An­dar La Ha­ba­na por al­gu­nas de sus ca­lles

EL PAI­SA­JE UR­BANO DE ES­TA CIU­DAD MA­RA­VI­LLA DES­PIER­TA CU­RIO­SI­DAD, Y EN PAR­TI­CU­LAR AL­GU­NAS DE SUS CA­LLES QUE, AUN­QUE NO SEAN LAS MÁS FAS­TUO­SAS, TIE­NEN MA­GIA EN SU HIS­TO­RIA Y EN SU GEN­TE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO: ANA MA­RÍA DO­MÍN­GUEZ CRUZ FO­TOS: ROLANDO PU­JOL

AP­ra­do y Nep­tuno/ Iba una chi­qui­ta/ Que to­dos los hom­bres/ La te­nían que mi­rar... Es pre­ci­sa­men­te en una de las can­cio­nes cu­ba­nas más fa­mo­sas de to­dos los tiem­pos, don­de a rit­mo de cha­cha­chá se ofre­cen las coor­de­na­das de una es­qui­na ha­ba­ne­ra que to­da­vía si­gue sien­do em­ble­má­ti­co pun­to de en­cuen­tro en es­ta Ciu­dad Ma­ra­vi­lla, fun­da­da en 1519.

Y es que, si que­re­mos des­cu­brir es­ta ur­be a par­tir de al­gu­nas de sus ca­lles más fa­mo­sas, es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar que qui­zás, las más in­tere­san­tes no son pre­ci­sa­men­te aque­llas fas­tuo­sas,

ni ro­dea­das de ho­te­les y res­tau­ran­tes, sino las pin­to­res­cas por su gen­te, su his­to­ria y las vi­ven­cias a su al­re­de­dor.

Justo a par­tir de esa es­qui­na in­mor­ta­li­za­da en una can­ción se pue­de co­men­zar a des­an­dar el Pa­seo del Prado, le­gen­da­rio por los sim­bó­li­cos leo­nes de bron­ce, sus ban­cos de pie­dra y már­mol, las fa­ro­las y sus lau­re­les. Ese Pa­seo, an­ti­gua­men­te lla­ma­do Ala­me­da de Ex­tra­mu­ros, Ala­me­da de Isa­bel II, Pa­seo del Nue­vo Prado, Pa­seo del Con­de de Ca­sa Mo­ré y Pa­seo de Mar­tí, que es su nom­bre ofi­cial, hoy for­ma par­te del re­co­rri­do obli­ga­to­rio de los vi­si­tan­tes, por­que allí se pue­den apre­ciar bue­na par­te de nues­tra idio­sin­cra­sia y del am­bien­te ar­tís­ti­co que se com­par­te.

A un la­do de ese si­tio es­tá el Bou­le­vard de San Ra­fael, uno de los cén­tri­cos y más im­por­tan­tes pa­seos pea­to­na­les de Cen­tro Ha­ba­na, que en­la­za el Pa­seo del Prado con la ca­lle Ga­liano, tam­bién co­no­ci­da por sus ofer­tas co­mer­cia­les. Es el Bou­le­vard un es­pa­cio tre­pi­dan­te por sus nu­me­ro­sos es­ta­ble­ci­mien­tos, tien­das, ga­le­rías, he­la­de­rías, ca­fe­te­rías, par­ques, áreas de ven­tas de ar­te­sa­nía, re­lo­je­rías, li­bre­rías, res­tau­ran­tes, piz­ze­rías, bo­de­gui­tas y más.

Al otro la­do aguar­da la ca­lle Obis­po. En su co­mien­zo lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es el Bar Flo­ri­di­ta, si­tio de pre­fe­ren­cia del es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Er­nest He­ming­way. Des­de ahí se lle­ga has­ta la Pla­za de Ar­mas, don­de el vi­si­tan­te se en­tre­cru­za con la mu­che­dum­bre, los ne­go­cios, las tien­das, las es­ta­tuas vi­vien­tes, el Co­le­gio de San Je­ró­ni­mo y el Ho­tel Am­bos Mun­dos, lu­gar don­de tam­bién es­tán las hue­llas del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. En es­ta ca­lle es di­fí­cil re­sis­tir­se a to­mar un ca­fé, be­ber un mo­ji­to, bai­lar con los tríos de mú­si­ca tra­di­cio­nal y con­ti­nuar des­cu­brien­do La Ha­ba­na por ar­te­rias co­mo Te­nien­te Rey, Ofi­cios (la más im­por­tan­te de las cua­tro ca­lles exis­ten­tes en 1584), Cu­ba, Obra­pía, Ha­ba­na, Aguiar, Mu­ra­lla; o las pla­zas Vie­ja, de la Ca­te­dral y del Con­ven­to de San Fran­cis­co de Asís, la Ala­me­da de Pau­la, en­tre otras.

Si los pa­sos con­du­cen has­ta el mar, has­ta la Ave­ni­da del Puer­to, en­ton­ces la cu­rio­si­dad cre­ce, por­que el vi­si­tan­te desea­rá co­no­cer que hay allá, don­de se vis­lum­bra una es­ta­tua mo­nu­men­tal de Cris­to, y don­de se ven cas­ti­llos de pe­lí­cu­las, otro­ra for­ta­le­zas mi­li­ta­res. La lan­chi­ta es­tá ahí, al pie de la Bahía, y ya sea pa­ra Re­gla o pa­ra Ca­sa­blan­ca, se­rá el me­dio idó­neo pa­ra co­no­cer otra zo­na, igual­men­te atrac­ti­va, de la ca­pi­tal cu­ba­na.

En el otro la­do de la ur­be, si­guien­do el en­tra­ma­do de la par­te más añe­ja, se pue­de tran­si­tar por la afa­ma­da ca­lle Mon­te, ofi­cial­men­te de­no­mi­na­da Má­xi­mo Gó­mez, Ge­ne­ral en Je­fe de nues­tras lu­chas in­de­pen­den­tis­tas en el si­glo XIX, cu­ya en­tra­da triun­fal a la ca­pi­tal cu­ba­na fue por es­ta ave­ni­da. La his­to­ria re­gis­tra que aquí tu­vo lu­gar el pri­mer ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co de Cu­ba, la com­pa­ñía cu­ba­na de elec­tri­ci­dad, la an­ti­gua fá­bri­ca de ta­ba­cos La Ex­cep­ción III, en­tre otros es­ta­ble­ci­mien­tos im­por­tan­tes. Si­guien­do por la ca­lle Mon­te,

Pa­ra des­cu­brir La Ha­ba­na es ne­ce­sa­rio aden­trar­se en la in­ti­mi­dad de sus ca­lles, en los co­lo­res de sus en­tor­nos pin­to­res­cos, pues so­lo allí se re­ve­la la sin­gu­la­ri­dad de su gen­te, de sus his­to­rias y sus secretos

al lle­gar a Be­las­coaín, nos en­con­tra­mos con uno de los mer­ca­dos más gran­des y fa­mo­sos de La Ha­ba­na, ac­tual­men­te en re­pa­ra­ción. Justo en el lí­mi­te de Cen­tro Ha­ba­na, Ha­ba­na Vie­ja y Ce­rro es­tá el mer­ca­do de Cua­tro Ca­mi­nos, im­po­nen­te en su sin­gu­lar ar­qui­tec­tu­ra.

No pue­de fal­tar en el iti­ne­ra­rio del pa­sean­te el Ca­lle­jón de Ha­mel, si­tua­do en­tre las ca­lles Aram­bu­ru y Hos­pi­tal, cu­yo pri­mer va­lor es el de ser el pri­mer mu­ral en la vía pú­bli­ca de­di­ca­do a la cul­tu­ra afro­cu­ba­na des­de 1990. Lle­va el nom­bre del nor­te­ame­ri­cano de ori­gen fran­co-ale­mán que com­pró esos te­rre­nos en la ba­rria­da de Ca­yo Hue­so a ini­cios del si­glo pa­sa­do. En la ca­lle hay mú­si­ca a to­das ho­ras y se vi­ve un am­bien­te mul­ti­cul­tu­ral.

La Ha­ba­na no es so­lo be­lla des­de su ma­gia de si­glos pa­sa­dos. Por ejem­plo, en el co­ra­zón del Ve­da­do, por la co­no­ci­da Ram­pa, es­tá una de las es­qui­nas más cén­tri­cas y co­no­ci­das en el país: 23 y L, don­de se en­cuen­tra el his­tó­ri­co Ho­tel Ha­ba­na Li­bre, la fa­mo­sa he­la­de­ría Cop­pe­lia y el ci­ne Ya­ra. Es un pun­to de en­cuen­tro pa­ra ci­tas a cie­gas, sa­li­das de ami­gos, ru­tas de óm­ni­bus, y a par­tir de ahí se pue­de tran­si­tar por la ave­ni­da 23, ir rum­bo al mar o has­ta la ca­lle Lí­nea. Am­bas co­nec­tan el Ve­da­do con el mu­ni­ci­pio Pla­ya, la pri­me­ra a tra­vés del Puen­te Al­men­da­res y la se­gun­da, por el Tú­nel, que con­du­ce a la zo­na de Mi­ra­mar.

Jus­ta­men­te la ca­lle Lí­nea, crea­da a fi­na­les del si­glo XIX y pa­so obli­ga­do de tre­nes y tran­vías, es el co­rre­dor cul­tu­ral de la ciu­dad. Jun­to a las edi­fi­ca­cio­nes de al­to va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co co­exis­ten tea­tros y cen­tros cul­tu­ra­les de re­nom­bre co­mo el Tria­nón, el Me­lla, el Ber­tolt Brecht, La Ca­so­na de Lí­nea… Cru­zan­do el Tú­nel, se abre pa­so 5ta. Ave­ni­da, be­lla y ma­jes­tuo­sa, que ex­hi­be las me­jo­res man­sio­nes de La Ha­ba­na, cons­trui­das en las pri­me­ras dé­ca­das del pa­sa­do si­glo XX. Es ad­mi­ra­ble la Ca­sa de las Te­jas Ver­des, ubi­ca­da a la en­tra­da de es­ta ave­ni­da, que so­bre­sa­le por sus te­chos re­cu­bier­tos de te­jas ame­ri­ca­nas de ese co­lor y la sin­gu­lar to­rre­ci­lla en for­ma de cono. Tam­bién, al sa­lir del Tú­nel, lla­ma la aten­ción la her­mo­sa to­rre re­loj, di­se­ña­da en­tre 1921 y 1924. Cuen­tan que sus cam­pa­na­das imi­tan a las del fa­mo­so Big Ben de Lon­dres.

Sin du­das, La Ha­ba­na es más que es­tas ca­lles… Es la Ave­ni­da de Ran­cho Bo­ye­ros, tran­si­to obli­ga­to­rio pa­ra el via­je­ro que arri­ba a la ciu­dad por el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Jo­sé Mar­tí. Es la Vía Blan­ca, ca­lle in­dus­tria e im­por­tan­te en la co­ne­xión de va­rios mu­ni­ci­pios. Es la ca­lle 51, la Cal­za­da del Ce­rro y la de Bue­nos Ai­res. Es la ca­lle Do­lo­res, la Mo­nu­men­tal de ca­mino a las Pla­yas del Es­te. Es, in­clu­so, ca­da una de esas ca­lle­jue­las que, en el en­tra­ma­do po­pu­lar, ad­quie­ren tam­bién es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción

CA­MINO A MA­YA­BE­QUE Y MA­TAN­ZAS

Con su arran­ca­da en la rotonda don­de se unen las ca­lles 26 y Bo­ye­ros, y que aco­ge a la Fuen­te Lu­mi­no­sa o de la Ciu­dad De­por­ti­va, la Vía Blan­ca, tomada co­mo la pri­me­ra au­to­pis­ta cons­trui­da en Cu­ba, se inau­gu­ró de ma­ne­ra ofi­cial el 26 de sep­tiem­bre de 1959, cuan­do por fin es­tu­vo lis­ta pa­ra po­der en­la­zar a La Ha­ba­na con Ma­tan­zas, des­pués de de­jar atrás al Puen­te de Ba­cu­na­ya­gua, aun­que ya en ese pun­to pu­die­ra dis­po­ner so­la­men­te de cua­tro ca­rri­les y no de los seis con los que ini­cia su lar­go tra­yec­to.

Co­men­zó a cons­truir­se en 1945 es­ta ave­ni­da que atra­vie­sa bue­na par­te de la ca­pi­tal cu­ba­na (re­co­rre mu­ni­ci­pios co­mo Ce­rro, Diez de Oc­tu­bre, Re­gla, Gua­na­ba­coa y Ha­ba­na del Es­te) y que ad­qui­rió su nom­bre por aque­llo de que a tra­vés de ella se pue­de ac­ce­der a una can­ti­dad no­ta­ble de pla­yas de are­nas blan­cas. Se le co­no­ce co­mo Mo­nu­men­tal, justo cuan­do pa­sa el re­par­to Vía Tú­nel y to­da su an­chu­ra se di­vi­de en cua­tro du­ran­te los 98 km que su­ma el li­to­ral de la cos­ta nor­te has­ta lle­gar a la nom­bra­da Ate­nas de Cu­ba.

Des­an­dar la Mo­nu­men­tal po­si­bi­li­ta el en­cuen­tro con una zo­na sig­ni­fi­ca­ti­va de las edi­fi­ca­cio­nes cons­trui­das con la Re­vo­lu­ción, co­mo la Vi­lla Pan­ame­ri­ca­na, mi­ni­ciu­dad que se le­van­tó a raíz de la ce­le­bra­ción de los XI Jue­gos Pan­ame­ri­ca­nos en 1991 y que es­tá ro­dea­da de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas crea­das pa­ra la oca­sión, co­mo el es­ta­dio y la pis­ci­na olím­pi­cos. Lue­go vie­ne el po­pu­lo­so re­par­to Ala­mar, con­for­ma­do por cien­tos de edi­fi­cios de apar­ta­men­tos de pre­fa­bri­ca­do.

Fa­bu­lo­sas son las pla­yas que se lo­ca­li­zan en es­te la­do de La Ha­ba­na, co­mo Ba­cu­ra­nao; Ta­ra­rá, en la desem­bo­ca­du­ra del río ho­mó­ni­mo (una zo­na don­de es­tu­vo, en la dé­ca­da del 70 del si­glo pa­sa­do, el Cam­pa­men­to de Pio­ne­ros Jo­sé Mar­tí, que des­pués se trans­for­mó pri­me­ro en cen­tro de re­cu­pe­ra­ción pa­ra ni­ños so­vié­ti­cos afec­ta­dos en la ca­tás­tro­fe de Cher­nó­bil y en los años 2000 en se­de de la Ope­ra­ción Mi­la­gro), Mé­gano, y las muy vi­si­ta­das San­ta Ma­ría del Mar, Bo­ca Cie­ga y Gua­na­bo

En la zo­na del Rin­cón de Gua­na­bo se es­ta­ble­ce la fron­te­ra en­tre la ca­pi­tal y Ma­ya­be­que, la pro­vin­cia ve­ci­na.

RE­CO­RRI­DO «OBLI­GA­TO­RIO»

Es re­co­rri­do obli­ga­do pa­ra quie­nes arri­ban a la ca­pi­tal de la Is­la a tra­vés del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Jo­sé Mar­tí. Se nom­bra ver­da­de­ra­men­te Ave­ni­da de la In­de­pen­den­cia, aun­que pa­ra la ma­yo­ría de los cu­ba­nos se tra­ta de la Ave­ni­da de Ran­cho Bo­ye­ros, que co­mu­ni­ca al mu­ni­ci­pio de San­tia­go de las Ve­gas con el de Pla­za de la Re­vo­lu­ción.

Sin du­das es es­ta vía una de las más tran­si­ta­das de La Ha­ba­na por­que se en­tron­ca con otras no me­nos con­cu­rri­das co­mo la Ave­ni­da de los Pre­si­den­tes (ca­lle G, en el Ve­da­do) y con Sal­va­dor Allen­de (co­mo aque­lla igual lla­ma­da por su nom­bre más an­ti­guo: Car­los III en el tra­mo pri­me­ro y Rei­na, en el fi­nal). Asi­mis­mo se une a 26, en Nue­vo Ve­da­do, o la ya men­cio­na­da Vía Blan­ca, a un cos­ta­do de la mag­ní­fi­ca Ciu­dad De­por­ti­va.

A un la­do y otro de Ran­cho Bo­ye­ros van apa­re­cien­do lu­ga­res de no­ta­ble in­te­rés, ya sea por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, co­mo por otras del ti­po cul­tu­ra­les, so­cia­les, his­tó­ri­cas: Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co de La Ha­ba­na Co­man­dan­te Doc­tor Eduar­do Ber­na­bé Or­daz Du­cun­gé (Ma­zo­rra), Par­que Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal, Cen­tro Tu­rís­ti­co Rio Cris­tal, Ha­ba­na Golf Club, en­tra­da del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior Po­li­téc­ni­co Jo­sé An­to­nio Echa­va­rría (pa­ra mu­chos la CUJAE), Fá­bri­ca de He­la­dos Cop­pe­lia, Bos­que Me­tro­po­li­tano… mien­tras la ave­ni­da fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción con otras muy dis­tin­gui­das al es­ti­lo de la Cal­za­da de Ven­to, 100 (San Fran­cis­co), Ca­ma­güey, San­ta Ca­ta­li­na...

¿Por qué Ran­cho Bo­ye­ros? Se cuen­ta que an­tes de que La Ha­ba­na ad­qui­rie­ra su her­mo­sa fi­so­no­mía, es­te ba­rrio que aco­ge a las ter­mi­na­les aé­reas y que es tan cer­cano al Rin­cón, don­de se ve­ne­ra a San Lá­za­ro, pri­me­ro es­tu­vo ha­bi­ta­do por ca­rre­to­ne­ros y bo­ye­ros, esas per­so­nas en­car­ga­das de cui­dar o con­du­cir bue­yes y que los sol­ta­ban en la sa­ba­na. Se di­ce que por las pro­lon­ga­das pa­ra­das que te­nían que ha­cer ca­mino a Vuel­ta­ba­jo, de­ci­die­ron cons­truir unos ran­chos de guano pa­ra gua­re­cer­se del sol y las llu­vias.

Lla­ma la aten­ción en Ran­cho Bo­ye­ros esos mu­ros con jar­di­ne­ras que se­pa­ran esas vías por don­de han si­do re­ci­bi­das en sus vi­si­tas a Cu­ba, afa­ma­das per­so­na­li­da­des al es­ti­lo de los Pa­pas Fran­cis­co, Juan Pa­blo II y Be­ne­di­to I.

El Pa­seo del Prado es le­gen­da­rio por los sim­bó­li­cos leo­nes de bron­ce, sus ban­cos de pie­dra y már­mol, las fa­ro­las y sus lau­re­les.

Las ca­lles del Cen­tro His­tó­ri­co son siem­pre muy tran­si­ta­das por su con­ta­gio­sa ale­gría y su am­bien­te mu­si­cal.

En la 5ta. Ave­ni­da lla­ma la aten­ción la her­mo­sa to­rre re­loj.

La Ave­ni­da del Puer­to es sin du­das una de las ru­tas más atrac­ti­vas de la ciu­dad.

Ca­lle­jón de Ha­mel: pri­mer mu­ral en la vía pú­bli­ca de­di­ca­do a la cul­tu­ra afro­cu­ba­na.

La ca­lle Lí­nea, del Ve­da­do, se ha trans­for­ma­do en el co­rre­dor cul­tu­ral de la ciu­dad por la can­ti­dad de ins­ti­tu­cio­nes de es­te ti­po que aco­ge.

Es tal vez la ca­lle 23 la más tran­si­ta­da y po­pu­lar de to­da La Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.