Pun­to de in­fle­xión pa­ra la In­dus­tria de Reunio­nes

LA NA­CIÓN AZ­TE­CA TIENE TO­DO PA­RA MAN­TE­NER­SE CO­MO UNO DE LOS LÍ­DE­RES GLO­BA­LES DEL SEC­TOR MICE. LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS, AUN­QUE RE­TA­DO­RAS, IN­DI­CAN LA PAU­TA A SE­GUIR

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO: EDUAR­DO CHAILLO, CMP (CERTIFIED MEETING PRO­FES­SIO­NAL), CMM (CERTIFICAT­ION IN MEETINGS MA­NA­GE­MENT), CA­SE (CERTIFIED ASSOCIATIO­N SA­LES EXE­CU­TI­VE) FO­TOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

El Go­bierno de Mé­xi­co, en su nue­va ad­mi­nis­tra­ción, ha to­ma­do una se­rie de de­ci­sio­nes re­la­ti­vas al sec­tor de via­jes y tu­ris­mo que im­pac­ta­rán, de una u otra ma­ne­ra, en la for­ma de in­ter­re­la­cio­nar­se los ac­to­res de las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que se vin­cu­lan con él.

Du­ran­te es­tos úl­ti­mos años, ha ha­bi­do una reor­ga­ni­za­ción, con­so­li­da­ción y re­co­no­ci­mien­to re­le­van­te al­re­de­dor de la in­dus­tria

de reunio­nes, de las or­ga­ni­za­cio­nes que la re­pre­sen­tan, así co­mo un au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de Mé­xi­co en el mer­ca­do glo­bal de con­gre­sos, con­ven­cio­nes, ex­po­si­cio­nes y via­jes de in­cen­ti­vo gru­pa­les.

Es­tas dos cir­cuns­tan­cias abren va­rias ave­ni­das de opor­tu­ni­dad es que, en mi opi­nión, de­ben apro­ve­char los ju­ga­do­res de es­ta vi­bran­te y ren­ta­ble in­dus­tria:

Pri­me­ro de­mos­trar, de una vez por to­das, que aun­que es­ta ac­ti­vi­dad de reunio­nes se in­ter­cep­ta con la in­dus­tria tu­rís­ti­ca (en al­gu­nos de sus pro­vee­do­res, en la pro­mo­ción de los des­ti­nos, en la ge­ne­ra­ción de di­vi­sas), que su con­for­ma­ción, im­pac­to e in­fluen­cia abar­can mu­chos más sec­to­res co­mo el edu­ca­ti­vo, cien­tí­fi­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Por lo tan­to, an­te la des­apa­ri­ción del Con­se­jo de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca de Mé­xi­co (que era el que apo­ya­ba más abier­ta y ge­ne­ro­sa­men­te a es­ta ac­ti­vi­dad) se abre pa­ra los lí­de­res de es­te pu­jan­te sec­tor, la po­si­bi­li­dad de ir bus­can­do in­ter­lo­cu­ción en otras de­pen­den­cias y or­ga­nis­mos en los go­bier­nos fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les.

En se­gun­do lu­gar, los des­ti­nos de Mé­xi­co ten­drán que en­fo­car cer­te­ra­men­te sus ba­te­rías pro­mo­cio­na­les ha­cia gru­pos de tu­ris­tas más ren­ta­bles en tér­mi­nos de es­ta­día y gas­to pro­me­dio, an­te la eli­mi­na­ción de los pro­gra­mas coo­pe­ra­ti­vos y sub­si­dios en he­rra­mien­tas de di­fu­sión y pla­ta­for­mas co­mer­cia­les (fe­rias es­pe­cia­li­za­das). Sin du­da, el ín­di­ce de cos­to/be­ne­fi­cio del mer­ca­do de reunio­nes re­sul­ta muy fa­vo­re­ce­dor pa­ra los or­ga­nis­mos de pro­mo­ción de des­ti­nos, por­que pa­ra atraer even­tos se re­quie­ren ac­cio­nes pre­ci­sas de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos, ca­ra­va­nas pro­mo­cio­na­les, aten­ción a vi­si­tas de ins­pec­ción y par­ti­ci­pa­ción en pla­ta­for­mas co­mer­cia­les (ti­ros de pre­ci­sión) y no pu­bli­ci­dad ma­si­va (es­co­pe­ta­zos), pues es­ta no desem­pe­ña un rol im­por­tan­te pa­ra in­fluir en la de­ci­sión de or­ga­ni­za­do­res. Por lo an­te­rior, el gas­to pro­mo­cio­nal es pro­por­cio­nal­men­te me­nor al re­que­ri­do pa­ra la atrac­ción de tu­ris­tas de pla­cer.

Por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­rio se­guir equi­pán­do­nos y pro­fe­sio­na­li­zán­do­nos: to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de la in­dus­tria, re­pre­sen­ta­das por su cú­pu­la que es el COMIR (Con­se­jo Me­xi­cano de la In­dus­tria de Reunio­nes), sin ex­cep­ción, des­ti­nan una bue­na can­ti­dad de sus es­fuer­zos en la ca­pa­ci­ta­ción, pro­fe­sio­na­li­za­ción y cer­ti­fi­ca­ción de ca­pa­ci­da­des de sus in­te­gran­tes. Es­ta ob­se­sión por la me­jo­ra con­ti­nua se vuel­ve una

ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va con otros sec­to­res, lo que ha­ce que se ge­ne­ren re­la­cio­nes de con­fian­za más só­li­das y du­ra­de­ras con los ac­to­res de la de­man­da.

Por otro la­do, si su­ma­mos a esa cir­cuns­tan­cia el equi­pa­mien­to que los des­ti­nos de Mé­xi­co ya tie­nen en re­cin­tos, ho­te­les con in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra reunio­nes y ope­ra­do­res es­pe­cia­li­za­dos, se­rá muy fá­cil po­si­cio­nar­nos tan­to en los mer­ca­dos na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, co­mo ha­cia aden­tro de la co­mu­ni­dad re­cep­to­ra.

No me ca­be du­da que Mé­xi­co tiene to­do pa­ra con­ver­tir­se y man­te­ner­se co­mo uno de los lí­de­res glo­ba­les de la in­dus­tria de reunio­nes. Las cir­cuns­tan­cias, aun­que re­ta­do­ras, nos es­tán dan­do la pau­ta.

Las reunio­nes en los des­ti­nos sí ge­ne­ran di­vi­sas, em­pleos y pro­du­cen cuar­tos no­che, pe­ro más im­por­tan­te aún, a tra­vés de las reunio­nes se im­por­ta co­no­ci­mien­to, se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, se atrae ta­len­to y se me­jo­ra la repu­tación aca­dé­mi­ca, cien­tí­fi­ca, eco­nó­mi­ca y tu­rís­ti­ca del país.

OPOR­TU­NI­DA­DES EN EL NUE­VO OR­DEN

To­do cam­bio de pa­ra­dig­mas pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad y me pa­re­ce que el re­la­ti­vo al nue­vo or­den ins­ti­tu­cio­nal en Mé­xi­co pu­die­ra ofre­cer al­ter­na­ti­vas in­tere­san­tes pa­ra nues­tra in­dus­tria.

Se debe re­co­no­cer que lo an­te­rior no es gra­tis del la­do del sec­tor, ya que es­te se ha pre­pa­ra­do co­mo nin­guno pa­ra ha­cer va­ler su con­tri­bu­ción a la eco­no­mía de Mé­xi­co, y se ha or­ga­ni­za­do pa­ra se­guir pro­fe­sio­na­li­zan­do a sus in­te­gran­tes y atraer, ope­rar o al­ber­gar even­tos en nues­tros des­ti­nos. Con­ta­mos con un vi­si­ble y re­for­za­do COMIR, así co­mo con or­ga­ni­za­cio­nes en lo in­di­vi­dual que ha­cen un ex­ce­len­te tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do y fo­ca­li­za­do en ma­te­ria de edu­ca­ción, net­wor­king y ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio.

En cuan­to al con­tex­to, el que exis­tan (o es­tén por en­trar) ya va­rios ti­tu­la­res de Tu­ris­mo en los Es­ta­dos, que pro­ven­gan o ha­yan es­ta­do muy cer­ca de la In­dus­tria de Reunio­nes, des­de lue­go que nos ase­gu­ra que se prio­ri­za­rá su aten­ción en di­chas en­ti­da­des. Al me­nos, es­ta­mos ha­blan­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Ta­mau­li­pas, Za­ca­te­cas, Cam­pe­che, Yu­ca­tán y Gua­na­jua­to.

Al­gu­nos Es­ta­dos es­tán ocu­pán­do­se de di­men­sio­nar la re­le­van­cia eco­nó­mi­ca de la In­dus­tria de las Reunio­nes pa­ra así po­der, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, di­se­ñar las me­jo­res po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra su aten­ción. Así ya con­ta­mos con me­di­cio­nes (di­fe­ren­tes ejer­ci­cios fis­ca­les, mis­ma me­to­do­lo­gía) pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, Que­ré­ta­ro, Ja­lis­co, Nue­vo León, Es­ta­do de Mé­xi­co y Ba­ja Ca­li­for­nia Sur.

Otro gru­po de des­ti­nos pa­ra reunio­nes, a tra­vés de sus ofi­ci­nas de con­ven­cio­nes, han en­fo­ca­do ya sus ba­te­rías pa­ra ali­near­se con dis­tin­tos clús­te­res in­dus­tria­les y co­mer­cia­les pa­ra me­dian­te los sec­to­res eco­nó­mi­cos atraer even­tos a sus ins­ta­la­cio­nes y atrac­ti­vos.

En los úl­ti­mos años, el CPTM (Con­se­jo de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca de Mé­xi­co) echó a an­dar al­gu­nos me­ca­nis­mos de in­vo­lu­cra­mien­to co­mu­ni­ta­rio co­mo lo es el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Em­ba­ja­do­res pa­ra Con­gre­sos o el Co­mi­té de Pos­tu­la­cio­nes pa­ra Even­tos In­ter­na­cio­na­les que val­dría la pe­na fue­ran apro­ve­cha­dos por los miem­bros de la in­dus­tria en su con­jun­to.

No po­de­mos ol­vi­dar tam­po­co que en Mé­xi­co ya se lle­va a ca­bo una de las pla­ta­for­mas es­pe­cia­li­za­das más im­por­tan­tes de la re­gión (IBTM Amé­ri­cas) que de­be­mos re­for­zar y se­guir uti­li­zan­do co­mo puen­te pa­ra co­nec­tar a los pro­fe­sio­na­les del sec­tor en to­do el con­ti­nen­te.

Han arran­ca­do nue­vos Go­bier­nos tan­to a ni­vel Fe­de­ral co­mo en di­fe­ren­tes en­ti­da­des que, aun­que con cam­bios pro­fun­dos en los pa­ra­dig­mas, pue­den pre­sen­tar nue­vos es­ce­na­rios pa­ra nues­tra in­dus­tria, siem­pre y cuan­do «to­me­mos al to­ro por los cuer­nos», ol­vi­de­mos es­que­mas pa­ter­na­lis­tas del pa­sa­do y sea­mos los con­duc­to­res de ese fu­tu­ro pro­mi­so­rio que se vis­lum­bra.

Du­ran­te es­tos úl­ti­mos años ha ha­bi­do una reor­ga­ni­za­ción, con­so­li­da­ción y re­co­no­ci­mien­to re­le­van­te al­re­de­dor de la in­dus­tria de reunio­nes, de las or­ga­ni­za­cio­nes que la re­pre­sen­tan, así co­mo un au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de Mé­xi­co en el mer­ca­do glo­bal de con­gre­sos, con­ven­cio­nes, ex­po­si­cio­nes y via­jes de in­cen­ti­vo gru­pa­les

Du­ran­te los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de Mé­xi­co en el mer­ca­do glo­bal de con­gre­sos.

Bueno que ha­ya ti­tu­la­res de Tu­ris­mo cer­ca­nos a la In­dus­tria de Reunio­nes co­mo pa­sa en Ciu­dad Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.