ES­PE­CIAL

EN LA IS­LA, A FI­NA­LES DE LOS AÑOS 80, SE SE­LEC­CIO­NÓ AL TU­RIS­MO IN­TER­NA­CIO­NAL CO­MO AC­TI­VI­DAD MUY PRO­ME­TE­DO­RA BUS­CAN­DO NUE­VAS FUEN­TES DE IN­GRE­SOS, EN ME­DIO DE LAS PEO­RES CON­DI­CIO­NES ECO­NÓ­MI­CAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: DR. MI­GUEL ALE­JAN­DRO FI­GUE­RAS, PRE­MIO NA­CIO­NAL DE ECO­NO­MÍA 2007 FO­TOS: MA­RIUS JOVAISA / ROLANDO PU­JOL / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

El tu­ris­mo: la gran oportunida­d de Cu­ba

En el 2019 se cum­plie­ron 60 años del ini­cio de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na. Par­te de la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ha cam­bia­do. La de­pen­den­cia azu­ca­re­ra es co­sa del pa­sa­do. Las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes ca­si no cre­cen. Los prin­ci­pa­les in­gre­sos en di­vi­sas pro­vie­nen de la ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les (de la sa­lud pú­bli­ca prin­ci­pal­men­te) y del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Es­te úl­ti­mo ha te­ni­do al­tas y ba­jas.

La Ha­ba­na siem­pre fue atrac­ti­va pa­ra via­je­ros, pues era el puer­to de reunión de las flo­tas pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca, car­ga­das de oro y pla­ta, en su ru­ta a Es­pa­ña. «Hay mu­chos

si­tios del ex­tran­je­ro en los que se ig­no­ra la exis­ten­cia de Cu­ba y; no obs­tan­te, se co­no­ce al­go de la Ha­ba­na».* Co­men­zan­do el si­glo XVIII, era con­si­de­ra­da co­mo «la ter­ce­ra ur­be y el pri­mer puer­to del Nue­vo Mun­do, con una ac­ti­va y bu­lli­cio­sa vi­da por­tua­ria y co­mer­cial».

Vi­nie­ron los 30 años de las Gue­rras de In­de­pen­den­cia (1868-1898), al­te­rán­do­se la vi­da eco­nó­mi­ca. En 1898, du­ran­te cin­co bre­ves me­ses, tu­vo lu­gar la Gue­rra his­pano-cu­ba­no­nor­te­ame­ri­ca­na, tras la cual Es­pa­ña ce­dió a Es­ta­dos Uni­dos sus colonias de Cu­ba, que que­dó des­tro­za­da y ad­qui­rió una seu­do­in­de­pen­den­cia en 1902, Puer­to Ri­co y Las Fi­li­pi­nas.

A pe­sar de las pér­di­das su­fri­das en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, La Ha­ba­na lo­gró una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción. Los go­ber­nan­tes de en­ton­ces con­ci­bie­ron su fu­tu­ro co­mo Gran Des­tino Lú­di­co pa­ra el tu­ris­mo ame­ri­cano. Lle­gó a re­ci­bir uno de ca­da dos es­ta­dou­ni­den­ses que via­ja­ban al Ca­ri­be en­tre 1920 y 1930, cuan­do se cons­tru­ye­ron lu­jo­sos ho­te­les pa­ra re­ci­bir los cre­cien­tes flu­jos de vi­si­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, an­sio­sos de be­bi­das, jue­gos, se­xo y en­tre­te­ni­mien­tos prohi­bi­dos en su país.

A fi­na­les de esa dé­ca­da, se edi­fi­ca­ron el Pre­si­den­te, pri­mer ho­tel ras­ca­cie­los en el Ca­ri­be, y el ma­jes­tuo­so Ho­tel Na­cio­nal, am­bos en la zo­na del Ve­da­do. Una po­ten­te ca­pa­ci­dad ho­te­le­ra ya fun­cio­na­ba al­re­de­dor de la Ave­ni­da del Prado y el Par­que Cen­tral. La ofer­ta de alo­ja­mien­to de al­ta ca­li­dad, su­pe­ra­ba la que po­día en­con­trar­se en Ma­drid y otras ciu­da­des eu­ro­peas. La cri­sis eco­nó­mi­ca fi­nan­cie­ra de los 30 y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial afec­ta­ron los via­jes, ce­rrán­do­se esa pri­me­ra era de de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co.

Du­ran­te los años 50 re­na­cie­ron las cons­truc­cio­nes de lu­jo­sos ho­te­les y ca­si­nos. To­do ello fi­nan­cia­do, en bue­na me­di­da, por las re­ser­vas cu­ba­nas ca­na­li­za­das a los tur­bios ne­go­cios por el Go­bierno del ti­rano Ba­tis­ta, uti­li­zan­do las ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias pa­raes­ta­ta­les re­cién crea­das. De ese flu­jo fi­nan­cie­ro bien se apro­ve­cha­ron al­gu­nas fa­mi­lias de la ma­fia de Es­ta­dos Uni­dos, las cua­les crea­ron el lla­ma­do Im­pe­rio de la Ha­ba­na, el cual com­pe­tía con Las Ve­gas en fas­tuo­si­dad y las for­tu­nas que en ellos se ju­ga­ban. Los ce­re­bros

con­ci­bie­ron cons­truir 50 o más ho­te­les con sus res­pec­ti­vos ca­si­nos y va­rias ma­ri­nas en­tre La Ha­ba­na y Va­ra­de­ro. La con­cep­ción era crear una gi­gan­tes­ca área de­di­ca­da a los jue­gos y los vi­cios.

El de­rro­ca­mien­to de la ti­ra­nía hi­zo que esos ele­men­tos ma­fio­sos desis­tie­ran de esos pla­nes y se mar­cha­ron de Cu­ba.

UNA NUE­VA ERA

A ini­cios de 1961, la Ad­mi­nis­tra­ción Ei­sen­ho­wer rom­pió re­la­cio­nes con Cu­ba y prohi­bió a sus ciu­da­da­nos via­jar a la Is­la. Tres cuar­tas par­tes de los tu­ris­tas que ve­nían al Ca­ri­be en­ton­ces eran es­ta­dou­ni­den­ses. A las prohi­bi­cio­nes se su­ma­ron in­va­sio­nes, ame­na­zas de gue­rra to­tal con ata­que fron­tal de tro­pas, avio­nes y bar­cos, pro­mo­ción y apo­yo de gru­pos de ban­di­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, fo­men­to de sa­bo­ta­jes y aten­ta­dos.

Los or­ga­ni­za­do­res de via­jes tu­rís­ti­cos a Cu­ba en Eu­ro­pa y Ca­na­dá re­ci­bían pre­sio­nes y ame­na­zas por par­te de las agen­cias es­pe­cia­les ame­ri­ca­nas. En la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) se acor­dó, con ex­cep­ción de Mé­xi­co, rom­per re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Cu­ba y eli­mi­nar to­dos los víncu­los.

Des­apa­re­ció el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal en la Is­la du­ran­te los años 60. En las si­guien­tes dos dé­ca­das se fue­ron res­ta­ble­cien­do len­ta­men­te los via­jes de tu­ris­tas des­de otros paí­ses. En 1987 se re­ci­bie­ron 270 000 vi­si­tan­tes. Ha­bían trans­cu­rri­dos 30 años des­de que se al­can­za­ra esa mis­ma ci­fra.

Bus­can­do nue­vas fuen­tes de in­gre­sos, an­te el po­si­ble des­plo­me del so­cia­lis­mo, a fi­na­les de los años 80 se dio un gi­ro, se­lec­cio­nan­do al tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal co­mo ac­ti­vi­dad muy pro­me­te­do­ra. En me­dio de las peo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, se con­cen­tra­ron los po­cos re­cur­sos dis­po­ni­bles.

LA ES­TRA­TE­GIA SE­GUI­DA IN­CLUÍA:

»Par­ti­ci­pa­ción de en­ti­da­des ex­tran­je­ras, ya fue­se en em­pre­sas mix­tas o en la con­cep­ción y ad­mi­nis­tra­ción de los nue­vos ho­te­les.

»Atraer más lí­neas aé­reas e im­por­tan­tes tu­ro­pe­ra­do­res.

»Desa­rro­llar, prin­ci­pal­men­te, nue­vas re­gio­nes con al­ta po­ten­cia­li­dad y crear la in­fraes­truc­tu­ra ade­cua­da de ca­rre­te­ras, pe­dra­ple­nes, ae­ro­puer­tos, acue­duc­tos y al­can­ta­ri­lla­do, ener­gía eléc­tri­ca y co­mu­ni­ca­cio­nes. Po­cas de las nue­vas ca­pa­ci­da­des se ha­rían en La Ha­ba­na, pa­ra re­du­cir la histórica con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca en la ca­pi­tal.

»Re­ani­mar otras ra­mas de la eco­no­mía cu­ba­na, en­ton­ces de­pri­mi­das y se­mi­pa­ra­li­za­das.

»El tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal de­be­ría ser sano, sin dro­gas, jue­go ni otros vi­cios.

En es­ta nue­va era de de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co, pue­den iden­ti­fi­car­se tres eta­pas:

PRI­ME­RA: En la dé­ca­da de los 90, in­ten­so rit­mo de in­ver­sio­nes, las lle­ga­das de tu­ris­tas cre­cie­ron a una ta­sa anual del 18%, des­de 402 000 has­ta 1.6 mi­llo­nes en 1999; los in­gre­sos vin­cu­la­dos al sec­tor au­men­ta­ron a ra­zón del 28% por año. En po­co tiem­po los arri­bos a Cu­ba su­pe­raron los ni­ve­les de Baha­mas y Jamaica, si­tuán­do­se en ter­cer lu­gar co­mo des­tino en el Ca­ri­be, de­trás de Re­pu­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Puer­to Ri­co. Los via­je­ros de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal re­pre­sen­ta­ban en el 2000 el 52% de to­dos los arri­bos; los ca­na­dien­ses, el 17%; y los emi­gra­dos cu­ba­nos de vi­si­ta a su país, el 7%. Los nor­te­ame­ri­ca­nos eran el 4%.

SE­GUN­DA: En­tre el 2000 y 2010, di­ver­sos fac­to­res ne­ga­ti­vos afec­ta­ron el tu­ris­mo en el Ca­ri­be. El tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal ha­cia Cu­ba lo­gró so­lo una ta­sa pro­me­dio anual de cre­ci­mien­to del 3%. Los in­gre­sos cre­cie­ron más len­ta­men­te, al rit­mo del 1.4%. Co­men­zan­do es­te pe­río­do, ha­bían te­ni­do lu­gar los aten­ta­dos a las To­rres Ge­me­las en Nue­va York y mu­chas personas sin­tie­ron mie­do a via­jar en avio­nes. Po­co des­pués, las tro­pas de Es­ta­dos Uni­dos in­va­die­ron Af­ga­nis­tán y más ade­lan­te in­va­die­ron Irak. A ini­cios de esa dé­ca­da, los hu­ra­ca­nes Ri­ta y Ka­tri­na da­ña­ron se­ria­men­te las re­fi­ne­rías al sur de Te­xas, don­de se pro­ce­sa­ba el 70% del jet fuel en Es­ta­dos Uni­dos. Ello pro­vo­có una gran cri­sis en to­da la avia­ción in­ter­na­cio­nal al dis­pa­rar­se el cos­to del com­bus­ti­ble (des­de 170 USD la to­ne­la­da en 2000 a 985 USD en 2008). Los pa­sa­jes aé­reos au­men­ta­ban con­ti­nua­men­te.

Bus­can­do al­ter­na­ti­vas a los via­jes de 8 a 9 ho­ras des­de Eu­ro­pa al Ca­ri­be, los gran­des tu­ro­pe­ra­do­res des­via­ron dos mi­llo­nes de tu­ris­tas eu­ro­peos ha­cia los des­ti­nos del nor­te de Áfri­ca, don­de ha­bía ho­te­les nue­vos, bue­nos y con ba­jos pre­cios, con lo cual se re­du­cía el tiem­po de vue­lo a la mi­tad y los al­tos gas­tos en fle­tes de la avia­ción. Co­mo par­te de esa reorien­ta­ción, se re­du­jo, de 915 000 en el 2000 has­ta 708 000 en el 2010, la can­ti­dad de ciu­da­da­nos de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal que via­ja­ban ha­cia Cu­ba.

Lo an­te­rior se tra­tó de com­pen­sar con el in­cre­men­to de ca­na­dien­ses que de 308 000 en el año 2000 (17% del to­tal) au­men­ta­ron a 945 000 en el 2010 (37%), pe­ro los in­gre­sos se afec­ta­ron: no so­lo es in­fe­rior la es­tan­cia de es­tos en com­pa­ra­ción con la me­dia de los eu­ro­peos, sino que tam­bién gas­tan me­nos en ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, al ajus­tar­se más a los ser­vi­cios ya con­tem­pla­dos en la ofer­ta de los Ho­te­les To­do In­clui­do.

En es­ta dé­ca­da trans­cu­rrie­ron tam­bién dos man­da­tos pre­si­den­cia­les muy ne­ga­ti­vos de Geor­ge W. Bush, el cual de­cre­tó me­di­das pa­ra que los es­ta­dou­ni­den­ses no via­ja­sen a Cu­ba y pa­ra que los cu­ba­noa­me­ri­ca­nos pu­die­ran vi­si­tar su país de ori­gen ca­da tres años.

En la dé­ca­da de los 90, los arri­bos a Cu­ba su­pe­raron los ni­ve­les de Baha­mas y Jamaica, si­tuán­do­se en ter­cer lu­gar co­mo des­tino en el Ca­ri­be, de­trás de Re­pu­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Puer­to Ri­co. Los via­je­ros de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal re­pre­sen­ta­ban en el 2000 el 52% de to­dos los arri­bos; los ca­na­dien­ses, el

17%; y los emi­gra­dos cu­ba­nos de vi­si­ta a su país, el 7%. Los nor­te­ame­ri­ca­nos eran el 4%

TER­CE­RA: Nue­vos he­chos in­ci­die­ron en el com­por­ta­mien­to del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal de Cu­ba en­tre 2010 y 2018. Con el ad­ve­ni­mien­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos de Ba­rack Oba­ma, la po­lí­ti­ca ha­cia Cu­ba fue cam­bian­do. Du­ran­te su pri­mer pe­río­do pre­si­den­cial, se eli­mi­na­ron las ab­sur­das li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas por W. Bush a los cu­ba­noa­me­ri­ca­nos. En su se­gun­do man­da­to, se fle­xi­bi­li­za­ron las re­gu­la­cio­nes so­bre los via­jes de los nor­te­ame­ri­ca­nos. En el 2016 se au­to­ri­zó que va­rias lí­neas aé­reas de esa na­ción es­ta­ble­cie­ran vue­los co­mer­cia­les ha­cia la Is­la, mien­tras las com­pa­ñías de cru­ce­ros la in­clu­ye­ron en sus iti­ne­ra­rios. Los emi­gra­dos cu­ba­nos em­pe­za­ron a lle­gar des­de to­dos los paí­ses (des­de 376 000 a 621 000). Tam­bién cre­ció la can­ti­dad de es­ta­dou­ni­den­ses: de 63 000 en 2010 a 638 000 (au­men­tó diez ve­ces, la mi­tad arri­bó en cru­ce­ros).

Si­mul­tá­nea­men­te, tu­vo lu­gar un fuer­te cre­ci­mien­to de tu­ris­tas des­de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. A con­se­cuen­cia de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra Ára­be, el nor­te de Áfri­ca se tor­nó in­se­gu­ro y los tu­ro­pe­ra­do­res re­to­ma­ron las ofer­tas en el Ca­ri­be y Cu­ba. En 2016, en la Ma­yor de las An­ti­llas se re­ci­bie­ron 1.2 mi­llo­nes de tu­ris­tas des­de los paí­ses de esa re­gión (en 2012 es­tu­vie­ron so­lo 690 000).

Que se ha­yan cal­ma­do un tan­to las ame­na­zas a los tu­ris­tas en los des­ti­nos ára­bes y que ha­ya des­cen­di­do un po­co los pre­cios del jet fuel han con­du­ci­do al cre­ci­mien­to a rit­mos de dos dí­gi­tos de las lle­ga­das de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal al nor­te de Áfri­ca en el bie­nio 2017-2018. En el ca­so de Cu­ba, el flu­jo de vi­si­tan­tes de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal dis­mi­nu­yó el año pa­sa­do, pe­ro se man­tie­ne al­re­de­dor de un mi­llón de personas.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas cu­ba­nas, los in­gre­sos vin­cu­la­dos al tu­ris­mo cre­cen más len­ta­men­te que la can­ti­dad de vi­si­tan­tes, por lo cual el lla­ma­do In­gre­so por Vi­si­tan­te en la ac­tua­li­dad es 690 dó­la­res (60% del ni­vel me­dio del de­ce­nio de los años 90: 1 200 USD). Pu­do ha­cer­lo des­cen­der los cam­bios en la es­truc­tu­ra por paí­ses de los vi­si­tan­tes (me­nos in­gre­so por ca­na­dien­se que por vi­si­tan­te eu­ro­peo), pe­ro la cau­sa prin­ci­pal es una ob­so­le­ta e inade­cua­da me­to­do­lo­gía em­plea­da pa­ra cal­cu­lar los in­gre­sos, ajus­tán­do­se a los da­tos pro­ve­nien­tes de una red de in­for­ma­ción di­se­ña­da, ha­ce mu­cho tiem­po, pa­ra ob­te­ner­los en las en­ti­da­des es­ta­ta­les.

Se cal­cu­la muy con­ser­va­do­ra­men­te el sec­tor pri­va­do, el cual jue­ga un im­por­tan­te pa­pel en cap­tar in­gre­sos del tu­ris­mo. Se le es­ti­man ci­fras ale­ja­das de la reali­dad (no se es­ti­man, por ejem­plo, los gas­tos de los emi­gra­dos, quie­nes ya re­pre­sen­tan la sép­ti­ma par­te de las lle­ga­das y se alo­jan en ca­sas de sus fa­mi­lia­res y com­pran en las tien­das pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los mis­mos). Idén­ti­co su­ce­de con la ac­ti­vi­dad de cru­ce­ros en gran es­ca­la, que es muy re­cien­te y se des­co­no­cen las me­to­do­lo­gías pa­ra ob­te­ner ci­fras que se acer­quen a la ver­dad de los gas­tos de cru­ce­ris­ta y tri­pu­lan­tes.

Es pro­ba­ble que las ci­fras de in­gre­sos vin­cu­la­das al tu­ris­mo, en pe­río­dos re­cien­tes es­tén sub­es­ti­ma­dos en 800-1000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Si es­tas de­fi­cien­cias se rec­ti­fi­ca­sen, el des­cen­so re­fle­ja­do en los in­gre­sos por vi­si­tan­te se­ría mu­cho me­nor. * Ama­ro Cano, Leo­nor. La Ha­ba­na, una ciu­dad es­pe­cial. Re­vis­ta Apun­tes, Edit. Cid, La Ha­ba­na, 2001

En­tre el 2000 y 2010, di­ver­sos fac­to­res ne­ga­ti­vos afec­ta­ron el tu­ris­mo en el Ca­ri­be. El tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal ha­cia Cu­ba lo­gró so­lo una ta­sa pro­me­dio anual de cre­ci­mien­to del 3%. Los in­gre­sos cre­cie­ron más len­ta­men­te, al rit­mo del 1.4%. Los gran­des tu­ro­pe­ra­do­res des­via­ron dos mi­llo­nes de tu­ris­tas eu­ro­peos ha­cia los des­ti­nos del nor­te de Áfri­ca

Co­mo par­te de la es­tra­te­gia que pu­so en prác­ti­ca el país, se em­pe­zó a crear la in­fraes­truc­tu­ra ade­cua­da de ca­rre­te­ras, pe­dra­ple­nes, ae­ro­puer­tos, et­cé­te­ra.

El Ho­tel Pre­si­den­te, ubi­ca­do en el Ve­da­do ha­ba­ne­ro, fue el pri­mer ras­ca­cie­los que tu­vo el Ca­ri­be.

Bus­can­do re­du­cir la histórica con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca en la ca­pi­tal, se desa­rro­lla­ron nue­vas re­gio­nes con al­ta po­ten­cia­li­dad, co­mo Hol­guín, en el orien­te del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.