Don­de los pre­go­nes son co­mo flo­res

CON UNA EN­TO­NA­CIÓN CA­RAC­TE­RÍS­TI­CA, LOS VEN­DE­DO­RES AM­BU­LAN­TES HAN LLE­NA­DO DE VI­DA, MÚ­SI­CA Y CO­LOR LAS CA­LLES SAN­TIA­GUE­RAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Tradicione­s - TEX­TO: ENRIQUE BONNE CAS­TI­LLO Mú­si­co y com­po­si­tor FOTOS: RU­BÉN AJA

¡Fru­tas!, quién quie­re com­prar­me fru­tas,/ man­go, de ma­mey y biz­co­chue­lo,/ piña, piña dul­ce co­mo azú­car,/ co­se­cha­das en las

lo­mas del Ca­ney... In­ter­pre­ta­da por mu­chos en el mun­do, la po­pu­lar Fru­tas del Ca­ney, del ilus­tre san­tia­gue­ro Félix B. Caig­net, cons­ti­tu­ye un pre­gón fa­bu­lo­so, uno de esos gé­ne­ros que siem­pre han dis­tin­gui­do a es­ta geo­gra­fía que es to­da mú­si­ca.

Sur­gi­do a par­tir de una en­to­na­ción ca­rac­te­rís­ti­ca de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, con la cual mo­ti­van a sus clien­tes pa­ra que les com­pren lo que lle­van en sus ca­nas­tas o ca­rros, en el pre­gón se van can­tan­do, en al­ta voz, fra­ses mu­si­ca­les que re­sul­tan ver­da­de­ras can­cio­nes po­pu­la­res.

Por­que tie­nen el don de enamo­rar los oí­dos de la gen­te, es­ta for­ma mu­si­cal ha ins­pi­ra­do a no po­cos com­po­si­to­res cu­ba­nos, quie­nes la han trans­for­ma­do en con­ta­gio­sos dan­zo­nes, mam­bos, so­nes, cha­cha­chás... Te­mas que han so­por­ta­do la prue­ba de los

años y to­da­vía se es­cu­chan por do­quier; clá­si­cos al es­ti­lo de El ma­ni­se­ro, de Moi­sés Sim­mons; El fru­te­ro, de Er­nes­to Le­cuo­na; y

Se va el dul­ce­ri­to, de Ro­sen­do Ruiz, por so­lo men­cio­nar al­gu­nos.

To­dos es­tos au­to­res, sin ex­cep­ción, crea­ron sus obras atraí­dos por el gra­cio­so de­cir de los pre­go­ne­ros: des­de los que se anun­cian co­mo re­pa­ra­do­res de co­ci­nas, má­qui­nas de co­ser, bas­ti­do­res..., has­ta quie­nes amo­lan ti­je­ras o ven­den fru­tas, dul­ces..., co­mo en su tiem­po lo hi­cie­ron per­so­na­jes co­mo Ra­fe­li­to, aquel que po­nía a nues­tro al­can­ce «tres ca­jas de fós­fo­ros por un me­dio, en la ca­sa nun­ca es­tán de más»; o co­mo la aya­que­ra de San Luis, que nos em­bu­lla­ba ase­gu­rán­do­nos que era «de la bue­na bue­na». Así, los pre­go­ne­ros de ayer y los de hoy han sa­bi­do lle­nar de vi­da, mú­si­ca y co­lor las her­mo­sas ca­lles san­tia­gue­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.