CA­MINO DE SAN­TIA­GO

LA ALIAN­ZA EN­TRE EL CA­MINO DE SAN­TIA­GO Y KU­MANO KO­DO HA IDO GE­NE­RAN­DO VA­RIAS AC­TI­VI­DA­DES CON­JUN­TAS. LA MÁS IN­TERE­SAN­TE: EL SUR­GI­MIEN­TO EN 2014 DEL DUAL PILGRIM PRO­JECT, QUE PRO­PO­NE LA CREA­CIÓN DE UNA RU­TA IN­TE­RO­CEÁ­NI­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: EMI­LIA PA­DÍN SIX­TO FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Ku­mano Ko­do: pe­re­gri­na­jes des­co­no­ci­dos

Un pe­re­gri­na­je es, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un via­je ha­cia un pun­to con­cre­to de la geo­gra­fía: el Va­ti­cano, San­tia­go de Com­pos­te­la… No obs­tan­te, es im­por­tan­te en­ten­der que sue­le ser al­go más. Quie­nes lo em­pren­den lo con­si­de­ran co­mo un ac­to ín­ti­mo en el que de­ci­den em­pren­der ca­mino ha­cia una me­ta no so­lo fí­si­ca, sino tam­bién es­pi­ri­tual. Por tan­to, es ob­vio que no to­dos los pe­re­gri­na­jes es­tán li­ga­dos a la re­li­gión ca­tó­li­ca. Un fan­tás­ti­co ejem­plo es el Ku­mano Ko­do, ba­sa­do en una mez­cla de tra­di­cio­nes sin­toís­tas y bu­dis­tas que lle­va ca­mi­nán­do­se en Ja­pón des­de el pe­río­do Heian (794-1885 d.C.).

Se de­ben co­no­cer las di­fe­ren­cias en­tre la tra­di­ción re­li­gio­sa ca­tó­li­ca eu­ro­pea y la ni­po­na pa­ra com­pren­der la fe de Ku­mano. Los ja­po­ne­ses vi­si­ta­ban los Ku­mano San­zan, san­tua­rios de Ku­mano, pa­ra ren­dir cul­to a las di­ver­sas for­mas de Bu­da iden­ti­fi­ca­das con las dei­da­des sin­toís­tas «ka­mi». Es­ta mez­cla de in­ter­pre­ta­cio­nes re­li­gio­sas se ori­gi­nó en Ja­pón en el si­glo VI, tras la en­tra­da del bu­dis­mo, y se co­no­ce co­mo shin­but­su shu­go. De­bi­do a las múl­ti­ples dei­da­des que com­pren­de, per­mi­te crear un pe­re­gri­na­je más per­so­nal que el mo­no­teís­mo cris­tiano: ca­da in­di­vi­duo pue­de de­ci­dir cuál de los tem­plos vi­si­tar, a qué ka­mi o for­ma de Bu­da ren­dir cul­to.

El Ku­mano Ko­do con­sis­te en el pe­re­gri­na­je a la tran­qui­la re­gión mon­ta­ño­sa de Kii; una pe­nín­su­la ni­po­na de unos 9 000 m y mar­ca­da ru­ra­li­dad. La tra­di­ción vie­ne del pe­río­do Heian en que la ca­sa im­pe­rial y los aris­tó­cra­tas co­men­za­ron a via­jar du­ran­te 30 y 40 días a es­tas mon­ta­ñas pa­ra bus­car el cie­lo en la tie­rra. Su po­pu­la­ri­dad fue cre­cien­do de tal ma­ne­ra que se em­pe­zó a ha­blar de «la mar­cha de hor­mi­gas

de Ku­mano» (en la ac­tua­li­dad se con­ser­van en ac­ti­vo más de 3 000 san­tua­rios a lo lar­go de to­da la zo­na).

Exis­te un to­tal de sie­te ru­tas pa­ra rea­li­zar el Ku­mano Ko­do, pe­ro las más po­pu­la­res son las que lle­van al pe­re­grino a uno de los tres gran­des san­tua­rios o Ku­mano San­zan: Shin­gu, el gran tem­plo de Ku­mano Ha­ya­ta­ma Tais­ha; Na­chi­kat­suu­ra, el gran tem­plo de Ku­mano Na­chi Tais­ha; y Ta­na­be, el san­tua­rio ma­yor de Ku­mano Hon­gu Tais­ha. La in­men­sa ma­yo­ría de los pe­re­gri­nos mo­der­nos se de­ci­de por ca­mi­nar ha­cia Ta­na­be, cu­yo pe­cu­liar te­cho de ci­prés per­mi­te co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za y sen­tir có­mo se re­nue­va el al­ma.

Son pre­ci­sa­men­te la bús­que­da de uno mis­mo, el in­te­rés por la sal­va­ción y pu­re­za del al­ma, al­gu­nos de los ele­men­tos uni­ver­sa­les que se po­nen en prác­ti­ca en to­da pe­re­gri­na­ción. El por­cen­ta­je de no re­li­gio­sos de los ca­mi­nan­tes de la Ru­ta Ja­co­bea bus­can so­lo es­tos as­pec­tos, y no la re­li­gio­si­dad, cuan­do com­ple­tan las eta­pas del Ca­mino de San­tia­go.

Y es por es­to que el Ku­mano Ko­do y el Ca­mino de San­tia­go, de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO en 2004 y 1993, res­pec­ti­va­men­te, lle­van co­la­bo­ran­do des­de 1998 pa­ra pro­mo­cio­nar la es­pi­ri­tua­li­dad a ni­vel in­ter­na­cio­nal y sin di­vi­sio­nes re­li­gio­sas. La her­man­dad se cen­tra en que am­bos cen­tros mun­dia­les de pe­re­gri­na­je se co­noz­can el uno al otro, vean sus di­fe­ren­cias y si­mi­li­tu­des, y ha­llen ma­ne­ras de co­la­bo­rar. Está res­pal­da­da en el ca­so de San­tia­go por el go­bierno au­to­nó­mi­co de la Xun­ta de Ga­li­cia; y en el ca­so de Ku­mano, por la pre­fec­tu­ra de Wa­ka­ya­ma, área don­de se en­cuen­tra el tem­plo de Ta­na­be.

La alian­za en­tre Ku­mano Ko­do y el Ca­mino de San­tia­go ha ido ge­ne­ran­do va­rias ac­ti­vi­da­des con­jun­tas. La más in­tere­san­te ha si­do el sur­gi­mien­to, en 2014, del Dual Pilgrim Pro­ject. Es­ta pro­pues­ta, que se pue­de se­guir en in­ter­net a tra­vés de la pá­gi­na web Spi­ri­tual Pil­gri­ma­ges, in­vi­ta a la crea­ción de una pe­re­gri­na­ción in­te­ro­ceá­ni­ca: rea­li­zar, eta­pa por eta­pa, el Ca­mino de San­tia­go; y más tar­de com­bi­nar­lo con la ru­ta pre­fe­ri­da del Ku­mano Ko­do.

Yo­lan­da Fe­rro Váz­quez, res­pon­sa­ble de Mar­ke­ting de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de San­tia­go de Com­pos­te­la, en­tien­de que es­te pro­yec­to es una de las ac­cio­nes más bo­ni­tas que ha da­do la co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos pe­re­gri­na­jes: «El es­ta­tus de pe­re­grino dual no so­lo per­mi­te una sen­sa­ción de or­gu­llo per­so­nal, sino que po­si­bi­li­ta en­trar en con­tac­to con dos mun­dos muy dis­tin­tos: el cris­tia­nis­mo, los es­ti­los ar­tís­ti­cos eu­ro­peos del ro­má­ni­co, neo­clá­si­co y ba­rro­co, así co­mo la cons­truc­ción de Eu­ro­pa, se com­bi­nan y yux­ta­po­nen a la na­tu­ra­le­za y es­pi­ri­tua­li­dad in­di­vi­dual ja­po­ne­sas».

En los cin­co años que trans­cu­rrie­ron des­de que se im­ple­men­tó el pro­gra­ma de Dual Pil­gri­ma­ge, más de 1 700 pe­re­gri­nos se han re­gis­tra­do en la pá­gi­na web Spi­ri­tual-Pil­gri­ma­ges.net co­mo Pe­re­gri­nos Dua­les del Ca­mino de San­tia­go y el Ku­mano Ko­do. To­dos ellos vi­vie­ron el con­tras­te en­tre la es­pi­ri­tua­li­dad cen­tra­da en la co­ne­xión con otros, la co­mu­ni­dad y co­mu­nión en­tre ca­mi­nan­tes que apor­ta el Ca­mino de San­tia­go, y la es­pi­ri­tua­li­dad cen­tra­da en la na­tu­ra­le­za y la re­fle­xión in­ter­na que con­ce­de el Ku­mano Ko­do. Su­man 1 700 los pe­re­gri­nos que ca­mi­na­ron Pa­tri­mo­nios de la Hu­ma­ni­dad.

La ini­cia­ti­va pri­vi­le­gia la her­man­dad, pa­ra que am­bos cen­tros mun­dia­les de pe­re­gri­na­je se co­noz­can el uno al otro.

Se han re­gis­tra­do más de 1 700 pe­re­gri­nos en los cin­co años que trans­cu­rrie­ron des­de que se im­ple­men­tó el pro­gra­ma de Dual Pil­gri­ma­ge.

El Ku­mano Ko­do con­sis­te en el pe­re­gri­na­je a la tran­qui­la re­gión mon­ta­ño­sa de Kii; una pe­nín­su­la ja­po­ne­sa de unos 9 000 m2 y mar­ca­da ru­ra­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.