OTROS HO­RI­ZON­TES

EL MU­SEO DE LOS ME­TEO­RI­TOS, LO­CA­LI­ZA­DO EN LA PRO­VIN­CIA DE CHA­CO, ES UN LU­GAR ÚNI­CO, DON­DE SE PUE­DEN APRE­CIAR EL SE­GUN­DO ME­TEO­RI­TO MÁS GRAN­DE DEL MUN­DO Y CEN­TE­NA­RES DE FRAG­MEN­TOS, LO QUE LO CON­VIER­TEN EN LA MA­YOR CON­CEN­TRA­CIÓN MUN­DIAL DE RO­CAS EXTRATERRE­ST

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS: EN­RI­QUE MO­LI­NA

Mu­seo de los me­teo­ri­tos: Cam­po del cie­lo

LLU­VIA CÓS­MI­CA

Las prue­bas cien­tí­fi­cas es­ti­man que ha­ce unos 4000 años, los in­dí­ge­nas Qom y Wi­chi, cu­yos des­cen­dien­tes aún ha­bi­tan la zo­na, vie­ron en la reali­dad lo que lue­go mi­llo­nes de te­rrí­co­las he­mos vis­to co­mo pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción. Ocu­rrió que un me­teo­ri­to –cu­yo pe­so es­ti­ma­do ron­da­ría las 800 t– en­tró en la órbita te­rres­tre. La fuer­za de gra­ve­dad lo pre­ci­pi­tó irre­me­dia­ble­men­te ha­cia la su­per­fi­cie a ve­lo­ci­dad des­co­mu­nal, al­can­zan­do tem­pe­ra­tu­ras de mi­les de gra­dos has­ta que es­ta­lló a po­cos ki­ló­me­tros del sue­lo, pro­vo­can­do el im­pac­to de cen­te­na­res de pe­da­zos de gran ta­ma­ño con­cen­tra­dos en un área re­du­ci­da.

Los aborígenes que ob­ser­va­ron aquel au­tén­ti­co ca­ta­clis­mo cós­mi­co lo in­cor­po­ra­ron a su mi­to­lo­gía. Se­gún su ver­sión, fue­ron go­tas de su­dor del Sol que ca­ye­ron pa­ra unir­se ín­ti­ma­men­te con la Tie­rra, una for­ma de unión en­tre lo te­rres­tre y lo ce­les­tial. Por ello el lu­gar les pa­re­ció sa­gra­do y de­ja­ron sin ha­bi­tar la zo­na prin­ci­pal del im­pac­to. Tal vez pen­sa­ron que las re­la­cio­nes de in­ti­mi­dad hay que man­te­ner­las tran­qui­las ¡y si es en­tre dos co­lo­sos tan im­po­nen­tes co­mo Sol y Tie­rra mu­cho más! El ca­so es que al si­tio don­de se pro­du­jo la llu­via ce­les­tial lo lla­ma­ron con el poé­ti­co nom­bre de Pin­güen N'ona­xa, que sig­ni­fi­ca Cam­po del Cie­lo.

Y así pa­sa­ron si­glos has­ta que, a par­tir de la dé­ca­da de los años 70 del pa­sa­do si­glo, el in­ves­ti­ga­dor Wi­lliam Cas­sidy (as­tró­no­mo de la NASA) se in­tere­só por aque­llas ex­tra­ñas pie­dras a las que los lu­ga­re­ños da­ban po­ca im­por­tan­cia. Tal era, que en 1990 un avis­pa­do tu­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se ya mar­cha­ba con el me­teo­ri­to «Cha­co» (37 000 kg) en­ci­ma de la pla­ta­for­ma de un ca­mión pa­ra sa­car­lo ile­gal­men­te del país y ven­der­lo por 20 mi­llo­nes de dó­la­res, cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por un po­li­cía ru­ral al sos­pe­char que al­go no cua­dra­ba en aquel ra­ro car­ga­men­to.

MU­SEO DE LOS ME­TEO­RI­TOS

El in­ten­to de ro­bo del me­teo­ri­to sa­lió pu­bli­ca­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­das par­tes y el te­ma se ju­di­cia­li­zó, lo cual hi­zo re­fle­xio­nar a po­lí­ti­cos y cien­tí­fi­cos so­bre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger aquel pa­tri­mo­nio na­tu­ral llo­vi­do del cie­lo, que con­ver­tía esa zo­na en al­go úni­co en el mun­do.

En otros lu­ga­res del pla­ne­ta se ha­bían en­con­tra­do al­gu­nos me­teo­ri­tos, pe­ro allí ha­bía cen­te­na­res, que con­for­man la ma­yor con­cen­tra­ción mun­dial de ro­cas ex­tra­te­rres­tres.

Su va­lor cien­tí­fi­co era in­cal­cu­la­ble y tam­bién pen­sa­ron que se po­dría con­ver­tir en un si­tio de gran­dí­si­mo in­te­rés tu­rís­ti­co. Por ello el go­bierno ar­gen­tino ha pro­mul­ga­do es­tric­tas le­yes de pro­tec­ción pa­ra su Par­que Na­tu­ral de los Me­teo­ri­tos.

De es­ta ma­ne­ra se inau­gu­ró, a fi­na­les de 2016, el Mu­seo Cam­po del Cie­lo. Se en­cuen­tra a 350 km de Re­sis­ten­cia –ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Cha­co– en di­rec­ción su­r­oes­te ha­cia la lo­ca­li­dad de Gan­ce­do, en cu­yo tér­mino mu­ni­ci­pal se lo­ca­li­za es­te Par­que Na­cio­nal. Se ha acon­di­cio­na­do el en­torno na­tu­ral cual mu­seo al ai­re li­bre, con­jun­ta­men­te con un mag­ní­fi­co edi­fi­cio que fun­cio­na co­mo cen­tro in­ter­ac­ti­vo de in­ter­pre­ta­ción del fe­nó­meno es­pa­cial y ex­po­si­ción de me­teo­ri­tos de ta­ma­ño más pe­que­ño.

La ca­rre­te­ra as­fal­ta­da des­de Re­sis­ten­cia es bue­na. Una des­via­ción se­ña­li­za­da de 12 km por pis­ta de tie­rra bien arre­gla­da nos lle­va ha­cia el mu­seo, en­cla­va­do en una ex­ten­sa zo­na de 100 ha ar­bo­la­das con es­pe­cies au­tóc­to­nas. Sen­de­ros bien de­li­mi­ta­dos y pa­ne­les ex­pli­ca­ti­vos per­mi­ten con­tem­plar y co­no­cer los me­teo­ri­tos más gran­des, al­gu­nos jun­to al co­rres­pon­dien­te crá­ter que en su mo­men­to cau­só el tre­men­do im­pac­to, aun­que ac­tual­men­te esos hue­cos apa­re­cen sua­vi­za­dos por la ero­sión y col­ma­ta­ción de tie­rra, agua y ve­ge­ta­ción. La bue­na som­bra que da el ar­bo­la­do, el sue­lo con cés­ped, así co­mo me­sas y si­llas rús­ti­cas jun­to a parrillas, con­for­man un lu­gar es­pec­ta­cu­lar pa­ra el asa­do fa­mi­liar de los do­min­gos.

Los gran­des me­teo­ri­tos tie­nen nom­bre: al se­gun­do ma­yor del mun­do le han bau­ti­za­do co­mo Cha­co, en ho­nor a la re­gión, y pe­sa 37 t; el si­guien­te es el Gan­ce­do, en ho­nor a la po­bla­ción mu­ni­ci­pal, con sus 30 800 kg ocu­pa la ter­ce­ra po­si­ción co­mo me­teo­ri­to de una so­la pie­za en el ran­king uni­ver­sal; otro el To­ba... Así hay va­rias do­ce­nas más re­par­ti­dos por la gran ex­ten­sión del Par­que.

Re­sul­ta que unos tro­zos del gran me­teo­ri­to ini­cial im­pac­ta­ron ver­ti­cal­men­te for­man­do crá­te­res, pe­ro se frag­men­ta­ron en pie­zas co­mo con­se­cuen­cia del bru­tal gol­pe, mien­tras que otros co­li­sio­na­ron en án­gu­los de 10º o me­nos por lo que pe­ne­tra­ron ra­san­te en la mu­lli­da tie­rra, ex­ca­van­do un tú­nel, has­ta que­dar em­po­tra­dos sin des­truir­se, da­da su no­ta­ble du­re­za.

El edi­fi­cio del mu­seo ha si­do di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to es­pa­ñol Pe­dro Gar­cía De­me­ses. A la en­tra­da hay un con­jun­to de es­cul­tu­ra­les lan­zas en ace­ro de 11 m, obra del ar­tis­ta cha­que­ño Fa­bri­ciano Gó­mez, quien qui­so re­pre­sen­tar aque­llas «lan­zas de fue­go» que se cla­va­ron so­bre la tie­rra. Lue­go, una enor­me mar­que­si­na es­tre­lla­da, que da som­bra en es­ta tie­rra cá­li­da, se an­te­po­ne al in­mue­ble di­vi­di­do en dos par­tes: en la plan­ta ba­ja exis­ten pa­ne­les don­de se na­rra la his­to­ria, la cos­mo­vi­sión in­dí­ge­na,

Lo que ocu­rrió en la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Cha­co es un fe­nó­meno úni­co a ni­vel mun­dial, por eso lo que ex­po­ne es­te Mu­seo-Par­que es fan­tás­ti­co

El au­tor de es­te re­por­ta­je tam­bién qui­so no­tar la sen­sa­ción de to­car con sus ma­nos el ma­te­rial pro­to­pla­ne­ta­rio con el que se for­mó nues­tro sis­te­ma so­lar.

Crá­ter ero­sio­na­do de­ja­do por el im­pac­to de un me­teo­ri­to. Un jo­ven pa­re­ce sen­tir la fuer­za del uni­ver­so, mien­tras al fon­do ve­mos la si­lue­ta del mu­seo.

La com­po­si­ción quí­mi­ca de la ro­ca ex­tra­te­rres­tre for­ma be­llos co­lo­res, bien por sí mis­ma o al en­trar en con­tac­to con nues­tra at­mós­fe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.