ME­DIE­VAL y me­di­te­rrá­nea

CON UNA PE­CU­LIAR FI­SO­NO­MÍA UR­BA­NA, APEGADA A LA TRA­DI­CIÓN, PE­RO TAM­BIÉN SAL­PI­CA­DA POR LA MODERNIDAD, LA VI­LLA ES­PI­RI­TUA­NA CE­LE­BRÓ ES­TE 4 DE JU­NIO LOS 505 AÑOS DE SU FUN­DA­CIÓN

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud - TEX­TO: JUAN AN­TO­NIO BO­RRE­GO FOTOS: OS­CAR ALFONSO SO­SA / ARCHIVO PE­RIÓ­DI­CO ESCAMBRAY

Has­ta su pro­pia bió­gra­fa, Sor María Ro­sa Mi­ran­da, de­be ha­ber que­da­do se­du­ci­da con la ma­ne­ra tan pre­cio­sis­ta y de­ta­lla­da que usa­ra el Pa­dre Bar­to­lo­mé de las Ca­sas en su im­pres­cin­di­ble His­to­ria de In­dias, pa­ra re­la­tar aquel viaje su­yo a la co­mar­ca es­pi­ri­tua­na ha­ce pro­ba­ble­men­te 505 años.

«…y por­que Die­go Ve­láz­quez –es­cri­bi­ría el frai­le– con la gen­te es­pa­ño­la que con­si­go traía, se par­tió del puer­to de Ja­gua pa­ra ha­cer y asen­tar una vi­lla de es­pa­ño­les en la pro­vin­cia don­de se po­bló la que se lla­mó de San­cti Spí­ri­tus, y no ha­bía en to­da la is­la ni clé­ri­go ni frai­le des­pués de en el po­bla­do de Ba­ra­coa don­de te­nía uno, sino el di­cho Bar­to­lo­mé de las Ca­sas, lle­gán­do­se la Pas­cua de Pen­te­cos­tés, acor­dó de­jar su ca­sa que te­nía en el río Ari­mao, la pe­núl­ti­ma luen­ga, una le­gua de Xa­gua, don­de ha­cía sus ha­cien­das, e ir a de­cir­les mi­sa y pre­di­car­les aque­lla Pas­cua».

Mien­tras Sor María Ro­sa ase­gu­ra que en pre­dios es­pi­ri­tua­nos el do­mi­ni­co fue re­ci­bi­do con ca­lu­ro­sas fra­ses de bien­ve­ni­da, el his­to­ria­dor tri­ni­ta­rio Carlos Joa­quín Zer­que­ra y Fer­nán­dez de La­ra, des­pués de ha­ber bu­cea­do más de una vez en el Archivo Ge­ne­ral de In­dias, en Sevilla, nie­ga ca­te­gó­ri­ca­men­te que De las Ca­sas ha­ya asis­ti­do al ac­to fun­da­cio­nal de la vi­lla.

«Si no lo tra­je­ron en un he­li­cóp­te­ro, no po­día es­tar en San­cti Spí­ri­tus», res­pon­dió Carlos Joa­quín an­tes de morir, ale­gan­do que pa­ra en­ton­ces –en­tre abril y ju­nio de 1514– y a so­li­ci­tud del mis­mo Ve­láz­quez, el frai­le cum­plía el di­fí­cil en­car­go de apa­ci­guar a Pán­fi­lo de Nar­váez en el oc­ci­den­te del país, una hi­pó­te­sis que, si bien no ha si­do se­cun­da­da por otros es­tu­dio­sos, has­ta don­de se sa­be tam­po­co ha si­do des­men­ti­da.

Más allá de la po­lé­mi­ca en torno a la vi­si­ta del ilus­tre Bar­to­lo­mé de las Ca­sas, se ha po­di­do pre­ci­sar que el vi­llo­rrio na­ci­do a ori­llas del río Tui­nu­cú, en­tre dos arro­yos que lue­go ten­drían por nom­bre El Frai­le y Pue­blo Vie­jo, no tar­dó más que unos po­cos años en ini­ciar su re­plie­gue ha­cia las már­ge­nes del Ya­ya­bo.

Ver­sio­nes fol­cló­ri­cas y apo­ca­líp­ti­cas sos­tie­nen que la mi­gra­ción se de­bió a una in­va­sión de hormigas gi­gan­tes que ho­ra­da­ban el om­bli­go de los re­cién na­ci­dos, pe­ro cri­te­rios

bien fun­da­men­ta­dos ha­blan de cau­sas tan di­ver­sas co­mo con­flic­tos en­tre las au­to­ri­da­des, bús­que­da de una me­jor ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y ca­ren­cia de mano de obra pa­ra las en­co­mien­das.

Men­gua­da pri­me­ro por las ex­pe­di­cio­nes de Fer­nán­dez de Cór­do­ba a Yu­ca­tán, en 1517, y de Her­nán Cor­tés con­tra el im­pe­rio de los az­te­cas, en 1518, y asal­ta­da y sa­quea­da por pi­ra­tas si­glo y me­dio des­pués, la vi­lla del Ya­ya­bo, no obs­tan­te, fue mul­ti­pli­can­do su gen­te y su in­fra­es­truc­tu­ra.

En 1680 que­dó con­clui­da la Igle­sia Pa­rro­quial Ma­yor, sím­bo­lo ar­qui­tec­tó­ni­co que per­du­ra has­ta nues­tros días, y en 1690 la Er­mi­ta de la Ve­ra Cruz, tam­bién monumental pa­ra su épo­ca, ya des­apa­re­ci­da; ha­cia 1760 se creó la pri­me­ra es­cue­la de la vi­lla; en 1831 se con­clu­yó el puen­te so­bre el río Ya­ya­bo; en 1839, el Teatro Prin­ci­pal; en 1864, el ra­mal fe­rro­via­rio has­ta Tunas de Za­za; y en 1867, des­pués de una lar­ga es­pe­ra, por Real Or­den, se le con­ce­dió a San­cti Spí­ri­tus el tí­tu­lo de ciu­dad.

«En es­ta vi­lla fue ha­bi­tual cons­truir lo nue­vo so­bre lo vie­jo, lo que dio por re­sul­ta­do un ri­co perfil de eda­des su­per­pues­tas que la con­vier­te en la más «me­die­val» de nues­tras po­bla­cio­nes pri­mi­ti­vas», es­cri­bió la doc­to­ra Ali­cia Gar­cía San­ta­na, ex­per­ta en te­mas de pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, quien con­si­de­ra que San­cti Spí­ri­tus man­tu­vo, sin que ape­nas se mo­di­fi­ca­ra, la es­truc­tu­ra de fun­da­ción, de­ri­va­da del ur­ba­nis­mo regular ba­jo­me­die­val es­pa­ñol.

«Tiene ade­más, di­ce Gar­cía San­ta­na, las hue­llas del com­ple­jo pro­ce­so de in­te­gra­ción por me­dio del cual que­da­ron en­la­za­dos dos ti­pos de tra­za­dos ur­ba­nos: el de la vi­lla de los es­pa­ño­les, in­te­gra­do por ca­lles ca­si pa­ra­le­las y ex­ten­di­das en­tre la Igle­sia Pa­rro­quial y la de la Ca­ri­dad; y el que pu­do ser el asen­ta­mien­to pri­ma­rio de los abo­rí­ge­nes, el pue­blo de in­dios, ca­rac­te­ri­za­do por la irre­gu­la­ri­dad de las ca­lles, re­pre­sen­ta­do por el ba­rrio ale­da­ño a la igle­sia de Je­sús de Na­za­reno».

Según las ca­las es­tra­ti­grá­fi­cas prac­ti­ca­das pa­ra de­ter­mi­nar los co­lo­res pri­mi­ge­nios de las ins­ta­la­cio­nes, el 80% de los edi­fi­cios de épo­ca del si­glo XIX y los del XVIII re­cons­trui­dos, tu­vo puer­tas y pa­re­des pin­ta­das de azul, al­go que los es­tu­dio­sos atri­bu­yen a una cues­tión me­ra­men­te eco­nó­mi­ca: la pro­duc­ción lo­cal de añil tan­to pa­ra el con­su­mo, co­mo pa­ra el co­mer­cio.

Re­pre­sen­ta­ti­vo, pe­ro cam­bian­te; me­die­val y me­di­te­rrá­neo; con­ser­va­dor, pe­ro inexo­ra­ble­men­te en­la­za­do con la modernidad, el Cen­tro His­tó­ri­co que lle­ga has­ta nues­tros días, una suer­te de pos­tal a cie­lo abier­to, re­sul­ta cada vez más admirado por na­ti­vos y fo­ras­te­ros, aun­que a es­tas al­tu­ras ten­ga muy po­co o na­da que ver con aque­lla al­dea de ha­ce 505 años, cons­trui­da con guano y ya­gua.

El Cen­tro His­tó­ri­co es­pi­ri­tuano so­bre­sa­le por su pe­cu­liar fi­so­no­mía ur­ba­na.

Según la doc­to­ra Ali­cia Gar­cía San­ta­na, San­cti Spí­ri­tus man­tu­vo, sin ape­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, la es­truc­tu­ra de fun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.