Tan in­men­so co­mo el mar azul

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO: YUNIER RIQUENES GAR­CÍA FOTOS: FERVAL / NASKICET DO­MÍN­GUEZ

HAN SI­DO 39 AÑOS DE EDI­CIO­NES ININ­TE­RRUM­PI­DAS DEL FES­TI­VAL DEL CA­RI­BE, UN EVEN­TO QUE NOS HA PUES­TO EN CON­TAC­TO CON LAS VI­VAS CUL­TU­RAS PO­PU­LA­RES DE LA RE­GIÓN. POR ESO SE HA GA­NA­DO, EN­FA­TI­ZA OR­LAN­DO VER­GÉS MARTÍNEZ, PRE­SI­DEN­TE DEL CO­MI­TÉ OR­GA­NI­ZA­DOR, UN ES­PA­CIO EN LA ME­MO­RIA Y QUEHA­CER DE LA GEN­TE

El Fes­ti­val del Ca­ri­be si­gue sien­do una fies­ta cul­tu­ral tre­men­da­men­te atrac­ti­va pa­ra el pú­bli­co cu­bano y ex­tran­je­ro. Son 39 años de edi­cio­nes inin­te­rrum­pi­das. Se man­tie­ne el di­se­ño fi­jo con pre­sen­cia de gru­pos por­ta­do­res en los di­fe­ren­tes ta­lle­res y co­lo­quios. No ha va­ria­do la fe­cha, del 3 al 9 de ju­lio, en Santiago de Cu­ba, pe­ro es­ta vez lo dis­tin­gue la de­di­ca­to­ria a la Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay.

Hay quie­nes vie­nen a Santiago pa­ra dis­fru­tar du­ran­te la Fies­ta del Fue­go de las ce­le­bra­cio­nes má­gi­co-re­li­gio­sas a cie­lo abier­to, en

co­mu­ni­da­des; pa­ra sor­pren­der­se con ex­po­si­cio­nes de ar­tes plás­ti­cas, ta­lle­res de poe­sía y teatro; pa­ra par­ti­ci­par en el en­cuen­tro de me­di­ci­na po­pu­lar... Amén de los gran­des es­pec­tácu­los, es­tán los que es­pe­ran es­pe­cial­men­te el Des­fi­le de la Ser­pien­te, y la Que­ma del Dia­blo... Sa­ben que ser par­te de la Fies­ta del Fue­go es es­tar en con­tac­to con cul­tu­ras po­pu­la­res vi­vas, es la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra re­des­cu­brir el Ca­ri­be, tan in­men­so co­mo el mar azul.

La Fies­ta del Fue­go tiene ga­na­do un es­pa­cio en la me­mo­ria y queha­cer de la gen­te. Pa­ra co­no­cer de­ta­lles so­bre la edi­ción de es­te 2019, con­ver­sa­mos con el ac­tual pre­si­den­te del co­mi­té or­ga­ni­za­dor, Or­lan­do Ver­gés Martínez,

in­ves­ti­ga­dor y di­rec­tor de la Ca­sa del Ca­ri­be, ins­ti­tu­ción que or­ga­ni­za tan mul­ti­tu­di­na­rio even­to.

¿Por qué de­di­car­le es­ta vez el Fes­ti­val a la Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay? Ver­gés re­ve­ló va­rios ar­gu­men­tos: «Des­de que se anun­ció, el 9 de ju­lio del año pa­sa­do, que es­ta de­di­ca­to­ria ten­dría co­mo cen­tro al her­mano país su­da­me­ri­cano, se han sus­ci­ta­do mu­chas in­quie­tu­des, las cua­les tran­si­tan por la des­in­for­ma­ción que exis­te en la Is­la so­bre esa na­ción, o por­que to­da­vía no he­mos al­can­za­do ha­cer­le en­ten­der al gran pú­bli­co qué es el Ca­ri­be.

«Uru­guay se lo­ca­li­za ca­si en el ex­tre­mo sur de Amé­ri­ca del Sur, mi­ran­do ha­cia el Atlán­ti­co, bas­tan­te dis­tan­te de aque­llo que se co­no­ce co­mo Ca­ri­be geo­grá­fi­co, pe­ro no­so­tros siem­pre he­mos pro­mo­vi­do un acer­ca­mien­to ha­cia es­ta sin­gu­lar par­te del pla­ne­ta más bien a par­tir de su cul­tu­ra, apo­ya­dos en el con­cep­to de un Ca­ri­be cul­tu­ral, un con­cep­to que tam­bién se ha usa­do por la geo­po­lí­ti­ca al re­fe­rir­se al Gran Ca­ri­be.

«De es­te mo­do, no so­la­men­te se en­tien­de por Ca­ri­be esa re­gión con­for­ma­da por las is­las ba­ña­das por el mar de igual nom­bre, sino co­mo una ex­ten­sión de reali­da­des. Tiene que ver con la for­ma­ción his­tó­ri­ca del Ca­ri­be. Por tan­to, los te­rri­to­rios, los paí­ses, que com­par­ten las mis­mas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas de sur­gi­mien­to en el área, pue­den em­pa­ren­tar­se al Ca­ri­be. Y ese em­pa­ren­ta­mien­to de­be­mos ver­lo no so­lo des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, sino tam­bién con un en­fo­que dia­léc­ti­co, pro­gre­sis­ta.

«Uru­guay, co­mo te de­cía, es un país bas­tan­te dis­tan­te geo­grá­fi­ca­men­te del Ca­ri­be, con una no­to­ria as­cen­den­cia eu­ro­pea, más una exi­gua po­bla­ción afro­uru­gua­ya que so­lo re­pre­sen­ta el 10%. Sin em­bar­go, tiene en sus com­po­nen­tes cul­tu­ra­les esen­cia­les de hoy evi­den­tes ele­men­tos que los en­la­zan con el Ca­ri­be: en la mú­si­ca, la re­li­gio­si­dad po­pu­lar y en el car­na­val, que es la zo­na más po­ten­te. Y es que re­ci­be la in­fluen­cia no úni­ca­men­te de nues­tra re­gión, sino ade­más di­rec­to de Bra­sil, con el cual com­par­te frontera, lo cual in­ci­de, por ejem­plo, en la re­li­gio­si­dad po­pu­lar.

«No­so­tros he­mos es­ta­do re­vi­san­do ha­ce un tiem­po la bi­blio­gra­fía vin­cu­la­da con la pre­sen­cia africana en el Uru­guay. Tal co­mo ocu­rrió en el Ca­ri­be que muy tem­pra­na­men­te co­men­zó a re­ci­bir pro­duc­tos de la tra­ta ne­gre­ra, gran­des con­tin­gen­tes de es­cla­vos afri­ca­nos en­tra­ron a esa na­ción y de ahí par­tie­ron a otra zo­na, re­mon­tan­do el río de La Pla­ta, has­ta Bue­nos Ai­res, por ejem­plo. He­mos po­di­do re­vi­sar la can­ti­dad de et­nias afri­ca­nas que se die­ron ci­ta allí y ade­más en­con­trar la in­for­ma­ción so­bre la sis­te­ma­ti­ci­dad, la fre­cuen­cia con que ocu­rría la en­tra­da de es­cla­vos afri­ca­nos por el puer­to de Mon­te­vi­deo, lo cual sir­vió pa­ra re­dis­tri­buir la fuer­za de tra­ba­jo de ori­gen es­cla­vo en esa zo­na.

«En­ton­ces, nos apo­ya­mos a par­tir de la pro­pues­ta de pro­mo­to­res, in­ves­ti­ga­do­res uru­gua­yos. Nos apo­ya­mos en la for­ta­le­za de ese com­po­nen­te afro­uru­gua­yo pa­ra co­rres­pon­der a la so­li­ci­tud que los ami­gos nos es­ta­ban rea­li­zan­do pa­ra es­ta de­di­ca­to­ria. Y nos pa­re­ció jus­to. El ima­gi­na­rio, la cos­mo­go­nía y los ele­men­tos más pro­fun­dos de la cul­tu­ra uru­gua­ya es­tán fuer­te­men­te aso­cia­dos al ima­gi­na­rio, la cos­mo­go­nía y los ele­men­tos más pro­fun­dos de la cul­tu­ra de las is­las del Ca­ri­be y de los te­rri­to­rios de tie­rra fir­me que es­tán mi­ran­do ha­cia ese her­mo­so mar. To­do ello ex­pli­ca el por­qué de es­ta de­di­ca­to­ria».

¿Qué pro­pues­tas trae la de­le­ga­ción uru­gua­ya a la edi­ción 39?

«Es una de­le­ga­ción va­rio­pin­ta. En el sen­ti­do de que ha­brá re­pre­sen­ta­ción de di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes, des­de un gru­po fol­cló­ri­co has­ta un ba­llet clá­si­co. Traen co­ros, ex­pre­sio­nes del can­dom­be, del car­na­val.

«El Fes­ti­val tra­ta­rá de con­cen­trar y ha­cer lu­cir, al mis­mo tiem­po, las ex­pre­sio­nes de la cul­tu­ra uru­gua­ya en to­dos sus es­pa­cios.

Ha­brá pre­sen­cia de esa na­ción en el co­lo­quio El Ca­ri­be que nos une, con una con­fe­ren­cia que ofre­ce una mi­ra­da crí­ti­ca ha­cia las vi­sio­nes eu­ro­cen­tris­tas de la cul­tu­ra uru­gua­ya; tam­bién se or­ga­ni­za­rá un pa­nel con­for­ma­do por re­pre­sen­tan­tes de nues­tros dos paí­ses pa­ra ana­li­zar di­ver­sos te­mas que mues­tran la his­to­ria co­mún. No de­be­mos ol­vi­dar el he­cho de que nues­tro José Mar­tí fue Cón­sul de Uru­guay en Es­ta­dos Uni­dos; tam­po­co la re­la­ción que se es­ta­ble­ció con los co­mer­cian­tes de La Ha­ba­na, quie­nes via­ja­ban has­ta el puer­to de Mon­te­vi­deo a abas­te­cer­se de car­ne sa­la­da pa­ra la ali­men­ta­ción de los es­cla­vos ra­di­ca­dos en el oc­ci­den­te de Cu­ba, por so­lo men­cio­nar dos ejem­plos…

«Co­mo de cos­tum­bre, el país in­vi­ta­do ten­drá su ca­sa y se rea­li­za­rá una ga­la es­pe­cial, con im­por­tan­tes ex­po­nen­tes de esa ri­ca cul­tu­ra. Ha­brá des­ta­ca­dos re­pre­sen­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra (so­bre to­do poe­tas), de las ar­tes plás­ti­cas, al tiem­po que se exi­bi­rá una mues­tra de ci­ne. He­mos con­se­gui­do con­vo­car a más de 140 de­le­ga­dos.

«Es­te año he­mos pro­pi­cia­do la co­la­bo­ra­ción en­tre al­gu­nas agru­pa­cio­nes que vie­nen con otras san­tia­gue­ras, so­bre to­do con las con­gas, bus­can­do re­for­zar la pre­sen­cia de los tam­bo­res y ese so­ni­do per­cu­ti­vo que iden­ti­fi­ca los car­na­va­les, tan­to el nues­tro co­mo el can­dom­be de Mon­te­vi­deo. Le sa­ca­re­mos buen pro­ve­cho, por­que he­mos pro­yec­ta­do una pro­gra­ma­ción bien es­plén­di­da».

¿Al­gu­nas es­pe­ci­fi­ci­da­des de es­ta Fies­ta del Fue­go?

«Per­ma­ne­ce la es­truc­tu­ra del Fes­ti­val, es de­cir, los di­fe­ren­tes es­pa­cios, la com­bi­na­ción de even­tos, en­cuen­tros aca­dé­mi­cos y pro­gra­ma­ción ar­tís­ti­ca. Pe­ro es­te año lle­va­re­mos con én­fa­sis el fes­ti­val a la ca­lle, sal­dre­mos de los es­pa­cios ce­rra­dos pa­ra ac­cio­nar al ai­re li­bre, pa­ra in­ter­ac­tuar aún más con nues­tra gen­te por to­dos los ba­rrios de Santiago.

«Es­te no se­rá un fes­ti­val gran­de, co­mo los an­te­rio­res, por las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que vive la re­gión, de to­das formas he­mos rea­li­za­do un es­fuer­zo im­por­tan­te pa­ra man­te­ner­lo. Has­ta el mo­men­to han con­fir­ma­do su pre­sen­cia más de 500 par­ti­ci­pan­tes de 22 paí­ses. So­bre­sa­len por su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y can­ti­dad de miem­bros, las de­le­ga­cio­nes de Mé­xi­co, Su­ri­na­me, Aru­ba, Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na».

¿A quié­nes se les en­tre­ga­rá el Pre­mio In­ter­na­cio­nal Ca­sa del Ca­ri­be?

«He­mos pen­sa­do pa­ra es­ta oca­sión en el mú­si­co san­tia­gue­ro Ti­bu­rón Mo­ra­les y en los coor­di­na­do­res nues­tros en Uru­guay: Sa­ra Me­dei­ros y Os­car Da­mián. Ellos mo­ti­va­ron, des­de ha­ce sie­te años, es­ta de­di­ca­to­ria».

La par­ti­ci­pa­ción na­cio­nal le da mu­cho bri­llo al Fes­ti­val… ¿Qué la dis­tin­gue es­te año?

«Con el es­fuer­zo de ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de la ciu­dad y las au­to­ri­da­des he­mos lo­gra­do que asis­tan más de 600 ar­tis­tas in­te­gran­tes de gru­pos por­ta­do­res de ca­si to­do el país. Des­de Pi­nar del Río has­ta acá, he­mos he­cho una se­lec­ción, co­mo el Tam­bor Yu­ca, de Vuel­ta­ba­jo; las ex­pre­sio­nes de ori­gen ara­rá, de Ma­tan­zas. Asi­mis­mo se ha in­vi­ta­do al Ca­bil­do San­ta Bár­ba­ra de Pal­mi­ra, Cien­fue­gos; a gru­pos de rum­ba, a La Cin­ta de Cie­go de Ávi­la, úni­ca de su ti­po en Cu­ba. Y que­re­mos que es­tén pre­sen­tes tra­di­cio­nes cam­pe­si­nas de Las Tunas y Ca­ma­güey, así co­mo el chan­güí, el nen­gón y el qui­ri­bá, de Guan­tá­na­mo». Re­tos, pro­yec­cio­nes, sue­ños…

«¿Qué se­ría del país si des­apa­re­cie­ra el Fes­ti­val del Ca­ri­be? Se­ría co­mo cons­pi­rar con­tra un pro­ce­so que ha ser­vi­do pa­ra for­ta­le­cer a la na­ción. La Fies­ta del Fue­go tiene mu­cho pe­so en el de­rro­te­ro y por­ve­nir.

«Creo que el Fes­ti­val ha crea­do las con­di­cio­nes pa­ra no su­cum­bir ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. A lo lar­go de es­tos 39 años se ha en­fren­ta­do a ci­clo­nes, epi­de­mias, tem­blo­res, gol­pes de Es­ta­do, fal­ta de in­te­rés, bu­ro­cra­cia, li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas..., pe­ro siem­pre se ha so­bre­pues­to y se so­bre­pon­drá.

«En tiem­pos co­mo los que vi­vi­mos, es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra cual­quier na­ción, pa­ra cual­quier iden­ti­dad na­cio­nal, mi­rar ha­cia esa cul­tu­ra, ha­cia la cual no se mi­ra con mu­cha fre­cuen­cia, in­clu­so en nues­tro mis­mo me­dio. Pa­ra suer­te nues­tra, los gru­pos por­ta­do­res de to­do el país que he­mos con­vo­ca­do en las di­fe­ren­tes edi­cio­nes, ven al Fes­ti­val co­mo pro­pio, co­mo su­yo, ca­si co­mo su es­pa­cio na­tu­ral, lo cual es un lo­gro del tra­ba­jo de es­tos años. Quie­nes crea­ron la Fies­ta del Fue­go con Joel Ja­mes a la ca­be­za, no sos­pe­cha­ron que se con­ver­ti­ría en un es­pa­cio don­de tu­vie­ran lu­gar los pro­ce­sos de con­ti­nui­dad de la for­ma­ción de la iden­ti­dad cu­ba­na. El Fes­ti­val fue ga­nan­do ese pri­vi­le­gio en la mis­ma me­di­da en que se fue­ron en­san­chan­do, es­pe­cia­li­zan­do los en­cuen­tros que se or­ga­ni­za­ron. Por tal mo­ti­vo, nues­tra ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad es sos­te­ner­lo».

El Fes­ti­val ha crea­do las con­di­cio­nes pa­ra no su­cum­bir ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. A lo lar­go de es­tos 39 años se ha en­fren­ta­do a ci­clo­nes, epi­de­mias, tem­blo­res, gol­pes de Es­ta­do, fal­ta de in­te­rés, bu­ro­cra­cia, li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas..., pe­ro siem­pre se ha so­bre­pues­to y se so­bre­pon­drá

Or­lan­do Ver­gés Martínez, pre­si­den­te del co­mi­té or­ga­ni­za­dor.

La Fies­ta del Fue­go es un con­vi­te de las cul­tu­ras po­pu­la­res de los pue­blos del Ca­ri­be.

Es­te año se lle­va­rá con én­fa­sis el fes­ti­val a la ca­lle, se sal­drá de los es­pa­cios ce­rra­dos pa­ra ac­cio­nar al ai­re li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.