TEN­DEN­CIA

LA CREA­CIÓN HA­CE 30 AÑOS DE LA WORLD WIDE WEB O, DE LO QUE ES LO MIS­MO, IN­TER­NET, RE­VO­LU­CIO­NÓ LA HU­MA­NI­DAD. PA­RA EL SEC­TOR TU­RÍS­TI­CO YA NA­DA FUE IGUAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: CA­MI­LO EIRANOVA FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Tres le­tras que cam­bia­ron el mun­do

Ocu­rrió ha­ce tres dé­ca­das. Po­si­ble­men­te en­ton­ces el in­ge­nie­ro bri­tá­ni­co Tim Ber­ners-Lee no tu­vo ple­na con­cien­cia del al­can­ce que lo­gra­ría con su no­ve­do­so in­ven­to a ni­vel pla­ne­ta­rio, cuan­do creó la World Wide Web: las tres le­tras (www) que lo trans­for­ma­ron to­do pa­ra siem­pre.

Hoy no re­sul­ta ex­tra­ño es­cu­char a al­guien ase­gu­rar que no pue­de exis­tir sin In­ter­net. De he­cho, es­tán quie­nes no se atre­ven a ima­gi­nar có­mo rea­li­za­rían su tra­ba­jo sin el uso de esa he­rra­mien­ta, mien­tras la gran ma­yo­ría

afir­ma que nun­ca an­tes ha­bía es­ta­do más in­for­ma­da y ac­tua­li­za­da que cuan­do apa­re­ció la lla­ma­da red de re­des, que tam­bién re­vo­lu­cio­nó nues­tra for­ma de co­mu­ni­car­nos con los de­más.

Con su apa­ri­ción, po­co a po­co se de­jó de pen­sar con in­sis­ten­cia en los car­te­ros, por­que ahí es­ta­ba el co­rreo elec­tró­ni­co que igual fue que­dan­do «re­za­ga­do» con la irrup­ción de los chats, los fo­ros y, más re­cien­te­men­te, de la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, que em­pe­zó por las compu­tado­ras pa­ra ins­ta­lar­se en los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. In­ter­net ha si­do la ben­di­ción pa­ra los que año­ran es­tar en per­ma­nen­te con­tac­to con fa­mi­lia­res y ami­gos.

Igual abun­dan en el mun­do quie­nes la eli­gen pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, so­bre to­do los in­ter­nau­tas cu­yas eda­des os­ci­lan, se­gún di­ver­sos es­tu­dios pu­bli­ca­dos, en­tre los 16 y 24 años de edad. Ellos se re­co­no­cen de­pen­dien­tes to­ta­les de la red cuan­do se tra­ta de es­cu­char mú­si­ca y par­ti­ci­par en jue­gos on­li­ne.

Asi­mis­mo, la po­si­bi­li­dad que ofre­ce a los fa­ná­ti­cos de pe­lí­cu­las y se­ries de per­ma­ne­cer por lar­gas ho­ras de­lan­te de la pan­ta­lla se ha con­ver­ti­do en uno de los ele­men­tos esen­cia­les de atrac­ción. Con la In­ter­net has­ta la televisión se trans­for­mó, pues el arribo de la smart TV ha per­mi­ti­do ac­ce­der a in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da en los dis­po­si­ti­vos y a con­te­ni

dos on­li­ne, des­de pá­gi­nas web a pla­ta­for­mas co­mo Youtu­be o Net­flix.

EN BUS­CA DE LA EX­CE­LEN­CIA

Una aten­ción de ex­ce­len­cia. Eso es lo que per­si­gue, en pri­mer tér­mino, quien eli­ge hos­pe­dar­se en una ins­ta­la­ción tu­rís­ti­ca pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes, par­ti­ci­par en una reunión o congreso, o rea­li­zar un tra­ba­jo le­jos de ca­sa.

Un sin­fín de in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tra que mu­chos de los clien­tes po­ten­cia­les es­pe­ran que el per­so­nal que la­bo­ra en un ho­tel es­té lo su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­do y mo­ti­va­do co­mo pa­ra desa­rro­llar su fun­ción con la me­jor ca­li­dad y efi­cien­cia po­si­bles. Lle­gan has­ta allí con la es­pe­ran­za de que la bue­na ca­li­dad en el ser­vi­cio mar­que la di­fe­ren­cia.

Del mis­mo mo­do los via­je­ros es­pe­ran te­ner la oportunida­d de vi­vir una ex­pe­rien­cia de lu­jo, co­mo re­sul­ta­do de los va­lo­res aña­di­dos que pu­die­ra brin­dar un ho­tel, que tam­bién po­drían ayu­dar a los hués­pe­des en ese an­he­lo de co­no­cer y dis­fru­tar de «lo lo­cal». Ca­da vez más los clien­tes per­si­guen in­for­ma­ción re­le­van­te, útil e in­me­dia­ta que les fa­ci­li­te ac­ce­der al má­xi­mo de las po­si­bi­li­da­des del des­tino ele­gi­do.

Un tan­to muy im­por­tan­te a su fa­vor tie­nen aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos que con­si­guen ofer­tar wi­fi gra­tis de al­ta ve­lo­ci­dad. Es es­te uno de los pun­tos que en las en­cues­tas apli­ca­das más ele­van los ni­ve­les de sa­tis­fac­ción y con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar su repu­tación on­li­ne. No se de­be ol­vi­dar que mu­chos to­man sus de­ci­sio­nes in­fluen­cia­dos por los comentario­s ver­ti­dos en In­ter­net por los an­te­rio­res hués­pe­des o de­bi­do a la in­for­ma­ción que apa­re­ce pu­bli­ca­da en re­des so­cia­les.

Por to­do lo an­te­rior es que las ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras han em­pe­za­do a con­ce­bir sus lob­bies y zo­nas co­mu­nes en cen­tros de reunión que atraen tan­to a clien­tes co­mo a los no alo­ja­dos in­ten­tan­do eri­gir­se en nue­va pla­za pú­bli­ca, que no so­lo po­ne al al­can­ce co­ne­xión inalám­bri­ca rá­pi­da, fia­ble y se­gu­ra, sino tam­bién me­sas co­mu­na­les, ba­ños, en­chu­fes y puer­tos USB por to­das par­tes, ca­jo­nes que se al­qui­lan al igual que los es­pa­cios dis­po­ni­bles pa­ra reunio­nes.

¿Pa­ra qué de­man­dan una co­ne­xión gra­tis? Pa­ra per­ma­ne­cer en con­tac­to con sus fa­mi­lia­res, usar las re­des so­cia­les, ver pe­lí­cu­las y se­ries en sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, e in­clu­so pa­ra tra­ba­jar.

Gra­cias a In­ter­net, los ho­te­les cuen­tan con apli­ca­cio­nes que les po­si­bi­li­tan ha­cer reali­dad una aten­ción per­so­na­li­za­da (pro­po­nién­do­les, por ejem­plo, pro­mo­cio­nes adap­ta­das a sus gus­tos) y lo­grar la año­ra­da fi­de­li­za­ción.

In­ter­net ha cam­bia­do, ade­más, nues­tra for­ma de com­prar. Es in­ne­ga­ble la co­mo­di­dad que re­pre­sen­ta rea­li­zar una re­ser­va on­li­ne o lle­var ade­lan­te di­ver­sas transac­cio­nes ban­ca­rias. Si a ello se le aña­de la po­si­bi­li­dad que ofre­ce de com­par­tir y di­vul­gar in­for­ma­ción a gran es­ca­la, con lo cual ha fo­men­ta­do la coope­ra­ción y co­la­bo­ra­ción en­tre los pue­blos; la ma­ne­ra en que ha acor­ta­do tiem­po y es­pa­cio en­tre las personas, quie­nes a su vez han te­ni­do más ac­ce­so al apren­di­za­je, en­ton­ces no ca­ben du­das de que, a pe­sar de sus ries­gos (po­ca ve­ra­ci­dad de los con­te­ni­dos, frau­des, in­va­sión a la pri­va­ci­dad, ex­po­si­ción in­fan­til, et­cé­te­ra), el ex­pe­ri­men­to de Tim Ber­ners-Lee lle­gó a nues­tras vi­das pa­ra que­dar­se.

Un tan­to muy im­por­tan­te a su fa­vor tie­nen aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos que con­si­guen ofer­tar wi­fi gra­tis de al­ta ve­lo­ci­dad. Es es­te uno de los pun­tos que en las en­cues­tas apli­ca­das más ele­van los ni­ve­les de sa­tis­fac­ción de los usua­rios y con­tri­bu­ye a in­cre­men­tar su repu­tación on­li­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.