Ha­cer tu­ris­mo en Cu­ba: lo más na­tu­ral del mun­do

EX­CE­LEN­CIAS RE­CO­RRE EL CEN­TRO-SUR DE LA MA­YOR DE LAS AN­TI­LLAS, AVEN­TU­RA POR CUEN­TA PRO­PIA QUE ES­TA VEZ COIN­CI­DE CON EL 12MO. EN­CUEN­TRO IN­TER­NA­CIO­NAL DE TU­RIS­MO DE NA­TU­RA­LE­ZA (TURNAT 2019) Y VA­MOS POR LOS MIS­MOS RUM­BOS...

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO: RE­NÉ TA­MA­YO FO­TOS: JO­SÉ CAR­LOS DE SAN­TIA­GO / RAÚL ABREU / JU­LIO ALVITE / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Re­co­rrer las ri­be­ras de Cu­ba por el Cir­cui­to Nor­te y por el Cir­cui­to Sur es al­go que de­be­ría ha­cer­se al me­nos una vez en la vi­da, en tem­po­ra­das con­se­cu­ti­vas o en va­rias eta­pas de nues­tras vi­das.

Pri­me­ro tran­si­ta­mos por el Cir­cui­to Nor­te, vial úni­co aun­que con dis­tin­tos nom­bres que per­mi­te des­an­dar el país por la cos­ta sep­ten­trio­nal, des­de el Le­van­te –la Pun­ta de Mai­sí– has­ta el Po­nien­te –el Ca­bo de San An­to­nio–; o vi­ce­ver­sa.

Los ca­si 3 000 km por el lí­mi­te bo­real y zo­nas del in­te­rior nos re­qui­rie­ron cer­ca de un mes, con in­ten­sas jor­na­das en las que

co­no­ci­mos la Is­la Be­lla (la de las postales), pe­ro tam­bién la Cu­ba pro­fun­da, con sus lu­ces y sus som­bras.

Con­tra­rio a la nor­te­ña, la cos­ta aus­tral de la Is­la –por lo ge­ne­ral ba­ja y ce­na­go­sa– ca­re­ce de ca­rre­te­ra que per­mi­ta tran­si­tar­la de un ex­tre­mo a otro, ex­cep­to las que sur­can las fran­jas su­re­ñas de las re­gio­nes orien­tal y cen­tral, tra­mos que con­for­man el cir­cui­to por don­de deam­bu­la­mos en es­tas jor­na­das.

La aven­tu­ra coin­ci­de es­ta vez, en tiem­po y es­pa­cio, con la 12ma. edi­ción del En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo de Na­tu­ra­le­za (TURNAT 2019), a ce­le­brar­se del 24 al 29 de sep­tiem­bre, por lo que nos uni­re­mos a ella en la ma­yo­ría de los es­ce­na­rios: va­mos por los mis­mos rum­bos, y un po­co más. El re­co­rri­do TURNAT 2019 avan­za de oes­te a es­te, des­de la Cié­na­ga de Za­pa­ta, en la pro­vin­cia de Ma­tan­zas, has­ta las Al­tu­ras de Ba­nao, San­cti Spí­ri­tus. El nues­tro es a la in­ver­sa, des­de la ciu­dad de San­cti Spí­ri­tus has­ta la Cié­na­ga de Za­pa­ta, des­de don­de su­bire­mos a Va­ra­de­ro y de ahí a La Ha­ba­na.

CO­MIEN­ZA LA AVEN­TU­RA

Es la úni­ca de Cu­ba que con­ser­va nom­bre en la­tín: San­cti Spí­ri­tus... En la vi­lla del Es­pí­ri­tu San­to ini­cia la pe­re­gri­na­ción de Ex­ce­len­cias por el cen­tro-sur del país. Fue la cuar­ta fun­da­da por el Ade­lan­ta­do Die­go Ve­láz­quez, el 4 de ju­nio de 1514.

Ciu­dad sin­gu­lar, por pro­pia y lo­ca­lis­ta, la es­pi­ri­tua­na es una cul­tu­ra don­de se mez­cla lo es­pa­ñol, lo abo­ri­gen, lo afri­cano y lo crio­llo, tan­to en la ar­qui­tec­tu­ra, co­mo en la idio­sin­cra­sia. En las cons­truc­cio­nes pa­tri­mo­nia­les des­cue­llan, en­tre otras, el puen­te so­bre el río Ya­ya­bo, la Igle­sia Pa­rro­quial Ma­yor y el Tea­tro Prin­ci­pal.

Gran re­lie­ve se le da tam­bién al cul­ti­vo de tres de las cua­tro ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les cu­ba­nas de­cla­ra­das por la UNES­CO Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad: el pun­to gua­ji­ro, la rum­ba, y más re­cien­te­men­te las pa­rran­das de la re­gión cen­tral de Cu­ba. To­dos ac­tos esen­cial­men­te po­pu­la­res.

Em­pren­de­mos la ex­cur­sión. Co­mo siem­pre aler­ta­mos, con­duz­ca con tino. Los via­les del país no es­tán en las me­jo­res con­di­cio­nes téc­ni­cas. Ojo con el trán­si­to, más aún cuan­do an­da­re­mos por ca­rre­te­ras ru­ra­les y de mon­ta­ña.

Nues­tro des­tino ini­cial es la Re­ser­va eco­ló­gi­ca y Área Im­por­tan­te pa­ra la Con­ser­va­ción de las Aves, Lo­mas de Ba­nao. Con 7 000 ha, go­za de un al­to gra­do de pre­ser­va­ción. So­bre­sa­le en ellas la

plu­vi­sil­va

de mon­ta­ña y los eco­sis­te­mas de ve­ge­ta­ción de mo­go­tes, con un gran nú­me­ro de en­dé­mi­cos y es­pe­cies ca­ris­má­ti­cas co­mo co­to­rras (Ama­zo­na leu­co­cep­ha­la) y ca­te­yes (Ara­tin­ga euops).

Re­gis­tra 858 es­pe­cies de la flo­ra (165 en­dé­mi­cas) y 423 de la fau­na, de ellas, 99 es­pe­cies y sub­es­pe­cies en­dé­mi­cas.

TURNAT 2019 tiene or­ga­ni­za­do pa­ra el gru­po que allí via­ja­rá el eco­alo­ja­mien­to Ja­ri­co y un re­co­rri­do a La Sa­bi­na don­de nos aden­tra­re­mos en si­tios ar­queo­ló­gi­cos co­mo la cue­va del Pu­rial, la gru­ta de Ja­ri­co II y los fa­ra­llo­nes del Ga­rro­te.

PA­RA TRI­NI­DAD ME VOY

Ba­jan­do de las Lo­mas de Ba­nao, nos abri­mos a un pai­sa­je su­bli­me. Bohíos, te­chi­tos ro­jo-vie­jo de ca­sas y pa­la­ce­tes, ca­ña­ve­ra­les del va­lle que

bus­can es­pan­tar otros cul­ti­vos, ria­chos que co­rren ri­sue­ños a la ve­ra del ca­mino... Y el mar, bru­mo­so to­da­vía, pue­de oler­se en la dis­tan­cia.

La pri­me­ra es­ta­ción de hoy –así lo im­po­ne la ca­rre­te­ra– se­rá el Va­lle de los In­ge­nios, que en con­jun­to con la vi­lla de Tri­ni­dad (a unos 13 km de aquí) fue ins­crip­to por la UNES­CO co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad en 1988.

El pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co tiene in­ven­ta­ria­do unos 70 si­tios de in­te­rés. Bri­llan las ca­sas-ha­cien­das de los in­ge­nios Ma­na­ca-Iz­na­ga, Bue­na Vis­ta y De­li­cias, en­tre otras, y las cons­truc­cio­nes hi­dráu­li­cas que man­da­ron a di­se­ñar va­rios due­ños, pe­ro la jo­ya de la co­ro­na es la so­li­ta­ria to­rre-cam­pa­na­rio Ma­na­caIz­na­ga, con sus más de 40 m de al­tu­ra.

Pa­ra la ob­ser­va­ción, y so­bre to­do pa­ra el dis­fru­te de quie­nes gus­tan de aven­tu­ra y adre­na­li­na, co­mo los de­le­ga­dos de TURNAT 2019, el Va­lle de los In­ge­nios dis­po­ne de una ex­ce­len­te ins­ta­la­ción de ca­nopy (zip-wi­re o zip line).

Sa­le de las in­me­dia­cio­nes del Mi­ra­dor del Va­lle, al no­res­te de la ciu­dad. Con diez pla­ta­for­mas –cin­co pa­ra des­pe­gar y cin­co pa­ra ate­rri­zar–, sus cin­co lí­neas (la ma­yor tiene 350 m) tie­nen en to­tal 1.2 km, con una al­tu­ra má­xi­ma de unos 50 m so­bre el ni­vel de la tie­rra.

El del Va­lle fue inau­gu­ra­do en 2017. Hay cua­tro ca­nopys más en el país, otros dos en el en­torno tri­ni­ta­rio: el del río Guau­ra­bo y el de To­pes de Co­llan­tes, en Gua­muha­ya –los que tam­bién mon­ta­re­mos–, y un par más en el oc­ci­den­te, uno en el va­lle de Vi­ña­les, y otro en Las Te­rra­zas, Ar­te­mi­sa, que fue el pri­me­ro y se inau­gu­ró en oca­sión de TURNAT 2015. An­tes de lle­gar a la ciu­dad de Tri­ni­dad, nos de­te­ne­mos ahora en el ca­se­río Ma­na­ca-Iz­na­ga, por don­de pa­sa el vie­jo fe­rro­ca­rril Ca­sil­da-Tri­ni­dad-Me­yer, con su icó­ni­ca es­ta­ción. Es uno de los más an­ti­guos del país (en 1856 se abrió el tra­mo Ca­sil­da-Tri­ni­dad) y en­la­zó la re­gión con el res­to de la co­lo­nia en aquel en­ton­ces. Al abrir­se pa­so en­tre las lo­mas, con su ra­ci­mo de puen­tes, el tra­za­do fue au­daz pa­ra la épo­ca. En­tre Ma­na­ca-Iz­na­ga y Con­da­do pa­re­ce una mon­ta­ña ru­sa.

En es­tos ba­rrios y la vi­lla vi­ve gen­te muy es­pe­cial, con las que po­dre­mos com­par­tir la no­che del 27 de sep­tiem­bre, en las fies­tas de vís­pe­ras por el 59 cum­plea­ños de los Co­mi­té de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción (CDR). El Pro­gra­ma TURNAT nos guar­dó la coin­ci­den­cia. Pre­pa­ré­mo­nos pa­ra la cal­do­sa, pla­to tí­pi­co de los ága­pes co­mu­ni­ta­rios en to­dos los pue­blos de Cu­ba.

«Lle­gar a Tri­ni­dad es pe­re­gri­na­ción. Her­mo­sa por su ar­qui­tec­tu­ra; cá­li­da y es­plén­di­da por su gen­te y por los múl­ti­ples ta­len­tos que ha reuni­do a lo lar­go de los años», ha di­cho de la ter­ce­ra vi­lla de Cu­ba el Doc­tor Eu­se­bio Leal Spen­gler, His­to­ria­dor de la ciu­dad de La Ha­ba­na.

Fun­da­da a ini­cios de 1514 co­mo Vi­lla de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad por Die­go Ve­láz­quez, es Ciu­dad Ar­te­sa­nal del Mun­do, con­di­ción otor­ga­da en 2018 por el Con­se­jo Mun­dial de Ar­te­sa­nías, el vi­llo­rrio com­bi­na mu­chos de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos, cul­tu­ra­les, ar­queo­ló­gi­cos y na­tu­ra­les de Cu­ba, in­clui­do el de sol y pla­ya en la Pe­nín­su­la de An­cón – don­de ha­re­mos in­mer­sio­nes sub­ma­ri­nas–, y el flu­vial del río Guau­ra­bo, con ka­yaks a la mano.

SU­BIR MON­TA­ÑAS HER­MA­NA VIA­JE­ROS

Sa­li­mos del Cir­cui­to Sur. Es­ta vez nos en­ca­mi­na­mos al co­ra­zón de Gua­muha­ya, uno de los cua­tro sis­te­mas mon­ta­ño­sos de Cu­ba. La pri­me­ra pa­ra­da es en la Ca­sa del Ca­fé y el Cho­co­la­te, en el en­torno del Cen­tro de Vi­si­tan­tes y el Mu­seo de Ar­te del Par­que Na­cio­nal To­pes de Co­llan­tes.

Par­que Na­cio­nal, per­du­ran en él nu­me­ro­sos en­dé­mi­cos de la flo­ra y la fau­na. Sus ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras, en es­pe­cial el bal­nea­rio, ofre­cen tu­ris­mo de sa­lud. Pe­ro el há­bi­tat mis­mo, por su geo­gra­fía y na­tu­ra­le­za, es bál­sa­mo pa­ra cuer­po y men­te si se ha­ce a la me­jor ma­ne­ra: prac­ti­can­do ac­ti­vi­da­des fí­si­cas.

En el par­que Gua­na­ya­ra, en la co­lin­dan­cia de Cua­tro Vien­tos, to­ma­mos el sen­de­ro Cen­ti­ne­las del río Me­lo­dio­so. Lo de «me­lo­dio­so» se debe a que du­ran­te la mar­cha, ca­mino al Sal­to del Ro­cío, el so­ni­do del cau­ce «imi­ta» las no­tas de un ar­pa.

La ca­mi­na­ta –de di­fi­cul­tad me­dia– nos en­rum­ba a la Gru­ta Nen­goa, en el río Ca­ba­gán, es­pe­lun­ca la­bra­da por las aguas con pis­ci­na in­te­rior ali­men­ta­da por una cas­ca­da de cer­ca de 12 m de al­tu­ra. Co­mo par­te de la es­ta­día, en el ca­ñón del Ca­ba­gán tam­bién prac­ti­ca­re­mos ba­rran­quis­mo o can­yo­ning.

To­pes es­tá or­ga­ni­za­do en seis par­ques con sen­de­ros de va­rios gra­dos de di­fi­cul­tad. Otro de TURNAT 2019 es el Ve­gas Gran­des. La an­dan­za pe­des­tre de al­ta com­ple­ji­dad (en­tre ca­mi­na­ta y es­ca­la­da) nos re­ser­va a la mi­tad,

el sal­to de mis­mo nom­bre, el cual ali­men­ta va­rias po­sas. No obs­tan­te, Ve­gas Gran­des ter­mi­na en el Sal­to del Ca­bur­ní, el se­gun­do más al­to de Cu­ba y el más con­cu­rri­do por los tu­ris­tas. Allí tam­bién ha­re­mos can­yo­ning.

CAM­PE­SINO, AMA­NE­CE

El Gru­po Gua­muha­ya es com­par­ti­do por tres pro­vin­cias: Vi­lla Cla­ra, San­cti Spí­ri­tus y Cien­fue­gos, don­de ahora en­tra­mos de lleno con una ex­cur­sión a la fin­ca agroe­co­ló­gi­ca y jar­dín bo­tá­ni­co de fru­ta­les El Ni­cho. Cre­cen aquí, sin el uso de nin­gún agro­quí­mi­co, más de 160 es­pe­cies na­ti­vas y exó­ti­cas.

El nom­bre lo pri­me­ro que trae a men­te es el pa­ra­je El Ni­cho, con sus sal­tos de agua, cas­ca­das y po­ce­tas. Pe­ro hoy se­gui­mos des­cen­dien­do ha­cia la co­mu­ni­dad el Jo­ve­ro, se­de de la com­pa­ñía Tea­tro de los Ele­men­tos, li­de­ra­da por Jo­sé Oriol Gon­zá­lez. El lu­gar es­tá en­ri­que­ci­do por otros he­chos del ar­te, co­mo la ya re­nom­bra­da Pri­me­ra Ga­le­ría Ru­ral, aus­pi­cia­da y con obras de los pre­mios na­cio­na­les de ar­tes plás­ti­cas Nel­son Do­mín­guez y Zai­da del Río, en­tre otros des­ta­ca­dos pin­to­res de la Is­la.

Re­to­ma­mos el tra­yec­to has­ta Cua­tro Vien­tos, don­de pon­dre­mos rum­bo oes­te pa­ra vol­ver al Cir­cui­to Sur a la al­tu­ra del en­tron­que de Ari­mao y allí di­ri­gir­nos ha­cia la ciu­dad de Cien­fue­gos. An­tes, em­pe­ro, ha­re­mos un al­to en la Fin­ca del Ga­lle­go Ote­ro, ubi­ca­da en La Sie­rri­ta.

Es un mu­seo de plan­tas me­di­ci­na­les crea­do en 1985 por el ya fa­lle­ci­do En­ri­que Ote­ro, quien aten­dió a per­so­nas en­fer­mas a par­tir de re­ce­tas de la me­di­ci­na ver­de, lo que le va­lió la con­di­ción de Cien­tí­fi­co Po­pu­lar del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eco­lo­gía y Sis­te­má­ti­ca. En unas 336 ha, se pre­ser­van y cul­ti­van más de 420 es­pe­cies aro­má­ti­cas, ma­de­ra­bles, con­di­men­to­sas y fru­ta­les.

LA PER­LA DEL SUR

Cien­fue­gos con­ti­núa ce­le­bran­do su 200 aniver­sa­rio. Pa­ra los lu­ga­re­ños cons­ti­tu­ye una fe­cha fun­da­men­tal aquel 22 de abril de 1819, cuan­do el te­nien­te co­ro­nel de la in­fan­te­ría es­pa­ño­la Juan Luis Lo­ren­zo De Clouet se alis­tó pa­ra ini­ciar la obra jun­to a 46 co­lo­nos fran­ce­ses, ma­yor­men­te de la eu­ro­pea Bur­deos y las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses de Fi­la­del­fia y Nue­va Or­leans.

Fer­nan­di­na de Ja­guas –su nom­bre de bau­ti­zo– se desa­rro­lló pri­me­ro en es­ti­lo neo­clá­si­co, lue­go se hi­zo más ecléc­ti­ca, pe­ro re­tu­vo un pai­sa­je ur­bano ge­ne­ral ar­mo­nio­so, se­ña­la la UNES­CO en la declarator­ia de su Cen­tro His­tó­ri­co Ur­bano co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad (2005).

«La Lin­da Ciu­dad del Mar», otro mo­te de la ur­be, es tam­bién la más da­da del Ar­chi­pié­la­go a la prác­ti­ca y desa­rro­llo de los de­por­tes náu­ti­cos. Co­mo par­te de TURNAT 2019 va­mos a prac­ti­car ka­yak en la bahía, pe­ro cui­da­do: a su la­do pue­de es­tar al­gún cam­peón na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal de la dis­ci­pli­na.

Co­mo par­te de TURNAT, ire­mos al Jar­dín Bo­tá­ni­co, el más con­cu­rri­do de su ti­po en Cu­ba por per­so­nas de otras la­ti­tu­des. Al­ber­ga más de 1 600 es­pe­cies de 710 gé­ne­ros de 131 fa­mi­lias bo­tá­ni­cas de los cin­co con­ti­nen­tes. Fundado en 1901, es el ar­bo­re­to más an­ti­guo de en­tre los 13 in­te­gra­dos a la Red Na­cio­nal de Jar­di­nes Bo­tá­ni­cos de Cu­ba.

To­ca lue­go la la­gu­na de Gua­na­ro­ca, a 12 km de la ciu­dad, en la desem­bo­ca­du­ra del río Ari­mao, for­ma par­te del área pro­te­gi­da Re­fu­gio de Fau­na Gua­na­ro­ca-Pun­ta Ga­vi­la­nes, que in­clu­ye a los La­be­rin­tos, Ca­yo Ocam­po y otros ca­yos me­no­res del in­te­rior de la bahía. La ba­rre­ra de man­gles más con­ser­va­da del país es­tá aquí, don­de tam­bién se pro­te­gen es­pe­cies de la flo­ra ame­na­za­das de ex­tin­ción.

Nos es­pe­ra la for­ta­le­za Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les de Ja­gua, en el ca­nal de en­tra­da de la bahía. Se eri­gió en­tre 1743 y 1745. Fue la úni­ca pla­za cas­tren­se ibé­ri­ca cons­trui­da a fi­na­les del si­glo XVIII de es­ti­lo re­na­cen­tis­ta, con na­ves abo­ve­da­das y fo­so pe­ri­me­tral.

De aquí con­ti­nua­mos ha­cia el Cen­tro in­ter­na­cio­nal de bu­ceo Fa­ro de Lu­na, de la Ma­ri­na Mar­lin Cien­fue­gos. Con un área de unas 3.5 mi­llas náu­ti­cas, dis­po­ne de 40 pun­tos de bu­ceo, el más ale­ja­do a me­nos de 10 min del es­pi­gón. De aguas tran­qui­las, el fon­do ma­rino tiene una vi­si­bi­li­dad ho­ri­zon­tal de 25 m.

Hay tam­bién en la zo­na –don­de es­tá ubi­ca­da una for­ma­ción co­ra­li­na lla­ma­da No­tre Da­me– seis pe­cios bien con­ser­va­dos, con vi­da ma­ri­na in­ser­ta­da y po­si­bi­li­da­des de na­do en el in­te­rior.

PA­RA LA CIÉ­NA­GA DE ZA­PA­TA

Ama­ne­ce. Bor­dea­mos la cir­cun­va­la­ción de Cien­fue­gos por su zo­na in­dus­trial bus­can­do Ya­gua­ra­mas, pa­ra en el en­tron­que de Hor­qui­tas ba­jar ha­cia Ba­bi­ney y de­jar la Per­la del Sur. Ya en Ma­tan­zas, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da se­rá en Ber­me­jas, don­de es­tá el Re­fu­gio de fau­na ho­mó­ni­mo y ha­re­mos sen­de­ris­mo.

Pa­seo fá­cil, es fre­cuen­ta­do por los ob­ser­va­do­res de aves. En po­co tiem­po pue­de avis­tar­se gran nú­me­ro de es­pe­cies na­ti­vas y mi­gra­to­rias. De las 28 aves en­dé­mi­cas re­co­no­ci­das pa­ra Cu­ba, po­de­mos en­con­trar aquí has­ta 19. Es que es­ta­mos en los ini­cios de la Pe­nín­su­la y Cié­na­ga de Za­pa­ta. De­cla­ra­do Re­ser­va de la Bios­fe­ra y Si­tio Ram­sar, el hu­me­dal es el más gran­de y me­jor con­ser­va­do del Ca­ri­be in­su­lar.

Rum­bo a Pla­ya Gi­rón, en Ca­yo Ra­mo­na, ca­se­río sen­ci­llo y de gen­te hu­mil­de, pue­den ver­se aún las mar­cas de la inun­da­ción pro­vo­ca­da en ma­yo de 2018 por la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to, que cu­brió la zo­na en más de 1 m de al­tu­ra.

Pla­ya Gi­rón es par­te in­trín­se­ca de la his­to­ria de Cu­ba. El 17 de abril de 1961 des­em­bar­ca­ron por aquí las fuer­zas mer­ce­na­rias fi­nan­cia­das, en­tre­na­das y ar­ma­das por el go­bierno de EE.UU., que tam­bién le dio apo­yo con fuer­zas ae­ro­na­va­les. Fue­ron de­rro­ta­dos en me­nos de 72 h por fuer­zas del Ejér­ci­to Re­bel­de (los triun­fan­tes bar­bu­dos de la Sie­rra Maes­tra), la po­li­cía y es­pe­cial­men­te por las na­cien­tes Mi­li­cias Re­vo­lu­cio­na­rias, in­te­gra­das por el pue­blo.

Los tes­ti­mo­nios de la tam­bién co­no­ci­da co­mo in­va­sión de Bahía de Co­chi­nos pue­den es­tu­diar­se en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal de Pla­ya Gi­rón co­mo par­te del pro­gra­ma TURNAT 2019. El re­cin­to ex­hi­be las evi­den­cias ma­te­ria­les de los he­chos. El sen­de­ro Enig­mas de las Ro­cas, en la cos­ta de Gi­rón, apa­re­ce co­mo un ejem­plo de los sis­te­mas es­pe­leo­la­cus­tres de Za­pa­ta, con sus ce­no­tes (bue­nos pa­ra ba­ño, snor­ke­ling y bu­ceo) y flo­ra y fau­na ma­ri­na, la que tam­bién ve­re­mos en la Cue­va de los Pe­ces –en­tre las pla­yas Gi­rón y Lar­ga–, con más de 70 m de pro­fun­di­dad que se co­mu­ni­ca con el mar por un tú­nel sub­te­rrá­neo.

Pro­se­gui­mos ahora ha­cia el sen­de­ro So­pli­llar, un en­torno de­di­ca­do a la ob­ser­va­ción de aves de bosques. De aquí re­gre­sa­mos a la ca­rre­te­ra de Pla­ya Lar­ga, des­de don­de to­ma­re­mos rum­bo sur ha­cia las Sa­li­nas de Bri­to, en la en­tra­da oc­ci­den­tal de la Bahía de Co­chi­nos, fren­te al mar Ca­ri­be. San­tua­rio de las aves cu­ba­nas en­dé­mi­cas y mi­gra­to­rias, el sis­te­ma de ma­ris­mas da re­fu­gio a más de 65 es­pe­cies es­ta­cio­na­rias du­ran­te el in­vierno, en­tre oc­tu­bre y mar­zo. Ade­más de prac­ti­car la ob­ser­va­ción de aves y el sen­de­ris­mo –que co­mo par­te de TURNAT po­de­mos ha­cer­lo ade­más en Los Arro­yo­nes, San Lá­za­ro y Gua­mu­ta­les–, en la zo­na prac­ti­ca­re­mos la pes­ca y na­ve­ga­re­mos en ka­yak.

DE HOM­BRES Y OTRAS ES­PE­CIES

La jor­na­da de hoy, cuan­do da­mos fin a nues­tra ex­pe­di­ción por el cen­tro-sur de Cu­ba, al su­bir ha­cia el nor­te pa­ra dis­fru­tar de la pla­ya de Va­ra­de­ro y lue­go ir ha­cia La Ha­ba­na, co­mien­za en Pál­pi­te, asen­ta­mien­to a mi­tad de ca­mino en­tre Ja­güey Gran­de y Pla­ya Lar­ga, que sir­ve de se­de al con­jun­to ar­tís­ti­co Ko­ri­ma­kao, li­de­ra­do por uno de los más des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes de las ar­tes es­cé­ni­cas is­le­ñas: Ma­nuel Por­to.

Si­guien­do la za­ga TURNAT 2019, lle­ga­mos a la La­gu­na del Te­so­ro. De 16 Km2, es­tá bor­dea­da por el sui gé­ne­ris ho­tel Gua­má, con sus ca­ba­ñas si­mi­la­res a los bohíos abo­rí­ge­nes. El la­go al­ber­ga mi­ría­das de es­pe­cies de aves, rep­ti­les, pe­ces y ve­ge­ta­ción de re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Co­mo par­te del Cen­tro Tu­rís­ti­co Gua­má, es­tá tam­bién la cé­le­bre Al­dea Taí­na, ré­pli­ca de un asen­ta­mien­to in­dí­ge­na con 25 es­cul­tu­ras a ta­ma­ño na­tu­ral, au­to­ría de la icó­ni­ca ar­tis­ta de la plás­ti­ca an­ti­lla­na Ri­ta Lon­ga.

La La­gu­na da asien­to ade­más al Cria­de­ro de Co­co­dri­los. Fundado en 1962, es el más gran­de del país y ho­gar de más de 10 000 ejem­pla­res de las es­pe­cies Cro­cody­lus rhom­bi­fer, en­dé­mi­co cu­bano, y Cro­cody­lus acu­tus, cai­mán que ha­bi­ta en la re­gión ca­ri­be­ña, el Gol­fo de Mé­xi­co y La Florida.

Cer­ca de Ja­güey Gran­de, lle­ga­mos al Mu­seo de la Co­man­dan­cia, en el edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo del an­ti­guo cen­tral azu­ca­re­ro Aus­tra­lia, don­de en 1961 el Co­man­dan­te Fi­del Cas­tro es­ta­ble­ció el pues­to de man­do pa­ra re­pe­lar la in­va­sión mer­ce­na­ria de Bahía de Co­chi­nos en la di­rec­ción Pál­pi­te-Pla­ya Lar­ga-Gi­rón. Allí so­bre­sa­len las fo­to­gra­fías de la epo­pe­ya to­ma­das por los re­por­te­ros de gue­rra cu­ba­nos que par­ti­ci­pa­ron en la mis­ma.

Co­mo el día ha es­ta­do aje­trea­do, ha­ce­mos la pa­ra­da TURNAT 2019 en la fin­ca Fies­ta Cam­pe­si­na, ca­si sa­lien­do ha­cia la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, des­de don­de nos di­ri­gi­re­mos ha­cia el río Ha­ti­gua­ni­co pa­ra cum­plir con el úl­ti­mo pun­to de la ex­pe­di­ción por el cen­tro-sur de Cu­ba.

Ade­más de la ex­ce­len­te co­ci­na, Fies­ta cam­pe­si­na es suer­te de jar­dín bo­tá­ni­co y mi­ni­zoo­ló­gi­co que al­ber­ga es­pe­cies de la flo­ra au­tóc­to­na del cam­po cu­bano, cul­ti­vos de la re­gión y fau­na lo­cal, co­mo los ca­ris­má­ti­cos man­jua­ríes y ju­tías.

Atar­de­ce. Nos va­mos pa­ra Va­ra­de­ro. Ma­ña­na dis­fru­ta­re­mos de la pla­ya, y lue­go: pa­ra la ca­pi­tal.

Co­mo par­te de TURNAT 2019 se po­drá ha­cer ka­yak en la bahía de Cien­fue­gos.

El sen­de­ro Enig­mas de las Ro­cas, en la cos­ta de Pla­ya Gi­rón, es un ejem­plo de los sis­te­mas es­pe­leo­la­cus­tres de la Cié­na­ga de Za­pa­ta, con sus ce­no­tes (bue­nos pa­ra ba­ño, snor­ke­ling y bu­ceo).

La cé­le­bre Al­dea Taí­na tiene 25 es­cul­tu­ras a ta­ma­ño na­tu­ral, au­to­ría de la ar­tis­ta Ri­ta Lon­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.