La cá­li­da pre­sen­cia del

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud -

CUAN­DO SE MEN­CIO­NA EL NOM­BRE DE ER­NES­TO GUE­VA­RA, LAS PER­SO­NAS DE MA­YOR EDAD SE DISPU­TAN EL PRI­VI­LE­GIO DE HA­BER SI­DO SU AMI­GO O COM­PA­ÑE­RO DE LUCHA; O EL HO­NOR DE HA­BER­LO CO­NO­CI­DO. HAS­TA LOS NI­ÑOS Y JÓVENES HA­BLAN DEL CHE CON EL SANO OR­GU­LLO DE QUE AL­GO GRAN­DE LES PER­TE­NE­CE, POR­QUE LA FI­GU­RA DEL GUE­RRI­LLE­RO DE AMÉ­RI­CA NO ES CO­SA DEL PA­SA­DO

Su hue­lla in­de­le­ble es­tá en to­das par­tes. No exis­te ca­lle, ca­sa, es­qui­na o pa­ra­je de es­ta ur­be que no re­cuer­de a uno de sus hi­jos pre­di­lec­tos, Er­nes­to Gue­va­ra de la Ser­na.

Tal vez por esas ra­zo­nes, cuan­do se men­cio­na su nom­bre, los ma­yo­res se dispu­tan el pri­vi­le­gio de ha­ber si­do su ami­go o com­pa­ñe­ro de lucha; o el ho­nor de ha­ber­lo co­no­ci­do. Y has­ta los ni­ños y jóvenes ha­blan del Che con el sano or­gu­llo de que al­go gran­de les per­te­ne­ce, por­que pa­ra ellos, la fi­gu­ra del Gue­rri­lle­ro de Amé­ri­ca no es co­sa del pa­sa­do.

A San­ta Cla­ra lle­gó el Co­man­dan­te Gue­va­ra por vez pri­me­ra a fi­na­les de 1958. Traía la mi­sión de li­be­rar­la, y así fue. Tras cua­tro días de fie­ros com­ba­tes, la ciu­dad fue to­ma­da, ac­ción tras la cual se pro­du­jo la hui­da del ti­rano.

Lue­go vol­vió una y otra vez a San­ta Cla­ra, su ciu­dad. Vino en di­ciem­bre de 1959 pa­ra re­ci­bir de la Uni­ver­si­dad Cen­tral Mar­ta Abreu de Las Vi­llas el Tí­tu­lo de Doctor Ho­no­ris Cau­sa; y lue­go, sien­do ya Mi­nis­tro de In­dus­trias, vol­vió pa­ra fun­dar en­ti­da­des em­ble­má­ti­cas co­mo la Plan­ta Me­cá­ni­ca, la INPUD 1ro. de Ma­yo o SAKENAF, en­tre otras, for­ján­do­se así una le­yen­da que per­du­ra has­ta hoy.

De aquel víncu­lo na­ció la es­tre­cha re­la­ción en­tre el Gue­rri­lle­ro He­roi­co y los san­ta­cla­re­ños, la cual se con­sa­gró y echó raí­ces en oc­tu­bre de 1997, cuan­do el hé­roe re­gre­só de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va a San­ta Cla­ra, es­ce­na­rio de su más fa­mo­sa ba­ta­lla, pa­ra es­ta­ble­cer aquí su cuar­tel ge­ne­ral, jun­to a lo que Fi­del lla­mó con razón, el Des­ta­ca­men­to de Re­fuer­zo.

Esa re­la­ción, y el ejem­plo que ema­na de su fi­gu­ra, es la que mo­ti­va el arri­bo a San­ta Cla­ra de mi­les de per­so­nas que cada año vie­nen has­ta el Com­ple­jo Es­cul­tó­ri­co, o a otros

de los mu­chos lu­ga­res con­sa­gra­dos aquí a per­pe­tuar su me­mo­ria, a fin de ren­dir­le el tri­bu­to que él me­re­ce.

En­tre esos si­tios fi­gu­ra uno muy es­pe­cial si­tua­do fren­te a la se­de del Co­mi­té Pro­vin­cial del Par­ti­do en Vi­lla Cla­ra. Se tra­ta de una her­mo­sa es­cul­tu­ra a ta­ma­ño na­tu­ral, do­na­da en 1998 a la ciu­dad por el es­cul­tor vas­co Cas­to So­lano Ma­rro­yo, y que es co­no­ci­da co­mo el Che de los ni­ños.

En ella el ar­tis­ta lo­gra plas­mar al­gu­nos de los ins­tan­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la vi­da del Che, co­mo aquel viaje que reali­zó en mo­to­ci­cle­ta jun­to a su ami­go Alberto Gra­na­dos, o su pa­sión por la lec­tu­ra y el im­por­tan­te va­lor que le otor­ga­ba a la for­ma­ción y edu­ca­ción del hom­bre nue­vo.

Has­ta ese lu­gar lle­gan cada jornada cien­tos de per­so­nas a de­po­si­tar flo­res, re­tra­tar­se jun­to a él, co­lo­car el ra­mo de no­via, o sen­ci­lla­men­te, ad­mi­rar los mu­chos de­ta­lles que con­for­man la es­cul­tu­ra.

Mu­chos son los lu­ga­res es­pe­cia­les de San­ta Cla­ra con­sa­gra­dos a per­pe­tuar el ejem­plo y la fi­gu­ra del Gue­rri­lle­ro He­roi­co. Pe­ro sin du­das, uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos es la Pla­za del Che, un si­tio re­pa­ra­dor de sue­ños. Cada año son mi­les las per­so­nas que vie­nen has­ta el Com­ple­jo Es­cul­tó­ri­co, con el pro­pó­si­to de ren­dir­le el tri­bu­to que él me­re­ce

Her­mo­sa es­cul­tu­ra a ta­ma­ño na­tu­ral, do­na­da en 1998 a la ciu­dad por el es­cul­tor vas­co Cas­to So­lano Ma­rro­yo, y que es co­no­ci­da co­mo el Che de los ni­ños.

Mo­nu­men­to a la Ac­ción con­tra el Tren Blin­da­do, uno de los si­tios don­de más se evo­ca la fi­gu­ra del Che.

La hue­lla in­de­le­ble de Er­nes­to Gue­va­ra es­tá en to­das par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.