El ar­te de un buen ca­fé tie­ne nom­bre de MU­JER

LA PRI­ME­RA Y ÚNI­CA CU­BA­NA CA­LI­FI­CA­DA PRO­FE­SIO­NAL­MEN­TE POR LA ASO­CIA­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL DE CA­FÉ ES­PE­CIAL PA­RA EJER­CER CO­MO CATADORA IN­TER­NA­CIO­NAL ES LA GUAN­TA­NA­ME­RA FRAN­CIS­CA HOL­DER GES, UNO DE LOS GRAN­DES OR­GU­LLOS DE LA MÁS ORIEN­TAL DE LAS PRO­VIN­CIAS DE CU

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Pincelada - TEX­TO: ER­NES­TO T. HER­MO­SI­LLA FO­TOS: LEO­NEL ES­CA­LO­NA/ ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Fran­cis­ca Hol­der Ges es la pri­me­ra y úni­ca cu­ba­na ca­li­fi­ca­da pro­fe­sio­nal­men­te por la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Ca­fé Es­pe­cial (SCAA, por sus si­glas en in­glés) pa­ra ejer­cer co­mo catadora in­ter­na­cio­nal, con­si­de­ra­do un es­ta­tus mí­ti­co, su­pre­mo, que muy po­cos en el mun­do tie­nen el pri­vi­le­gio de ex­hi­bir, y que los guan­ta­na­me­ros mos­tra­mos con sano or­gu­llo.

Sin an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res en el ejer­ci­cio de es­ta la­bor y con un des­co­no­ci­mien­to to­tal de sus po­ten­cia­li­da­des co­mo catadora, fue el azar o el em­bu­llo de una de sus her­ma­nas, más que la fuer­za de la vo­ca­ción, lo que pro­pi­ció que una bue­na ma­ña­na de 1972 se pre­sen­ta­ra en la se­de de la Em­pre­sa Cu­ba­na del Ca­fé, si­ta en la ve­ci­na ciu­dad de San­tia­go de Cu­ba, pa­ra res­pon­der a una con­vo­ca­to­ria lan­za­da por es­ta ins­ti­tu­ción con el ob­je­ti­vo de for­mar ca­ta­do­res, pe­ro de­bía en­fren­tar­se ini­cial­men­te a un exa­men que pu­so a prue­bas sus fa­cul­ta­des in­na­tas.

Re­sul­ta­ron días muy in­ten­sos y ten­sos pa­ra ella, en los que pu­do de­mos­trar las cua­li­da­des de su pa­la­dar, ór­gano ol­fa­ti­vo y de la vi­sión, al te­ner que cla­si­fi­car los sa­bo­res por sus ca­rac­te­rís­ti­cas áci­das, dulce, amar­ga y sa­la­da; así co­mo di­fe­ren­ciar e iden­ti­fi­car so­lu­cio­nes ba­se de di­fe­ren­tes pro­duc­tos co­mo ace­to­nas, for­mol, vai­ni­lla, et­cé­te­ra.

Con­clui­do el cur­so en el que so­lo ter­mi­na­ron al­re­de­dor de tres personas, de las 16 que ini­cia­ron, ella pa­só a for­mar par­te de la plan­ti­lla de la Em­pre­sa y a par­tir de ahí desa­rro­lló una ex­ten­sa y me­ri­to­ria tra­yec­to­ria. Ade­más ini­ció el en­tre­na­mien­to de su pa­la­dar y de­más ór­ga­nos sen­so­ria­les, al fa­mi­lia­ri­zar­los con el ca­fé de di­fe­ren­tes paí­ses y zo­nas geo­grá­fi­cas.

Los pri­me­ros años en es­ta la­bor re­sul­ta­ron de­fi­ni­to­rios pa­ra con­so­li­dar­se en­tre los pro­fe­sio­na­les más ca­pa­ci­tados del país. En 1977 sa­lió por pri­me­ra vez al ex­tran­je­ro pa­ra re­ci­bir un cur­so de adies­tra­mien­to que le per­mi­tie­ra con­so­li­dar sus co­no­ci­mien­tos y ad­qui­rir ele­men­tos bá­si­cos del mun­do del ne­go­cio ca­fe­te­ro.

En 1980 via­jó has­ta la ciu­dad de Leip­zig, en la an­ti­gua Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na, pa­ra otro cur­so, pe­ro en es­ta oportunida­d en la ra­ma del Ca­fé, Ca­cao y Té, im­par­ti­do por la Uni­ver­si­dad de esa ciu­dad ger­ma­na. Sus es­tu­dios, su­ma­dos a su des­tre­za de­mos­tra­da, le va­lie­ron la ca­te­go­ría de Ca­ta­dor In­ter­na­cio­nal Q gra­der.

En 1982 re­gre­sa pa­ra Guan­tá­na­mo con un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal con­so­li­da­do. In­nu­me­ra­bles re­co­no­ci­mien­tos na­cio­na­les y lo­ca­les co­mo el sím­bo­lo de la ciu­dad de Guan­tá­na­mo (La Fa­ma) en 2012, Pre­mio a la Crea­ti­vi­dad a la Mu­jer en el Me­dio Ru­ral 2008 y Pre­mio ACTAF por la Obra de la Vi­da 2014, en­tre­ga­dos por la Aso­cia­ción Cu­ba­na de Téc­ni­cos Agrí­co­las y Fo­res­ta­les, han le­gi­ti­ma­do la ex­ce­len­cia de su desem­pe­ño. Ade­más es la úni­ca catadora-pro­duc­to­ra del país au­to­ri­za­da pa­ra ejer­cer esas profesione­s.

Fran­cis­ca Hol­der ha par­ti­ci­pa­do en múl­ti­ples even­tos co­mo Expocaribe, FIAHV, Fia­grop, con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les de ca­fé y ca­cao, y otros cer­tá­me­nes vin­cu­la­dos a la ca­li­dad y ca­ta del ca­fé. In­ter­na­cio­nal­men­te su tra­ba­jo la lle­vó has­ta Ja­pón, Ecua­dor, Bél­gi­ca y ha pre­pa­ra­do ca­ta­do­res de paí­ses co­mo Pa­na­má, Nicaragua, Ecua­dor, Bu­run­di y Co­rea del Nor­te.

In­cues­tio­na­bles son los co­no­ci­mien­tos que ate­so­ra Fran­cis­ca, quien com­par­te al­gu­nas de las mu­chas co­sas que ha apren­di­do en tan­tos años de in­ten­sa la­bor: Las ca­rac­te­rís­ti­cas del ca­fé se po­ten­cian con la al­tu­ra del sue­lo so­bre el ni­vel del mar. El ca­fé cu­bano está ca­li­fi­ca­do en­tre los sa­bo­res sua­ves. El grano que se co­se­cha en las mon­ta­ñas de Ya­te­ras, San­ta Ca­ta­li­na y La Ta­gua son los me­jo­res de la pro­vin­cia de Guan­tá­na­mo. Don­de me­jor se co­se­cha el ca­fé en el mun­do es en Co­lom­bia. Un ca­ta­dor no pue­de pro­bar más de 30 ta­zas de ca­fé en un día. Quien se de­di­ca a es­ta pro­fe­sión y se res­pe­ta no de­be te­ner vi­cios co­mo el ci­ga­rro y el al­cohol. Aun­que el pa­la­dar es al­go muy per­so­nal, la va­lo­ra­ción se ha­ce co­lec­ti­va­men­te y se lle­ga a un con­sen­so so­bre la ca­li­dad del grano.

Siem­pre es­cu­ché ha­blar de Fran­cis­ca y de su con­di­ción de úni­ca mu­jer catadora de ca­fé de Cu­ba, pe­ro ja­más pu­de ca­li­brar su hon­du­ra has­ta que co­no­cí de su sen­ci­llez, gran­de­za, ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos y va­lo­rar en otros las po­ten­cia­li­da­des pa­ra ejer­cer una pro­fe­sión muy va­lo­ra­da en el mun­do, y que en Guan­tá­na­mo si­gue lle­van­do nom­bre de mu­jer.

In­cues­tio­na­bles son los co­no­ci­mien­tos que ate­so­ra Fran­cis­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.