Que Cu­ba en­te­ra sea un gran Me­jun­je

EL IN­SIG­NE PRO­YEC­TO CUL­TU­RAL SUR­GI­DO EN 1984 CO­MO UN MO­VI­MIEN­TO DE AR­TIS­TAS E IN­TE­LEC­TUA­LES, ES LA GRAN OBRA DE RA­MÓN SIL­VE­RIO, QUIEN DES­DE SU PO­SI­CIÓN DE MAES­TRO O AR­TIS­TA LO­GRÓ TRANS­FOR­MAR TO­DO LO QUE SE PRO­PU­SO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud -

Aun­que nun­ca se pro­pu­so ser aban­de­ra­do de cau­sa al­gu­na, lo cier­to es que Ra­món Sil­ve­rio, aquel pi­chón de gua­ji­ro na­ci­do en me­dio de los arra­ba­les cer­ca­nos a lo que es hoy la Pre­sa Mi­ner­va, ubi­ca­da en las afue­ras de San­ta Cla­ra, des­de muy tem­prano fue un lí­der na­tu­ral, que des­de su po­si­ción de maes­tro o ar­tis­ta lo­gró trans­for­mar to­do lo que se pro­pu­so.

Su úni­ca fi­lo­so­fía ha si­do siem­pre la de unir y no se­pa­rar; in­cluir y no dis­cri­mi­nar; su­mar y nun­ca res­tar, pa­ra lo cual, co­mo Don Qui­jo­te y San­cho Pan­za, ha sa­bi­do en­fren­tar mo­li­nos de vien­to y mu­chas tem­pes­ta­des, po­si­ción que le ha ga­na­do ami­gos y tam­bién al­gu­nos de­trac­to­res.

Su gran obra es El Me­jun­je, pro­yec­to sur­gi­do en 1984 co­mo un mo­vi­mien­to de ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les que se reunían, fun­da­men­tal­men­te los sá­ba­dos, pa­ra «des­car­gar». «Era un con­tex­to mar­ca­do por la in­to­le­ran­cia a to­da ma­ni­fes­ta­ción dis­tin­ta a lo es­ta­ble­ci­do», nos di­ce Sil­ve­rio, quien re­cuer­da que aque­lla idea no era del agra­do de al­gu­nos bu­ró­cra­tas que mu­chas ve­ces qui­sie­ron des­apa­re­cer­lo.

Sin em­bar­go, la idea su­po pre­va­le­cer has­ta que años más tar­de, el 26 de enero de 1991, se tras­la­da­ron has­ta la se­de ac­tual, un es­pa­cio don­de ha­bi­ta­ban las rui­nas del an­ti­guo Ho­tel Orien­te, don­de el pro­yec­to al­can­zó su má­xi­mo es­plen­dor.

Así cre­cie­ron pro­yec­tos co­mo La Tro­vun­ti­vi­tis, en la que un gru­po de jóvenes ju­gla­res de la ta­lla de Alain Ga­rri­do, Die­go Gutiérrez, Leo­nar­do Gar­cía y Roly Be­rrío, en­tre otros, co­men­za­ron a cau­ti­var a un am­plio pú­bli­co, en es­pe­cial a los más jóvenes.

Tam­bién apa­re­cie­ron es­pa­cios pa­ra ni­ños, el Fes­ti­val de Teatro de Pe­que­ño For­ma­to, de­ba­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y li­te­ra­rios, y un sin­nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y re­crea­ti­vas que, po­co a po­co, fue­ron con­quis­tan­do a los san­ta­cla­re­ños y a vi­si­tan­tes de otras la­ti­tu­des, quie­nes lle­ga­ban allí im­pre­sio­na­dos por el am­bien­te de­sen­fa­da­do y es­pi­ri­tual de ese lu­gar má­gi­co.

De igual ma­ne­ra, mu­chos ar­tis­tas de re­co­no­ci­do aval na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal re­sul­ta­ron se­du­ci­dos por la mís­ti­ca de El Me­jun­je, un cen­tro dis­pues­to a tra­ba­jar por la in­clu­sión de las per­so­nas, don­de no im­por­ta si tú eres ne­gro o blan­co, hom­bre o mu­jer, si te gus­ta el rock, el rap o la tro­va, por­que es un lu­gar en el que hay es­pa­cio pa­ra to­dos en con­di­ción de igual­dad.

«El Me­jun­je es la idea que ten­go de la Cu­ba del fu­tu­ro: Di­ver­sa, pe­ro uni­da. Sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na y don­de to­dos mues­tren sus me­jo­res va­lo­res co­mo se­res hu­ma­nos», ase­gu­ra Ra­món Sil­ve­rio, con­si­de­ra­do con jus­ti­cia por Mi­guel Bar­net, co­mo un hom­bre ade­lan­ta­do a su tiem­po.

Respecto a sus de­trac­to­res, Sil­ve­rio ase­gu­ra que mu­chas de esas per­so­nas cuan­do de­ci­die­ron vi­si­tar la ins­ti­tu­ción cam­bia­ron su per­cep­ción y com­pro­ba­ron cuán equi­vo­ca­dos es­ta­ban. «De to­dos mo­dos res­pe­to a quie­nes pien­san di­fe­ren­te; mas, el re­to se­rá con­ti­nuar tra­ba­jan­do pa­ra que Cu­ba en­te­ra sea un gran Me­jun­je».

Ra­món Sil­ve­rio.

«El Me­jun­je es la idea que ten­go de la Cu­ba del fu­tu­ro. Di­ver­sa, pe­ro uni­da», afir­ma Sil­ve­rio.

Mu­chos ar­tis­tas de re­co­no­ci­do aval na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal re­sul­ta­ron se­du­ci­dos por la mís­ti­ca del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.