Las fies­tas del fue­go en los dos San­tia­gos

EN SANTIAGO DE COM­POS­TE­LA, ES­PA­ÑA; Y EN SANTIAGO DE CU­BA, EXIS­TEN SI­MI­LA­RES CE­LE­BRA­CIO­NES QUE DAN CUEN­TA DE LAS MU­CHAS TRA­DI­CIO­NES QUE NOS UNEN

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: EMI­LIA PA­DÍN SIXTO FOTOS: RU­BÉN AJA / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

El fue­go es una fuer­za in­con­tro­la­ble de la na­tu­ra­le­za. A lo lar­go de la his­to­ria, las ci­vi­li­za­cio­nes lo han te­mi­do y ado­ra­do a par­tes igua­les, ya que tan­to pro­te­ge en la no­che y cocina los ali­men­tos co­mo hie­re y des­tru­ye.

En Santiago de Com­pos­te­la, y en to­da Ga­li­cia, se tiene una re­la­ción bas­tan­te es­pe­cial con el fue­go. Qui­zás se de­ba a que es un te­rri­to­rio con fuer­tes raí­ces cel­tas: según las creen­cias

pa­ga­nas de es­te pue­blo, el fue­go es­ta­ba aso­cia­do con la pu­re­za y belleza de la dio­sa gue­rre­ra Bri­git... O qui­zás se de­ba a que llue­ve mu­cho, y por lo tan­to re­sul­ta prag­má­ti­co ado­rar a esa fuente de ca­lor. En cual­quier ca­so, la reali­dad es que los san­tia­gue­ses y ga­lle­gos tie­nen un sin­fín de tra­di­cio­nes re­la­cio­na­das con, o cons­trui­das al­re­de­dor de, es­te mí­ti­co ele­men­to.

La be­bi­da ga­lle­ga por excelencia, la quei­ma­da, no es sino el re­sul­ta­do de que­mar una mez­cla de aguar­dien­te blan­co, azú­car, gra­nos de ca­fé y cás­ca­ras de li­món. Hay a su al­re­de­dor un «con­ju­ro», un poe­ma me­die­val que se de­be re­ci­tar mien­tras se in­cen­dia la su­per­fi­cie del lí­qui­do y se pre­pa­ra pa­ra con­su­mir, que su­pues­ta­men­te pre­vie­ne a los fan­tas­mas y ma­los es­pí­ri­tus de que se es­tá pro­te­gi­do con­tra ellos.

Tam­bién pa­ra ahu­yen­tar los ma­los es­pí­ri­tus or­ga­ni­zan los ga­lle­gos enor­mes ho­gue­ras en la no­che de San Juan, 24 de ju­nio, la más cor­ta del año en el he­mis­fe­rio nor­te. Sean pi­las de ma­de­ros o fi­gu­ras re­lle­nas de pa­ja que fi­gu­ran se­res hu­ma­nos, el buen ga­lle­go sa­be que de­be sal­tar por en­ci­ma de es­tas ca­cha­re­las pa­ra que el hu­mo ahu­yen­te en el fu­tu­ro a las ma­las ener­gías y el fue­go que­me sus pro­ble­mas pa­sa­dos. Si se de­ben sal­tar tres ve­ces, cin­co, o sie­te; en tan­das pa­res o im­pa­res ya de­pen­de, co­mo en to­da tra­di­ción, de cada fa­mi­lia.

Am­bas tra­di­cio­nes, an­ces­tra­les, se man­tie­nen vi­vas a día de hoy. La quei­ma­da es uno de los ma­yo­res re­cla­mos tu­rís­ti­cos de la gas­tro­no­mía ga­lle­ga, y la no­che de San Juan con­gre­ga mul­ti­tu­des en aque­llos lu­ga­res cu­yas ho­gue­ras tie­nen más fa­ma (co­mo, por ejem­plo, la ciu­dad de A Co­ru­ña). Pe­ro la dio­sa Bri­git no era so­lo la en­car­ga­da cel­ta de guar­dar el fue­go, sino tam­bién de cui­dar el ar­te, la poe­sía y la tie­rra. En la otra pun­ta del mun­do exis­te una tra­di­ción her­ma­na a la ga­lle­ga, pe­ro más bien cen­tra­da en es­tos úl­ti­mos do­nes. Santiago de Cu­ba, co­ra­zón geo­grá­fi­co y sen­ti­men­tal del Ca­ri­be, aco­ge es­te ju­lio la Fies­ta del Fue­go.

En sus orí­ge­nes, el Fes­ti­val del Ca­ri­be te­nía co­mo ob­je­ti­vo per­mi­tir a to­dos los que con­vi­ven en la ciu­dad de Santiago de Cu­ba ex­pre­sar sus di­fe­ren­cias y celebrar su her­ma­na­mien­to. A día de hoy, es­te sen­ti­mien­to si­gue por su­pues­to pre­sen­te: to­dos los des­cen­dien­tes de es­ta o aque­lla et­nia o na­ción pa­sean or­gu­llo­sos sus ban­de­ras y ro­pas tra­di­cio­na­les, y tie­nen opor­tu­ni­dad de sa­car a la ca­lle sus rit­mos an­ces­tra­les y com­par­tir­los con sus com­pa­trio­tas. Es­ta edi­ción de 2019 es­tá de­di­ca­da a Uru­guay, quien co­mo país in­vi­ta­do pon­drá un to­que es­pe­cial en to­dos los ac­tos mu­si­ca­les, ar­tís­ti­cos y so­cia­les que se ce­le­bran en las ca­lles de esa ur­be cu­ba­na.

La Fies­ta del Fue­go es una ce­le­bra­ción pa­ra los sen­ti­dos. Los bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les se visten de co­lo­res in­ten­sos, y los bai­la­ri­nes de co­ra­zón les acom­pa­ñan y hacen la com­pe­ten­cia en to­dos sus mo­vi­mien­tos. To­dos los pre­sen­tes, es­tén par­ti­ci­pan­do del can­to, del bai­le y de la pro­ce­sión o sim­ple­men­te dis­fru­tan­do del es­pec­tácu­lo, sien­ten en su piel el su­dor del sol de orien­te. La mú­si­ca sue­na por to­dos los rin­co­nes, las con­gas se mez­clan con cum­bias; las rum­bas se su­per­po­nen a las ba­tu­ca­das… Pe­ro es­ta com­pe­ten­cia es, al fin y al ca­bo, amis­to­sa. To­dos los olo­res, rit­mos y par­ti­ci­pan­tes es­tán en una suer­te de co­mu­nión; jun­tán­do­se y re­sul­tan­do en un poquito más que la su­ma de to­das sus par­tes.

Se inau­gu­ran los fes­te­jos con el Des­fi­le de la Ser­pien­te, una pro­ce­sión mul­ti­tu­di­na­ria que tras­la­da a los par­ti­ci­pan­tes de la Pla­za Mar­te al Par­que Céspedes a rit­mo de con­ga y en ac­ti­tud de tran­ce co­lec­ti­vo. A lo lar­go de la semana, se pue­de acu­dir a hon­rar la re­bel­día es­cla­va al Mo­nu­men­to al Ci­ma­rrón, si­tua­do al la­do del San­tua­rio de la pa­tro­na de Cu­ba: la Ca­ri­dad del Co­bre.

Pe­ro la par­te que com­par­ten am­bos San­tia­gos, el ele­men­to que une a Ga­li­cia y a Cu­ba, es la clau­su­ra. Du­ran­te el úl­ti­mo día de fes­ti­vi­da­des, los par­ti­ci­pan­tes de la Fies­ta del Fue­go de Santiago de Cu­ba lle­nan la Ala­me­da del ma­le­cón san­tia­gue­ro y pre­sen­cian un hu­ra­cán de tam­bo­res; al rit­mo de los cua­les pro­ce­den a la Que­ma del Dia­blo.

Du­ran­te es­ta par­te del ri­tual, mu­cha gen­te llo­ra, can­ta y ríe al sen­tir sus mie­dos y pro­ble­mas pu­ri­fi­ca­dos. Se re­go­ci­jan de ha­ber sa­ca­do de su in­te­rior aque­llas co­sas ma­las que ha­yan pa­sa­do du­ran­te el año, y se li­be­ran. Es­te fin de fies­ta, tan sen­ti­do y au­tén­ti­co, se com­pe­ne­tra to­tal­men­te con el es­pí­ri­tu de la Fies­ta del Fue­go: to­dos aque­llos que quie­ran pue­den par­ti­ci­par, mo­ver­se, can­tar, y ex­pre­sar­se; sin ma­qui­llar la ce­le­bra­ción pa­ra los tu­ris­tas ni según las nor­mas. Es eso tan be­llo, tan pu­ro, que los san­tia­gue­ses de Com­pos­te­la de­be­rían to­mar no­ta de sus her­ma­nos de Cu­ba.

Ga­li­cia y Cu­ba es­tán en­la­za­das por una suer­te de pac­to con el fue­go. Los ga­lle­gos pre­pa­ran enor­mes ho­gue­ras en la no­che de

San Juan, 24 de ju­nio, la más cor­ta del año en el he­mis­fe­rio nor­te, pa­ra ahu­yen­tar los es­pí­ri­tus ma­lig­nos y que­mar sus pro­ble­mas pa­sa­dos. Al­go si­mi­lar su­ce­de en la Ma­yor de las An­ti­llas, pues du­ran­te el úl­ti­mo día del Fes­ti­val del Ca­ri­be, los par­ti­ci­pan­tes lle­nan la Ala­me­da del ma­le­cón san­tia­gue­ro y pre­sen­cian un hu­ra­cán de tam­bo­res; al rit­mo de los cua­les pro­ce­den a la Que­ma del Dia­blo, pa­ra li­be­rar­se de las ma­las ener­gías

La no­che de San Juan con­gre­ga mul­ti­tu­des en aque­llos lu­ga­res cu­yas ho­gue­ras tie­nen más fa­ma (co­mo, por ejem­plo, la ciu­dad de A Co­ru­ña). Sean pi­las de ma­de­ros o fi­gu­ras re­lle­nas de pa­ja que fi­gu­ran ser hu­ma­nos, el buen ga­lle­go sa­be que de­be sal­tar por en­ci­ma de es­tas ca­cha­re­las.

En la Fies­ta del Fue­go to­dos aque­llos que quie­ran pue­den par­ti­ci­par, mo­ver­se, can­tar, y ex­pre­sar­se. To­dos se re­go­ci­jan de ha­ber sa­ca­do de su in­te­rior aque­llas co­sas ma­las que ha­yan pa­sa­do du­ran­te el año, y se li­be­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.