Ar­mo­nía, la Fuen­te Ar­co Iris, la Fuen­te Tú­nel de las Sor­pre­sas, la Fuen­te La­be­rin­to del En­sue­ño, la Fuen­te de la Vi­da, la Fuen­te de las Tra­di­cio­nes, la Fuen­te de los Ni­ños y la Fuen­te Río de los De­seos aguar­dan por quien desee emo­cio­nar­se an­te un es­pec­tácu­lo fa­bu­lo­sa­men­te di­se­ña­do.

En la ca­pi­tal pe­rua­na se en­cuen­tra la igle­sia más pe­que­ña del mun­do: La Ca­pi­lla del Puen­te, nom­bra­da Nues­tra Se­ño­ra del Rosario. Con diez m de al­tos, cin­co m de an­cho y ape­nas do­ce m de pro­fun­di­dad, el re­cin­to so­lo tie­ne 50 m2.

Con bas­tan­te co­lo­ri­do en su in­te­rior, un re­ta­blo prin­ci­pal en su in­te­rior y dos pe­que­ños re­ta­blos la­te­ra­les, es­ta igle­sia es un cla­ro ejem­plo de que lo me­jor vie­ne en fras­co pe­que­ño. Mu­cho ar­te se pue­de apre­ciar en sus bó­ve­das y en su al­tar, mien­tras los fie­les acu­den con fre­cuen­cia al re­ta­blo de San Ju­das Ta­deo, el Pa­trón del Tra­ba­jo y de los im­po­si­bles.

El her­mo­so par­que de Oli­var, ubi­ca­do en San Isi­dro, es aplau­di­do por su ex­ten­sión y be­lle­za na­tu­ral. Se ori­gi­nó ha­ce ca­si cin­co si­glos a par­tir de tan so­lo tres oli­vos que ac­tual­men­te son cien­tos. Da­ta de épo­cas co­lo­nia­les y a su al­re­de­dor se cons­tru­ye­ron las pri­me­ras vi­vien­das, ele­gan­tes ca­so­nas de prin­ci­pios de si­glo de la cua­les hoy so­lo que­dan al­gu­nos ves­ti­gios.

El Oli­var fue fun­da­do por el Con­de de San Isi­dro y con sus 23 ha es to­do un hi­to tan­to en la his­to­ria co­lo­nial co­mo en la del dis­tri­to, uno de los prin­ci­pa­les pul­mo­nes de la ca­pi­tal pe­rua­na. En él se pue­den ob­ser­var aves, de las que se sa­be que exis­ten al­go más de 15 es­pe­cies co­mo la Tór­to­la Ore­ju­da, la Cu­cu­lí y la Tor­to­li­ta, así co­mo tam­bién los Go­rrio­nes Ame­ri­ca­nos y los Go­rrio­nes Eu­ro­peos en los mu­ros y te­ja­dos. Lla­ma­ti­vos es­tan­ques re­ves­ti­dos de luz y co­lor, le otor­gan esa im­por­tan­cia es­té­ti­ca, ade­más de es­tar ro­dea­da por el mu­ni­ci­pio del dis­tri­to. Una ga­le­ría de ar­te y la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal con su au­di­to­rio, lo con­vier­ten en un lu­gar es­plén­di­do pa­ra el dis­fru­te.

Ba­rran­co es el ba­rrio con más en­can­to de Li­ma. Los tu­ris­tas lle­nan sus lo­ca­les con te­rra­zas ilu­mi­na­das con fa­ro­li­llos… En las ca­lles pea­to­na­les ar­tis­tas mues­tran sus obras so­bre man­tas con los más va­rio­pin­tos ob­je­tos, mien­tras de fon­do se en­tre­mez­cla el so­ni­do de la bri­sa del mar con el de mú­si­cos ca­lle­je­ros.

Ubi­ca­do en la par­te sur de la ciu­dad de Li­ma a unos 20 mi­nu­tos de la Pla­za de Ar­mas de Li­ma, li­mi­ta al nor­te con el dis­tri­to de Mi­ra­flo­res y al sur con Cho­ri­llos.

Su his­to­ria se re­mon­ta a mediados del si­glo XIX, cuan­do fue crea­da co­mo una al­dea de pes­ca­do­res que apro­ve­cha­ban la ven­ta­ja geo­grá­fi­ca que les ofre­cía la que

Con un cen­tro his­tó­ri­co de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO, im­pre­sio­nan­tes tem­plos de la épo­ca prein­ca, mu­seos, ga­le­rías de ar­te y una gas­tro­no­mía re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial, Li­ma mues­tra con or­gu­llo el Puen­te de los Sus­pi­ros, una cons­truc­ción de fi­na­les del XIX

bra­da en el ba­rran­co, por don­de los pes­ca­do­res po­dían su­bir y ba­jar sus bo­tes con ma­yor fa­ci­li­dad.

Es­ta que­bra­da na­tu­ral es lla­ma­da la Ba­ja­da de los Ba­ños. Des­de sus ini­cios, Ba­rran­co fue un bal­nea­rio su­ma­men­te atrac­ti­vo pa­ra los ve­ra­nean­tes li­me­ños de cla­se me­dia al­ta y ex­tran­je­ros en ge­ne­ral, quie­nes, en su ma­yo­ría, se afin­ca­ron cons­tru­yen­do gran­des ran­chos y ca­so­nas.

En­tre los atrac­ti­vos que se des­ta­can de es­te pin­to­res­co ba­rrio, es­tán la pla­za mu­ni­ci­pal y su igle­sia, así co­mo dis­tin­tos mu­seos y el tem­plo de la Er­mi­ta.

Otra de las atrac­cio­nes, lo­ca­li­za­da en el epi­cen­tro del ba­rrio, es el Puen­te de Los Sus­pi­ros, cons­trui­do en 1876 pa­ra unir los ex­tre­mos de la que­bra­da y per­mi­tir el pa­so de las ri­be­ras de la ca­lle Aya­cu­cho y la Er­mi­ta.

El Par­que del Amor, en Li­ma, es uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros

El Puen­te de los Sus­pi­ros es el si­tio que siem­pre eli­gen los ro­mán­ti­cos.

Pa­sear­se por el Ma­le­cón de Mi­ra­flo­res re­sul­ta un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.