Ban­de­ras y gen­tes abra­zán­do­se

LAS SI­MI­LI­TU­DES ET­NO­CUL­TU­RA­LES EN­TRE CU­BA Y PUER­TO RI­CO SON VI­SI­BLES EN LA MÚ­SI­CA, LA GAS­TRO­NO­MÍA, LA HIS­TO­RIA, LA DAN­ZA, EL CI­NE, Y SO­BRE TO­DO, EN LA HOS­PI­TA­LI­DAD Y EL CA­RIS­MA DE SUS GEN­TES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Pues las co­sas vie­nen de bien atrás. Her­ma­na­dos des­de el taíno abo­ri­gen, que por acá la his­to­ria dio en lla­mar­les in­do­cu­ba­nos y por allá per­sis­te el fiel ape­la­ti­vo de bo­rin­que­ños.

Com­par­ti­mos a la par el yu­go his­pá­ni­co, aco­gi­mos al su­fri­do afri­cano quien no tar­dó en con­ju­gar­se con la ne­ce­sa­ria re­bel­día que en un buen 1898 nos ocu­rrie­ra, qui­zá al uní­sono, li­brar­nos de los pe­nin­su­la­res y re­sul­tar con­tra­ria­dos por la Unión de los Es­ta­dos. Gua­ji­ro y jí­ba­ro –y véa­se lo bien que ri­man–co­rrie­ron muy si­mi­la­res suer­tes en eso de ha­bi­tar cam­pi­ñas y ori­gi­nar lo ge­nuino de res­pec­ti­vas na­cio­na­li­da­des.

La in­de­le­ble le­tra con que la his­to­ria se ins­cri­be, nos re­cuer­da la so­li­da­ria pre­sen­cia de mam­bi­ses puer­to­rri­que­ños en las ges­tas in­de­pen­den­tis­tas cu­ba­nas. Y de igual mo­do, mu­chos nom­bres alu­di­dos con res­pe­tuo­sa fa­mi­lia­ri­dad, co­mo Ra­món Eme­te­rio Be­tan­ces (Puer­to Ri­co,1827 - Fran­cia, 1898), uno de los

pro­ta­go­nis­tas de la ac­ción ar­ma­da co­no­ci­da co­mo el Gri­to de La­res (1868), se le iden­ti­fi­ca co­mo Mé­di­co de los Po­bres y Pa­dre de la Pa­tria, de Puer­to Ri­co, y que re­fi­rién­do­se a su cu­na y a Cu­ba, ma­ni­fes­ta­ra: «tra­ba­jar por una es tra­ba­jar por la otra».

Pedro Al­bi­zu Cam­pos, (Puer­to Ri­co,18911965) po­lí­ti­co y lí­der in­de­pen­den­tis­ta puer­to­rri­que­ño, fue la fi­gu­ra más re­le­van­te en la lucha por la in­de­pen­den­cia de la na­ción bo­ri­cua du­ran­te el si­glo XX; mien­tras que Do­lo­res Le­brón So­to­ma­yor (Puer­to Ri­co, 1920-2010), más co­no­ci­da co­mo Lo­li­ta Le­brón, de­di­có su vi­da a la lucha por la in­de­pen­den­cia y la so­be­ra­nía de su país y fue con­si­de­ra­da por mu­chos co­mo la Ma­dre de la Pa­tria.

La mu­si­ca­li­dad, en su con­di­ción de em­ba­ja­do­ra uni­ver­sal de la con­di­ción hu­ma­na, nos hil­va­na fuer­te­men­te. Va­le re­cor­dar a «Tony» Martínez ( Puer­to Ri­co, 1920-Las Ve­gas, Ne­va­da, 2002) ac­tor, can­tan­te y di­rec­tor de or­ques­ta, al que pue­de ad­ju­di­cár­se­le cier­ta pri­ma­cía en­tre los ex­tran­je­ros por­ta­do­res de la mú­si­ca cu­ba­na. For­mó su agru­pa­ción lla­ma­da Tony Martínez and His Mam­bo, que en el an­to­ló­gi­co fil­me nor­te­ame­ri­cano Rock around the

Clock, al­ter­na el mam­bo y el cha­cha­chá con el na­cien­te rock and roll, in­ter­pre­ta­do por Bill Ha­lley and His Co­mets. Al­go di­fí­cil de des­lin­dar es la pa­ter­ni­dad de me­mo­ra­bles pie­zas mu­si­ca­les, da­da su po­pu­la­ri­dad en la can­cio­nís­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Ocu­rre con las an­to­ló­gi­cas En mi vie­jo San

Juan y La­men­to Bo­rin­cano, in­ser­ta­das en el oí­do de los cu­ba­nos des­de sus pri­me­ras in­ter­pre­ta­cio­nes por Ja­vier Solís y Daniel San­tos, res­pec­ti­va­men­te. Y qué de­cir de la fra­ter­nal me­lo­ma­nía –en tan­to que bien aco­gi­da es­pi­ri­tua­li­dad rít­mi­ca– que han pro­di­ga­do con sus pe­cu­lia­res acor­des y su fer­vor por la Is­la Gran­de, vo­ces y ac­tos de ele­va­da sim­pa­tía co­mo Danny Ri­ve­ra, quien vis­tió de lar­go la ple­na puer­to­rri­que­ña en re­fi­na­dos sa­lo­nes de bai­le; Luz Est­her «Lu­ce­ci­ta» Benítez, que co­men­za­ra su triun­fal ca­rre­ra ar­tís­ti­ca en la dé­ca­da del 60 del si­glo XX, una de las fi­gu­ras ci­me­ras del mo­vi­mien­to de la nue­va ola puer­to­rri­que­ña, cu­ya apa­ri­ción en los Bill­boards de la épo­ca su­peró al in­te­rés por Los Beatles en la Is­la y que en 1989 pro­ta­go­ni­za­rá, jun­to con la do­mi­ni­ca­na So­nia Sil­ves­tre y la cu­ba­na Sa­ra González, acom­pa­ña­das por el gru­po Ara­rá, la gi­ra in­ter­na­cio­nal Tres mu­je­res del Ca­ri­be, así co­mo tam­bién, en mar­zo de 2014, in­ter­pre­ta­ra más de 40 can­cio­nes en dos funciones,

jun­to a Pa­blo Mi­la­nés, en el Cen­tro de Be­llas Ar­tes de San Juan; no ol­vi­dar, eso sí, a José Fe­li­ciano, quien des­de co­mien­zos de los 70, sin du­das des­per­tó en mu­chos el in­te­rés y sa­tis­fac­ción por los bo­le­ros.

El más re­cien­te acon­te­ci­mien­to vin­cu­la­do al cul­to por la mú­si­ca an­ti­lla­na lo cons­ti­tu­yó la pre­sen­cia en Cu­ba de Gil­ber­to San­ta Ro­sa. «Pa­ra no­so­tros los sal­se­ros, la mú­si­ca cu­ba­na ha si­do ma­te­ria prima», afir­mó el Ca­ba­lle­ro de la Sal­sa. Co­mo per­du­ra­ble fu­sión de rit­mos y va­lo­ri­za­da des­de tan di­ver­sos pun­tos de vis­ta, lo cier­to es que con­ju­ga in­con­fun­di­bles acor­des que re­pre­sen­tan las mar­ca­das in­fluen­cias de los plan­tea­mien­tos so­no­ros afri­ca­nos y eu­ro­peos de am­bas ín­su­las; e in­clu­si­ve, la ple­na –uno de los rit­mos más re­pre­sen­ta­ti­vos del pa­tri­mo­nio mu­si­cal de la na­ción bo­rin­que­ña– acu­sa ele­men­tos del uni­ver­so so­no­ro cu­bano.

En el ha­bla po­pu­lar, tam­bién cho­can sus ma­nos cu­ba­nos y puer­to­rri­que­ños. Re­sul­tan co­mu­nes mu­chas pa­la­bras y ex­pre­sio­nes de am­bas par­tes: aci­ca­la’o (bien arre­gla­do, de buen as­pec­to), aju­ma’o (bo­rra­cho), bre­gar (tra­ba­jar, la­bor), cho­la (ca­be­za), cho­ta (de­la­tor), fa­ño­so (ha­blar con pro­nun­cia­ción na­sal), fli (in­sec­ti­ci­da do­més­ti­co), ga­go (tar­ta­mu­do), gua­gua (au­to­bús), je­va (no­via), jo­ro­bar (mo­les­tar), ma­mao, ma­ma­lón (ton­to, es­tú­pi­do), ho­ri­ta (lue­go o más tar­de), pe­la’o (sin di­ne­ro), sa­to/sa­ta (pe­rro o ga­to que no es de ra­za pu­ra; o per­so­na muy co­que­ta), tos­tón (plá­tano ve­de fri­to), tos­ta’o (lo­co), trancazo (tra­go de be­bi­da aguar­den­to­sa), te lla­mo pa’tras (de­vol­ver lla­ma­da te­le­fó­ni­ca), va­ci­lón (re­la­jo), um­jú (for­ma de de­cir que sí con la bo­ca lle­na o ex­pre­sión de des­con­fian­za) y vian­da (raíz tu­be­ro­sa ali­men­ti­cia).

La gas­tro­no­mía igual­men­te cons­ti­tu­ye fac­tor re­pre­sen­ta­ti­vo de sim­bio­sis cul­tu­ral. Des­ta­can dos he­chos en las na­cio­nes aquí re­fe­ri­das que evi­den­cian la im­por­tan­cia de con­si­de­rar los li­bros de cocina pa­ra es­tu­diar los pro­ce­sos de for­ma­ción de na­cio­na­li­dad. Son con­tem­po­rá­neas las pri­me­ras obras so­bre es­ta te­má­ti­ca en am­bos paí­ses: el Ma­nual

del Co­ci­ne­ro Cu­bano, del es­pa­ñol Eu­ge­nio Co­lo­ma Gar­cés, pu­bli­ca­do en La Ha­ba­na en 1857; y El Co­ci­ne­ro Puer­to-ri­que­ño o For­mu­la­rio pa­ra con­fec­cio­nar to­da cla­se de ali­men­tos, dul­ces y pas­te­les, con­for­me a los pre­cep­tos de la Quí­mi­ca y la Hi­gie­ne y a las cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les del cli­ma y de las cos­tum­bres puer­to­ri­que­ñas.

Se su­ma al con­sa­bi­do sub­tí­tu­lo o ba­jan­te de la por­ta­da, co­mo el de su más cer­cano an­te­ce­den­te, una no­ta, igual de ex­ten­sa, que re­za: «Es­ta obra, que con­tie­ne cuan­to de se­lec­to se en­cuen­tra en los tra­ta­dos que co­rren con más acep­ta­ción so­bre el ar­te en la cocina. Es la pri­me­ra en su cla­se que se pu­bli­ca en es­te país, y de la ma­yor uti­li­dad pa­ra las amas de ca­sa y pa­ra to­do el que ten­ga in­te­rés en con­ser­var la sa­lud». No es­pe­ci­fi­ca au­tor. So­lo apa­re­ce: Puer­to Ri­co, Im­pren­ta de Acos­ta, 1859. Cu­rio­sa­men­te, in­clu­ye en­tre sus cer­ca de 800 re­ce­tas la del pos­tre Pen­sa­mien­to ha­ba­ne­ro, no con­te­ni­da en el ma­nual cu­bano.

Muy pa­re­ci­das, tan­to en ti­po­lo­gía de pro­duc­tos co­mo formas de ela­bo­ra­ción, las pre­fe­ren­cias gus­ta­ti­vas de cu­ba­nos y puer­to­rri­que­ños, des­de tiem­pos an­ces­tra­les: la ob­ten­ción y con­su­mo d en sus­ti­tu­ción del pan; la car­ne de cer­do asa­da, in­dis­pen­sa­ble man­jar de ce­le­bra­ción; los arro­ces com­pues­tos, em­pa­ren­tan­do clá­si­cos de las me­sas en am­bas po­bla­cio­nes an­ti­lla­nas co­mo los Mo­ros y Cris­tia­nos y el Con­grí Orien­tal con el arroz con gan­du­les; los ta­ma­les de maíz, con car­ne de cer­do y es­pe­cia­dos, en­vuel­tos en ho­jas de la pro­pia ma­zor­ca, al igual que el ba­cán ba­ra­coen­se (de plá­tano fru­ta o gui­neo ra­lla­do, mez­cla a la que se aña­de le­che de co­co y car­ne de cer­do, en­vuel­to en la ho­ja del ba­nano) ho­mo­lo­gan en gus­to, so­bre to­do en Na­vi­dad, con los pas­te­les de Puer­to Ri­co, ela­bo­ra­dos tam­bién a ba­se de plá­ta­nos, es­pe­cias y car­nes, mol­dea­dos den­tro de ho­jas del mis­mo fru­to. Y has­ta en la mú­si­ca es­tán re­fe­ri­das ana­lo­gías gas­tro­nó­mi­cas. Bas­ta es­cu­char al­gu­nos frag­men­tos de la can­ción El

me­nú, he­cha ce­le­bri­dad por el Gran Com­bo de Puer­to Ri­co, pa­ra sen­tir alu­di­dos los mo­dos de co­mer cu­ba­nos: A mí me gus­ta el chi­vo con vino / Y el pes­ca’o con ju­go de li­món / Con pi­mien­ta y oré­gano el le­chón / Y el arroz con ja­món y to­cino / Pa­ra po­ner­le sa­bor a un buen fies­tón. (…) Y des­pués que le pon­gan sal­sa / Le

A pe­sar de las va­rias ver­sio­nes his­tó­ri­cas so­bre la crea­ción del cóc­tel Piña co­la­da, es de re­co­no­ci­da pa­ter­ni­dad puer­to­ri­que­ña des­de me­dia­dos del si­glo XX y de­cla­ra­do en 1978 co­mo be­bi­da na­cio­nal. Sin em­bar­go, en Cu­ba emu­la por su de­man­da con los crio­llí­si­mos Dai­qui­rí y Mo­ji­to

Los arro­ces com­pues­tos, el ca­sa­be y otras re­ce­tas cu­li­na­rias son muy pa­re­ci­das, tan­to en ti­po­lo­gía de pro­duc­tos co­mo formas de ela­bo­ra­ción

pon­gan sal­sa / Le pon­gan sal­sa, pa’mo­já, pa’ mo­já.

Por su par­te, a pe­sar de las va­rias ver­sio­nes his­tó­ri­cas so­bre la crea­ción del cóc­tel Piña co­la­da, es de re­co­no­ci­da pa­ter­ni­dad puer­to­ri­que­ña des­de me­dia­dos del si­glo XX y de­cla­ra­do en 1978 co­mo be­bi­da na­cio­nal. Sin em­bar­go, en Cu­ba emu­la por su de­man­da con los crio­llí­si­mos Dai­qui­rí y Mo­ji­to, re­sul­tan­do, en su más jus­ta di­men­sión, si­nó­ni­mo de gra­to be­ber que iden­ti­fi­ca a nues­tro Me­di­te­rrá­neo tro­pi­cal.

Alien­to y aren­ga pa­ra com­par­tir idea­les de irre­fu­ta­ble so­be­ra­nía, ba­sa­dos en ejem­plos lo ne­ce­sa­ria­men­te es­tra­ti­fi­ca­dos y asu­mi­dos co­mo en ver­dad efec­ti­vos, con­vo­ca una me­lo­día cu­ba­na a sus alle­ga­dos her­ma­nos: «Y si aca­so le ne­ga­ran / lo que por fuer­za es de us­ted, / yo lo in­vi­to a vo­lar es­ta vez / con el ma­che­te en las alas». (2)

No han fal­ta­do quie­nes apre­cien ma­yo­res si­mi­li­tu­des et­no­cul­tu­ra­les en­tre Puer­to Ri­co y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, más que con Cu­ba. Y no le fal­ta razón. Sin em­bar­go, el siem­pre agu­do y certero pen­sa­mien­to mar­tiano arro­ja opor­tu­na luz y en­ri­que­ce la vi­sión de ca­ri­be­ña la­ti­ni­dad en­tre di­chas na­cio­nes: «De San­to Do­min­go ¿por qué le he de ha­blar? ¿Es eso ca­sa dis­tin­ta a Cu­ba? ¿Us­ted no es cu­bano y hay quien lo sea me­jor que us­ted? ¿Y Gó­mez no es cu­bano? ¿Y yo que soy y quién me fi­ja sue­lo? Ha­ga­mos por so­bre la mar, a san­gre y cariño, lo que por el fon­do de la mar ha­ce la cor­di­lle­ra de fue­go an­dino.»(3). La fic­ción, que tan­to ani­ma al li­bre pen­sa­mien­to, ¿nos per­mi­ti­ría, en­ton­ces, ima­gi­nar un pá­ja­ro con mu­cho más que dos alas? Se­gu­ro exis­te, en nues­tro im­pre­de­ci­ble Ca­ri­be.

(1) Frag­men­to del poe­ma Cu­ba y Puer­to Ri­co son de un pá­ja­ro las dos alas, de la no­ta­ble lu­cha­do­ra so­cial y mu­jer de le­tras Do­lo­res Ro­drí­guez Pon­ce de León (Puer­to Ri­co, 1843-La Ha­ba­na, 1924). Más co­no­ci­da co­mo Lo­la Ro­drí­guez de Tió, por ha­ber con­traí­do nup­cias, a sus 22 años, con el pe­rio­dis­ta Bo­no­cio Tió Se­ga­rra. Com­par­tie­ron, ade­más de gra­ta in­ti­mi­dad, ar­mó­ni­ca unión fa­mi­liar e in­quie­tu­des cí­vi­cas y cul­tu­ra­les.

(2) Frag­men­to de la pie­za mu­si­cal Son de Cu­ba a Puer­to Ri­co, de Pa­blo Mi­la­nés (1975).

(3) Frag­men­to de car­ta en­via­da por José Mar­tí, fe­cha­da en Mon­te­cris­ti el 25 de mar­zo de 1895, al do­mi­ni­cano Fe­de­ri­co Hen­rí­quez y Car­va­jal.

TEX­TO: JORGE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-ARENCIBIA. PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FOTOS: ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS Cu­ba y Puer­to Ri­co son de un pá­ja­ro las dos alas; re­ci­ben flo­res y ba­las so­bre el mis­mo co­ra­zón.

Luz Est­her «Lu­ce­ci­ta» Benítez.

Gil­ber­to San­ta Ro­sa.

Danny Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.