Tam­bién cin­co ve­ces cen­te­na­ria

A SU V CEN­TE­NA­RIO LLE­GÓ ES­TE AGOS­TO LA «AVE­NI­DA» QUE UNE AMÉ­RI­CA CEN­TRAL Y AMÉ­RI­CA DEL SUR, QUE FUN­DA­DA POR PE­DRO ARIAS DÁ­VI­LA EN 1519, SE CON­VIR­TIÓ EN LA PRI­ME­RA CIU­DAD ES­PA­ÑO­LA UBI­CA­DA EN LAS COS­TAS DEL MAR DEL SUR

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - SUMARIO - TEX­TO: AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Es el ca­lor de su gen­te lo que ha­ce que se sien­ta me­nos la no­ta­ble hu­me­dad que re­sul­ta inevi­ta­ble en esa her­mo­sa fran­ja es­tre­cha de tie­rra que por un la­do es­tá ba­ña­da por el Pa­cí­fi­co y por el otro le llegan las es­pu­mo­sas olas del Atlán­ti­co. Son los ha­bi­tan­tes de Pa­na­má: siem­pre ale­gres, go­za­do­res y muy au­tén­ti­cos, quie­nes aca­ban por dar­le el to­que de­fi­ni­ti­vo, dis­tin­ti­vo a es­ta «ave­ni­da» que une Amé­ri­ca Cen­tral y Amé­ri­ca del Sur, y que fun­da­ra el en­ton­ces go­ber­na­dor y ca­pi­tán ge­ne­ral de Cas­ti­lla del Oro (1514-1526), Pe­dro Arias Dá­vi­la, más co­no­ci­do co­mo Pe­dra­rias Dá­vi­la, quien vie­ra la luz en Se­go­via (Es­pa­ña).

Se ase­gu­ra que fue en la ma­ña­na del día 15 de agos­to de 1519 cuan­do Pe­dra­rias Dá­vi­la, en unión de ape­nas un cen­te­nar de per­so­nas, co­lo­có en el ma­pa mun­dial un asen­ta­mien­to es­ta­ble eu­ro­peo en el si­tio don­de hoy es­tá el fa­mo­so Cas­co Vie­jo de Pa­na­má, con­vir­tién­do­se así en la pri­me­ra ciu­dad es­pa­ño­la ubi­ca­da en las cos­tas del Mar del Sur. Des­de en­ton­ces su po­si­ción es­tra­té­gi­ca la hi­zo pun­to de par­ti­da pa­ra la ex­plo­ra­ción y con­quis­ta de Pe­rú, así co­mo zo­na fun­da­men­tal pa­ra el trans­por­te de mer­can­cías, es­pe­cial­men­te de oro y pla­ta.

Justo por to­do lo an­te­rior pu­so sus ojos en ella el pi­ra­ta Henry Mor­gan, quien en 1671 de­ci­dió ata­car­la y sa­quear­la. Que la de­ja­ra prác­ti­ca­men­te en rui­nas, con­lle­vó a que dos años más tar­de se le­van­ta­ra un nue­vo cen­tro de la ciu­dad a 2 km del an­ti­guo em­pla­za­mien­to, ese que pau­la­ti­na­men­te se fue trans­for­man­do en la que hoy cons­ti­tu­ye una me­tró­po­li mo­der­na, mul­ti­cul­tu­ral, en cons­tan­te evo­lu­ción, gra­cias, so­bre to­do, al Ca­nal de Pa­na­má, to­ma­do co­mo la ma­yor obra de in­ge­nie­ría de su épo­ca y sin du­das en­tre las más am­bi­cio­sas de to­dos los tiem­pos.

Inau­gu­ra­do de ma­ne­ra ofi­cial en 1914 pa­ra con­me­mo­rar los 395 años de Pa­na­má, es­ta im­pre­sio­nan­te cons­truc­ción ya se en­cuen­tra fi­nal­men­te en ma­nos de los pa­na­me­ños, des­pués de ha­ber si­do ini­cia­da por los fran­ce­ses y ter­mi­na­do de cons­truir por Es­ta­dos Uni­dos, que se en­car­gó de ope­rar­lo por lar­go tiem­po. Es­ta­mos ha­blan­do de la obra que po­si­bi­li­tó que es­te país se si­tua­ra co­mo un des­tino na­vie­ro de pri­mer or­den.

El ca­nal, que des­de el 2016 cuen­ta con una in­fra­es­truc­tu­ra mu­cho más efi­caz a par­tir de su ex­pan­sión, la cual cos­tó más de 15 000 mi­llo­nes de eu­ros, re­du­jo de mo­do con­si­de­ra­ble la dis­tan­cia en­tre los puer­tos de los océa­nos Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co, mien­tras hi­zo más po­de­ro­sa la eco­no­mía na­cio­nal. De he­cho, si­gue sien­do el ele­men­to prin­ci­pal pa­ra el desa­rro­llo del país cen­troa­me­ri­cano.

Así lo con­si­de­ra el re­co­no­ci­do his­to­ria­dor y geó­gra­fo Omar Jaén, y los he­chos le dan la ra­zón; por allí pa­san las dos ter­ce­ras par­tes de los bar­cos de car­ga que se di­ri­gen o par­ten de Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo aque­llos que tras­la­dan el 6% del co­mer­cio pla­ne­ta­rio.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, si se con­si­de­ra la ta­sa de cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), cer­cano al 6%, la eco­no­mía de Pa­na­má (cen­tro fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal e im­pul­sor de la in­dus­tria de ser­vi­cios) se mues­tra en la ac­tua­li­dad co­mo la más exi­to­sa de Amé­ri­ca La­ti­na. No obs­tan­te, tiene to­da­vía un no­ta­ble de­sa­fío que en­fren­tar: lo­grar una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de las riquezas, pues la de­sigual­dad con­ti­núa sien­do muy pal­pa­ble en los hu­mil­des ba­rrios que no co­no­cen de ras­ca­cie­los, lu­jo y gla­mour.

MU­CHO MÁS QUE EL CA­NAL

Cier­to que la cin­co ve­ces cen­te­na­ria Pa­na­má no se­ría la mis­ma sin su obra in­ge­nie­ril más co­lo­sal, con esas im­pre­sio­nan­tes es­clu­sas de Mi­ra­flo­res que tan­to lla­man la aten­ción en esa, la zo­na del país más ase­dia­da por los tu­ris­tas, siem­pre an­sio­sos por ad­mi­rar có­mo en me­nos de 10 min se trans­fie­ren más de 20 mi­llo­nes de ga­lo­nes de agua, o por rea­li­zar un má­gi­co pa­seo en bo­te o a bor­do del fe­rro­ca­rril, ro­dea­dos de la im­pre­sio­nan­te sel­va tro­pi­cal que da abri­go a 220 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros y cien­tos de aves.

De­fi­ni­ti­va­men­te es­ta na­ción es mu­cho más, tam­bién por ese Par­que Na­tu­ral Me­tro­po­li­tano sin igual en Amé­ri­ca Cen­tral: 232 ha de bos­que se­co tro­pi­cal que brin­da abri­go a la vi­da sal­va­je y que se ha­lla den­tro de los lí­mi­tes ur­ba­nos de la ciu­dad, la cual se pue­de ad­mi­rar en to­do su es­plen­dor des­de el fa­bu­lo­so mi­ra­dor de ce­rro Ce­dro.

Ya sa­be­mos que la UNES­CO le otor­gó la con­di­ción de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por los al­tos va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos que ate­so­ra la ca­pi­tal, don­de ha­bi­ta ca­si la mi­tad de la po­bla­ción del país. Co­no­ci­do ade­más co­mo San Fe­li­pe, el Cas­co Vie­jo so­bre­sa­le por su mar­ca­do es­ti­lo co­lo­nial, tan dis­tin­to en apa­rien­cia a la zo­na mo­der­na, que pue­de lu­cir edi­fi­ca­cio­nes co­mo la to­rre F&F, con sus 243 m de al­tu­ra y 47 plan­tas de ofi­ci­nas (pa­ra los pa­na­me­ños simplement­e el «Tor­ni­llo», por esa se­me­jan­za con una pie­za con ros­ca que pa­re­ce ha­ber si­do fi­ja­da a la tie­rra de ma­ne­ra in­ver­ti­da).

Pe­ro es el Cas­co Vie­jo, en­mar­ca­do con es­tre­chas ca­lles, pla­zas y par­ques, el que me­jor pue­de con­tar par­te de la his­to­ria de una ur­be que an­da ce­le­bran­do sus 500 años. De Ciu­dad Pa­na­má pue­de sa­ber­se mu­cho más si vi­si­ta las cua­tro pla­zas prin­ci­pa­les: la nom­bra­da de la In­de­pen­den­cia, la Bo­lí­var, la He­rre­ra y de Fran­cia; si des­cu­bre los te­so­ros que con­ser­va la Igle­sia de San Jo­sé, más allá de su al­tar de

oro; si eli­ge la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de es­ti­lo ba­rro­co, el Tea­tro Na­cio­nal, el Con­ven­to de San­to Do­min­go, o cual­quie­ra de los lla­ma­ti­vos edi­fi­cios mi­li­ta­res o aque­llos de evi­den­te in­fluen­cia es­pa­ño­la, fran­ce­sa o ame­ri­ca­na.

Y si lo que mue­ve al vi­si­tan­te es su gus­to por an­dar de tien­das, lo mis­mo re­co­rrien­do gi­gan­tes­cos cen­tros co­mer­cia­les que en es­ta­ble­ci­mien­tos más hu­mil­des, en­ton­ces la elec­ción tiene que ser es­ta Pa­na­má de cin­co si­glos, con ra­zón de­no­mi­na­da el pa­raí­so de las com­pras. De cualquier ma­ne­ra se­ría im­per­do­na­ble lle­gar­se a es­ta tie­rra que en nom­bre de la rei­na Jua­na de Cas­ti­lla y de su hi­jo el rey Car­los na­cie­ra co­mo Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción de Pa­na­má, 27 años des­pués del pri­mer via­je de Co­lón a es­ta par­te del pla­ne­ta, y no en­con­trar­se con su ex­traor­di­na­ria cul­tu­ra.

Un lu­gar al es­ti­lo de Mi Pue­bli­to, lo­ca­li­za­do a las fal­das del Ce­rro An­cón (el pun­to más ele­va­do de la ciu­dad con sus 199 m.s.n.m.), con sus ca­sas que re­pro­du­cen la vi­da y las cos­tum­bres de tres de las cul­tu­ras pa­na­me­ñas: los cam­pe­si­nos, los afro­an­ti­lla­nos y los in­dí­ge­nas, pue­de ser ideal pa­ra ini­ciar es­te des­cu­bri­mien­to, que per­mi­ti­rá eva­luar de cer­ca la maes­tría con la cual se con­ci­ben, por ejem­plo, las po­lle­ras: tra­jes tí­pi­cos de ela­bo­ra­das de­co­ra­cio­nes y que se cree de­ri­va del ves­ti­do es­pa­ñol del si­glo XVI o XVII.

No obs­tan­te, la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción de Pa­na­má, don­de llue­ve prác­ti­ca­men­te a dia­rio, es su pue­blo, su gen­te ale­gre, a la cual le en­can­ta bai­lar y dis­fru­tar de las fies­tas. Tam­bién vi­ve or­gu­llo­sa de su gas­tro­no­mía y ofre­ce con gus­to a quien lo vi­si­ta el de­li­cio­so arroz con po­llo, el san­co­cho, las fri­tu­ras, o lo con­vi­da a des­an­dar el siem­pre ani­ma­do mer­ca­do de ma­ris­cos, per­fec­to pa­ra pro­bar un ex­qui­si­to ce­vi­che. Por­que co­mo bien ase­gu­ran los pa­na­me­ños: «¡Nom­be, no! ¿Me­jor que Pa­na­má?, ¡na­da!».

La po­lle­ra, el tra­je tí­pi­co de la mu­jer pa­na­me­ña.

El Ca­nal, la fa­bu­lo­sa obra de in­ge­nie­ría que co­nec­ta al Pa­cí­fi­co con el Atlán­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.