VIA­JES

LA DI­VER­SI­DAD SE IM­PO­NE EN TIE­RRAS ECUA­TO­RIA­NAS. LA AMA­ZO­NÍA, LA COS­TA, LA SIE­RRA Y LAS IS­LAS GA­LÁ­PA­GOS SON PRUE­BA DE LA GRAN RI­QUE­ZA NA­TU­RAL, QUE LE PER­MI­TE AL VI­SI­TAN­TE CO­NO­CER VA­RIOS ECO­SIS­TE­MAS DEL MUN­DO SIN SA­LIR DEL PAÍS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: LOUR­DES M. BE­NÍ­TEZ CE­REI­JO FO­TOS: MI­NIS­TE­RIO DE TU­RIS­MO DE ECUA­DOR

Cua­tro mun­dos, un pa­raí­so

Ecua­dor tie­ne mu­chas ra­zo­nes pa­ra pre­su­mir an­te el mun­do. Es un des­tino ideal. De­bi­do a una múl­ti­ple com­bi­na­ción en­tre ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, ca­rac­te­rís­ti­cas geo­ló­gi­cas y to­po­grá­fi­cas, cli­má­ti­cas, de pre­ci­pi­ta­ción y tem­pe­ra­tu­ra, fac­to­res bio­ló­gi­cos y evo­lu­ti­vos, ese país se ha con­fi­gu­ra­do co­mo el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la con­cen­tra­ción de la vi­da, por lo cual fi­gu­ra en la lis­ta de los lu­ga­res con ma­yor bio­di­ver­si­dad a es­ca­la mun­dial. Sus te­so­ros na­tu­ra­les, cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cos ubi­can a ese te­rri­to­rio en la pre­fe­ren­cia de vi­si­tan­tes de to­das las la­ti­tu­des.

Allí se lo­ca­li­zan las fa­mo­sas Is­las Ga­lá­pa­gos que, al de­cir de la re­vis­ta National Geographic, son una de las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del uni­ver­so, po­see­do­ra de una fau­na que no es po­si­ble con­tem­plar en otra par­te de la Tie­rra.

Co­no­ci­das tam­bién co­mo las Is­las En­can­ta­das, es­tán en el Océano Pa­cí­fi­co a 1 000 km de la cos­ta ecua­to­ria­na, y la in­te­gran apro­xi­ma­da­men­te una decena de is­las gran­des, seis me­dia­nas y otros mu­chos is­lo­tes de ta­ma­ño pe­que­ño, ade­más de pro­mon­to­rios ro­co­sos de po­cos me­tros cua­dra­dos. Con­jun­ta­men­te con el Ar­chi­pié­la­go Ma­la­yo, son los úni­cos que tie­nen tie­rras tan­to en el he­mis­fe­rio nor­te co­mo en el sur; y es, ade­más, el se­gun­do con ma­yor ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca.

Las Ga­lá­pa­gos fue­ron de­cla­ra­das Par­que Na­cio­nal (1959) y Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO (1978). La re­gión es am­plia­men­te re­co­no­ci­da por su exu­be­ran­te vi­da ani­mal. Es el ho­gar de es­pe­cies co­mo leo­nes ma­ri­nos, del­fi­nes, pin­zo­nes, tor­tu­gas, ca­ba­lli­tos de mar, pe­lí­ca­nos, igua­nas, tor­tu­gas ma­ri­nas gi­gan­tes, pi­que­ros de pa­tas azu­les, fra­ga­tas, al­ba­tros… Fue el há­bi­tat del So­li­ta­rio Geor­ge, el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de tor­tu­ga gi­gan­te de Pin­ta, ex­tin­ta el 24 de ju­nio de 2012.

Son pre­ci­sa­men­te esos enig­má­ti­cos rep­ti­les los más em­ble­má­ti­cos. Se di­ce que la tor­tu­ga gi­gan­te de las Ga­lá­pa­gos pue­de al­can­zar los 1,5 m de lar­go en sus ca­pa­ra­zo­nes y los 300 kg de pe­so. Se cree que vi­ve unos 100 años. En Is­la Isa­be­la, la ma­yor del con­jun­to, exis­te un cen­tro de crian­za, don­de es po­si­ble ob­ser­var al­gu­nas de esas es­pe­cies que le die­ron su nom­bre a es­ta re­gión tan sin­gu­lar en el mun­do.

No hay du­das de que se tra­ta de un si­tio muy es­pe­cial, que sir­vió de la­bo­ra­to­rio a cie­lo abier­to pa­ra el na­tu­ra­lis­ta in­glés Charles Dar­win y un es­ce­na­rio in­me­jo­ra­ble que lo ins­pi­ró en su Teo­ría de la Evo­lu­ción por la se­lec­ción na­tu­ral. No obs­tan­te, Ecua­dor es mu­cho más que Is­las Ga­lá­pa­gos. Exis­ten otros tres en­tor­nos de obli­ga­da vi­si­ta. Es­tos son las pla­ni­cies oc­ci­den­ta­les o Re­gión Cos­ta; en el cen­tro la zo­na al­to an­di­na o Re­gión Sie­rra; y la Re­gión Ama­zó­ni­ca al orien­te.

MU­CHOS MÁS EN­CAN­TOS

La im­po­nen­te cor­di­lle­ra de los An­des ses­ga en dos al país y se­pa­ra la sel­va de la cos­ta. En la sie­rra se en­cuen­tran in­nu­me­ra­bles vol­ca­nes ac­ti­vos, co­mo el Co­to­pa­xi (5 897 m). En sus fal­das cre­cen pin­to­res­cos pue­blos y fér­ti­les pai­sa­jes. Tam­bién pue­den vi­si­tar­se im­por­tan­tes rui­nas, en­tre ellas el cas­ti­llo de In­ga­pir­ca, el si­tio ar­queo­ló­gi­co precolombi­no más im­por­tan­te del Ecua­dor. Allí se lo­ca­li­za la ca­pi­tal del país: Qui­to. Por es­ta ciu­dad pa­sa la lí­nea equi­noc­cial que di­vi­de al mun­do en dos he­mis­fe­rios. Jun­to a Cuen­ca, tie­ne el mé­ri­to de ha­ber si­do re­co­no­ci­da co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad.

En la Re­gión Ama­zó­ni­ca ha­bi­tan mu­chas es­pe­cies pro­te­gi­das por­que es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Gua­ca­ma­yos, cai­ma­nes, ma­na­tíes y monos, en­tre otros, sue­len ser pro­ta­go­nis­tas en las fo­to­gra­fías de los pa­sean­tes. Gra­cias a su cli­ma hú­me­do-tro­pi­cal du­ran­te to­do el año, los tu­ris­tas pue­den dis­fru­tar de exó­ti­cos pa­ra­jes. Aquí hay mu­chos par­ques, la­gu­nas, ríos y bos­ques pa­ra pa­sar­la bien en fa­mi­lia.

Los de es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro po­drán ha­cer ca­mi­na­tas por el bos­que, cam­ping, ka­yak, raf­ting, vi­si­tar cen­tros de res­ca­te de ani­ma­les o

De­bi­do a la com­bi­na­ción en­tre ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, ca­rac­te­rís­ti­cas geo­ló­gi­cas y to­po­grá­fi­cas, cli­má­ti­cas, de pre­ci­pi­ta­ción y tem­pe­ra­tu­ra, fac­to­res bio­ló­gi­cos y evo­lu­ti­vos, Ecua­dor se ha con­fi­gu­ra­do co­mo el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la con­cen­tra­ción de la vi­da

co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas. En la Ama­zo­nía se ha­lla el Par­que Na­cio­nal Ya­su­ní, el cual es una im­por­tan­te área pro­te­gi­da, de­sig­na­da por la UNESCO en 1989 co­mo una Re­ser­va de la Bios­fe­ra. En ese te­rri­to­rio vi­ven los huao­ra­ni, un pue­blo ame­rin­dio que ape­nas co­men­zó a te­ner con­tac­to con el ex­te­rior en el si­glo pa­sa­do.

Cin­co pro­vin­cias con­for­man es­ta fran­ja cos­te­ra ecua­to­ria­na que abar­ca más de 2 000 km: Esmeraldas, Ma­na­bí, Gua­yas, San­ta Ele­na y El Oro (San­to Do­min­go de los Tsá­chi­las y Los Ríos es­tán den­tro de la re­gión pe­ro no tie­nen sa­li­da al mar). Bos­ques, man­gla­res, pin­to­res­cas vi­llas de pes­ca­do­res y her­mo­sas pla­yas real­zan es­te otro «mun­do» que ex­hi­be una gran va­rie­dad de es­pe­cies ma­ri­nas.

Quien eli­ja vi­si­tar el país en­tre los me­ses de ju­nio y oc­tu­bre, de­be sa­ber que ten­drá la oportunida­d, si así lo de­ci­de, de apre­ciar el es­pec­tácu­lo ex­tra­or­di­na­rio que ofre­cen cer­ca de 3 000 ba­lle­nas jo­ro­ba­das, que mi­gran de la An­tár­ti­ca pa­ra lle­gar cer­ca de la cos­ta.

En es­ta zo­na se pue­de vi­si­tar Gua­ya­quil, en­tre las ciu­da­des más gran­des de Ecua­dor. Ade­más, los aman­tes de la bri­sa ma­ri­na tie­nen en la ru­ta del sol, un ca­mino se­duc­tor, pues com­pren­de ir via­jan­do por la zo­na pla­ye­ra.

Ya ve us­ted, en el mo­men­to de la crea­ción Ecua­dor se lle­vó una gran par­te de las be­lle­zas de es­te mun­do. Tie­ne atrac­ti­vos co­mo pa­ra nun­ca abu­rrir­se. Des­cu­brir­los es una aven­tu­ra que no se de­be per­der. A fin de cuen­tas, ¡cuán­tas ve­ces en la vi­da se pue­den re­co­rrer cua­tro mun­dos en un so­lo pa­raí­so!

Ecua­dor fi­gu­ra en la lis­ta de los lu­ga­res con ma­yor bio­di­ver­si­dad a es­ca­la mun­dial.

Es­pec­ta­cu­lar an­fi­tea­tro na­tu­ral si­tua­do en el crá­ter del vol­cán Qui­lo­toa.

En el Ecua­dor, tam­bién di­ver­so por sus et­nias, la po­bla­ción Co­fán se es­ti­ma en al­gu­nos cien­tos de ha­bi­tan­tes.

Es­te país des­ta­ca tam­bién por sus edi­fi­ca­cio­nes. La Igle­sia de la Com­pa­ñía de Jesús de Qui­to, por ejem­plo, es el tem­plo cum­bre del ba­rro­co la­ti­noa­me­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.