RU­TAS

UNA DE LAS RE­GIO­NES MÁS VI­SI­TA­DAS EN CO­LOM­BIA ES EL EJE CA­FE­TE­RO, ZO­NA GEO­LÓ­GI­CA CON LA MA­YOR PRO­DUC­CIÓN DE CA­FÉ DE AL­TA CA­LI­DAD, DON­DE LOS CA­FI­CUL­TO­RES AÚN CON­SER­VAN LAS TRA­DI­CIO­NA­LES FOR­MAS DE CUL­TI­VO, RE­CO­LEC­CIÓN Y PRO­CE­SA­MIEN­TO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: NUBIA STE­LLA PA­RRA RO­DRÍ­GUEZ FO­TOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Co­lom­bia: La puerta al pa­raí­so del «tin­to»

Den­tro de la geo­gra­fía co­lom­bia­na exis­te un pe­da­zo de cie­lo lla­ma­do «Eje Ca­fe­te­ro», que com­pren­de los De­par­ta­men­tos de Cal­das, Ri­sa­ral­da, Quin­dío, To­li­ma y el su­r­oes­te de An­tio­quia; pro­duc­to­res de ca­fé y ri­cos he­re­de­ros del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­co de una re­gión a la cual la UNESCO de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 2011.

Es­te ex­ten­so te­rri­to­rio mon­ta­ño­so tie­ne una to­po­gra­fía di­fí­cil, con una tem­pe­ra­tu­ra que pro­me­dia en­tre 22 ºC y 28 ºC en el día, con una dis­mi­nu­ción de 8 ºC a 24 ºC en la no­che. Sin em­bar­go, es la zo­na más fér­til y pro­pi­cia pa­ra el cul­ti­vo del ca­fé, por su ex­ce­len­te po­si­ción geo­grá­fi­ca y la ri­que­za hí­dri­ca que le ro­dea. Fue allí don­de los pri­me­ros co­lo­nos an­tio­que­ños ini­cia­ron el cul­ti­vo de es­te va­lio­so grano, a prin­ci­pios del si­glo XIX.

El Eje Ca­fe­te­ro es una de las re­gio­nes más vi­si­ta­das en Co­lom­bia tan­to por na­cio­na­les co­mo fo­rá­neos. Cons­ti­tu­ye, ade­más, la zo­na geo­ló­gi­ca con la ma­yor pro­duc­ción de ca­fé de al­ta ca­li­dad, don­de los ca­fi­cul­to­res aún con­ser­van las tra­di­cio­na­les for­mas de cul­ti­vo, re­co­lec­ción y pro­ce­sa­mien­to, pa­ra evi­tar los pes­ti­ci­das y de ese mo­do acom­pa­ñar la pro­duc­ción in­no­van­do con téc­ni­cas mo­der­nas, sin de­jar de cui­dar ca­da grano, uno de los sím­bo­los de nues­tra ri­que­za, que apor­ta a la eco­no­mía na­cio­nal, de la cual so­bre­vi­ven más de 600 000 fa­mi­lias.

La cultura ca­fe­te­ra ha lo­gra­do abrir otro ren­glón de la eco­no­mía a tra­vés del eco­tu­ris­mo, lo cual ha po­si­bi­li­ta­do la di­ver­si­fi­ca­ción de la ofer­ta gas­tronó­mi­ca, cul­tu­ral y tu­rís­ti­ca.

De­bi­do a la cri­sis ca­fe­te­ra, las an­ti­guas fin­cas (ha­cien­das) se han con­ver­ti­do en có­mo­dos alo­ja­mien­tos, ro­dea­dos de una in­va­lua­ble be­lle­za na­tu­ral, ofre­cien­do un es­pec­tácu­lo na­tu­ral don­de la fau­na y la flo­ra nos ha­cen pen­sar que se nos ha abier­to la puerta al pa­raí­so del ca­fé.

Co­no­ci­do co­mo el me­jor ca­fé del mun­do, el nues­tro, 100% ará­bi­co, se cul­ti­va en un ran­go es­pe­ci­fi­co en­tre 72º y 78º, con una la­ti­tud que su­pera los 2 000 m.s.n.m. Pre­ci­sa­men­te en es­tos sue­los mon­ta­ño­sos, el pro­duc­to ob­tie­ne no so­lo el me­jor aro­ma (fra­gan­cia de mu­jer co­lom­bia­na), sino tam­bién su ex­qui­si­to sa­bor, ca­ta­lo­ga­do co­mo in­su­pe­ra­ble. Es cul­ti­va­do en la Zo­na de Con­ver­gen­cia In­ter­tro­pi­cal, don­de los tra­ba­ja­do­res de­di­can to­do su es­me­ro y aten­ción a la re­co­lec­ción de los fru­tos, al la­va­do es­tric­to y al cui­da­do­so se­ca­do del grano es­co­gi­do.

Los ca­fi­cul­to­res y re­co­lec­to­res no son simples jor­na­le­ros, sino tam­bién los guar­dia­nes de una cultura que ha per­du­ra­do du­ran­te mu­chos años, y que guar­da las tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res y cul­tu­ra­les de la re­gión.

LA RU­TA CA­FE­TE­RA

La Ru­ta Ca­fe­te­ra la com­pren­den los de­par­ta­men­tos de Cal­das, Ri­sa­ral­da y Quin­dío, don­de se con­cen­tran 62 mu­ni­ci­pios pro­duc­to­res de ca­fé. Aquí la co­se­cha se re­co­ge en­tre mar­zo y ma­yo, o en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre. Par­ti­ci­par en la re­co­lec­ción, de­gus­tar un de­li­cio­so ca­fé fres­co en la ma­ña­na, rea­li­zar un pa­seo en chi­va (vehícu­lo es­ca­le­ra ar­te­sa­nal) y, pos­te­rior­men­te, re­la­jar­se en los ba­ños ter­ma­les de la re­gión –co­mo los ubi­ca­dos en San­ta Ro­sa de Cabal, en el De­par­ta­men­to de Ri­sa­ral­da, ro­dea­do de exu­be­ran­tes pai­sa­jes tan ver­des co­mo la es­me­ral­da (pie­dra na­cio­nal)– son op­cio­nes que con­for­man el me­jor pro­gra­ma tu­rís­ti­co pa­ra los vi­si­tan­tes.

El Jar­dín Bo­tá­ni­co, el Mu­seo de Oro Quim­ba­ya, el Par­que de los Arrie­ros, Pa­na­ca y el fa­mo­so Par­que del Ca­fé, son otros atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la re­gión ca­fe­te­ra jun­to a la be­lle­za del mu­ni­ci­pio de Sa­len­to.

¿Y qué de­cir de la gas­tro­no­mía? Una suculenta ban­de­ja pai­sa, are­pas, cho­ri­zos, cu­chu­co, tos­to­nes de plá­tano, en­tre otras de­li­cias, ha­cen de es­ta zo­na y de Co­lom­bia uno de los si­tios tu­rís­ti­cos por ex­ce­len­cia, tam­bién por la her­mo­su­ra de es­tos pai­sa­jes y por la ama­bi­li­dad de sus gen­tes, lo cual re­sul­ta un se­llo de ga­ran­tía pa­ra el bie­nes­tar de los tu­ris­tas, quie­nes al pro­bar el «tin­to», co­mo se co­no­ce la be­bi­da del ca­fé ne­gro en Co­lom­bia, en­dul­za­do con pa­ne­la (pro­duc­to de la ca­ña de azú­car), que­dan atra­pa­dos con ese in­me­jo­ra­ble sa­bor que a los ca­ta­do­res de­ja em­be­le­sa­dos.

¡Aho­ra es el mo­men­to de via­jar! Ven a co­no­cer Co­lom­bia que, gra­cias a su po­si­ción geo­grá­fi­ca, po­see una di­ver­si­dad de cli­mas, cul­tu­ras, flo­res, fau­na, cos­tum­bres, que te se­rá di­fí­cil aban­do­nar.

¿QUÉ HA­CER EN LA RU­TA CA­FE­TE­RA?

No so­lo re­co­lec­tar los gra­nos de ca­fé y de­gus­tar del li­cor ne­gro es lo me­jor que pue­des ha­cer si de­ci­des em­pren­der tu via­je por la ru­ta ca­fe­te­ra co­lom­bia­na. El es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro del vi­si­tan­te se ac­ti­va­rá y las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre tam­bién en­con­tra­rán ahí el en­torno ideal. Por eso el rap­pel, el pa­ra­pen­te, las ca­bal­ga­tas, el sen­de­ris­mo y el ci­clo­mon­ta­ñis­mo, son al­gu­nas de las po­si­bles in­vi­ta­cio­nes a rea­li­zar. Tam­bién el ca­nopy o ca­ble­vue­lo en si­tios co­mo el Bos­que del Sa­mán, en Al­ca­lá (fron­te­ra con Va­lle del Cau­ca), te pro­pi­cia­rá una ex­pe­rien­cia sin­gu­lar.

En cuan­to a las di­chas gas­tro­nó­mi­cas, no bas­ta con so­lo to­mar ca­fé. Se pue­de ade­más pro­bar una ban­de­ja pai­sa, pla­to re­pre­sen­ta­ti­vo de es­ta re­gión que in­clu­ye fri­jo­les, arroz blan­co, chi­cha­rrón, car­ne en pol­vo, cho­ri­zo, hue­vo fri­to, plá­tano ma­du­ro, agua­ca­te y are­pa. Eli­ge ade­más un cu­chu­co, esa de­li­cio­sa so­pa es­pe­sa de car­ne de cer­do, tri­go, maíz o ce­ba­da a me­dio tri­tu­rar, que se sir­ve acom­pa­ña­da de tro­zos de le­gum­bres fres­cas. Otro pla­to a de­gus­tar son los cho­ri­zos, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Car­ni­ce­ría Bo­ro­dino, en el Km 6 vía Ar­me­nia – Pe­rei­ra.

Otros atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la re­gión ca­fe­te­ra son el Mu­seo de Oro Quim­ba­ya, ubi­ca­do en el de­par­ta­men­to de Quin­dío, al sur de la ciu­dad ca­pi­tal Ar­me­nia. Allí po­drá co­no­cer to­do lo re­la­cio­na­do con la his­to­ria pre­co­lom­bi­na de la re­gión y mu­cho más. Aco­ge una vas­ta mues­tra ar­queo­ló­gi­ca, con una an­ti­güe­dad de has­ta 10 000 años, com­pues­ta por ar­te y tra­ba­jos de las po­bla­cio­nes aborígenes del Quin­dío, fa­bri­ca­dos en su ma­yo­ría de oro, pie­dra, ma­de­ra y te­las. Una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de es­te mu­seo es El Po­po­ro, usa­do du­ran­te ce­re­mo­nias pa­ra con­su­mir la ho­ja de

la plan­ta de coca. Co­mo da­to cu­rio­so, el mis­mo año de su inau­gu­ra­ción, el mu­seo ga­nó el Pre­mio Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra 1986-1987.

El Jar­dín Bo­tá­ni­co del Quin­dío, si­tua­do a las afue­ras del Mu­ni­ci­pio de Ca­lar­ca, en el de­par­ta­men­to del Quin­dío, es uno de los prin­ci­pa­les jar­di­nes bo­tá­ni­cos de Co­lom­bia. Ocu­pa 15 ha de bos­que suban­dino vir­gen con unas 800 es­pe­cies de ve­ge­ta­ción na­ti­va y se en­cuen­tra a 1500 m.s.n.m.

Po­see una es­truc­tu­ra de 7 pi­sos de al­tu­ra que se ele­va en­tre los ár­bo­les y la ve­ge­ta­ción del lu­gar, y tie­ne una gran co­lec­ción de in­sec­tos y ar­tró­po­dos y un lu­gar ca­mu­fla­do en­tre la ve­ge­ta­ción, es­truc­tu­ra­do co­mo ob­ser­va­to­rio, des­de el cual se pue­den apre­ciar en si­len­cio más de 110 es­pe­cies de aves au­tóc­to­nas.

En sus pre­dios está el ma­ri­po­sa­rio me­jor di­se­ña­do del mun­do, con­ver­ti­do en el ho­gar de más de 1500 her­mo­sas ma­ri­po­sas de 30 es­pe­cies di­fe­ren­tes. En es­te lu­gar us­ted po­drá in­ter­ac­tuar con es­tos her­mo­sos ani­ma­les.

Ade­más, se pue­de re­co­rrer el la­be­rin­to, pa­sear por el jar­dín de los enamo­ra­dos, vi­si­tar el bos­que de los co­li­bríes, cru­zar por el puen­te col­gan­te, pa­sear por el gua­dual y co­no­cer el Mu­seo del Tú­nel de la Lí­nea. To­do es­to en me­dio de las ex­hi­bi­cio­nes de plan­tas car­ní­vo­ras, las plan­tas en pe­li­gro de ex­tin­ción, el bos­que na­tu­ral, la co­lec­ción de pal­me­ras, las plan­tas de la re­gión y las plan­tas me­di­ci­na­les.

La ru­ta del ca­fé en es­ta re­gión de Co­lom­bia in­clu­ye, jus­to en el co­ra­zón, uno de los par­ques te­má­ti­cos más vi­si­ta­dos del país. El Par­que de los Arrie­ros per­mi­te vi­vir una ex­pe­rien­cia com­ple­ta, lle­na de ac­ti­vi­da­des que te ha­rán di­ver­tir­te y dis­fru­tar ca­da mo­men­to.

EL Par­que Los Arrie­ros es un lu­gar que ofre­ce ser­vi­cios tu­rís­ti­cos de re­crea­ción, es­par­ci­mien­to y apren­di­za­je; en torno a la cultura de la arrie­ría; a tra­vés de es­ce­na­rios ar­tís­ti­cos, cul­tu­ra­les y áreas de en­tre­te­ni­mien­to que con­for­man un aba­ni­co de op­cio­nes pa­ra que los vi­si­tan­tes, dis­fru­ten de una agra­da­ble ex­pe­rien­cia en nues­tras ins­ta­la­cio­nes.

El Par­que Na­cio­nal de la Cultura Agro­pe­cua­ria (PA­NA­CA) es un par­que te­má­ti­co agro­pe­cua­rio ubi­ca­do en Quim­ba­ya, a unos 300 km al oes­te de Bo­go­tá, ca­pi­tal del país. Pro­pi­cia la in­ter­ac­ti­vi­dad del hom­bre con la na­tu­ra­le­za y la zoo­lo­gía do­més­ti­ca. Es un lu­gar don­de la gen­te se pue­de di­ver­tir y des­cu­brir co­sas nue­vas.

PA­NA­CA tie­ne una es­ta­ción de ga­na­de­ría que mues­tra el de­sa­rro­llo de to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va agro­pe­cua­ria, pa­ra la cría de ga­na­do ma­yor y me­nor de le­che y car­ne, des­de la pro­duc­ción de in­su­mos bá­si­cos, pa­san­do por un pro­ce­so de trans­for­ma­ción, has­ta con­ver­tir­los en pro­duc­tos fi­na­les, pa­ra la uti­li­za­ción y el con­su­mo in­terno de PA­NA­CA. La es­ta­ción cuen­ta con una am­plia mues­tra de bú­fa­los,

ove­jas de la­na y car­ne, ca­bras, ra­zas va­cu­nas exó­ti­cas, di­fe­ren­tes es­pe­cies de cru­ces y lí­neas ge­né­ti­cas crio­llas, ce­bui­nas y eu­ro­peas tan­to de car­ne, co­mo de le­che, do­ble y tri­ple pro­pó­si­to.

En la es­ta­ción de avi­cul­tu­ra se re­co­ge una gran can­ti­dad de ra­zas de aves, in­clu­yen­do ga­lli­nas crio­llas, po­llos de en­gor­de, co­dor­ni­ces, pa­tos, gan­sos, pis­cos y pa­vos, pa­lo­mas y mu­chas más. Tam­bién hay una mues­tra de co­ne­jos y háms­ters. To­do es­to ubi­ca­do den­tro de un me­dio na­tu­ral, con un am­bien­te có­mo­do y prác­ti­co, don­de los ni­ños y los adul­tos pue­den dis­fru­tar ali­men­tan­do es­ta gran va­rie­dad de ani­ma­les lle­nos de be­lle­za y co­lo­ri­do.

Co­mo ac­ti­vi­dad cen­tral de la es­ta­ción de Avi­cul­tu­ra está la ex­hi­bi­ción PA­NA­CA, la cual se rea­li­za en un tea­tro ti­po me­dia tor­ta, con ca­pa­ci­dad pa­ra 500 es­pec­ta­do­res. En un am­bien­te muy alegre y di­ver­ti­do, se ha­ce una pre­sen­ta­ción ex­clu­si­va de aves y mas­co­tas amaes­tra­das, rea­li­zan­do dis­tin­tas acro­ba­cias.

La es­ta­ción por­ci­cul­tu­ra mues­tra las di­fe­ren­tes ra­zas y cru­ces de cer­dos que se en­cuen­tran en Co­lom­bia, in­clu­yen­do des­de las ra­zas crio­llas has­ta los úl­ti­mos cru­ces ge­né­ti­cos desa­rro­lla­dos. Cer­ca está el cer­dó­dro­mo, en el cual se rea­li­zan pe­rió­di­ca­men­te ca­rre­ras de cer­dos, si­guien­do to­das las re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas del ca­so y ba­sa­do en un en­tre­na­mien­to pre­vio de los ejemplares, los cua­les co­rren en bus­ca de una re­com­pen­sa. Tam­bién está la sec­ción de­di­ca­da a los pe­rros y a los ca­ba­llos, lu­gar ideal pa­ra co­no­cer las ra­zas y las con­duc­tas na­tu­ra­les de es­tos ani­ma­les, vis­to­sos y bien cui­da­dos.

El Eje Ca­fe­te­ro es un te­rri­to­rio mon­ta­ño­so con una to­po­gra­fía di­fí­cil, pe­ro ideal pa­ra el cul­ti­vo del ca­fé.

El ca­fé co­lom­biano es co­no­ci­do co­mo el me­jor del mun­do.

Los ca­fi­cul­to­res y re­co­lec­to­res no son simples jor­na­le­ros, sino tam­bién los guar­dia­nes de una cultura que ha per­du­ra­do du­ran­te mu­chos años.

En­tre los mu­chos atrac­ti­vos de la zo­na des­ta­ca la be­lle­za del mu­ni­ci­pio de Sa­len­to.

El ca­fé es uno de los te­so­ros de Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.