El Car­na­val, ex­pre­sión de cu­ba­nía

CO­MO UNA SO­LA FIES­TA SE PUE­DE SE­GUIR EL DESA­RRO­LLO DEL CAR­NA­VAL EN CU­BA A LO LAR­GO DE TO­DO EL AÑO: DE SANTIAGO A LA HA­BA­NA, PA­SAN­DO POR LAS PA­TRI­MO­NIA­LES PA­RRAN­DAS DEL CEN­TRO DE LA IS­LA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Camino De Santiago -

Pue­de que no exis­ta en el mun­do un lu­gar con tan­tas y tan di­ver­sas ce­le­bra­cio­nes po­pu­la­res co­mo es Cu­ba. Se cal­cu­la que du­ran­te to­do el año se ofi­cian más de 370 fies­tas tra­di­cio­na­les, cada una con su pe­cu­lia­ri­dad, de­pen­de de la re­gión don­de ten­ga lu­gar y las mo­ti­va­cio­nes que las con­vo­can. De ahí que de orien­te a oc­ci­den­te pue­da re­co­rrer­se el país de fes­ti­vi­dad en fes­ti­vi­dad.

Es­tos su­ce­sos fes­ti­vos se arrai­ga­ron y ofi­cia­li­za­ron en Cu­ba des­de la lle­ga­da mis­ma de los es­pa­ño­les, quie­nes tra­je­ron con­si­go no so­lo sus cos­tum­bres y re­li­gión, sino tam­bién sus fies­tas pa­tro­na­les, las cua­les se sin­cre­ti­za­ron pri­me­ro con las de los po­bla­do­res de la Is­la y pos­te­rior­men­te con las de los ne­gros afri­ca­nos y chi­nos cu­líes, sin ol­vi­dar las apor­ta­cio­nes de los in­mi­gran­tes fran­ce­ses, hai­tia­nos y ja­mai­qui­nos.

Du­ran­te la co­lo­nia, so­lía iden­ti­fi­cár­se­les co­mo pro­ce­sio­nes, ver­be­nas, gua­te­ques o fe­rias, y coin­ci­dían con fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas co­mo la Pas­cua; el Día de Reyes, el de la Can­de­la­ria… y, con pos­te­rio­ri­dad y con ca­rác­ter na­cio­nal, el Día de la Vir­gen del Co­bre. Tam­bién se aso­cia­ban a las fies­tas de­di­ca­das a los san­tos pa­tro­nos de cada re­gión.

Con el pa­so de los años, y con el inevi­ta­ble tra­sie­go de fe­rian­tes y tra­di­cio­nes, al­gu­nas de es­tas fes­ti­vi­da­des se tras­la­da­ron de un lu­gar a otro ocu­rrien­do una es­pe­cie de con­ta­mi­na­ción cul­tu­ral que ha per­mi­ti­do el en­ri­que­ci­mien­to de unas y otras.

En la actualidad pue­den con­si­de­rar­se en­tre las más des­ta­ca­das fes­ti­vi­da­des de la Is­la, el Car­na­val San­tia­gue­ro que coin­ci­den­te­men­te tiene qui­zás el me­jor de los preám­bu­los pa­ra «ca­len­tar la es­ce­na», la Fies­ta del Fue­go o Fes­ti­val del Ca­ri­be, que al lle­gar el 25 de ju­lio, Día de Santiago Após­tol, ya ha de­ja­do los áni­mos pres­tos pa­ra arro­llar por la Tro­cha has­ta el Pa­seo Ma­rí­ti­mo con la Con­ga de los Ho­yos.

De Santiago es fá­cil con­ti­nuar el hi­lo con­duc­tor de las fes­ti­vi­da­des por el cen­tro

de la Is­la con las ar­chi­co­no­ci­das pa­rran­das de Ca­ma­güey, es­ta his­tó­ri­ca y tra­di­cio­nal ciu­dad se con­vier­te en un co­lo­ri­do car­na­val que se or­ga­ni­za des­de 1725; pa­ra se­guir por las pa­rran­das de Re­me­dios, Cham­bas y Za­za, re­cien­te­men­te de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, a las que se aña­den las Cha­ran­gas de Be­ju­cal, even­tos que in­vo­lu­cran a la to­ta­li­dad de la po­bla­ción re­si­den­te en las men­cio­na­das lo­ca­li­da­des.

De Santiago a La Ha­ba­na, cam­bian des­de los ins­tru­men­tos, los pa­sa­ca­lles y ves­tua­rios, has­ta la ma­ne­ra de «arro­llar» en la con­ga o comparsa, co­mo co­mún­men­te se le lla­ma a bai­lar de­trás de una ban­da con tam­bo­res, cen­ce­rros, cam­pa­nas; a ve­ces cor­ne­ta chi­na o trom­bo­nes y trom­pe­tas, que re­co­rre las ca­lles con una es­te­la de danzantes si­guién­do­la. Lo cier­to es que no exis­te cu­bano que se re­sis­ta cuan­do co­mien­za a es­cu­char­se el con­ta­gio­so rit­mo.

En La Ha­ba­na du­ran­te dé­ca­das se han he­cho le­gen­da­rias com­par­sas co­mo los Com­po­ne­do­res de Ba­tea, La Jar­di­ne­ra, los Mar­que­ses de Ata­rés, Las Bo­lle­ras, El Ala­crán y la Sul­ta­na, ade­más de las ar­chi­co­no­ci­das com­par­sas de la FEU y los Gua­ra­che­ros de Re­gla con su se­cue­la infantil.

Se co­no­ce que la pri­me­ra men­ción a un des­fi­le car­na­va­les­co en La Ha­ba­na per­te­ne­ce al ita­liano Ga­me­li Ca­re­ri, quien en 1697 es­cri­bió: «…el do­min­go 9 de fe­bre­ro los ne­gros y mu­la­tos, con pin­to­res­cos atuen­dos, for­ma­ron una con­gre­ga­ción pa­ra divertirse en el car­na­val».

Es qui­zás el car­na­val una ma­ne­ra de ex­pre­sión del bre­gar de nues­tra cul­tu­ra que con rit­mos va­ria­bles y acom­pa­sa­dos pa­sos, sin­te­ti­za la esen­cia del cu­bano que, co­mo de­cía Guillén, per­so­ni­fi­can­do el tam­bor, «… que aquí el que más fino sea, res­pon­de si lla­mo yo».

Fies­tas po­pu­la­res

To­das las ciu­da­des y po­bla­dos tie­nen sus pro­pios car­na­va­les… Son fies­tas po­pu­la­res que en di­ver­sas épo­cas del año y en dis­tin­tos es­ce­na­rios cam­bian la de­no­mi­na­ción, y aun­que no se les lla­me car­na­va­les, y sean pa­rran­das, cha­ran­gas, Ro­me­rías y otros, al fi­nal to­dos se mez­clan en ese ajia­co de fol­clor e iden­ti­dad mo­ti­va­do­ra de la alegría ca­lle­je­ra.

Pa­rran­das de Re­me­dios

Es­tas fies­tas son muy fa­mo­sas, res­pe­ta­das y re­co­no­ci­das de Cu­ba, a tal pun­to de que se con­vier­ten en el sen­ti­do de la vi­da de mu­chos po­bla­do­res y pun­to de en­cuen­tro pa­ra cien­tos de tu­ris­tas cada año en su Pla­za Cen­tral. Des­de el 8 has­ta el 24 de di­ciem­bre, la ciu­dad se di­vi­de en dos gran­des ban­dos: El Car­men (Car­me­li­tas) y San Sal­va­dor (San­sa­ríes), que se en­fren­tan sim­bó­li­ca­men­te co­mo El Ga­vi­lán y El Gallo en una du­ra por­fía por de­mos­trar quién bai­la más y me­jor, quién es más di­ná­mi­co, ale­gre y me­jor ves­ti­do, quién cons­tru­yó la me­jor ca­rro­za y la más vis­to­sa, mien­tras los fue­gos ar­ti­fi­cia­les ilu­mi­nan la no­che y la gen­te no pa­ra de celebrar. Así ha si­do por ca­si 200 años y en re­co­no­ci­mien­to a la tra­di­ción, es­tán con­si­de­ra­das co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ción.

Pa­rran­das de Cham­bas

En la pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la, es­tas fies­tas re­ci­bie­ron el pre­mio Me­mo­ria Vi­va en el año 2001 por ser una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y fes­ti­vas más no­to­rias de Cu­ba y ex­cel­so ejem­plo de tra­di­cio­nes. Cer­ca del 24 de fe­bre­ro, la ba­rria­da de La Nor­te se vis­te de ro­jo y per­so­ni­fi­ca El Gallo, mien­tras Nar­ci­sa ha­ce de Ga­vi­lán y enar­bo­la el co­lor azul en sa­na com­pe­ten­cia de ca­rro­zas, com­par­sas y con­gas. Vue­lan los glo­bos, car­gan a sus mas­co­tas vi­vas, de­co­ran sus ca­sas en ac­to de com­pro­mi­so y sa­len a las ca­lles en me­dio del jú­bi­lo co­lec­ti­vo.

Cha­ran­gas de Be­ju­cal

Las Cha­ran­gas de Be­ju­cal, re­co­no­ci­das en 2015 co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ción, son fies­tas po­pu­la­res na­vi­de­ñas don­de se mez­clan lu­ga­re­ños y fo­ras­te­ros al­re­de­dor del 24 de di­ciem­bre y adon­de hay que ir con áni­mo de bai­lar. La con­ga del ban­do azul, La Cei­ba de Pla­ta (Ala­crán) reta y en­fren­ta al ban­do ro­jo, La Es­pi­na de Oro (Gallo) con rit­mo en­de­mo­nia­do de tam­bo­res y evo­lu­cio­nes co­reo­grá­fi­cas in­ce­san­tes, con una pa­sión trans­mi­ti­da por ge­ne­ra­cio­nes.

En­tre los es­pec­ta­do­res se mue­ven la Ma­co­ri­na y la Bo­ye­ra, dos per­so­na­jes im­pres­cin­di­bles en la fes­ti­vi­dad. Por su par­te, las ca­rro­zas com­pa­ra­das con «ca­te­dra­les de luz» por su al­tu­ra que so­bre­pa­sa los 20 m y su di­se­ño de lám­pa­ras, man­tie­nen su apariencia y pro­pues­ta dan­za­ria en se­cre­to has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Se bai­la has­ta el ama­ne­cer.

Ro­me­rías de Ma­yo

Des­pués de la pe­re­gri­na­ción ini­cial has­ta la mí­ti­ca Lo­ma de la Cruz, el ar­te inun­da Hol­guín du­ran­te las Ro­me­rías de Ma­yo, la que se con­si­de­ra la ma­yor fies­ta regional de Cu­ba. Se com­bi­nan con­cier­tos de rock, sal­sa, tecno o mú­si­ca tra­di­cio­nal, teatro ca­lle­je­ro, dan­za y ex­po­si­cio­nes de ar­tes plás­ti­cas, en una ciu­dad que no duer­me du­ran­te sie­te días.

Sa­nJuan Ca­ma­güe­yano

Ca­rro­zas, com­par­sas y mú­si­ca en vi­vo pa­ra to­dos los gus­tos se dis­fru­ta en el San Juan Ca­ma­güe­yano. Des­de las 12:01 de la no­che del 24 de ju­nio, y mu­chas ve­ces ba­jo las co­pio­sas llu­vias de la pri­ma­ve­ra cu­ba­na que no de­tie­nen la ce­le­bra­ción, arran­can las fies­tas po­pu­la­res en la ciu­dad de Ca­ma­güey. Se or­ga­ni­zan ade­más ex­hi­bi­cio­nes de ro­deo y mon­ta de to­ros bra­vos. Se eli­gen la Es­tre­lla del Car­na­val, sus Lu­ce­ros y se de­gus­ta en las ca­lles el sa­bro­so ajia­co crio­llo, has­ta que el 29 cul­mi­na to­do con el en­tie­rro sim­bó­li­co de San Pedro.

Pa­rran­das de Ca­ma­jua­ní

Du­ran­te el mes de agos­to, las ca­rro­zas de los Chi­vos y los Sa­pos se cru­zan en la ca­lle prin­ci­pal pa­ra ob­te­ner el fa­vor del pú­bli­co y so­bre­pa­sar el re­to del ri­val. Allí se unen la mú­si­ca, la dan­za, las ar­tes plás­ti­cas y los atro­na­do­res fue­gos ar­ti­fi­cia­les, en uno de los es­pec­tácu­los po­pu­la­res más be­llos de la Is­la, con el apo­yo de Vuel­tas, otro po­bla­do cer­cano. Los es­pec­ta­do­res se su­man has­ta el ama­ne­cer sin di­fe­ren­cias de ra­zas, cre­dos, gé­ne­ro o es­tra­to so­cial.

Otras fies­tas po­pu­la­res son re­co­no­ci­das en al­gu­nas ciu­da­des co­mo los car­na­va­les acuá­ti­cos de los pue­blos cos­te­ros (Cai­ba­rién, por ejem­plo), las Pa­rran­das de Zu­lue­ta, en Vi­lla Cla­ra, de Gua­yos, en San­cti Spí­ri­tus, el Car­na­val de Man­za­ni­llo, y otros más exó­ti­cos, co­mo El En­tie­rro de Pa­chen­cho en Santiago de las Ve­gas, la Fies­ta del Tam­bor Yuka, en la lo­ca­li­dad de El Gua­ya­bo, Pi­nar del Río; el to­que de Tam­bor Kin­fui­ti, en Quie­bra Ha­cha, pro­vin­cia de Ar­te­mi­sa, la Fies­ta Ja­mai­ca­na del 1ro. de agos­to en Ba­ra­guá, Cie­go de Ávi­la, y la Fies­ta Hai­tia­na Ban­dé-Ra­rá en el ex­tre­mo orien­tal de Cu­ba.

Rea­li­za­do con el apo­yo de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad de La Ha­ba­na y con ma­te­ria­les pu­bli­ca­dos en el si­tio web www.eu­se­bio­leal.cu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.