LU­GAR CON EN­CAN­TO

GRA­CIAS A LAS PRÁC­TI­CAS SOS­TE­NI­BLES Y UNA GES­TIÓN IN­TE­LI­GEN­TE, ESA ET­NIA MA­YA HA ELE­VA­DO LAS PO­TEN­CIA­LI­DA­DES DE LA MO­DA­LI­DAD DE TU­RIS­MO CO­MU­NI­TA­RIO Y DE NA­TU­RA­LE­ZA, QUE HA TE­NI­DO UN GRAN RE­PUN­TE EN ESA ZO­NA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: AR­MAN­DO DE LA GAR­ZA FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

La­can­do­nes en Chia­pas, guar­dia­nes eco­ló­gi­cos

La Sel­va de Chia­pas ha lo­gra­do de­te­ner de for­ma im­por­tan­te la de­vas­ta­ción fo­res­tal. En esa ar­dua e im­por­tan­tí­si­ma fae­na ha te­ni­do mu­cho que ver la et­nia ma­ya la­can­do­na, la cual no re­ba­sa los 500 ha­bi­tan­tes y se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te asen­ta­da en las co­mu­ni­da­des de Met­za­bok, Naha, Bet­hel y La­can­ja, en Chia­pas.

En 2014 se be­ne­fi­ció a esa an­ces­tral co­mu­ni­dad, me­dian­te un de­cre­to en el cual se le­ga­li­za­ba ofi­cial­men­te la posesión de los bie­nes co­mu­na­les. Se pen­sa­ron es­tra­te­gias

y con­ci­bie­ron ini­cia­ti­vas que, con apo­yo gu­ber­na­men­tal, per­mi­tie­ron a los la­can­do­nes apro­ve­char su en­torno eco­ló­gi­co y ri­que­za na­tu­ral, con el pro­pó­si­to de que aten­die­ran el seg­men­to de eco­tu­ris­mo co­mu­ni­ta­rio y na­tu­ra­le­za.

Pa­ra ello se re­cu­rrió a la con­vi­ven­cia e ins­ta­la­ción de cam­pa­men­tos den­tro de la pro­pia sel­va la­can­do­na. De esa ma­ne­ra se co­men­zó a ex­plo­rar las po­ten­cia­li­da­des de una mo­da­li­dad de tu­ris­mo que ha te­ni­do un gran re­pun­te en esa zo­na. ¡Quié­nes me­jor que los pro­pios po­bla­do­res de esa co­mu­ni­dad pa­ra al­can­zar el éxi­to en ese em­pe­ño!

Exis­ten mu­chas for­mas de co­no­cer la sel­va chia­pa­ne­ca. Sin du­das, una de las más atrac­ti­vas es hos­pe­dar­se en un cam­pa­men­to la­can­dón, co­mer en fa­mi­lia con los an­fi­trio­nes, sa­bo­rean­do to­das sus tra­di­cio­nes y, por su­pues­to, aden­trar­se en la sel­va con uno de los ex­per­tos guías de esa co­mu­ni­dad. La ex­pe­rien­cia es in­su­pe­ra­ble.

Chia­pas se ca­rac­te­ri­za por su ri­que­za na­tu­ral e histórica. En esa re­gión ha­bi­tan al­gu­nas de las et­nias y co­mu­ni­da­des más an­ces­tra­les de Mé­xi­co. Un ejem­plo de ello es la zo­na de Naha, ha­bi­ta­da apro­xi­ma­da­men­te por 300 la­can­do­nes en un te­rri­to­rio de 3 847 ha.

Val­ga acla­rar que no to­dos los la­can­do­nes acep­tan tu­ris­tas, pe­ro mu­chos po­bla­do­res han op­ta­do por es­ta­ble­cer cam­pa­men­tos don­de se pue­de ren­tar una ca­ba­ña que, aun­que no cuen­ta con los ser­vi­cios de un ho­tel ca­te­go­ría tu­rís­ti­ca, te per­mi­te dis­fru­tar a ple­ni­tud de las ben­di­cio­nes de la ma­dre na­tu­ra.

En sus co­me­do­res se pue­de dis­fru­tar de un nu­tri­tivo desa­yuno. El me­nú es muy re­co­men­da­ble y se pue­de co­mer o ce­nar ade­más –es ne­ce­sa­rio lle­var efec­ti­vo por­que es la úni­ca for­ma de pa­go. No pien­se us­ted que por tra­tar­se de una et­nia en ple­na sel­va va a co­mer co­sas ra­ras.

Los la­can­do­nes, fie­les a su tra­di­ción, si­guen usan­do su pe­cu­liar ves­ti­men­ta: los hom­bres usan una tú­ni­ca blan­ca por de­ba­jo de las ro­di­llas y las mu­je­res hui­pil o ves­ti­do de co­lo­res muy bri­llan­tes.

Son aten­tos y ami­ga­bles con el tu­ris­mo. Han apren­di­do que el cui­da­do de la sel­va es una fuen­te de ri­que­za no so­lo na­tu­ral, sino eco­nó­mi­ca. Por eso se han con­ver­ti­do en ex­per­tos al mos­trar los te­so­ros de la flo­ra y fau­na sel­vá­ti­cas. Re­co­rrer con ellos los sen­de­ros, mien­tras ex­pli­can con es­me­ro to­da la ma­ra­vi­lla que se des­cu­bre con ca­da pa­so, es una ver­da­de­ra aven­tu­ra.

Y es que den­tro del área la­can­do­na exis­ten 28 ti­pos de ár­bo­les di­fe­ren­tes, que tri­bu­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca, aun­que los más co­no­ci­dos son el Ga­rum­bo, Co­lo­rín, Ceiba, Chi­co­za­po­te y Cao­ba, por so­lo ci­tar al­gu­nos. Exis­te in­clu­so una es­pe­cie muy cu­rio­sa lla­ma­da Ma­ta­pa­lo o ase­sino de ár­bo­les, per­te­ne­cien­te a las lla­ma­das epi­fi­tas, que es co­mo una hi­gue­ra que cu­bre al ár­bol aho­gán­do­lo y ter­mi­na, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ma­tán­do­lo.

Si de­ci­de su­mar­se a una aven­tu­ra es­pe­cial no va­ci­le en con­si­de­rar la tie­rra de los la­can­do­nes co­mo una op­ción ideal pa­ra unas va­ca­cio­nes dis­tin­tas y me­mo­ra­bles. Es­ta et­nia se ha con­ver­ti­do en fuer­te de­fen­so­ra de la na­tu­ra­le­za, tie­nen ex­ce­len­tes guías y son an­fi­trio­nes tu­rís­ti­cos in­me­jo­ra­bles.

Los la­can­do­nes han apren­di­do que el cui­da­do de la sel­va es una fuen­te de ri­que­za no so­lo na­tu­ral, sino eco­nó­mi­ca. Por eso se han con­ver­ti­do en ex­per­tos al mos­trar los te­so­ros de la flo­ra y fau­na sel­vá­ti­cas.

Los la­can­do­nes se es­me­ran por en­ri­que­cer con su la­bor el seg­men­to de eco­tu­ris­mo co­mu­ni­ta­rio y na­tu­ra­le­za.

Los la­can­do­nes, fie­les a su tra­di­ción, si­guen usan­do su pe­cu­liar ves­ti­men­ta: los hom­bres usan una tú­ni­ca blan­ca por de­ba­jo de las ro­di­llas y las mu­je­res hui­pil o ves­ti­do de co­lo­res muy bri­llan­tes.

En el área la­can­do­na exis­ten 28 ti­pos de ár­bo­les que tri­bu­tan a la res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca. En la foto el au­tor jun­to a una de esas es­pe­cies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.