Tra­ve­sía Náu­ti­ca Xa­co­bea

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: EMILIA PA­DÍN SIXTO

LA CRE­DEN­CIAL DEL PE­RE­GRINO IN­CLU­YE, POR PRI­ME­RA VEZ EN SU HIS­TO­RIA, LA MO­DA­LI­DAD «A VE­LA». Y, PA­RA CE­LE­BRAR­LO, LA ASO­CIA­CIÓN DE CLU­BES NÁU­TI­COS DE GA­LI­CIA, LA ASO­CIA­CIÓN DE LA RÍA MU­ROS-NOIA Y LA AGEN­CIA DE TU­RIS­MO DE GA­LI­CIA SE ALIA­RON CON SAIL­WAY, ÚNI­CA

EM­PRE­SA QUE OFRE­CE AC­TUAL­MEN­TE ES­TE RE­CO­RRI­DO A BOR­DO DE SUS BAR­COS, E IN­VI­TA­RON

A EX­CE­LEN­CIAS A FOR­MAR PAR­TE DEL PRI­MER GRU­PO DE PE­RE­GRI­NOS NÁU­TI­COS DE LA HIS­TO­RIA

MO­DER­NA DE SAN­TIA­GO DE COM­POS­TE­LA

Se ca­mi­na a San­tia­go de Com­pos­te­la des­de que, du­ran­te el rei­na­do de Al­fon­so II en Es­pa­ña du­ran­te el si­glo X, un ere­mi­ta lla­ma­do Pe­la­yo tu­vie­ra la re­ve­la­ción de que la tum­ba del Após­tol San­tia­go es­ta­ba ocul­ta muy cer­ca y unos pai­sa­nos vie­ran ex­tra­ñas lu­ces so­bre una zo­na del bos­que. Fue allí, en el Cam­po de la Es­tre­lla o Cam­pus Ste­llae, don­de se eri­gió el pri­mer tem­plo en ho­nor al Após­tol; y don­de ter­mi­nó por asen­tar­se la hoy ciu­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la.

En aque­llos tiem­pos, el pe­re­gri­na­je em­pe­za­ba en cuan­to la per­so­na que que­ría vi­si­tar la tum­ba del Após­tol San­tia­go po­nía el pri­mer pie fue­ra de su ca­sa. El Ca­mino más tra­di­cio­nal era, y es, el fran­cés, ya que por él en­tra­ban to­dos los pe­re­gri­nos de Eu­ro­pa… Pe­ro siem­pre ha ha­bi­do otras ru­tas.

A día de hoy es in­ne­ga­ble que mu­chos pe­re­gri­nos se han aven­tu­ra­do a na­ve­gar has­ta Ga­li­cia con el ob­je­ti­vo de vi­si­tar Com­pos­te­la. Hay pro­ba­da evi­den­cia his­tó­ri­ca de que en el si­glo XII la Es­cua­dra Cru­za­da re­ca­ló en el es­tua­rio del río Tam­bre pa­ra po­der ren­dir plei­te­sía al Após­tol San­tia­go; de que la tri­pu­la­ción de

va­rios bar­cos ge­no­ve­ses que ven­dían pes­ca­do sa­la­do de los paí­ses nór­di­cos en el Me­di­te­rrá­neo atra­ca­ban lar­go tiem­po en el puer­to de Mu­ros pa­ra acer­car­se a Com­pos­te­la y vi­si­tar la tum­ba de San­tia­go el Ma­yor… ¡Por no ha­blar de que la tras­la­tio, el mís­ti­co via­je del cuer­po del Após­tol San­tia­go has­ta su lu­gar ac­tual de en­te­rra­mien­to, se reali­zó por bar­co!

Pe­ro en tiem­pos mo­der­nos, las tra­ve­sías in­ter­na­cio­na­les –e in­ter­con­ti­nen­ta­les– se efec­tuan en avión, tren, co­che. Los pe­re­gri­nos que acu­den a Com­pos­te­la se dan ci­ta a 100 km si van a pie, 200 km si se tras­la­dan en bi­ci­cle­ta o a ca­ba­llo, de su apos­tó­li­co des­tino; y co­mien­zan en ese pun­to su an­da­du­ra. Al me­nos, eso ha­cían has­ta ahora. Du­ran­te los úl­ti­mos años, la Agen­cia de Tu­ris­mo de Ga­li­cia, la Aso­cia­ción de la Ría Mu­ros-Noia y ASNAUGA (Aso­cia­ción de Clu­bes Náu­ti­cos de Ga­li­cia) han tra­ba­ja­do de ma­ne­ra con­jun­ta pa­ra re­cla­mar y reac­ti­var la Tra­ve­sía Náu­ti­ca Xa­co­bea.

Es­ta ru­ta del Ca­mino de San­tia­go im­pli­ca la na­ve­ga­ción por mar du­ran­te un mí­ni­mo de 92 mi­llas náu­ti­cas has­ta un pun­to de la cos­ta ga­lle­ga cer­cano a Com­pos­te­la, co­mo la Ría de Mu­ros-Noia, y la pe­re­gri­na­ción a pie des­de allí du­ran­te un mí­ni­mo de 6 km. Es­te 2019, tras mu­cho es­fuer­zo por par­te de to­das las en­ti­da­des im­pli­ca­das, aca­ba de ser re­co­no­ci­da por el Ar­zo­bis­pa­do: la Cre­den­cial del Pe­re­grino in­clu­ye, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, la mo­da­li­dad «a ve­la». Y, pa­ra ce­le­brar­lo, ASNAUGA, la Aso­cia­ción de la Ría Mu­ros-Noia y la Agen­cia de Tu­ris­mo de Ga­li­cia se alia­ron con Sail­way, úni­ca em­pre­sa que ofre­ce ac­tual­men­te es­te re­co­rri­do a bor­do de sus bar­cos, e in­vi­ta­ron a Ex­ce­len­cias Tu­rís­ti­cas a for­mar par­te del pri­mer gru­po de pe­re­gri­nos náu­ti­cos de la his­to­ria mo­der­na de San­tia­go de Com­pos­te­la.

Ta­ma­ña aven­tu­ra co­men­zó en el puer­to de Baio­na, don­de nos em­bar­ca­mos en un pre­cio­so ve­le­ro de Sail­way. Allí pa­sa­ría­mos los pró­xi­mos tres días, con sus no­ches, em­bar­ca­dos con nues­tros com­pa­ñe­ros de tra­ve­sía.

En nues­tra pri­me­ra jor­na­da de via­je re­ca­la­mos en los puer­tos de Vigo, Can­gas y Por­to­no­vo. Allí, sus Clubs Náu­ti­cos cui­da­ron de no­so­tros con el má­xi­mo ca­ri­ño; pe­ro la tra­ve­sía se re­ve­ló du­ra. La mar, es­pe­cial­men­te la ga­lle­ga, es bra­va e im­pre­de­ci­ble; y nos to­có na­ve­gar la úl­ti­ma de es­tas tres eta­pas en me­dio de una na­da des­de­ña­ble tor­men­ta. No obs­tan­te, va­lió la pe­na: las nu­bes for­ma­ban una ca­pa gris que re­fle­ja­ba la luz de ma­ne­ra más her­mo­sa so­bre el ve­le­ro; y los pe­re­gri­nos tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de lle­var, ba­jo la guía de nues­tro ca­pi­tán, el ti­món de nues­tro ve­le­ro a tra­vés de la tor­men­ta. La sen­sa­ción de or­gu­llo, de co­mu­nión y con­trol so­bre la na­tu­ra­le­za por ha­ber­lo lo­gra­do, es in­com­pa­ra­ble. Ex­haus­tos, tras atra­car en Por­to­no­vo fui­mos de­re­chos a nues­tros ca­ma­ro­tes a dor­mir. Las olas de la to­da­vía tor­men­ta nos me­cie­ron, y nos ayu­da­ron a dis­fru­tar de una no­che de des­can­so re­pa­ra­dor. ¡Fal­ta nos ha­cía!

Al día si­guien­te con­ti­nua­mos via­je. Vi­si­ta­mos los puer­tos y Clubs Náu­ti­cos de San­xen­xo, San Vi­cen­te do Mar, Ri­bei­ra y Vi­la­no­va de Arou­sa. En to­dos ellos nos re­ci­bie­ron con ca­lor y ale­gría; y nos en­se­ña­ron las bon­da­des de sus lo­ca­li­da­des. En Ri­bei­ra, por ejem­plo, tu­vi­mos el lu­jo de pre­sen­ciar la subas­ta en lon­ja (es­ti­lo ho­lan­dés, a la ba­ja) de to­do ti­po de pro­duc­tos del mar, ¡re­cién sa­li­dos del agua! Ade­más, el tiem­po acom­pa­ñó. Cuan­do no es­tá­ba­mos ayu­dan­do al ca­pi­tán en el atra­que y desatra­que, o apren­dien­do cier­tas co­si­llas so­bre na­ve­ga­ción, pu­di­mos tum­bar­nos so­bre la cu­bier­ta de proa y dis­fru­tar del sol y las vis­tas. A úl­ti­ma ho­ra del día, en­tra­mos a la ría de Arou­sa; apre­cian­do de cer­ca de ba­teas (pla­ta­for­mas flo­tan­tes en las que se cul­ti­va el me­ji­llón) y de bar­cos de pes­ca que sa­lían a fae­nar.

En nues­tro ter­cer día lle­ga­mos a nues­tro úl­ti­mo puer­to, el de Por­to­sín, con las ca­ras un po­co más re­cias por el con­tac­to del vien­to y la sal, y con los co­ra­zo­nes te­rri­ble­men­te pe­sa­dos por tener que des­pe­dir­nos del mar. De allí par­ti­mos ha­cia Mi­lla­doi­ro, ciu­dad que re­ci­be pe­re­gri­nos de va­rias ru­tas Xa­co­beas. En un al­ber­gue pe­di­mos que nos se­lla­ran nues­tra Cre­den­cial del Pe­re­grino, y se mos­tra­ron fas­ci­na­dos al sa­ber que nues­tro Ca­mino nos ha­bía lle­va­do por el mar. «Pe­ro bueno, su­pon­go que an­tes los via­jes gran­des se ha­cían to­dos así, ¡qué bien que se re­to­me!», fue la reac­ción de nues­tra in­ter­lo­cu­to­ra. ¡Cuán­ta ra­zón tiene!

Fi­nal­men­te, nues­tros pies nos lle­va­ron has­ta San­tia­go. En­tra­mos por la mis­ma ca­rre­te­ra que aque­llos que ca­mi­nan la ru­ta por­tu­gue­sa, bor­dean­do el Par­que de la Ala­me­da pa­ra en­trar a la Pla­za del Obra­doi­ro des­de la rúa do Fran­co. Allí nos es­pe­ra­ba la Ca­te­dral, re­cién li­bre de an­da­mios y con la ca­ra la­va­da; pa­ra re­ci­bir­nos co­mo los pri­me­ros en si­glos en lle­gar has­ta ella por mar.

Re­ci­bi­mos nues­tra Com­pos­te­la, tí­tu­lo que acre­di­ta a uno co­mo pe­re­grino del Ca­mino de San­tia­go, muy po­co des­pués. Al otor­gár­nos­la, nos pre­gun­ta­ron: «¿no es ha­cer el Ca­mino por mar mu­cho me­nos es­for­za­do que a pie, en bi­ci­cle­ta o a ca­ba­llo? ¿No es na­ve­gar una ac­ti­vi­dad re­la­ja­da y pla­cen­te­ra, en la que tra­ba­ja el ca­pi­tán y los pa­sa­je­ros apor­tan de po­co a na­da»? Y la res­pues­ta es, cla­ra y ro­tun­da, que no.

Las per­so­nas de la cos­ta tie­nen un di­cho: «en el mar, to­dos so­mos igua­les». Es muy cier­to, ya que a bor­do de un bar­co ca­da uno debe co­la­bo­rar, arri­mar el hom­bro co­mo me­jor pue­da, y ayu­dar a la bue­na con­vi­ven­cia. El es­pa­cio es re­du­ci­do; el mo­vi­mien­to, cons­tan­te; y na­ve­gar exi­ge a una per­so­na un es­fuer­zo fí­si­co y si­co­ló­gi­co equi­va­len­te al de ca­mi­nar, pe­da­lear o mon­tar sin des­can­so du­ran­te to­da una jor­na­da.

El es­pí­ri­tu del pe­re­gri­na­je es el es­fuer­zo, la re­fle­xión, la ayu­da al pró­ji­mo, el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za… Y es­ta nue­va, vie­ja Tra­ve­sía Náu­ti­ca Xa­co­bea per­mi­te, ca­si que obli­ga, a to­dos esos com­por­ta­mien­tos. Nues­tro na­vío lle­gó, li­te­ral y fi­gu­ra­da­men­te, a buen puer­to; y lo con­si­guió gra­cias a nues­tro es­fuer­zo con­jun­to y a la bue­na guía de nues­tro ca­pi­tán. Es­te puer­to, no obs­tan­te, no fue un pun­to fi­nal: nos es­pe­ra­ba, co­mo des­de ha­ce si­glos, San­tia­go de Com­pos­te­la.

En la ría de Arou­sa se pue­den ver de cer­ca las ba­teas (pla­ta­for­mas flo­tan­tes en las que se cul­ti­va el me­ji­llón).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.